La lista de posibles «papables» según una revista dirigida a cardenales

Papa cardenales El Papa y los cardenales en oración junto al altar de la Cátedra, en San Pedro, para el Consistorio de 2020 (Vatican News)
|

La revista Cardinalis, en su número de octubre, ha publicado un listado de 12 cardenales con opciones a suceder a Francisco cuando llegue el momento.

Este medio, tiene como finalidad conseguir que los cardenales se conozcan entre ellos. Cada mes elaboran la revista con artículos, reflexiones y entrevistas a purpurados.

En la de este mes, además de incluir una entrevista con el cardenal Bagnasco, ha elaborado una lista de 6 purpurados progresistas y seis purpurados conservadores con opciones de salir elegidos como Cabeza de la Iglesia católica.

¿Quiénes son los candidatos?

Como es lógico, entre los candidatos conservadores, cabe señalar que todos son «de la vieja escuela», es decir, ninguno ha sido creado cardenal por Francisco. Al contrario sucede con los candidatos progresistas, la gran mayoría son conocidos por tener actualmente cargos relevantes dentro de la Curia romana.

Listado de cardenales conservadores «papables» según la revista Cardinalis:

  • Cardenal Piacenza: El cardenal Mauro Piacenza, fue un hombre de confianza del Papa Benedicto XVI, el cual le nombró en octubre de 2010 prefecto de la Congregación para el Clero. Como solución al asunto de las vocaciones, Piacenza señalaba la necesidad de hacer “examen de conciencia” sobre las vocaciones, sobre los métodos en los seminarios y la teología que se explica a los futuros presbíteros. “No se puede esperar que una persona que vive en un ambiente donde no hay una correcta teología moral dé buenos frutos”, apostillaba. El Papa Francisco lo cesó como Prefecto de la Congregación para el Clero el 21 de Septiembre de 2013, nombrándolo en el mismo día Penitenciario Mayor de la Iglesia.
  • Cardenal Turkson: La revista sitúa al purpurado ghanés en el bloque conservador. Elegido Arzobispo de Costa del Cabo el 6 de octubre de 1992. Posteriormente ocupo el cargo de Tesorero del Simposio de Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SCEAM), y fue también Canciller de la Universidad Católica de Ghana. Durante el sínodo celebrado en octubre de 2012 en el Vaticano presentó un vídeo que aseguraba que los musulmanes dominarán Europa, lo que le valió numerosas críticas. Tras la polémica, el cardenal ghanés pidió disculpas y aseguró que no quería criticar el islam sino denunciar “la baja natalidad en Occidente y algunas políticas de planificación familiar”.
  • Cardenal Ranjith: Sonó como candidato firme para el cónclave en que se eligió al Papa Francisco, aunque parece imposible que un cardenal que ha dicho que entregaría su seminario a la Fraternidad San Pío X porque quiere sacerdotes bien formados, sea elegido Papa. Muy crítico con los abusos en la liturgia, al tiempo que elogia el uso de las lenguas vernáculas, también ha criticado el «abandono casi total» del latín en América y la «aceptación de todo tipo de novedades (en la liturgia) de las que resulta la secularización». También ha lamentado la «banalización y oscurecimiento de los aspectos místicos y sagrados de la liturgia en muchas áreas de la Iglesia en el nombre de una llamada Konzilsgeist (espíritu del Concilio)». Firme partidario de la misa tridentina, dijo una vez que los obispos que se oponen al Motu Proprio de Benedicto XVI Summorum Pontificum se estaban dejando «utilizar como instrumentos del diablo», acusándolos de «desobediencia e incluso rebelión contra el Papa».
  • Cardenal Sarah: El purpurado guineano parece poco probable que pueda llegar a ser elegido Papa. La edad de Sarah (77 años) y su pertenencia al Opus Dei hace pensar que sería muy improbable su elección. Sarah fue durante varios años Prefecto de la Congregación para el Culto Divino. En octubre de 2013 participó en el sínodo de los obispos y afirmó lo siguiente: “Nuestro trabajo pastoral de la caridad es un gran instrumento de la evangelización, tanto para los trabajadores y los que reciben sus servicios, La iglesia no es una agencia de servicios sociales. Su objetivo es siempre y en todas partes para llevar a la gente al Dios que es amor, y que se realiza a través concreta que demuestra que el amor. Fue creado cardenal diácono por Benedicto XVI en el consistorio del 20 de noviembre 2010.
  • Cardenal Koch: Es desde 2010 Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. Fue vice-presidente de la Conferencia Episcopal Suiza durante nueve años. Se ha desempeñado como miembro del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos desde el año 2002. Es autor de casi un centenar de artículos y documentos de debate ecuménico. Entre los temas que más ha tratado están el Sida, el futuro de la Iglesia y el celibato de los sacerdotes. Fue creado cardenal diácono por Benedicto XVI en el consistorio del 20 de noviembre de 2010. Recientemente fue objeto de polémica al comparar el camino sinodal alemán con la Alemania nazi, lo que provocó una cascada de críticas por parte de las autoridades eclesiásticas alemanas.
  • Cardenal Bagnasco: Quienes conocen a Angelo Bagnasco dicen que es inteligente y elocuente, un conservador que tiene también un estilo pastoral, conciliatorio y consultivo. En 2007, fue creado cardenal presbítero en el Consistorio del 24 de noviembre. Ha saltado a la palestra italiana en varias ocasiones, tanto por su firme condena de la Pildoria abortista del día después, como por su oposición a la ley del mal llamado matrimonio homosexual. En este sentido recibió amenazas de muerte desde el lobby gay cuando planteó la pregunta de por qué legalizar las uniones homosexuales y no el incesto, la poligamia o la pedofilia. Además recibió en su domicilio una fotografía suya con una esvástica y una bala.

Listado de cardenales progresistas «papables» según la revista Cardinalis:

  • Cardenal Erdő: La revista sitúa al purpurado húngaro, Arzobispo de Budapest, Primado de Hungría y presidente de la Conferencia Episcopal Húngara en el bloque progresista aunque en diversos ambientes es catalogado más bien de lo contrario. Fue creado Cardenal en el consistorio del 21 de octubre de 2003. De Erdö se dice que es un hombre claramente conservador, y profundamente anticomunista. En 1996 envió un telegrama al presidente George W. Bush para agradecerle el apoyo prestado por la legación estadounidense a la jerarquía católica húngara durante la revolución de 1956 contra el poder soviético. En mayo de 2009 arremetió en Estrasburgo, contra “la idea laicista” que considera la religión como un asunto privado del individuo, porque, “no respeta el aspecto comunitario de la libertad, y niega algo que es constitutivo de la propia religión”.
  • Cardenal Oullet: El purpurado canadiense es actualmente Prefecto del Dicasterio de los Obispos. Fue considerado “el mejor de los posibles” para sustituir al Papa Benedicto, o eso decían muchas voces antes de la elección de Francisco, en marzo de 2013. Juan Pablo II lo creó cardenal en el consistorio del 21 de octubre de 2003. Recientemente, el pasado mes de agosto, fue acusado de supuestos abusos sexuales aunque el Papa rechazó abrir una investigación por falta de «elementos suficientes».
  • Cardenal Parolin: Es la mano derecha de Francisco en el gobierno de la Curia Romana. Pietro Parolin es Secretario de Estado del Vaticano. En verano de 1983 entró a la Pontificia Academia eclesiástica. En 1986 obtuvo la licenciatura en derecho canónico con una tesis sobre el Sínodo de los Obispos. En 2002, a los 47 años fue nombrado “viceministro de exteriores” de la Santa Sede por Juan Pablo II, cargo que desempeñó hasta 2009. En esa época, Parolin ya inició los contactos entre la Santa Sede y China. En 2013 el Papa Francisco lo nombró Secretario de Estado de la Santa Sede, coronando con su nombramiento un proceso de transformación de la Secretaría de Estado en una “Secretaría papal”. Parolin se convertiría entonces en el más joven de los que han ocupado el puesto desde la época de Eugenio Pacelli.
  • Cardenal Zuppi: Es el actual presidente de la Conferencia Episcopal italiana. Fue creado cardenal por el Papa Francisco en 2019. En mayo 2018 prologó la edición italiana de Bulding a Bridge del padre James Martin del que escribió que era: «útil para fomentar el diálogo, así como el conocimiento y comprensión recíprocos, en vista de una nueva actitud pastoral que debemos buscar con nuestros hermanos y hermanas LGBT» y que ayudará «a que los católicos LGBT se sientan más en casa» en lo que es después de todo «su iglesia».
  • Cardenal Tagle: Actualmente es Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Tagle fue creado cardenal presbítero el 24 de noviembre de 2012, cuando tenía 55 años. Se caracteriza por su trato humano y muy sencillo, por su capacidad comunicativa; es un obispo “a mano”, según los que lo conocen bien, y que está muy cerca de los pobres. Le gustaba darle a sus seminaristas el número de su teléfono móvil para poder discutir y hablar juntos sobre su formación en cualquier momento. Protegido y querido por Benedicto XVI, ahora también Francisco lo ha ido ascendiendo durante estos últimos años.
  • Cardenal Hollerich: Representa el ala más progresista de la Curia. Es presidente de COMECE (Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea). El 27 de septiembre de 1981 ingresó a la Compañía de Jesús. Fue creado cardenal por Francisco en 2019. El purpurado de Luxemburgo se ha mostrado favorable a abrir la puerta al diaconado femenino. Hollerich también es partidario de revisar la moral de la Iglesia sobre la homosexualidad. “Creo que el fundamento sociológico-científico de esta enseñanza ya no es el correcto”, dijo Hollerich en referencia a esta cuestión. El cardenal aseguró que era hora de una revisión fundamental de la enseñanza de la iglesia y sugirió que la forma en que el Papa Francisco se ha referido a la homosexualidad en el pasado podría conducir a un cambio en la doctrina.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
42 comentarios en “La lista de posibles «papables» según una revista dirigida a cardenales
  1. Con los deplorables nombramientos del Papa Francisco, los cardenales heterodoxos son mayoría, y como esta gente no escucha al Espíritu Santo, lo previsible es que, salvo que el Señor lo remedie, el sucesor de Francisco sea de su línea o todavía peor (que ya es difícil).

    1. Si hay un cónclave este mes (que aún no ha terminado), o en noviembre, o en diciembre… ¿no es papable? ¿En serio? ¿Y éso por qué? Más bien son algunos comentaristas los poco serios y poco informados (o igual tienen línea directa con el Altísimo y les ha asegurado que en los próximos tres meses es imposible que Francisco renuncie o muera, ya que a sus casi 86 añazos es todo un chaval y no es previsible muerte natural). En fin, no sé por qué algunos pierden el tiempo aquí «desinformándose», habiendo páginas súper serias y súper informativas como «Herejía Digital» donde no van a sufrir tanto.

      1. Hombre pues sí que puede fallecer el papa mañana mismo, y si en lugar de 86 tuviera 20 pues también podría fallecer mañana mismo, pero teniendo en cuenta el estado de salud de Francisco (nada grave), teneis papa para cuatro años más por lo menos, con los correspondientes nombramientos de nuevos cardenales hasta entonces, así que te aconsejo comprar tila por toneladas, no te entusiasmes tanto, no hay motivo para pensar que el Papa no pueda llegar tambien a la edad de Benedicto y puede que hasta a la tuya

        1. A la mía imposible: no se puede ir hacia atrás en el tiempo. A la de usted, en cambio, ojalá llegue. Así le dará tiempo para arrepentirse de sus pecados y presentarse ante el Altísimo (con quién usted ha demostrado tener línea directa, como anticipé, pese a no ser usted católico).

          «si en lugar de 86 tuviera 20 pues también podría fallecer»

          No sé si habrá notado la necedad que ha dicho: alguien de 20 años puede morir mañana mismo… o dentro de 80 años. En cambio, puedo garantizarle, pese a no tener «revelaciones» particulares como usted, que Francisco no vivirá otros 80 años. Siento haberle dado tan mala noticia. Y otra más: aunque los viviera, la práctica de la homosexualidad sigue siendo pecado (ya sabe por qué lo digo, así que no lo pregunte como otras veces, haciéndose el «despistado»: usted sólo está aquí para «vender su libro», intentar meter cizaña y cabrear al personal). Así que, tómese usted la tila, que le hace más falta.

          1. Cuál es la puñetera gana de estar atacando siempre a los demás. Qué amargado sería el mundo si todos pensaran como tú.

          2. ¿Y cuál es exactamente mi ataque, si puede saberse? En cuanto a «amarguras», usted es la prueba viviente de que no se requiere «pensar como yo» (ser católico, en román paladino) para ser un amargado; más bien al contrario (igual usted se ve a sí mismo como la alegría de la huerta, en otro patético ejemplo de autoengaño).

    2. El hecho que pierda el derecho a voto creo que no quiere decir que no pueda ser elegido Papa. Por lo que recuerdo no hay limite de edad para ser elegido y si los cardenales bien quisieran un Papa de transición que desaparezca luego, bien pueden elegir a un cardenal mayor.

      1. Igual lo dice por considerar tales prendas tradicionales demasiado «a la alemana» (ya me entiende). Pero nada más alejado de la realidad. Además, a Francisco no le eligieron por sus negros zapatones ortopédicos, ¿verdad? Así que, no creo que la cosa vaya por la moda. Y en el caso de Francisco, por su diplomacia, don de palabra, sana doctrina y celo por la salvación de las almas, tampoco parece (cualidades que, de tenerlas, las ha disimulado muy bien hasta el día de hoy). Con que el próximo Papa sea católico nos deberíamos dar con un canto en los dientes, aunque se disfrazara de bombero (me temo que la posibilidad de que no lo sea es muy real, viendo el percal).

    1. Este artículo es una jugada de despiste. Desgraciadamente Ranjith y Sara no tienen ninguna posibilidad. Bagnasco y Piacenza, que son excelentes, llegarán muy mayores al próximo cónclave. Turkson no se por donde irá.
      Respecto a los progresistas, el peor es Hollerich, pero tampoco son buenos Parolin o Zuppi.
      La única jugada inteligente es presentar a Erdo entre los progresistas, sabiendo que no lo es, para captar algún voto de ese sector.
      Sólo queda rezar, para que, con renglones torcidos, Dios escriba derecho.

  2. Sólo Nuestro Señor puede arreglar este desbarajuste, y puede que lo que parezca imposible, sea una sorprendente realidad. Pues si las profecías de Fátima no fallan, no creo que el papa que muere martirizado, sea nuestro actual papa Francisco, a no ser que tenga una profunda conversión, como San Pablo. Y por supuesto, ninguno cercano a él.

  3. Mi candidato preferido no es cardenal, sino obispo auxiliar, es de buena doctrina y tiene madera de santo. Se llama Athanasius Schneider.

  4. Va a ser Viganó. Hay muchas formas de ponerlo. El único que habla como un Papa y dice todo lo que un Papa debería decir.
    Si se admite que la iglesia está eclipsada, todo el mundo sabe que un elipse tiene tres fases: el oscurecimiento paulatino, la oscuridad completa, y la iluminación paulatina. Ningún eclipse termina con la oscuridad completa. En tal caso no sería el eclipse de la iglesia sino la defunción de la iglesia. Sería entonces injusto «fuera de la iglesia no hay salvación» puesto que la iglesia no se podía ver y lo que predicaba no era ya la doctrina.

  5. Que el Espíritu sople y se lleve lo inicuo e indebido!«La Tradición – en el sentido de fijación o conservadorismo – aparece también como ley de la Iglesia posterior: lo que tenéis, krateésate, conservadlo, reforzadlo, hacedlo fuerte. El Concilio de Trento fija las instituciones de la Iglesia Medieval, y desde entonces no se hacen cambios, en el sentido de reformas, reestructuraciones, creaciones. La Iglesia Antigua y la Iglesia Medieval crean el culto, la liturgia, el derecho canónico, la Monarquía Cristiana, las costumbres católicas: de todo eso, que parece definitivamente dado, vivimos nosotros».
    P. Leonardo Castellani SJ .Argentina 1899 – 1981

  6. El cardenal Sarah no es ni ha sido nunca del Opus Dei. Siempre ha hablado elogiosamente de la influencia que tuvieron en su vocación los padres espirituosas, a la que perteneció monseñor Marcel Lefèbvre, por cierto

          1. Si a mí no me tiene que convencer de nada: sólo decir de dónde se ha sacado usted lo que afirma. Y como la afirmación es suya, y además gratuita y sin demostrar, en usted recae la carga de la prueba (yo no tengo que demostrar que el Card. Sarah no lo sea). Si yo digo que el cardenal ha sido Prefecto de una Congregación, no necesito razonar con usted para «convencerle»: sólo demostrárselo con pruebas (que las hay a montones y son de dominio público). Así que, lo dicho por usted tiene tanto valor como si afirma que es el cardenal es un ornitorrinco.

          2. No tiene que convencerme a mí de nada: sólo decir de dónde se ha sacado tal cosa. Si usted afirma algo, en usted recae la carga de la prueba (yo no tengo que demostrar lo contrario). Si yo afirmo que el Card. Sarah ha sido Prefecto de una Congregación, no tengo que razonar nada para «convencerle», sino sólo mostrarle las pruebas (que hay a montones). Mientras usted no haga eso, es igual que si dijera que el cardenal es un ornitorrinco. Hablar es gratis.

          3. Perdón por la repetición: al entrar en la noticia no veía mi comentario de ayer y pensé que no lo había publicado bien, cuando seguramente es que yo no había actualizado la página.

          4. Pedro Antonio, si el Cardenal Sarah es supernumerario de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz entonces si es miembro del Opus Dei.

  7. Si Turkson es «conservador», entonces yo soy Albert Einsten. Sería bueno que esa revista contara cómo le hacen para hacer llegar la revista a cada cardenal del planeta sin que haya interferencia de las altas esferas del Vaticano. Lo digo porque en el primer sínodo, el de la familia, otras
    personas diferentes intentaron hacer llegar a cada uno de los cardenales aquel libro de trece cardenales que reiteraba la doctrina tradicional de la Iglesia sobre la familia, el metodo era enviarlo al casillero, una especie de casilla postal, que cada cardenal tenía asignado en el aula máxima del sínodo. Alguien en autoridad que se encargaba del manejo de estos casilleros se encargó de que esa correspondencia específica NO le llegara a los destinatarios. Y así los que manejaban el precocido sínodo impidieron la iniciativa.

  8. La mayoría de estos cardenales dan miedo. Parecen los ideales para rematar la Iglesia Católica. Muchos de ellos no creen que la Iglesia Católica sea la verdadera, ni que haya que conservar la Fe y Tradición milenaria. De hecho son protestantes.

    1. Si usted lo piensa, garantía de que es un hereje con todas las letras. Y no será Papa (como tampoco lo habría sido Francisco de haber sido tan descarado como lo es éste), así que no sueñe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles