PUBLICIDAD

El Papa advierte: «Con la verdad del Evangelio no se puede negociar»

Papa negociar verdad evangelioAudiencia general del 4 de agosto de 2021 (Vatican Media)
|

Como os adelantábamos hace dos días, el Papa ha retomado hoy las audiencias generales con fieles. Además, como novedad en tiempos de pandemia, tendrán lugar en el Aula Pablo VI del Vaticano. Así ha sido hoy, en el que ha sido el primer contacto directo del Papa con los fieles desde que se sometiera a la operación del colon el pasado 4 de julio.

«Cuando se trata del Evangelio y de la misión de evangelizar, Pablo se entusiasma, sale fuera de sí», dijo el Papa continuando con su análisis de la carta del apóstol de los gentiles a los Gálatas. «Todo en él está dedicado a este anuncio, y no posee otro interés que no sea el Evangelio», añadió. «Pablo interpreta toda su existencia como una llamada a evangelizar, a dar a conocer el mensaje de Cristo, a dar a conocer el Evangelio», señaló el Pontífice.

El eje en torno al cual gira todo es el Evangelio, dijo Francisco, pero Pablo «no piensa en los “cuatro evangelios”, como es espontáneo para nosotros». De hecho, explicó, «mientras está enviando esta Carta, ninguno de los cuatro evangelios ha sido escrito todavía». «Para él el Evangelio es lo que él predica, esto que se llama el kerygma, es decir el anuncio. Y ¿qué anuncio?  De la muerte y resurrección de Jesús como fuente de salvación», aseguró Su Santidad.

«Un Evangelio que se expresa con cuatro verbos: «que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas» (1 Cor 15,3-5). Este es el anuncio de Pablo, el anuncio que nos da vida a todos. Este Evangelio es el cumplimiento de las promesas y es la salvación ofrecida a todos los hombres. Quien lo acoge es reconciliado con Dios, es acogido como un verdadero hijo y obtiene en herencia la vida eterna», dijo el Papa a los presentes.

«Delante de un don tan grande que se les ha entregado a los Gálatas, el apóstol no logra explicarse por qué están pensando en acoger otro “evangelio”, quizá más sofisticado, más intelectual… otro “evangelio”», relató el Sucesor de Pedro. «El apóstol sabe que están todavía a tiempo para no realizar un paso en falso, pero les advierte con fuerza, con mucha fuerza. Su primer argumento apunta directamente sobre el hecho de que la predicación realizada por los nuevos misioneros – estos que predican la novedad – no puede ser el Evangelio», explicó.

El Evangelio «es solo uno» y es el que Pablo ha anunciado; «no puede existir otro». «¡Atención! Pablo no dice que el verdadero Evangelio es el suyo porque lo ha anunciado él, ¡no! Esto no lo dice. Esto sería presuntuoso, sería vanagloria. Afirma más bien, que “su” Evangelio, el mismo que los otros apóstoles iban anunciando en otros lugares, es el único auténtico, porque es el de Jesucristo», aclaró Francisco.

«En resumen, sobre este punto el apóstol no deja espacio a la negociación: no se puede negociar. Con la verdad del Evangelio no se puede negociar. O tú recibes el Evangelio como es, como ha sido anunciado, o recibes otra cosa. Pero no se puede negociar, con el Evangelio. No se puede llegar a acuerdos: la fe en Jesús no es una mercancía a negociar: es salvación, es encuentro, es redención. No se vende a bajo costo», advirtió el Papa.

«Los enemigos de Pablo parecen estar animados por la fidelidad a la tradición recibida por los padres y consideran que la fe genuina consista en la observancia de la Ley. Delante de esta suma fidelidad justifican incluso las insinuaciones y las sospechas sobre Pablo, considerado poco ortodoxo en lo relacionado con la tradición», continuó el Papa.

El apóstol «está movido por el total entusiasmo por la novedad del Evangelio, que es una novedad radical, no es una novedad pasajera», señaló. «No hay evangelios “de moda”, el Evangelio es siempre nuevo, es la novedad», dijo.

El Santo Padre destacó la importancia de saber discernir. «Muchas veces hemos visto en la historia, y también lo vemos hoy, algún movimiento que predica el Evangelio con una modalidad propia, a veces con carismas verdaderos, propios; pero después exagera y reduce todo el Evangelio al “movimiento”. Y esto no es el Evangelio de Cristo: esto es el Evangelio del fundador, de la fundadora y esto sí, podrá ayudar al principio, pero al final no da frutos porque no tiene raíces profundas», comentó el Pontífice.

Tras la catequesis, el Papa recordó la explosión de Beirut, que tuvo lugar hace justo un año. «Llevo en mis pensamientos a ese amado País, sobre todo a las víctimas, a sus familias, a los numerosos heridos y a cuantos han perdido la casa y el trabajo. Y son muchos los han perdido la ilusión de vivir», dijo.

«Hoy dirijo un apelo a la comunidad internacional, pidiéndole que ayude al Líbano a emprender un camino de “resurrección”, a través de gestos concretos, no sólo con palabras, sino con gestos concretos. En este sentido, espero que la conferencia, promovida por Francia y las Naciones Unidas, que se está ahora celebrando, sea fructífera.

Querido libaneses, mi deseo de ir a visitarlos es grande. No me canso de rezar por ustedes, pidiendo que Líbano vuelva a ser un mensaje de fraternidad, un mensaje de paz para todo Oriente Medio», concluyó el Papa.

Les ofrecemos la catequesis completa del Papa Francisco, publicada en español por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Cuando se trata del Evangelio y de la misión de evangelizar, Pablo se entusiasma, sale fuera de sí. Parece que no ve otra cosa que esta misión que el Señor le ha encomendado. Todo en él está dedicado a este anuncio, y no posee otro interés que no sea el Evangelio. Es el amor de Pablo, el interés de Pablo, el trabajo de Pablo: anunciar. Llega incluso a decir: «Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio» (1 Cor 1,17). Pablo interpreta toda su existencia como una llamada a evangelizar, a dar a conocer el mensaje de Cristo, a dar a conocer el Evangelio: «¡ay de mí -dice- sino predicara el Evangelio» (1 Cor 9,16). Y escribiendo a los cristianos de Roma, se presenta sencillamente así: «Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación, escogido para el Evangelio de Dios» (Rm 1,1). Esta es su vocación. En resumen, es consciente de haber sido “apartado” para llevar el Evangelio a todos, y no puede hacer otra cosa que dedicarse con todas sus fuerzas a esta misión.

Se comprende por tanto la tristeza, la desilusión e incluso la amarga ironía del apóstol con los Gálatas, que a sus ojos están tomando un camino equivocado, que los llevará a un punto sin retorno: se han equivocado de camino. El eje en torno al cual todo gira es el Evangelio. Pablo no piensa en los “cuatro evangelios”, como es espontáneo para nosotros. De hecho, mientras está enviando esta Carta, ninguno de los cuatro evangelios ha sido escrito todavía. Para él el Evangelio es lo que él predica, esto que se llama el kerygma, es decir el anuncio. Y ¿qué anuncio?  De la muerte y resurrección de Jesús como fuente de salvación. Un Evangelio que se expresa con cuatro verbos: «que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas» (1 Cor 15,3-5). Este es el anuncio de Pablo, el anuncio que nos da vida a todos. Este Evangelio es el cumplimiento de las promesas y es la salvación ofrecida a todos los hombres. Quien lo acoge es reconciliado con Dios, es acogido como un verdadero hijo y obtiene en herencia la vida eterna.

Delante de un don tan grande que se les ha entregado a los Gálatas, el apóstol no logra explicarse por qué están pensando en acoger otro “evangelio”, quizá más sofisticado, más intelectual… otro “evangelio”. Hay que notar, sin embargo, que estos cristianos todavía no han abandonado el Evangelio anunciado por Pablo. El apóstol sabe que están todavía a tiempo para no realizar un paso en falso, pero les advierte con fuerza, con mucha fuerza. Su primer argumento apunta directamente sobre el hecho de que la predicación realizada por los nuevos misioneros – estos que predican la novedad – no puede ser el Evangelio. Es más, es un anuncio que distorsiona el verdadero Evangelio porque impide alcanzar la libertad – una palabra clave – que se adquiere llegando a la fe. Los Gálatas son todavía “principiantes” y su desorientación es comprensible. No conocen todavía la complejidad de la Ley mosaica y el entusiasmo en el abrazar la fe en Cristo les empuja a escuchar a estos nuevos predicadores, bajo la ilusión de que su mensaje sea complementario con el de Pablo. Y no es así.

El Apóstol, sin embargo, no puede arriesgarse a que se creen compromisos en un terreno tan decisivo. El Evangelio es solo uno y es el que él ha anunciado; no puede existir otro. ¡Atención! Pablo no dice que el verdadero Evangelio es el suyo porque lo ha anunciado él, ¡no! Esto no lo dice. Esto sería presuntuoso, sería vanagloria. Afirma más bien, que “su” Evangelio, el mismo que los otros apóstoles iban anunciando en otros lugares, es el único auténtico, porque es el de Jesucristo. Escribe así: «Os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es de orden humano, pues yo no lo recibí ni aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo» (Gal 1,11). Se comprende entonces por qué Pablo utiliza términos muy duros. Usa dos veces la expresión “anatema” que indica la exigencia de tener lejos de la comunidad lo que amenaza sus fundamentos. Y este nuevo “evangelio” amenaza los fundamentos de la comunidad. En resumen, sobre este punto el apóstol no deja espacio a la negociación: no se puede negociar. Con la verdad del Evangelio no se puede negociar. O tú recibes el Evangelio como es, como ha sido anunciado, o recibes otra cosa. Pero no se puede negociar, con el Evangelio. No se puede llegar a acuerdos: la fe en Jesús no es una mercancía a negociar: es salvación, es encuentro, es redención. No se vende a bajo costo.

Esta situación descrita al principio de la Carta parece paradójica, porque todos los sujetos en cuestión parecen animados por buenos sentimientos. Los Gálatas que escuchan a los nuevos misioneros piensan que con la circuncisión podrán estar aún más entregados a la voluntad de Dios y por tanto agradar aún más a Pablo. Los enemigos de Pablo parecen estar animados por la fidelidad a la tradición recibida por los padres y consideran que la fe genuina consista en la observancia de la Ley. Delante de esta suma fidelidad justifican incluso las insinuaciones y las sospechas sobre Pablo, considerado poco ortodoxo en lo relacionado con la tradición. El mismo apóstol es bien consciente de que su misión es de naturaleza divina – ¡ha sido revelada por Cristo, a él! – y por tanto está movido por el total entusiasmo por la novedad del Evangelio, que es una novedad radical, no es una novedad pasajera: no hay evangelios “de moda”, el Evangelio es siempre nuevo, es la novedad. Su inquietud pastoral lo lleva a ser severo, porque ve el gran riesgo que se cierne sobre los jóvenes cristianos. En resumen, en este laberinto de buenas intenciones es necesario desprenderse, para acoger la verdad suprema que se presenta como la más coherente con la Persona y la predicación de Jesús y su revelación del amor del Padre. Esto es importante: saber discernir. Muchas veces hemos visto en la historia, y también lo vemos hoy, algún movimiento que predica el Evangelio con una modalidad propia, a veces con carismas verdaderos, propios; pero después exagera y reduce todo el Evangelio al “movimiento”. Y esto no es el Evangelio de Cristo: esto es el Evangelio del fundador, de la fundadora y esto sí, podrá ayudar al principio, pero al final no da frutos porque no tiene raíces profundas. Por esto, la palabra clara y decidida fue provechosa para los Gálatas y es provechosa también para nosotros. El Evangelio es el don de Cristo para nosotros, es Él mismo quien lo revela. Esto es lo que nos da vida.

Saludos:

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española. Pidamos al Señor que nos conceda la gracia de perseverar en el seguimiento del Señor Jesús, para que nuestra vida sea, a los ojos de nuestros hermanos y hermanas, un testimonio gozoso del amor de Dios por toda la humanidad. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

Apelación por el Líbano

A un año de la terrible explosión en el puerto de Beirut, capital del Líbano, que causó muerte y destrucción, llevo en mis pensamientos a ese amado País, sobre todo a las víctimas, a sus familias, a los numerosos heridos y a cuantos han perdido la casa y el trabajo. Y son muchos los han perdido la ilusión de vivir.

En la jornada de reflexión y oración por el Líbano, el pasado 1º de julio, junto con los líderes religiosos cristiano, hemos hecho nuestras las aspiraciones y las expectativas del pueblo libanés, cansado y decepcionado, e invocamos de Dios la luz de la esperanza para superar esa dura crisis. Hoy dirijo un apelo a la comunidad internacional, pidiéndole que ayude al Líbano a emprender un camino de “resurrección”, a través de gestos concretos, no sólo con palabras, sino con gestos concretos. En este sentido, espero que la conferencia, promovida por Francia y las Naciones Unidas, que se está ahora celebrando, sea fructífera.

Querido libaneses, mi deseo de ir a visitarlos es grande. No me canso de rezar por ustedes, pidiendo que Líbano vuelva a ser un mensaje de fraternidad, un mensaje de paz para todo Oriente Medio.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

53 comentarios en “El Papa advierte: «Con la verdad del Evangelio no se puede negociar»
    1. Muchos de los actuales reformadores eclesiales (entre ellos Francisco), están inmersos en una hermenéutica de discontinuidad y nos quieren transmitir otro evangelio, mientras el único auténtico es el de Cristo, que fue el que predicaron los apóstoles. Por eso debemos ser fieles a la Tradición y a la enseñanza definida por el magisterio pontificio bimilenario.

      1. Sacerdote mariano,

        yo no lo veo así. Si entendemos que la Biblia es un itinerario espiritual para cada unos de nosotros que nos transforma desde el Adán que somos hasta el Cristo que debemos ser, viviendo así la misma experiencia que vivió el pueblo de Israel, vamos a experimentar el cambio porque no se puede uno cristificar sin experimentar el cambio en nuestra espiritualidad. Y eso es profundamente cristiano. Ese cambio, en mi opinión no es discontinuidad avance.

        Creo que el Papa se refiere a eso : al cambio que vivió St. Pablo al pasar de ser defensor acérrimo de la Palabra escrita a serlo de la Palabra viva.

        1. Me parece a mí que el proselitismo no se identifica con la predicación o la no predicación sino con la forma de llevarla a cabo. Es una evangelización distinta: transmitir la Palabra escrita o la Palabra viva.

          1. El problema del sacerdote catolico es que el que no quiere entender no entiende.
            Ya le puse en algun comentario anterior un monton de citas en las que el Papa llama a la evangelizacion, que es lo mismo que proselitismo sin la connotacion negativa de forzar a alguien.
            Aqui viene otra «Papa Francisco «La fe o es misionera o no es fe»
            (por cierto hay dos Tonis diferentes)

          2. A ver, los que nos parece a nosotros, no tiene ninguna validez; lo que cuenta es lo que ha enseñado la Iglesia desde siempre. Y la forma de llevar a cabo la Evangelización, la tenemos en Rom 10:17 y 2 Tim 4:2-4 (y ni hablar de Mateo 28:19: «Id y anunciad»). San Pablo es claro, la fe viene del oir y el oir de la palabra de Dios.

            Y en este punto, tenemos que ser precavidos para no caer en aquello que el apostol nos dice en 2 Tes 2,11-12.

          3. Rubén

            Anunciar sí, imponer no .
            Lo q he dicho q me parece no se contrapone con el anuncio en sí sino con la imposición.

            La forma q indica el evangelio es : proponer. Por eso Jesús dijo q si no nos escuchaban sacudiéramos el polvo de nuestras sandalias y nos fuéramos.

          4. Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras, al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies.

            Eso es una clara muestra de que hay que angelizar y no imponer
            Si una vez propuesto el evangelio se rechaza… Adiós y allá ellos pero no imponerlo.

          5. Con la verdad no se juega. Y quién es la verdad? » Yo soy el CAMINO » LA VERDAD » Y LA VIDA…Nos dice Jesús; y este en cambio dentro de sus tantos ataques a la obra de Jesús, su iglesia, ha dicho, por ejemplo, que por las venas de Jesús corre sangre pagana ( Villavicencio Colombia) Entonces, ante quien estamos? El 3 n3 mi60 y sus 53 cu4 535 son muy astutos.

          6. ACS, en que la fe no se impone no hay novedad alguna, desde siempre el Magisterio eclesial ha afirmado que no es válida la fe impuesta por coacción y no asumida voluntariamente. Por tanto, en su frase «se propone pero no se impone» hay trampa. Y la trampa es lo que usted considera «imponer», y que es anunciar toda la Verdad, no sólo la parte que le interesa, y anunciar a Cristo, no un evangelio personal, sacado de experiencias personales.

        2. ACS, normal, usted no lo ve así, porque hace exactamente lo que Sacerdote mariano denuncia, no anunciar el Evangelio de Cristo, sino una fe de consumo personal, una especie de terapia «para sentirte bien contigo mismo». Si usted lo viera como Sacerdote, ya sería católica. Pero no dude que persistiremos en orar por usted.

      2. Con la verdad del evangelio no se puede negociar…y negoció con los chinos. Otro que también se interesó en treinta monedas?
        Ahí está pintando el 3mb4 u c4d0r.

      3. Hay un momento en el que una ya se cansa de tener que debatir sobre si el Francisco tiene o no razón…Siempre está creando polémica y con ello enfrentando a los católicos unos contra otros. Es mejor que se calle para que todos volvamos a estar un poco más unidos.

    2. Así es, y no temió afirmar la primacía de Cristo como único Dios, por encima de toda cultura y de toda religión…

  1. Con solo leer el titular he soltado la carcajada…Miren quién habla de negociar las verdades del Evangelio. «El burro hablando de orejas» reza el refrán…

    1. No sólo te quedes con el titular. Lee todo el artículo y después podrás comentar. Los prejuicios no siempre nos conducen a la Verdad…

      1. Yo leí el artículo, y le doy toda la razón a Mariana. Una cosa es hablar y otra muy distinta es dar el ejemplo. Y eso le pasa tantas veces al Papa.

    2. Este hombre, Ber, prendió fuego a la casa, la Igl3514, y ahora llama a los bomberos. Se los en enviará la pachamama? Terrible, 54t4n no apaga incendios.

  2. Piensa el ladron
    que todos son de sus condicion.

    Este vejete no solo perdio la fe, tambien el pudor y el sentido del ridiculo.

    Conclave ya !!!

    1. Vejete??? Y seguramente eres de ésos que creen que son mejores católicos que otros… Lo que debemos soportar en el reino de la comentocracia… Lo óptimo es leer el artículo, y comentar, sanamente y sin prejuicios, los puntos que lo componen. Según tú y a partir de lo escrito en esta catequesis, dónde está el error???

  3. Y se le olvida que el anuncio del evangelio es también que descendió a los infiernos metafóricamente, y que la resurrección es una luz y un salto evolutivo.

    1. Una luz y un salto evolutivo?. Supongo que es ironía o es que estás tan obsesionado con injuriar al Santo Padre que te crees las mentiras que imputas a los demás.

  4. Me pregunto entonces en que estaba pensando cuando suscribió (se lo redactó Tucho Fernandez) el Capítulo 8 de «Amoris Laetitia». Ahí queda borrado aquello de que «lo que unió Dios no lo separe el hombre», y que el adulterio (en AL se usa el eufemismo de «situación irregular» porque de utilizar la palabra exacta cae de bruces toda la falacia que se pretende construir) ya no puede considerarse pecado en todas las ocasiones (en otras palabras, adios a la enseñanza del Señor). Allí a Ber Gog (el hijo de Gog) Lio no le importó negociar con la Palabra de Dios.

      1. Miguel, no pierde usted oportunidad de meter la pata y mostrarnos su incultura absoluta.

        La anulación canónica de un matrimonio no es como el divorcio civil, no disuelve un vínculo preexistente (divorcio) sino que lo declara nulo e inexistente. Y lo que nunca existió, no puede ser disuelto.

        Si el matrimonio existió válidamente, es sacramento indisoluble. Si no existió, ¿cómo va a disolverse lo inexistente? Se declara su inexistencia, eso y no otra cosa es la nulidad canónica

        Y por supuesto, la nulidad canónica no va contra la indisolubilidad matrimonial. Simplemente, se trata de que usted no tiene empacho alguno en pasear su desconocimiento total de lo más básico de nuestra fe.

  5. Me gusta la predicación del Papa pero quiere remitir a la acepción de Evangelio para San Pablo. También Jesús dijo:» «Id y predicar el Evangelio», y no estaban escritos los canónicos, ni su muerte y resurrección eran aún los hitos de ese Evangelio. Por lo que más repetía, sería anunciar que el Reino de Dios estaba cerca, y pedir la conversión

    1. Y también dijo…
      Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras, al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies.
      Clara muestra de no machacar a la gente sino solo anunciar

      1. «Clara muestra de no machacar a la gente sino solo anunciar».

        ——

        Una de dos, o te has olvidado de lo que dice la Escritura o escribes sin saber. Dice el apostol San Pablo lo siguiente:

        «predica la Palabra, insta a tiempo y a destiempo, REPRENDE, CENSURA, EXHORTA con toda longanimidad y doctrina. Porque vendrá el tiempo en que no soportarán mas la sana doctrina, antes bien con prurito de
        oír se amontonarán maestros con arreglo a sus concupiscencias».
        —2 Tim 4:2-3

        PALABRA DE DIOS

        1. Verás pues a San Vicente Ferrer como un gran pecador que cada vez que fue rechazado en una ciudad se sacudía las sandías a las puertas de la ciudad y marchaba a predicar a otro sitio.

          Muy famoso por ejemplo el caso de Lorca que algún día de hoy les escuece que se lo recuerdes.

      2. Miguel, cuando uno hace apostolado, es evidente que debe ser respetuoso con quienes no desean escucharnos y atendernos. Respetuoso no quiere decir indiferente sino comprometido con quien necesita de nuestra labor. Pero a la par hay que ser tenaces en la evangelización, sin incurrir en violencia o coacción.

        El pasaje bíblico que usted cita significa que si cuando uno anuncia a Cristo no es escuchado, no debe tomar represalia sobre quienes niegan a Cristo, pero no significa que deba uno dejar de anunciar a Cristo. Cuidado con su lectura, que le veo venir, y adonde va es a confundir al personal. No se lo vamos a permitir.

      3. Miguel, una y otra vez saca usted a colación esa cita bíblica del «polvo en nuestros pies». Pero como suele pasar entre aficionados anticatólicos, omiten la parte que le interesa.

        El pasaje bíblico completo es el siguiente: «“Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras, al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies. En verdad os digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y Gomorra que para esa ciudad.”

        Por tanto, a quien se anuncia Cristo, y se mantiene ciego, le espera el castigo de Dios.

    2. Los Evangelios se escribieron estado la Santísima Virgen en vida, y San Pablo no conoció a la Santísima Virgen. Aparecerán los Evangelios inéditos y la Apocalipsis de San Juan. Estamos viendo en la Santa Madre Iglesia de Jesucristo, descender la montaña de la Sabiduria y alzarse el páramo de la ignorancia y de la insensatez. Son palabras de María Inmaculada.

  6. Yo, consejos digo, que es más fácil decir que hacer. De otro lado, Francisco, explícame cómo dices que el Evangelio es innegociable, y apruebas la comunión y absolución de los adúlteros en Amoris laetitia y restringen la misa con Traditionis custodes. Palabras.

    1. Pues yo también consejos digo, es más fácil es hablar que leer. No harías mal en leerte la Amoris laetitia antes de comentar.
      No se habla para nada de la comunion y absolucion de adúlteros.

  7. El Papa ha cuestionado la historicidad de la resurrección de Cristo, ha cometido idolatría, ha dado alas a la sodomía y al adulterio, ha prohibido el proselitismo, ha dado cancha al proceso cismático alemán, al tiempo que maltrata a los católicos que critican su incoherencia, el año pasado nos dejó a los laicos sin acceso a los sacramentos durante varios meses, ha afirmado que Dios quiere la diversidad religiosa… Y ahora nos viene con que el Evangelio es innegociable… Oye, igual se ha arrepentido…

  8. Se sabe que el diablo es un experto conocedor de las Sagradas Escrituras y puede dar una disertación católica perfecta
    Si con eso se gana las almas y puede inyectar luego su veneno.

      1. Así es, y no temió afirmar la primacía de Cristo como único Dios, por encima de toda cultura y de toda religión…

    1. Dile a Jesus que te devuelva el dinero, que le ha fallado eso de «tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia… y las puertas del infierno no prevaleceran contra ella»

  9. No lo digo yo lo dice un santo, porque yo no entiendo de cuestiones tan espirituales.
    S. Vicente Ferrer: el hombre inicuo vendrá con santidad fingida, tendrá vida cristiana externamente pero interiormente estará vinculado al espíritu maligno, el cual le inspirará que haga muchas maldades en la Iglesia bajo capa de bien. No querrá consejo de nadie, sino mas bien todo aquello que le pareciere ejecutará, sea malo o sea bueno, por la instigación y consejo del diablo. Engañará a muchos príncipes y poderosos con su santidad fingida y mala, en gran manera que los llevará a grandes yerros y escándalos. Hará torcer en la ley a muchos varones doctos y sabios, porque el diablo trabajará para que cumpla sus pensamientos, dándole a entender que le viene de parte de Dios; muchos hombres famosos en santidad serán engañados por el diablo por medio de él…
    Non Nobis.

    1. Los Evangelios se escribieron estado la Santísima Virgen en vida, y San Pablo no conoció a la Santísima Virgen. Aparecerán los Evangelios inéditos y la Apocalipsis de San Juan. Estamos viendo en la Santa Madre Iglesia de Jesucristo, descender la montaña de la Sabiduria y alzarse el páramo de la ignorancia y de la insensatez. Son palabras de María Inmaculada.

  10. No olvidemos que el Papa no escribe sus mensajes. La ‘creatividad’ de alguien más es la causante de estás discrepancias entre lo que dice el Papa y lo que hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles