PUBLICIDAD

Sarah: San Juan Pablo II ‘obligaba a su cuerpo roto a arrodillarse’ ante el Santísimo

|

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino habló en la conferencia Sacra Liturgia en Milán sobre “la belleza, conveniencia y valor pastoral” de recibir la Sagrada Comunión de rodillas.

Los católicos deberían seguir el ejemplo de San Juan Pablo II, que se arrodilló ante el Santísimo hasta sus últimos días. Así lo ha señalado el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en su intervención en la IV Conferencia Internacional sobre Sagrada Liturgia celebrada en Milán.

“La vida de Karol Wojtyla estuvo marcada por un profundo respeto a la Eucaristía. Os invito a recordar que al final de su vida de servicio, un hombre en un cuerpo atormentado por la enfermedad, Juan Pablo II no podía sentarse en presencia del Santísimo Sacramento. Obligaba a su cuerpo roto a arrodillarse. Necesitaba la ayuda de otros para doblar las rodillas, y levantarse otra vez”, dijo Sarah según informa LifeSiteNews. 

El purpurado guineano habló el pasado martes en la conferencia Sacra Liturgia en Milán sobre “la belleza, conveniencia y valor pastoral” de recibir la Sagrada Comunión de rodillas y en la lengua.

“Porque si, como enseña San Pablo, ‘en el nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra y en los abismos’ (Fil. 2:10), ¡cuánto más debemos doblar nuestras rodillas cuando llegamos a recibir al Señor mismo en el acto más sublime e íntimo de la Santa Comunión!”, defendió el prefecto de la Congregación para el Culto Divino.

El cardenal Sarah también mencionó el ejemplo de Santa Teresa de Calcuta, que “tocaba a diario la ‘carne’ de Cristo en los cuerpos destrozados de los más pobres de entre los pobres”, pero “llena de veneración respetuosa, se abstuvo de tocar el Cuerpo transustanciado de Cristo.”

‘¡Aquí está Jesús! ¡Quiero arrodillarme!’

En una edición especial de L’Osservatore Romano, monseñor Konrad Krajewski, ceremoniero pontificio, relataba cómo el 10 de junio de 2004, durante la última procesión del Corpus Christi que presidió, el San Juan Pablo II rogaba, una y otra vez, poder arrodillarse ante el Santísimo. Este es el testimonio de Konrad Krajewski recogido en un artículo del semanario católico Alfa y Omega:

Durante la última celebración del Corpus Christi, presidida por el Papa, ya no podía caminar. El maestro de celebraciones y yo lo habíamos alzado con la silla sobre la plataforma del coche, expresamente preparada para la procesión: delante del Papa, sobre el reclinatorio, estaba puesto el ostensorio con el Santísimo Sacramento.

Durante la procesión, el Pontífice se dirigió a mí en polaco, pidiendo poder arrodillarse. Me quedé desconcertado, porque físicamente el Papa no estaba en condiciones de hacerlo. Con gran delicadeza, le sugerí la imposibilidad de arrodillarse, dado que el coche oscilaba durante el trayecto, y habría sido muy peligroso. El Papa respondió con su famoso dulce murmullo. Transcurrido un poco de tiempo, repitió de nuevo: ¡Quiero arrodillarme!,y yo, con gran dificultad al tener que repetir el rechazo, sugerí que sería más prudente intentar hacerlo en las cercanías de Santa María la Mayor; de nuevo escuché el murmullo. Sin embargo, después de unos instantes, al llegar a la Curia de los padres redentoristas, exclamó con determinación, casi gritando, en polaco: ¡Aquí está Jesús! Por favor… El maestro de celebraciones fue testigo de aquellos momentos. Nuestras miradas se encontraron, y, sin decir nada, comenzamos a ayudarlo a arrodillarse. Lo hicimos con gran dificultad, y prácticamente sujetándolo nosotros sobre el reclinatorio. El Papa se aferraba al borde del reclinatorio y trataba de sostenerse; pero las rodillas no lo soportaban, y tuvimos que volver a colocarlo en la silla, entre dificultades que no eran sólo físicas, sino que se debían también al obstáculo de los ornamentos litúrgicos.

Según contaron más tarde testigos de este momento, San Juan Pablo II respondió a quienes le intentaban persuadir de su intención de arrodillarse: “Ellos no pueden ver al Papa sentado delante de Dios.”

Sarah y Burke en la Conferencia Internacional Sacra Liturgia

La IV Conferencia Internacional Sacra Liturgia se ha celebrado del 6 al 9 de junio en la Universidad del Sagrado Corazón de Milán.

El programa de esta conferencia incluía una serie de celebraciones litúrgicas según el Rito Ambrosiano. El miércoles 7 de junio se celebró la Misa Solemne de la Octava de Pentecostés en la iglesia de San Alejandro de Zebedia, que contó con la presencia del cardenal Robert Sarah y el cardenal Raymond Leo Burke, según se recoge en el blog CATHOLICVS que aporta algunas imágenes del acto:

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, en defensa de los principios no negociables y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana y la libertad de la Iglesia. No es fácil sostener un medio de comunicación que defienda libremente estos principios. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos defendiendo tu Fe. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

22 comentarios en “Sarah: San Juan Pablo II ‘obligaba a su cuerpo roto a arrodillarse’ ante el Santísimo
  1. Echenique:

    El papa Francisco se arrodilla ante Dios que perdona en el sacramento de la Penitencia:
    https://www.youtube.com/watch?v=BKHKmEtpWao

    Se prosterna ante la Cruz el Viernes Santo (con ayuda):
    https://www.youtube.com/watch?v=eAJi3q01TUM

    Y adora al Santísimo de rodillas:
    https://www.romancatholicman.com/pope-francis-calls-for-worldwide-adoration-and-confession/

    No se arrodilla en la consagración porque no puebe bajar hasta el suelo. Necesita un reclinatorio elevado o dos personas que lo ayuden

    Yo he visto sacerdotes mayores que -con la mejor vountad- hacen un simulacro de genuflexión después de consagrar. Con cara de dolor, bajan una rodilla 10 cm y suben penosamente. Prefiero una reverencia como la que hace el papa Francisco.

    Tu “cruzada” contra el Vicario de Cristo no edifica la Iglesia.

  2. No solo fueron los reclinatorios….pero así se aseguraron que nadie iba a arrodillarse para recibir la Sagrada Hostia.
    En Fátima tenía un reclinatorio, pero nada. Si era demasiado bajo, podia haberse llevado el de su casa, hecho a medida seguramente.

  3. Si Curro uno que nacio despues del Concilio no lo advierte …pero no hay razon que justifique eliminar los reclinatorios para dar la Comunion. No encuentro ninguna razon..habra sido muy dificil obedecer ordenes que aminoraban la devocion y el respeto a Dios hecho Hombre humillandose a la forma de pan.

  4. Cuando el hombre considera que Dios es el Creador y Señor de todo, cuando le admira por la infinita inteligencia que emana de todo lo creado, cuando comprende su Omnipotencia, su Grandeza, su Majestad, y cuando cree realmente que Jesucristo es Dios hecho Hombre, entonces el hombre se siente pobre , pequeño, ignorante y necesita arrodillarse ante Él y adorarle. Cuando el hombre se considera importante, cuando cree que los hallazgos científicos que realiza se deben a su inteligencia y no comprende que simplemente está leyendo un libro cuyo autor es sapientísimo , cuando se cree con autoridad para establecer sus propias leyes morales y despreciar la Ley natural de Dios, cuando se cree con derecho a decidir y no acepta su destino, que es la huella de la voluntad de Dios en su vida, entonces el hombre se siente poderoso, grande , sabio y no percibe la necesidad de arrodillarse ante Él y adorarle.

  5. Creo que la Iglesia cometió un error al permitir la comunión en la mano, eso viene ya desde Pablo VI. Por eso me habría gustado que Benedicto XVI hubiese vuelto a declarar la comunión de rodillas y en la boca como normativa. El problema de la Iglesia es que una vez que se dejó que la herejía entrase, ya ha ido creciendo y creciendo sin parar, así hoy encontramos altos cargos que la profesan. La solución sólo Dios la sabe. Por otra parte, sigo diciendo que también los ropajes reales de Burke desfiguran igualmente el sentido de la Misa, que es adorar a Dios. No necesitamos a un hombre con capa ni otros adornos suntuosos. En fin, no soy mucho de Franciscos (aunque le reconozco como Papa) ni de Burkes. Soy más de Ratzinger, de Sarah… porque siento que representan a la Iglesia más fiel a Jesucristo. Un saludo gente

  6. Teresa:

    El papa Francisco se arrodilla ante Jesús Sacramentado en la Eucaristía. Arriba he puesto un enlace y si buscan encotrarás muchos más.

    El papa no ha suprimido la fiesta del Crpus Christi. La ha trasladado al domingo, como la mayoría de diócesis.
    https://es.aleteia.org/2017/04/01/tras-7-siglos-papa-francisco-celebrara-corpus-christi-el-domingo-en-roma/

    Sobre los reclinatorios para comulgar:
    Yo los uso cuando los encuentro, pero reconozco que retrasan y dificultan la comunión a aquéllos que no pueden arrodillarse, que van siendo cada vez más. Por no hablar de los que van en silla de ruedas. Su uso o no en un determinado acto no puede ser excusa para hacer juicios temerarios.

    Aja:
    Hablando de contenidos y modos, los tuyos llamando al papa simplemente por su apellido son suficientemente claros.

    No haré más comentarios.

  7. RMNO5:
    Los reclinatorios se retiraron porque el hombre moderno no tiene por qué arrodillarse, ante nadie. Y nadie es nadie. Esto está tan metido en nosotros, durante tantos años, que ni siquiera la presencia del Señor nos mueve a hincarnos de rodillas. Contrariamente a lo que ha sido siempre entre los fieles católicos. Hay un antes y un después, un antes preconciliar y un después posconciliar, como en tantas cosas.
    Nos dicen que lo de “al nombre de Jesús toda rodilla doble en tierra” es un exceso de san Pablo, pero como ahora somos más evolucionados que el exagerado y rancio de Saulo de Tarso, casi tan evolucionados como los protestantes, la debida reverencia gestual es estúpida, o cuando menos, irrelevante. Nos dicen que lo importante es la disposición del corazón, y no estar de rodillas, como si pudiéramos darle un beso a nuestra madre sin apretar nuestros labios a su mejilla.
    Ponerse de rodillas ante Jesús Sacramentado para nada es irrelevante.
    Lo incomprensible es que los reclinatorios fuesen reclamados por Benedicto XVI y Juan Pablo II, pero sólo cuando ellos celebraban.
    La pregunta es: ¿Por qué no han tenido la convicción (¿el valor?) de exigirlo en la Iglesia?

  8. Apreciando hasta el infinito al Santo Padre Francisco, supongo que por la edad no cabe duda que cuando entra en acción San Juan Pablo II, no podemos evitar decir: “JUAN PABLO II te quiere TODO EL MUNDO”, puso el listón tan cerca de Dios que va a ser muy difícil emularle.

  9. También el Concilio Vaticano II es responsable de la eliminación de los reclinatorios? Mamita querida, cualquier comentario, hasta el más sensato, queda anulado por la conciliovaticanofobia, una táctica simplista, simplificadora y falsificadora, extraída del maestro Goebbels.

  10. A ver solodoctrina:
    Antes del concilio se comulgaba de rodillas, después del concilio apenas se comulga de rodillas por la retirada de los reclinatorios. ¿Es así o no? Bien, estamos de acuerdo, entonces.
    Y gracias por la información, no sabía que a Goebbels comulgar de rodillas le traía sin cuidado.

  11. A ver Curro, explíqueme. ¿Cómo puede ser que DURANTE el Concilio Vaticano II, en el propio Concilio, todos los padres conciliares comulgaban de rodillas y, luego, ese mismo concilio es el responsable de la eliminación de los reclinatorios y de que casi nadie comulga de rodillas?

    Estimado, le sugiero que mejore su capacidad de comprensión lectora. Lo que debe tributo a Goebbels es la táctica simplificadora y falsificadora, de adjudicar todos los males reales o supuestos a una clase, raza, hecho o cualquier cosa que sirva de chivo expiatorio. En este caso, el suyo, al Sacrosanto Concilio Ecuménico Vaticano II. Toda la propaganda de origen goelbbelsiano apela a la parte emocional de las gentes, las cuales inconscientemente, entran en el juego acusatorio propuesto.

  12. Sr. solodoctrina: He escrito que antes del CVII se comulgaba de rodillas y después del CVII apenas se hace porque se han retirado los reclinatorios. Esto es irrefutable, y me parece perverso. Si nada tiene que ver la reforma litúrgica, como ya dijera en su día Von Hildebrand, explique entonces Vd cuáles sean las causas.
    No tengo buena opinión del CVII, pero decir que por eso empleo una táctica simplista y falseadora al modo de Goebbels, es, por decirlo suavemente, un exceso verbal completamente injustificado. Con un poco de buena voluntad, me dará la razón.
    Lo de “estimado” no parece que sea verdad, leo “estimado” pero lo interpreto al revés. Será por eso que tengo que mejorar mi comprensión de lectura. Aquí sí estoy de acuerdo con Vd.

  13. El tema tiene su complejidad. Las fórmulas de respeto y adoración son necesarias porque, siendo hombres, necesitamos externalizar nuestras vivencias internas e incluso ayudarlas con lo corporal. Creo que el problema es cómo hacerlo y qué fórmulas emplear. La recepción de la Comunión en la mano es una inveterada tradición de los primeros tiempos que se ha recuperado. Hay que añadir a eso que , por motivos de higiene, sería muy conveniente, y no se nos salga diciendo que Dios proveerá porque no suele hacerlo cuando el hombre no usa el sentido común (¿qué decir, por ejemplo, de la comunión con la misma cucharilla del vino en la liturgia griega?) . Pero -inisisto- lo importante es esa liturgia anterior y llena de sentido.
    Si me encuentro que a un amigo le han nombrado cargo importante, le demuestro, al menos en público, la deferencia y respeto que se merece, luego él usa de esa muestra o me levanta para darme un abrazo; pero nunca sobra la muestra, ni debe dejar de hacerse incluso por el interesado. La genuflexión y adoración anterior a la Eucaristía ante el “Ecce Agnus Dei”, hoy ha desaparecido, nos quedamos de pie y resulta que el único que se arrodilla con genuflexión es el sacerdote a quien no le sigue el pueblo. Lo importante: la adoración y la total comprensión del misterio con formas externas que ayuden a caer en la cuenta de qué pasa , pero sólo el recibir la comunión de rodillas no es garantía de todo y tiene sus inconvenientes. No se trata de volver a la arqueología litúrgica inmediata sino al sentido, y al sentido del cuerpo y alma que adoran. Lo malo es que muchos liturgistas malitencionados y otros necios útiles, quieran quitar el sentido sacral y la presencia real de Cristo en la Eucaristía quitando lo externo al pueblo sustituido por la “nada” y no por otros signos que pueden ser apropiados.

  14. Bergoglio parece mejorar ostensiblemente cada Jueves Santo en el lavatorio de pies a los musulmanes, travestidos y mujeres, permaneciendo largo tiempo arrodillado ante ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles