PUBLICIDAD

El Papa corrige a Sarah, pero dice que el error no lo cometió Sarah

|
Otro asunto en el que se plantea si uno debe aceptar literalmente algo falso.

Aquí el Papa corrige claramente al Cardenal Sarah. Es evidente que Sarah se equivocó en su comentario porque no interpretó bien la mente del Papa.

 
Pero el Papa dice además que se ha atribuido erróneamente ese comentario al Cardenal Sarah, cuando al inicio de su propia carta, suya del Papa mismo, este afirma que el propio Sarah le ha hecho llegar esa nota y comentario, que fueron difundidos por los medios web, y que el Papa corrige.
 
Dice el Papa Francisco: «He recibido su carta del 30 septiembre en la que quiere, benévolamente, expresarme su gratitud por la publicación del Motu Proprio Magnum Principium y transmitirme una elaborada nota, “comentarios”, sobre los mismo con el objetivo de facilitar una mejor comprensión del texto».
 
Y al final: «Por último, señor cardenal, reitero mi fraterno agradecimiento por su compromiso y constatando que el comentario ha sido publicado en algunos sitios web y se le ha atribuido erróneamente a usted, le pido amablemente que brinde esta respuesta a los mismos sitios, así como que lo envíe a todas las Conferencias Episcopales, Miembros y Consultores de este Dicasterio».
 
¿Estoy obligado a creer a la vez que el Papa está corrigiendo una nota y comentario, recibidos de Sarah, pero que los medios se los han atribuido erradamente a Sarah, cuando este los hizo públicos por su propia voluntad?
 
Yo quiero obedecer en todo al Vicario de Cristo, pero no puedo mentir. No puedo dejar de ver la contradicción entre proposiciones claras en la misma carta firmada por el Papa: es mentalmente imposible asentir a las dos cosas.
Otro asunto: en una organización normal, en un gobierno, están contados los días de un ministro que es corregido dos veces ya, en forma pública y clara, por su superior. El Cardenal Sarah ya se ha lanzado dos veces a declarar en contra de la mente del Papa (la anterior fue sobre la celebración «ad orientem»). Más temprano que tarde, lo tendremos con tiempo libre para jugar a los dados con el Cardenal Müller.

9 comentarios en “El Papa corrige a Sarah, pero dice que el error no lo cometió Sarah
  1. Estimado Claudio: he estado viendo poco el blog. Su comentario me parece acertadísimo. Sin embargo, donde manda capitán no manda marinero. Un comentario interpretativo de un texto del supremo legislador debería publicarse una vez aprobado por el Papa. Si me preguntaran con qué posición concuerdo más como simple autor privado, diría que con la de Sarah. Pero el Papa es el que tiene la potestad para decidir este asunto. Y otro Papa la tendrá para arreglar los entuertos que surjan, como Usted los prevé. De hecho inlcuso ahora hay divergencias de traducciones litúrgicas a lo largo de todo América, algo molestas a veces.

  2. Con todo respeto quiero proponerte una distinción, no es lo mismo, ni están en el mismo plano, lo que el PP vaya a hacer con el Cardenal y lo que el PP y las Conferencias Episcopales van a hacer con la Liturgia. El principal problema de la confirmatio y la recognitio no es su interpretación ni el momento de cada una (desde el punto de vista temporal) sino que ha quedado un limbo con relación a los textos Litúrgicos auténticos, es allí donde está la centralidad del tema, no se trata de los derechos de los Obispos en hacer sus traducciones sino la posible variación del contenido «traducido» entre traductores de una misma lengua, por ejemplo las traducciones en los idiomas más hablados, español, inglés. Cuando el PP dice que la interpretación canónica «no debe conducir a un espíritu de “imposición” a las conferencias episcopales de una determinada traducción realizada por el Departamento» está creando un conflicto a futuro entre las Conferencias particulares entre sí y con el Dicasterio sobre cuál será el texto auténtico de la traducción y quien tiene la última palabra. Si ese tema funciona así vamos a estar en presencia de una Babelización de los textos litúrgicos y no quiero pensar algunas Conferencias (Malta) lo que pueden llegar a hacer. Qué opinan ?.

  3. Francisco va a hacer con Sarah lo mismo que con Muller.
    Una vez que está garantizado que no va a permitirle que se salga un milímetro de la posición oficial de la Santa Sede, que tiene a todos los colaboradores controlados por el Papa (el Motu Proprio no lo presentó Sarah sino el secretario de la CDF) y que toda la Iglesia sabe que Robert Sarah pinta menos que Chafachorras en Madrid, esperará al 23 de noviembre de 2019 a que acabe su mandato y no lo renovará de un plumazo, como hizo con Muller.
    Y luego Sarah se irá a escribir libros a Guinea.

  4. Se comenta con mucha ironia el nuevo libro entrevista “Haced vuestras preguntas” del Papa Francisco. Su mismo titulo provoca enfado y después de ver la respuesta al cardenal Sarah mejor callados ante el riesgo de recibir un exabrupto y no una respuesta.

  5. Sarah tiene el respaldo total de Benedicto XVI, quien dijo recientemente de Sarah que la liturgia está en buenas manos. La lucha es entre la ortodoxia y ortopraxis de una parte y la heterodoxia y heteropraxis de otra. Sarah aguanta y aguantará porque está con la Verdad y tratará de minimizar el daño que se está haciendo a conciencia. Además no le va nada lo de jugar a los dados. Le va mucho más la oración litúrgica.

  6. Hermenegildo dice: «¿Cuántas desautorizaciones más va a aguantar?».

    Hasta que el Papa Francisco le exija la renuncia. Él está defendiendo a la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo, y lo seguirá haciendo hasta el final. Personas como él ponen de manifiesto las incoherencias que se están dando, y son una gran ayuda para nosotros. Estamos viviendo tiempos de cruz y de martirio.

  7. El Cardenal Sarah debería haber renunciado ya a la Prefectura del Culto Divino. Está claro que su concepción de la Liturgia difiere notablemente de la del Papa. ¿Cuántas desautorizaciones más va a aguantar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *