Incendian una iglesia en Chile

Iglesia San José de Constitución Iglesia San José de Constitución
|

La Iglesia San José de Constitución, situada en la región del Maule, fue atacada por un grupo de desconocidos, quienes generaron diversos daños en su interior.

El incidente ocurrió durante la madrugada del domingo, cuando al parecer un individuo entró al templo para realizar destrozos, donde quemaron sitiales, biblias y el altar.

El ataque causó conmoción en los feligreses y habitantes de la zona. Sin embargo, los feligreses de la parroquia decidieron desarrollar de igual forma la misa dominical, pero en la Plaza de Armas de Constitución.

El causante del incendio fue detenido en la mañana del martes por la policía. Una vez detenido, el imputado confesó los hechos, por lo que durante esta jornada fue puesto a disposición de la justicia para su control de la detención y posterior formalización de cargos.

Tomislav Koljatic, Obispo de la Diócesis de San Ambrosio de Linares, ha expresado «su profundo dolor ante el atentado incendiario sufrido en la Parroquia San José de Constitución que, afectó a parte del altar, sitiales y algunos artículos de culto».

«Gracias a Dios, y al oportuno amague del fuego por parte de feligreses y Bomberos de la ciudad, no hay víctimas ni graves daños que lamentar. Todos los antecedentes han sido puestos en manos de la Policía, que esperamos pronto emita un informe oficial», escribe el obispo.

El obispo Koljatic ha expresado su «profundo pesar por estos hechos que sin duda atentan a la libertad de culto, un derecho fundamental que se debe cuidar» y ha asegurado su «oración, compañía y cercanía al P. Gonzalo Aravena, párroco de San José y a toda la comunidad cristiana de Constitución».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “Incendian una iglesia en Chile
  1. Mas de lo mismo. Es lo que nos espera a partir de ahora, aunque ya llevamos tiempo con estos ataques a la cristiandad y a sus iglesias; así está escrito y profetizado, de que nos volverán a perseguir, como al principio de los tiempos, a la muerte de Cristo. Hay que aguantar, rezar y seguir adelante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles