Los obispos de la UE arremeten contra la propuesta de Macron de convertir el aborto en un derecho

Hollerich y Macron
|

La presidencia de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea ( COMECE ) ha emitido una declaración recordando que no existe un “derecho” al aborto consagrado en el derecho europeo o internacional.

El Comité Permanente de la Comisión de los Obispos Conferencias de la Unión Europea ha emitido un comunicado a raíz de la propuesta del presidente Enmanuel Macron para incluir el derecho al aborto en la Carta de los Derechos Fundamentales.

El presidente francés, que ocupa la presidencia rotatoria europea este año, dio un discurso ante el Parlamento Europeo el 19 de enero 2022. Allí, lanzó la propuesta de actualización de la Carta Europea de los Derechos Fundamentales para incluir el reconocimiento del derecho al aborto. Los obispos europeos han querido expresar «nuestra profunda preocupación y oposición». El comunicado prosigue afirmando que «estamos de acuerdo con el presidente Macron sobre la importancia de defender y promover los valores de la Unión Europea, pero nos gustaría señalar que uno de los principales valores es el respeto a la dignidad de toda persona humana en todas las etapas de su vida, especialmente en situaciones de total vulnerabilidad, como es el caso de un no nacido niño».

Además, los obispos europeos insisten en la idea de que «los padres fundadores de la Unión Europea, basados ​​en la genuina tradición humanista que hace de Europa lo que es, eran muy conscientes de la importancia fundamental de la dignidad inalienable de la persona humana así como a partir de la comunidad como terreno común para Europa». Acto seguido, afirman los prelados «ser conscientes de la tragedia y complejidad de las situaciones en las que las madres se encuentran cuando consideran abortar».

Así mismo, inciden en fomentar «el cuidado de las mujeres que están en una situación difícil o de conflicto a causa de su embarazo» y que «es una parte central del ministerio diaconal de la Iglesia y debe ser también ejercido por nuestras sociedades». Piden que «las mujeres en apuros no deben quedar solas, ni el derecho a la vida de el niño por nacer sea ignorado. Ambos deben recibir toda la ayuda necesaria y asistencia».

Por último, desde COMECE argumentan que «desde una perspectiva legal, no existe un derecho reconocido al aborto en Europa». De igual modo alertan sobre el peligro de «intentar cambiar esto introduciendo un supuesto derecho al aborto en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, no sólo va en contra de las creencias y los valores europeos fundamentales, sino que también sería una ley injusta, desprovista de fundamento ético y destinada a ser causa de conflicto perpetuo entre los ciudadanos de la UE». Por tanto, concluyen los obispos, «la propuesta del presidente Macron de insertar este supuesto derecho de ninguna manera puede ser visto como “insuflarle nueva vida a nuestros derechos básicos”.

El comunicado, aparece firmado por el presidente de COMECE, el cardenal Jean-Claude Hollerich y por los vicepresidentes de la Institución, Mariano Crociata, Noel Treanor, Jan Vokál y Franz-Josef Overbeck.

Macron propone incluir el aborto en la Carta de Derechos de la Unión Europea

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “Los obispos de la UE arremeten contra la propuesta de Macron de convertir el aborto en un derecho
  1. ¿Arremeten? ¡Pero si están apoyando, con Bergoglio, a todos los candidatos y programas, como la Agenda 2030, abortistas, eutanásicos y homo-genderistas!

      1. Una pena que, en vez de argumentar con los mandamientos de la Ley De Dios, inmutables, lo hagan con la Carta europea, tan mutable.

        Se oponen al aborto-derecho, pero ¿se oponen también al aborto despenalizado? Lo dudo. Se limitan a hablar de acompañamiento, la palabra bergo liante que justifica el pecado y no libera al pecador.

  2. Yo hubiera incluido el recordatorio de que el aborto es un crimen abominable; que quienes lo impulsan deberán responder de ello ante Dios; y que existe un castigo eterno.

  3. Tal vez no me lo publiquen el comentario porque voy a decir algo nada cristiano
    En lugar de una bofetada, este señor debió haber recibido en pleno rostro, un buen puñetazo, para quitarle toda su soberbia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles