PUBLICIDAD

El misterio del Vaticano II

Concilio Vaticano II Traditionis Custodes
|

Uno de los puntos más curiosos del polémico Traditionis custodes es la instrucción que da el Papa a los obispos para que se aseguren de que los pocos que aún puedan asistir a la celebración de la Forma Extraordinaria acepten expresamente el Concilio Vaticano II.

No Nicea, ni Calcedonia, ni Trento; no la Tradición al completo, no la Doctrina Perenne, no: el Vaticano II. Delata una especie de obsesión que parece responder más a cuestiones cronológicas que a preocupaciones eclesiales. Me explico.

El Vaticano II es un extraño concilio para pedir que se acepte. No define verdades de fe, por expreso deseo de su iniciador, San Juan XXIII, que quiso hacer de él un concilio eminentemente pastoral, fundamentalmente diferente de los veinte anteriores. También es suya la consigna que habría de condicionar la reunión apostólica: ‘aggiornamento’, es decir, ‘actualización’, puesta al día.

Eso lo hace, inevitablemente, efímero, al menos, en muchos de sus efectos. Porque centrarse en el hoy es inevitablemente envejecer muy deprisa. De hecho todos conocemos el efecto por el que algo reciente pero desfasado nos parece más anticuado que lo que, siendo cronológicamente más viejo, se hizo o formuló con pretensiones de eternidad, basado en verdades permanentes.

Así que, al menos en lo pastoral -y, recuérdese, es un concilio fundamentalmente pastoral-, los documentos del Concilio y, sobre todo, su famoso y elusivo ‘espíritu’, reflejan las preocupaciones y debates del mundo en un tiempo histórico muy concreto, preocupaciones y debates que ya no son los de hoy. Si es, en cambio, el tiempo en que buen número de prelados que hoy constituyen la cúpula eclesial despertaban al mundo e iniciaban su ministerio sacerdotal, como el propio Francisco.

Aquel era un tiempo revolucionario en la sociedad secular, es decir, un tiempo en el que los ‘maestros de pensar’, los intelectuales, habían decidido que nada o casi nada de lo pasado valía ya y era necesario crear la cultura de cero. Y esa pulsión por rehacer el mundo se reflejó inevitablemente en la atmósfera del concilio.

Por otra parte, como concilio principalmente pastoral, centrado, pues, en la misión de llevar a Cristo el mundo de su tiempo, su eficacia es perfectamente medible: un absoluto desastre, como el de la New Coke que sacó Coca-Cola hace unas décadas.

Es insincero el hábito de evitar la medición concreta de los fines perseguidos explícitamente por el Concilio. Y el resultado es fácil de comprobar por cualquiera, porque fue muy rápido y se extiende hasta nuestros días: caída en picado de fieles, iglesias vacías, ignorancia doctrinal, desaparición del catolicismo como factor de influencia en la cultura… Da igual el criterio que utilicemos. En la preocupante Alemania de hoy, la que está al borde del cisma, menos del 6% de los católicos va a misa. ¿Y el gran problema es la Misa Tradicional, de verdad?

Coca-Cola reaccionó a la nula aceptación del nuevo producto, sepultó sus ilusiones, y volvió a dar al público el producto de siempre, que es el que querían. Pero la jerarquía eclesiástica sigue fingiendo que el postconcilio supuso una ‘Primavera de la Iglesia’.

Es históricamente común en los ciclos revolucionarios que, cuando primero se ve la absoluta ineficacia de las medidas revolucionarias para lograr los fines propuestos, la reacción del poder sea aumentar la dosis. No se ha ido demasiado lejos, es la conclusión, con resultado invariablemente nefastos.

Ese es el papel de Francisco. Desde el inicio de su pontificado hizo explícito que consideraba su misión llevar a término las promesas del concilio. Complacía así a una camarilla de añosos teólogos católicos, para quienes los dos pontificados anteriores y muy especialmente el de Benedicto constituían “intentos contrarrevolucionarios” con respecto al concilio o, mejor, al postconcilio.

No sin razón. Ratzinger, originalmente en el ala revolucionaria, había llegado a vivir con los ojos muy abiertos la devastación de los años sesenta y setenta y se convirtió en figura señera de la llamada ‘hermenéutica de la continuidad’, por la que el Vaticano II solo cabía interpretarlo a la luz de la Tradición de la Iglesia. Y Summorum pontificum fue una pieza clave de este proyecto.

Con su nuevo motu proprio derogatorio, Francisco hace mucho más difícil sostener argumentalmente esa hermenéutica de la continuidad y parece dedicar un guiño a la escuela contraria, la de la hermenéutica de la ruptura, según la cual el concilio alumbró una nueva Iglesia, rompiendo con la tradición de siglos anteriores.

Comprar aquí el libro ‘Concilio Vaticano II’

 

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

58 comentarios en “El misterio del Vaticano II
    1. Sí, concilio pastoral, declarado así por Juan XXIII desde el discurso Gaudet Mater Ecclesia de apertura del Vaticano II el 11 de octubre de 1962: exponer la doctrina con arreglo a un magisterio pastoral, de acuerdo con los métodos modernos.

    2. Libertad religiosa que se opone a todo el magisterio anterior. Por citar alguno: Mirari Vos, Quanta Cura, Libertas præstantissimum, Vehementer Nos y las acciones del Concilio de Constanza con la quema de Juan Hus, o la cruzada contra los albigenses.

  1. Esto es inconstitucional según la Lex Ecclesiae Fundamentalis, porque para la celebración de un rito litúrgico, absolutamente nadie está obligado a dar un dato personal de pensamiento, conciencia, creencia, ideología, investigacion u opinión, porque viola la intimidad del fiel, excepto preguntarle si es católico en el momento de la comunión, u advertir que hay que estar rige dispositus para comulgar. La sanción es de nulidad ex tunc y su invalidez de radice.

  2. En esto no tienes razón, Carlos.

    Soy de B16 y F1 me saca de las casillas, pero hace bien en pedir a los obispos que los fieles de misa tridentina acepten lo que esta en discusión, que es el CVII. Nadie tienen problemas en esos grupos con Nicea, asi que no tiene sentido solicitarlo.

    Asisto a esas misas y conozco bien el percal y es cierto que una gran parte no tiene las cosas claras con un CVII que empezó siendo pastoral pero acabó con constituciones dogmáticas.

    No es lo mismo una constitución dogmática que un dogma, pero no se puede decir tampoco que son meramente pastorales.

    Sin CVII no podrías expresarte tal como lo haces.

    1. Las dos constituciones dogmáticas del Vaticano II se llaman «dogmáticas» porque tratan de materia dogmática, sea la Iglesia (Lumen gentium) o la Revelación (Dei Verbum), a diferencia de las otras dos constituciones, la que trata sobre la liturgia (Sacrosanctum concilium) y la «pastoral» (Gaudium et spes) sobre la Iglesia en el mundo actual (el mundo de entonces, han pasado 50 años). Pero no porque en esas constituciones «dogmáticas», por razón de la materia, se declarasen verdades ni se condenaran o anatemizasen errores con la autoridad infalible e irreformable del magisterio solemne, lo cual no ocurrió. También un tratado o manual de teología «dogmática» se llama así, y no por ello tiene autoridad infalible e irreformable.

      1. Cierto que, sin la autoridad infalible e irreformable del magisterio solemne, que fue siempre la propia de los concilios ecuménicos o generales hasta el Vaticano II exclusive, los documentos del Vaticano II podrían estar dotados de la autoridad inferior del magisterio meramente auténtico, no infalible ni irreformable, como de las encíclicas papales predicaba Pío XII. Pero fueron los propios papas del Vaticano II, Juan XXIII y Pablo VI, quienes expresa y reiteradamente rebajaron ese magisterio ordinario conciliar (de suyo una innovación en la historia de los concilios ecuménicos) a un novedoso carácter «pastoral». A concilio pastoral, desastre pastoral …. ¿y esto es lo que, según el Mobutu Proprio, tenemos obligación de aceptar para llamarnos católicos y ofrecer a Dios el santo sacrificio del altar como durante siglos hicieron los católicos?

        1. Es cierto, no son dogmáticas aunque lleven ese nombre, y no lo son porque ni Juan XXIII ni Pablo VI comprometieron la infalibilidad para declarar dognas ni condenar nada. Tan cierto es que esas constituciones no declaran dogmas que a la lumen gentiun Pablo Vi mandó a colocarle una nota previa para esclarecer el sentido de lo que decía, porque peligraba la autoridad del Papa, Si hubiese sido dogmática, si hubiese sido infalible, el Papa no podría corregirla, pero por no serlo, el papa agrego una nota correctiva ( aunque se le llame explicativa lo que hace es corregir la metida de papa de los redactores) En definitiva, es concilio pastoral, no dogmático.

  3. No hay peor ciego que el que no quiere ver. ¿Qué frutos del CVII pueden aportar los obispos de España? Seguirán aumentando la dosis de cristo-marxismo de los años 80 del siglo pasado… hasta que no quede nadie.

  4. Artcklis como éste le dan la razón al Papa y al Motu Proprio.
    Por más que se intente la táctica de dulcificación, insistiendo en que no hay nada contra el Papa y contra el Concilio vigente… la cabra tira al monte y a los ultramontanos se les escapa una y otra vez lo que el Papa denuncia.
    La misma autoriza de los anteriores papas y concilios es la que hoy se pone en duda cusndo no se insulta directa e, incluso, gravemente.
    ¿O acaso sea que no sé leer e interpretar tantos comentarios vertidos en este portal?

    1. Este artículo le quita toda la razón a Francisco, porque resulta que un Concilio Pastoral no es dogma de fe, como algunos pretenden.

      Por otro lado, la no aceptación de los Tradicionales al CVII es pura excusa, porque los progres son los que menos aceptan el CVII, además de no aceptar temas de fe mucho más graves, como hacen los obispos alemanes.
      Pero los progres tienen Bula, para hacer lo que les venga en gana, y no pasa nada. Pura hipocresía.

    2. Este artículo le quita toda la razón a Francisco, porque resulta que un Concilio Pastoral no es dogma de fe, como algunos pretenden.

      Por otro lado, la no aceptación de los Tradicionales al CVII es pura excusa, porque los progres son los que menos aceptan el CVII, además de no aceptar temas de fe mucho más graves, como hacen los obispos alemanes.
      Pero los progres tienen Bula, para hacer lo que les venga en gana, y no pasa nada. Pura hipocresía.

    3. ¿La misma autoridad? ¿La misma autoridad tiene un concilio ecuménico dogmático que un concilio ecuménico pastoral? ¿Y en qué te basas para decir eso? Pues en nada, no te basas en nada.¿Un dogma tiene la misma autoridad que una disciplina pastoral? ¿Y eso quién te lo ha dicho? ¿La Tradición te lo ha dicho, la biblia te lo ha dicho?

      1. Que no se declare un nuevo dogma no quiere decir que no se expongan dogmas.
        El Concilio Vaticano II contiene constituciones dogmáticas. Por tanto, aquello que presentan teles constituciones debe ser creído por un católico si desea seguir siendo católico

        1. De la casi veintena de documentos del Vaticano II usted reduce su autoridad dogmática a sólo dos. No está mal, nos acercamos. Pero es que esas dos constituciones dogmáticas sólo tienen de tales la materia, como cualquier manual o tratado de teología dogmática, no la autoridad dogmática del irreformable magisterio infalible que fue característica de todos los anteriores concilios generales o ecuménicos hasta el Vaticano II exclusive.

        2. Quique Fernández,¿y cuáles son esos dogmas que aparecen en esas dos constituciones dogmáticas del cvii que por lo visto no son nuevos dogmas sino dogmas que ya están? ¿Y si no son nuevos, sino que son los que ya están, para qué necesitan ser firmados? Se supone que ya los acepto pues ya están en la Tradición. ¿Cuál es el dogma que niego si no quiero firmar? Explícamelo.

          1. ¿Y qué pasa con mi libertad religiosa y de conciencia para elegir firmar o no firmar sin que me coaccionen? ¿No será que los que dicen aceptar la libertad religiosa en realidad no la aceptan?.¿Por qué no respetan la mía?

          2. Te vuelvo a repetir que tú libertad religiosa te da derecho a integrarte en la religión que más te guste y si no encuentras una puedes fundar la tuya.
            Eso es libertad religiosa…
            Lo tuyo no pues si te integras en una respetas las normas establecidas por el órgano de gobierno.

          3. Miguel, las normas establecidas por el organo de gobierno ya son Trento, el Vaticano I y todos los concilios dogmáticos a los que no obedeceis porque no os da la gana. Las normas de la Iglesia son que las doctrinas de la Libertad religiosa, el ecumenismo, la colegialidad y cambiar la misa por otra nueva están condenadas. ¿Quieres hacer el favor de desocupar mi iglesia y fundar la tuya en otra parte? Es que estais estorbando. Ya que haceis ecumenismo masonico fundad mejor una logia secreta que las iglesias son nuestras.

  5. Un católico no está obligado a aceptar en su totalidad el Concilio Vaticano II. Y precisamente la insistencia de Francisco sobre ese concilio pastoral, se basa en el hecho de que rompe con algunos aspectos de la Tradición e inaugura una nueva y distinta forma de entender la Teología, con lo cual se confirma que no hay verdadera continuidad.

      1. ¿Y tú sí aceptas q el Espíritu Santo suscita otros caminos de salvación santidad y Gracia fuera de la Iglesia? Pues yo acepto lo q dice Cristo : que tal cosa no existe.

      2. ACS: ¿tú aceptas Trento cuando condena con el anatema de ex co munion al que cambie los ritos recibidos por Tradición por otros ritos nuevos? Se ve que no lo aceptas. El cvii no me obliga a aceptar nada, dónde lo pone? Dice que tengo libertad religiosa para hacer lo que quiera.

      1. Miguel, los que queremos seguir la Iglesia de siempre no tenemos que montar una religión, porque seguimos la de siempre. Lo de inventar una una religión o secta lo hacéis muy bien los modernistas como tu.

        1. Yo no invento ni recortó ni escojo al gusto como ese supuesto sacerdote.
          Yo soy católico y sigo los mandatos de la iglesia no solo los que se acoplan a mi interés como propone todo un sacerdote creando una religión al gusto.

          1. La religion al gusto de la gente es lo que otorga el vaticano II con la libertad religiosa, por eso tu religión es la falsa porque me otorga unos derechos que te niegas a darme, no cumples con tu religión, no me otorgas el ecumenismo que tanto te gusta con otras religiones y no permites el rito católico de la misa que las normas de la iglesia católica establece sin restricciones. Tu religión no la ha puesto Jesucristo, la ha puesto un comité de jesuitas que el Santo Oficio condenó por apos ta tas.

  6. El Vaticano II lo define Pablo VI como: «concilio ecuménico pastoral con magisterio ordinario auténtico».
    El problema es que tal cosa no existe.
    1. No existen los concilios ecuménicos pastorales, existen sínodo pastorales y concilios ecuménicos dogmáticos que establecen dogmas de fe: magisterio extraordinario.
    2. No existe el magisterio ordinario auténtico o inauténtico, existe el magisterio ordinario falible e infalible.
    3. El magisterio ordinario no se establece en concilios ecuménicos sino en función de la dispersión de los obispos por el mundo, y si ese magisterio es siempre el mismo en todo momento y en todo lugar, entonces es infalible.

    1. Sesenta años sin enterarse y mira que es fácil de entender.
      ¿Qué significan las palabras ordinario y extraordinario?
      ¿Cómo se va a convocar un concilio para establecer magisterio ordinario si el magisterio ordinario ya está puesto y ya se enseña ordinariamente? Los concilios se convocan para establecer magisterio extraordinario que hasta ese momento es sólo ordinario para darle categoría de dogma. No entienden que la doctrina ordinaria ya está puesta, ya se enseña, ergo no hay q reunirse ecuménicamente para ponerla. Es al final un problema de conexiones neuronales. Un concilio es una reunión extraordinaria, si fuese ordinaria serían todos los días un concilio.

      1. Lo que hace el cvii es cambiar el magisterio ordinario de toda la vida que ya es infalible y por tanto carece de error, y sustituirlo por otro magisterio contrario evidentemente falible que se acerca muy mucho a la h3rejia. Porque decir por ejemplo que el Espíritu Santo no reusa servirse de religiones falsas como caminos de salvación, santidad y Gracia es contradecir a Jesucristo cuando dice que Él es el único camino, y quien no está conmigo está contra mí, y quien no naciere por las aguas del bautismo… Etc. ¿Cuál santidad hay fuera de la iglesia so mentirosos, dónde están los otros caminos de salvación so fraudulentos? ¿El qué tengo que firmar para ir a misa? Y una m.

  7. Venga, explicadme con qué derecho me impones el cvii si el cvii me otorga libertad religiosa y de conciencia para hacer lo que quiera al respecto? ¿Tú no crees que todos se salvan en cualquier religión? Entonces qué te importa y por qué me coaccionar con el cvii si el cvii dice que no me puedes coaccionar en materia religiosa? El cacao mental que tenéis con vuestra nueva religión es de libro.

    1. La libertad religiosa te da derecho a ser musulmán si quieres pero una vez profesada esa religión no te da derecho a comer cerdo o hacer lo que te plazca.
      Rezo por que algún día entiendas que es la libertad religiosa y no lo gastes como libertinaje que es corromper la libertad.

      1. Comer cerdo y hacer lo que te plazca es lo que haces tú en la religión católica que es la mia, porque Jesucristo no ha dado ningún derecho a profesar la religión de tu conciencia sino derecho a profesar la religión verdadera: la iglesia condena la libertad religiosa y tu la crees, la iglesia condena el ecumenismo y a tí te emociona, la Iglesia condena cambiar los ritos sacramentales por otros ritos nuevos y a ti te importa poco. Pues entonces eres tú el que ha fundado otra religión dentro de la mía a modo de parásito. ¿ por qué no te vas fuera a fundarla y te construyes tus propias iglesias? Esas iglesias no se crearon para ofrecerle a Dios los frutos de la Tierra como Caín, las frutas y verduras ofrécelas mejor en la frutería.

        1. En la eb del vaticano han borrado todos los concilios anteriores al vat I. no están. No se pueden leer ni descargar. Misericordia y ayuda solo a los que dicen lo mismo que yo al resto palo y tentetieso. De la escuela de la habana, mao, maduro, noriega… complice de muchos que llevan en la mochila un largo historial de atentados contra la vida y la libertad. No utiliza esta palabra «libertad» sino que hagan la paz victimas y verdugos menuda mentira. Es como si dijese que tenian que construir la paz hitler con los judios. Pero el comunismo tiene muchos millones de muertos mas a sus espaldas que hitler. Pura corrupción.

  8. Cuando leo artículos como este, me doy cuanta de la razón por la que el Papa con Traditionis custodes.
    Y le doy la razón.
    Los que no aceptan la autoridad de un concilio, simplemente están fuera de la Iglesia

    1. O sea, que según tú, varios pap4s están fuera de la iglesia por no aceptar las ex co muniones de Trento por sustituir los ritos recibidos por otros ritos nuevos. Muy interesante

      1. Los que no aceptan la autoridad del Vaticano II están fuera de la Iglesia ¿y cuál es la autoridad del Vaticano II? La de un concilio pastoral.

        1. Su autoridad está solamente en su contenido pastoral ¿que me importa a mí que aparezcan dogmas que dicen que ya están? Lo que quieren es que aceptemos como dogma la libertad religiosa, el ecumenismo y la colegialidad. Que me lo demuestren con la biblia y la Tradición en la mano que yo les demuestro que eso está condenado. Mira que es fácil.

        2. Por definición la Pastoral puede cambiar con el tiempo, por tanto decir que el CVII es infalible, es contradictorio y todo lo contradictorio es anticatólico.

  9. Si Jesucristo enseñó la libertad religiosa y de conciencia por la cual nadie te puede coaccionar en materia religiosa y cada uno se salva como quiere, entonces qué hacéis coaccionando con un panfleto para poder ir a misa de Trento?. Guárdatelo y sé coherente con la religión que dices que profesas.

  10. O sea, que según tú, varios pap4s están fuera de la iglesia por no aceptar las ex co muniones de Trento por sustituir los ritos recibidos por otros ritos nuevos. Muy interesante.

  11. Sacerdote Mariano,si es que sos sacerdote,no sos católico.un católico debe aceptar ÍNTEGRAMENTE el Concilio Vaticano 2,se acabó la cuerda,tienen que tomar una posición.funden otra Iglesia,o lo que es mejor,caminemos juntos en UNA solaFE.con cariño.

    1. La libertad religiosa, el ecumenismo y la colegialidad que aparecen en el cvii están las tres cosas condenadas por el magisterio infalible de la iglesia q por lo visto no aceptas. Eres tú la que estás en otra religión diferente y no te das cuenta. Eres tú la que no aceptas el contenido del resto de concilios y sus anatemas de exc omu nion que condenan el Novus Ordo de la misa. Yo estoy en donde todos los católicos estuvieron hasta el cvii, el problema es dónde estás tú que no estás en lo mismo que yo.

      1. Yo discrepo con Uno en muchas cosas. Pero en cierto punto tiene algo de razón y es lo que señalamos muchos y no hace falta ser Lefevbriano. El concilio en ciertos puntos es un problema y contradice lo dicho anteriormente de forma clara. No puede ser el ecumenismo bueno y malo a la vez. A parte de ser una anomalía en la historia de la Iglesia

  12. El Papa dijo qué hay una relación entre los que no aceptan el Concilio Vaticano II y su preferencia por la misa tridentina, estos artículos en lugar de desmentir lo que dice el Papa, lo confirman. 🤫🤫 sería mejor que ya no pusieran en evidencia a los Cardenales y obispos integristas, que dicen que no es cierto.

    1. ¿Integristas? Los cardenales y obispos deben mantener y transmitir de forma íntegra la Fe recibida. ¿No es esa su labor? Como os gustan las redundancias a los de siempre… Decir «católico integrista» (sea Papa, cardenal, obispo, sacerdote, religioso o simple laico) es como decir «agua mojada», «fuego ardiente» o «cana blanca». El católico «no integrista» es más bien un no católico, pues la Fe se acepta toda o no se acepta. Es cierto que el motu proprio dice lo que señalas, aunque sea incierto: ¿a cuántos asistentes a Misa N.O. han preguntado si aceptan el CVII? A ninguno. Pues a los que van a Misa Tridentina tampoco. Así que, es una invención. Hay quienes no aceptan algunas cosas del CVII, tanto si van a una Misa como a la otra, pero mayoritariamente a la Novus O rdo, ya que van más (mera estadística) Y encima ésos no sólo no aceptan el CVII, sino tampoco los anteriores, ni mucho magisterio postconciliar. ¿Prohibimos el Novus O rdo, pues?

  13. La hermeneutica de la continuidad consiste en que sigues condenando la libertad religiosa y el ecumenismo aunque aparezca como doctrina en el cvii. ¿cómo vas a obligar a firmar algo que está condenado? No existe tal autoridad ni en el Pap4. ¿Qué me importa la doctrina del cvii si el concilio sólo es pastoral? Como si viene la doctrina de Buda, ¿a mí que me importa? Es el pap4 el que tiene la obligación de condenar lo que está condenado porque su autoridad no está para inventar nuevas doctrinas sino para acatar las que recibe por Tradición. Si no condenas lo que la iglesia condena cómo vas a ser católico? Cuando firmo lo que la iglesia condena es cuando dejo de ser católico.

    1. La barbaridad que pretenden es que si el pap4 se hace budista , me puede obligar a hacerme budista. Jpii puso de cardenal a un señor que decía que el budismo era el máximo desarrollo del cristianismo, o sea, que si ese señor llega a salir de pa p4, me impondría una misa conforme al budismo con su autoridad ¿cual autoridad?. Sois vosotros los que no estais cuerdos.

  14. ¿No os gusta el Vaticano II? Pues nada, a volver a las guerras de religión y a quemar herejes ¿Se os ha olvidado a lo que llevó eso en España? A que la izquierda nos diese una cucharada de nuestra propia medicina, y para qué os voy a recordar lo que hizo.

  15. Para no caer en la trampa tendida por los conciliaristas (Concilio pastoral o dogmático, etc.), es importante recordar la aportación fundamental del profesor Roberto de Mattei en su obra «El Concilio Vaticano II: la historia nunca contada». El Concilio como ruptura con la Iglesia de siempre y la Tradición, y como alumbramiento de una neo-iglesia (ya no católica), estaba ya planificado desde antes de empezarlo. Se secuestraron los esquemas preparatorios desde el minuto 1, se pactó con la URSS la ausencia de condena del comunismo y la ausencia de consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María. La muerte repentina de Juan XXIII y la toma de control por Pablo VI es sospechosa. La evolución de las sesiones y el escoramiento hacia planteamientos rupturistas no católicos llevó a iniciar una resistencia por parte de bastantes prelados que permitió la dulcificación de algunos textos.

    1. …..dulcificación, pero no golpe definitivo de timón en la dirección correcta. En esencia, el CVII en sí mismo, y no sólo su aplicación posterior, está viciado y mueve a confusión en sus postulados. Sus frutos (aplicados en 50 años a machamartillo) son evidentes: iglesias vacías, ignorancia espiritual e increencia rampantes, órdenes demolidas, estructura eclesial corrupta, etc., etc.

      Los pocos que se enfrentaron: Lefebvre y su FSSPX, merecen nuestra gratitud y apoyo. No son despreciables ni cismáticos. Hoy por hoy es meridianamente claro que tenían (tienen) razón. Buenos frutos les acompañan. Y que, hasta nueva orden, hay que hacer piña con ellos. Y volver a casa, a la Iglesia de siempre, a la Tradición. Dios, la Virgen y los Santos nos lo agradecen ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles