PUBLICIDAD

Llegan las rebajas al Vaticano (literalmente)

|

“¡Un día no basta para las promociones reales!”, es el título de la nota. “Del 4 de diciembre de 2018 al 28 de febrero de 2019, junto al Magazzino Abbligliamento, rebajas con descuentos desde el 20% al 40%. Se ruega informar a todo el personal”.

Aunque lo parezca, este anuncio promocional no lo firma el Jefe de Marketing de alguna firma de grandes almacenes, sino Sabatino Napolitano, responsable de la Dirección de Servicios Económicos de la Gobernación del Vaticano, que preside Su Eminencia el cardenal Giuseppe Bertello.

El Vaticano, ya saben, es un Estado, aunque sea solo un barrio de la capital italiana, Roma, y esto le da grandes ventajas económicas. Por ejemplo, la ausencia de determinadas tasas, que abarata enormemente algunos artículos, especialmente los de lujo y grandes marcas. Cualquiera que haya visitado la Santa Sede es probable que haya entrado en una de estas tiendas donde artículos de Gucci o Massimo Dutti se venden por precios sustancialmente rebajados y con todas las garantías.

No todo el mundo tiene acceso a estas compras, naturalmente: se exigen unas tarjetas especiales de que disponen los empleados en el diminuto Estado pero que, con los contactos convenientes, se pueden conseguir sin el engorro de trabajar allí.

Más popular aún es la gasolinera del Vaticano, una instalación que, justo enfrente de donde vive el Papa, Casa Santa Marta, desentona absolutamente entre las gloriosas piedras y las monumentales edificaciones, pero que reporta pingües beneficios, porque es difícil encontrarla desocupada. Muchos son los romanos dispuestos a dar un rodeo para repostar con la ‘santa gasolina’, como la llaman con retranca los del lugar, porque su ubicación en la Santa Sede obra el milagro de hacerla un 20% más barata. No, no todos los combustibles fósiles son condenables.

26 comentarios en “Llegan las rebajas al Vaticano (literalmente)
  1. ¿Como es posible que en un artículo como este se cuente que en el Vaticano los artículos de lujo son una ganga? Sí Cristo viniera hoy al mundo le daría una patada en el ciclo a todos esos fariseos, como se la dio a los mercaderes del templo.

    ¿Cómo es posible? Me quedó boquiabierto… Impresionado. Asqueado… Artículos de lujo a la venta en el Vaticano… Y de rebajas.

        1. Blanca: NO se lo digo yo. Se lo dijo Cristo:

          Mateo 11:15-18: “y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas”

          Pero nada, ¿eh? Si a usted le parece bien que el Vaticano aproveche su estatus de paraíso fiscal para vender vienes de lujo a precios regalados… usted mismo. Lo que yo digo, los católicos no tienen ni idea de lo que es moral o ético.

          Germán, no se lo digo yo, se lo dijo Cristo. Marcos 10:25:

          “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios”.

          Pero nada, ¿eh? Ustedes a lo suyo… A mí el lujo, las joyas, etc… me importa un pepino (piensa el ladrón que todos son de su condición).

    1. Te rasgas las vestiduras, hipócrita Desi? O haces como que te las rasgas?
      De sobra sabes que en El Vaticano, como un Estado que es, aunque sea pequeño, hay tiendas, restaurantes. Y qué? Que algunos venden artículos de lujo? Y qué? Y en esos Estados la fiscalidad es menor, lo que no tiene por qué ser malo.
      Seguro que no has ido nunca a Gibraltar, ni Andorra ni Mónaco, redomado fariseo.

      1. No, no he ido nunca a Gibraltar, ni Andorra, ni Mónaco, ni falta que hace. Ni he comprado nunca tabaco de contrabando, ni tengo un banco en Suiza, ni nada parecido. Repito: Piensa el ladrón que todos son de su condición. Y encima hacen que se indignan…

        ¿Y qué? Nada, hombre… nada. Es lo más normal del mundo que la Iglesia Católica quiera estar en misa (con los pobres) y repicando (con los ricos, ayudándoles a comprar artículos de lujo). De los paraísos fiscales que conocía, ahora conozco uno más. No era de extrañar: ¿En qué fango no está la Iglesia Católica metida hasta las rodillas? Es alucinante que por aquí les parezca bien eso de que los ricos se escaqueen de pagar impuestos… y que la Iglesia les ayude…

        En fin. Nada nuevo bajo el Sol.

    2. Ignoro si los típicos troles de internet han llegado también a infovaticana, pero sepa que usted tiene toda razón y mi apoyo. Y todos estos que te discuten son unos falsos. Quédese tranquilo, pronto quedaran apaciguados estos tibios de mala muerte.

      1. Cada uno que compre lo que le de la gana. Faltaría más. Pero si yo pago un 4% de IVA por el pan, y mi mujer un 21% por los tampones, pues toca un poco las narices que la Iglesia Católica ayude a los ricos a comprar artículos de lujo sin pagar NADA de impuestos, ¿verdad?

        Con ese 4% que se lleva el estado se pagará la farola que iluminará la calle para mí y para el rico, que no pagó nada, ¿verdad?

        ¡Qué poca vergüenza!

      1. En este contexto, hablando de si los ricos pueden o no pueden entrar en el reino de los cielos después de comprar artículos de lujo sin pagar impuestos en el Vaticano… no sé muy bien cómo entender su comentario. ¿Rico de tener mucha pasta y gustarle los lujos? ¿Rico de tener pasta porque la gano, aunque en realidad me va la vida humilde? ¿Rico de “que niño tan rico”? ¿O quizá me está usted insultando, porque todos sabemos que a los ricos, como los homosexuales, les espera el infierno?

  2. Soy lector asiduo de esta web pero debo admitir que esta publicación desacredita todo su trabajo. Transformando esto en un espacio para el chismorreo poco fecundo.

  3. Unas entradas para el cine: 18 euros.
    Unos billetes de tren: 30 euros.

    Que la noticia anterior te sirva para responder la siguiente, no tiene precio:

    infovaticana . com/2018/12/05/el-papa-el-primer-paso-para-rezar-es-ser-humildes/

    Para todo lo demás…

  4. La traducción de este versículo es errónea, dejen de cometer el mismo error, no es un camello, sino una soga. ¿Qué sentido tiene pretender hacer pasar a un camello por el ojo de una aguja? Por el contrario, una soga es el extremo maximalista de lo que sería un hilo de coser, que sí se hace pasar por el ojo de la aguja… Así, el versículo realmente dice: “es más fácil que una soga pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el Reino de los Cielos”. Pero, amigo Desidereo, no hurte Vd. el final del relato: “Para Dios no hay nada imposible”. Y digo yo, ¿qué es ser rico en sentido bíblico? Pues estar atado a las posesiones materiales. Curiosamente, esto sobrepasa la clásica simplificación bolchevique de que los pobres son buenos porque son pobres y los ricos son malos porque son ricos, que es lo que subyace a sus intervenciones en esta noticia. Realmente, una persona pobre puede estar muy atada a (lo poco) que posee, y un rico muy despegado de (lo mucho) que tiene… Es así.

    1. Es así porque lo dice usted.

      Lo de ser rico “en sentido bíblico” mola. Al parecer hay que “interpretar”, como si ko estuviera claro como el agua lo que dice…

      Lo que subyace es EXACTAMENTE lo que he dicho: Una vergüenza que cuando compro el pan un 4% se vaya en impuestos para pagar las farolas que disfrutamos tanto el rico como yo, y el Vaticano ayude al rico a evitar pagar farolas al comprar artículos de lujo.

    2. Por cierto, lo del camello, que es una mala traducción del griego “kamilos” (κάμιλος, muy parecido al térrmino “kamelos” (camello)), yo lo traduciría al castellano por “cabo”:

      https://www.libreriadenautica.com/diccionario_nautico.html

      que es el término correspondiente a cualquiera de las cuerdas que se usan en un barco (salvo la cuerda del reloj, que sería la única que recibiría el nombre de “cuerda”). La soga me recuerda a la del ahorcado…

    3. Por cierto, lo del camello, que es una mala traducción del griego “kamilos” (κάμιλος, muy parecido al térrmino “kamelos” (camello)), yo lo traduciría al castellano por “cabo”:

      www . libreriadenautica . com/diccionario_nautico.html

      que es el término correspondiente a cualquiera de las cuerdas que se usan en un barco (salvo la cuerda del reloj, que sería la única que recibiría el nombre de “cuerda”). La soga me recuerda a la del ahorcado…

      1. Pero así es como está en la Biblia. Si repasa usted SU Biblia verá que aparece la palabra “camello”, y no “cabo” o nada parecido. Yo no tengo la culpa de la mala traducción, y yo no soy nadie para cambiar la Biblia oficial, aunque esté mal traducida.

    1. Y eso porque no cuenta usted palabras… ¿Verdad? Si no sería todavía peor…

      Pero lo importante, pienso yo, no son el número de respuestas o de palabras. Lo importante es cómo está gente se queda una y otra vez sin respuesta… A la altura del betún.

  5. DESIDEREO, quíen te dijo que esas cosas serán vendidas en una iglesia (templo). Es que si el Vaticano pide, malo. Si se sustenta con sus propias ventas, malo. Hagamos una cosa: Proponle al Papa que dejen esos negocios que tu llamas “escándalo” y dile que tú le sostienes la obra de la Iglesia en todo el mundo. Así quedaría arreglado el problema.
    Pero que mentalidad tan corta tienes. O es que el dinero que cargaba Jesús lo hacía milagrosamente. Nooooooo. Lo daban sus seguidores para poder realizar su tarea de Evangelización. Te pido que abras más los ojos y que veas con más objetividad. Ah, no todos son judas. Recuérdalo.

    1. Si el Vaticano pide, es lo que enseñó Cristo, vivir de la caridad, ¿o no? Es lo lógico, y nadie se va a quejar, que cada uno hace lo que quiere con su dinero.

      Si se sustenta con sus propias ventas, pues tampoco creo que a nadie le parezca mal. Si tiene la COPE, o 13 TV, o una empresa de libros, o vende velas… etc, a nadie le parecerá mal. Si le hace una competencia desleal al resto de las tiendas que rodean al Vaticano, aprovechándose de su estatus especial de Estado soberano, entonces claro que me parece mal. Y a quien no le parezca mal, que me lo explique…

      ¿Objetividad? ¿Dónde está la objetividad de quien ve bien que el pobre pague un 4% por el pan y el rico pague un 0% por los artículos de lujo?

  6. Aclaro. Los empleados vaticanos reciben un salario muy por debajo del salario italiano. La compensación se hace por medio del acceso a 1) la Annona o supermercado con precios muy asequibles, 2) la farmacia vaticana con descuentos importantes, 3) la gasolinera sin impuesto, 4) el economato del Governatorato donde se pueden comprar electrodomésticos, bebidas, tabaco, ropa (también ropa y complementos de lujo, que los compra principalmente el personal de embajadas acreditadas reportando un beneficio discreto).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles