PUBLICIDAD

Sgreccia, sobre el caso de Alfie Evans: ‘Es un ataque a la institución familiar’

|

 

En una entrevista al portal In Terris, el Cardenal Elio Sgreccia, experto en bioética y presidente emérito de la Academia Pontificia para la Vida, valora el caso del pequeño Alfie Evans y advierte sobre el estatismo que decide cerrar el acceso a la alimentación y negar los cuidados paliativos a un niño enfermo.

Sólo la esperanza en Dios y la fuerza de voluntad de sus padres separan al pequeño Alfie Evans del destino que los médicos del Hospital Alder Hey de Liverpool y los jueces británicos han escrito para él: la muerte. En las agitadas horas que han seguido el anuncio de la desconexión de la ventilación que mantiene en vida al niño, In Terris le ha preguntado al Cardenal Elio Sgreccia, experto en bioética y presidente emérito de la Academia Pontificia para la Vida, cuál era su opinión. En esta historia, comenta el purpurado, «no sólo desaparece la consideración de piedad hacia los padres, que pidieron que les dejaran a su hijo, sino que hay mucho más».

¿Qué más hay, Eminencia?

«Es un ataque a la institución familiar. Todo nace del estatismo; nos estremecemos cuando recordamos lo que causaron en el pasado los regímenes totalitarios. Pero ese mismo estatismo está presente hoy en día, con una diferencia respecto al pasado: lo alimentan y lo presentan como algo humano. Pero no parece que nos avergoncemos de este estatismo que decide con su imperio, por meros motivos económicos, cerrar el acceso a la alimentación y negar los cuidados paliativos a un niño enfermo».

Por lo tanto, ¿estamos ante tal búsqueda del provecho que éste prevalece sobre la humanidad?

«Hemos adoptado una visión basada en un principio de carácter económico sobre la vida, en detrimento de los ancianos que necesitan asistencia, de los niños enfermos, como también de los niños que tienen el derecho a crecer con el afecto de una familia. La dignidad de la persona está firmemente presente en cada fase de la vida, ya sea que estemos sanos o que estemos a punto de morir. Pero en cambio el provecho prevalece. Se deja morir a una persona porque asistirla implica un coste; se deja que muera para ahorrar. La cultura dominante deja que este sistema siga adelante, cuando no lo fomenta. Es una dictadura de lo económico sobre la vida humana: se trata de una perversión y como tal hay que considerarla».

En su opinión, ¿a través de qué proceso cultural se ha llegado a esta fase?

«Es la misma pregunta que tenemos que plantearnos ante el hecho que el feminismo se ha transformado en feminicidio. Esto ha sucedido cuando la mujer ha dejado de ser considerada una persona y ha pasado a ser una una cosa. Y una cosa, lo sabemos, cuando ya no la queremos la descartamos. Del mismo modo se ha desnaturalizado el concepto de amor, que ha dejado de ser considerado como una integración entre dos personas transformándose en una forma de explotación; por lo que, en consecuencia, cuando ya no rinde desde el punto de vista económico, se anula de manera brusca».

¿Se puede detener este proceso?

«Se puede detener afirmando de nuevo los valores. ¿De qué manera? Con la educación, hoy desaparecida. En la escuela, por ejemplo, el término educación ha sido sustituido por el término instrucción. No es lo mismo. Durante el fascismo la educación en las escuelas estaba sometida al régimen;  hoy se está verificando el mismo proceso, pero disfrazado de licitud. Es necesario educar a los jóvenes, a través del ejemplo, a decir «no» a este estatismo, al pensamiento relativista dominante».

¿Hay esperanza?

PUBLICIDAD

«La esperanza existe mientras haya voluntad. Observo que en los últimos tiempos ha habido cambios en la sociedad; hay signos de intolerancia hacia ciertas decisiones tomadas desde arriba en detrimento de los más débiles. No tenemos que olvidar que los verdaderos actores de la historia son las personas que viven los problemas en su propia piel. El cristianismo ofrece todos los recursos para detener este solapado deslizamiento hacia una dictadura; basta con descubrirlos de nuevo».

(Entrevista publicada por In Terris. Traducción de Helena Faccia Serrano para InfoVaticana)

2 comentarios en “Sgreccia, sobre el caso de Alfie Evans: ‘Es un ataque a la institución familiar’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles