El lobby homosexual acosa a Barilla

|

pasta-barilla-gay--644x362 Si hace pocos días les hablábamos del caso del profesor Ayuso, hoy les contamos que el lobby homosexual ataca de nuevo, esta vez a pasta Barilla. El Pais, Ikea, Buitoni o Garofalo se han unido al acoso.

Todo se desató porque en una entrevista en el programa “La Zanzara” de la italiana Radio 24, Guido Barilla, presidente de Pasta Barilla, ha sido preguntado por qué Barilla no incluye parejas homosexuales en sus anuncios, el empresario ha contestado: «No haremos publicidad con homosexuales porque nos gusta la familia tradicional. Si los gays no están de acuerdo, siempre pueden comer pasta de otra marca. Todos son libres de hacer lo que quieran porque no molestamos a nadie».

6a00d8341bfb1653ef019aff9ef390970b

A continuación el lobby gay se ha movilizado proponiendo en pocas horas en las redes sociales un boicot a Barilla por lo que han llamado “homofobia” de su presidente.

El presidente del grupo italiano de alimentación ha explicado sus palabras en Facebook:

Me disculpo por mis palabras que han creado malentendidos o polémicas o que han herido la sensibilidad de algunas personas. En la entrevista simplente quería subrayar la centralidad del papel de la mujer en el interior de la familia. Tengo el máximo respeto por los gays y por la libertad de expresión de cualquiera. Lo he dicho antes y repito que respeto el matrimonio entre gays. Barilla en su publicidad representa la familia porque ésta acoge a cualquiera y desde siempre se identifica con nuestra marca«.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes, se sumó al acoso y envió un mensaje a través de su cuenta en la red social de Twitter a Barilla, lamentándose de que amigos suyos “compraban” la pasta de esa marca.

twit U

Por su parte, las principales competidoras de Barilla, como las marcas Buitoni o Garofalo, proclamaron a través de la red social Facebook que ellas daban cabida a todos, sin discriminaciones de ningún tipo.

Mientras que la empresa mueblera sueca Ikea dijo que “todos deben ser respetados” y reivindicó el haber sido la primera marca que incluyó a los homosexuales en sus comerciales.

Barilla –una de las marcas de pasta más conocidas en todo el mundo– es uno de los principales anunciantes de Italia, y durante muchos años ha utilizado en sus campañas la imagen de una familia feliz viviendo en una versión idealizada de la campiña italiana, con el lema : «Donde está Barilla, hay un hogar» .

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “El lobby homosexual acosa a Barilla
  1. Porqué se tiene que disculpar de sus palabras? En ellas no se mete con nadie, simplemente dice que le gusta la familia tradicional. Ahora, lo que faltaba, no podemos tener nuestros propios gustos por narices tenemos que tragar con todo.

  2. Ya compraba Barilla, pero desde ahora la recomendaré vivmente a todos cuantos pueda. Estoy hasta las narices de estos nuevos inquisidores, que no respetan que cada uno piense como quiera y se mpeñeñn en obligar, con miserables boicots, a pasar por el aro de su «ortodoxia». De ahí a que empiecen a funcionar las hogueras falta poco. Sí, a mí también la familia natural me parece mejor que lo extravagante. Ni los cuarteles ni otras «congregaciones eventuales» me parecen la mejor sede para hacer propaganda de un producto alimenticio, y como fabricante del mismo estaría en mi derecho de elegir a dos excursionistas de la tercera edad (jubilado y jubilada) para anunciar mi pasta de trigo. ¿Qué derecho tienen nadie a decir que no debo sacar a esa parejita, y que en cambio nunca he sacado a una pareja de ciclistas haciendo persecución tras moto y diciendo: mis bíceps son poderosos porque consumo pasta tal? ¡Ya está bien de totalitarios y totalitarias fascistas! Enhorabuena, Sr. propietario de Barilla, por tener verdadero criterio igual que el

  3. Ya compraba Barilla, pero desde ahora la recomendaré vivmente a todos cuantos pueda. Estoy hasta las narices de estos nuevos inquisidores, que no respetan que cada uno piense como quiera y se mpeñeñn en obligar, con miserables boicots, a pasar por el aro de su «ortodoxia». De ahí a que empiecen a funcionar las hogueras falta poco. Sí, a mí también la familia natural me parece mejor que lo extravagante. Ni los cuarteles ni otras «congregaciones eventuales» me parecen la mejor sede para hacer propaganda de un producto alimenticio, y como fabricante del mismo estaría en mi derecho de elegir a dos excursionistas de la tercera edad (jubilado y jubilada) para anunciar mi pasta de trigo. ¿Qué derecho tienen nadie a decir que no debo sacar a esa parejita, y que en cambio nunca he sacado a una pareja de ciclistas haciendo persecución tras moto y diciendo: mis bíceps son poderosos porque consumo pasta tal? ¡Ya está bien de totalitarios y totalitarias fascistas! Enhorabuena, Sr. propietario de Barilla, por tener verdadero criterio, igual que el demostrado por el propietario de Air Berlin negándose a introducir el catalá en sus vuelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles