PUBLICIDAD

Más zascas independentistas a los obispos catalanes. Ahora Omella

|

Resultado de imagen de cardenal omella

Acabo de criticar una frase desafortunada del cardenal arzobispo de Barcelona. A quien no le reconozco autoridad alguna para decir lo que es y lo que no es una religión. Porque al parecer no lo sabe. No se me ocurre negar sus conocimientos sobre la religión católica pero ello no implica que domine la semántica.

Ahora acaba de pronunciar una homilía con motivo de los atentados terroristas ante las más altas autoridades de la nación y de la autonomía. que ha indignado a un medio que se quiere eclesial y es abiertamente separatista. Lo que a Esglesia Plural ha indignado y por lo que arremete contra Omella me parece en el arzobispo prudente, sensato y eclesial. Aunque todo sea mejorable o empeorable.

No voy a entrar en las palabras del cardenal, que por otra parte ya he definido, en lo que leí en el artículo que os enlazo. No he leído la homilía completa ni pienso hacerlo. Mis horas del día no son de goma. No por desprecio a lo que pueda decir Omella. Me limito a opinar sobre el ataque del medio citado. Y sin comentar tampoco sus agravios.

Simplemente quiero hacer hincapié en algo que me parece importante. El independentismo radical, tan poderoso en Cataluña, es declaradamente antieclesial. Uno de los obispos más inclinados al independentismo, Novell, ha experimentado ya lo que puede esperar de esa gente. Ahora le toca a Omella. Bueno sería que tomaran nota.

https://www.dolcacatalunya.com/2017/08/nacionalismo-cardenal-omella-tras-la-misa-las-victimas/

 

 

3 comentarios en “Más zascas independentistas a los obispos catalanes. Ahora Omella
  1. Blázquez, Osoro y Omella no son maravillas, desde luego.¿Eran mejores Abril, Amigo y Martínez Sistach?Porque a esos no los hizo cardenales el papa actual, por el que siento una simpatía cercana al cero absoluto en la escala de Kelvin.A cada cual lo suyo.

  2. Bergoglio con sus promociones cardenalicias ha devaluado el sacro colegio: lo de Blazquez, Osoro y Omella es de libro. Y ya no digamos con el meteórico ascenso del primado de Bélgica. Menos mal que hay nombramientos episcopales, la muchos de ellos mu buenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *