PUBLICIDAD

Lo de Satué en ese simulacro de proceso a Martínez verdaderamente impresentable

|

José María Martínez, ex profesor de Gaztelueta

No entro para nada en la culpabilidad o inocencia del acusado. Será la que sea y me trae bastante sin cuidado salvo el interés porque resplandezca la verdad. Lo cierto es que esa chapuza incomprensible no va a determinar culpabilidad jurídica.

Todo es de República bananera. Y Satué colgado del bananero.

Uno al maldito Sariñena no debería recomendarle nada. Si se empeña en hundirse en el descrédito allá él y very well. Pero el menda en el fondo es bueno y, aunque sea inútil, mi recomendación: apártese usted de esa basura jurídica.

https://infovaticana.com/2024/03/08/el-ex-profesor-de-gaztelueta-acusa-a-satue-de-dificultar-su-defensa/

 

Comentarios
11 comentarios en “Lo de Satué en ese simulacro de proceso a Martínez verdaderamente impresentable
  1. Deben ser conscientes las autoridades eclesiásticas, que están llevando este asunto, del daño que pueden causar a la Iglesia Católica en España que es un Estado aconfesional.
    Es un tema civil, entre españoles.
    Para que se mete la Iglesia Católica española en este berenjenal?
    La intervención religiosa, parece populismo de beatas, que lo único que está consiguiendo es dañar a los católicos. No creo que vayan a conseguir nuevas vocaciones religiosas.
    Y los enemigos del catolicismo se frotan las manos por un desprestigio más.

  2. De los Derechos Humanos declarados:
    10.- Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial.
    11.- Toda persona acusada de un delito tiene derecho a su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad.
    12.- Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. La Ley debe velar por ello.
    Hay un proceso, que aunque sea canónico, se está realizando en España, Estado miembro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con un ciudadano español, con un obispo español que debe respetar la legislación española y los derechos humanos.
    El proceso dirigido e instruido por un obispo con nacionalidad española, y por tanto sometido a la legislación española completa, debe respetar:
    1.- Oír públicamente con justicia e imparcialidad al Sr. Martinez.
    2.- El Sr. Martinez tiene derecho a su inocencia mientras no se “demuestre” su culpabilidad.
    3.- Y lo más importante, el Sr. Martinez no puede ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, ni de ataques a su honra o a su reputación.
    Los ciudadanos españoles, aunque sean cargos eclesiásticos, están obligados a respetar escrupulosamente estos derechos, bajo penas civiles de sanción por el daño que puedan ocasionar por sus actuaciones en España y con trascendencia española.
    El Estado español no puede aceptar la jurisdicción eclesiástica sobre un ciudadano español, en España, en un tema que no está incluido en el actual concordato.
    La Santa Sede no es miembro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero es Estado Observador, por lo que debe conocer y respetar los derechos humanos de los ciudadanos europeos, por el riesgo reputacional que tendría que soportar si este asunto llega a Estrasburgo.

  3. A todas luces parece que hay varios atropellos en este proceso contra el acusado. Qué lamentable todo. ¿Tienen paz y la conciencia tranquila? No me lo creo. Tendrán que rendir cuentas, y alguno por ser Obispo más todavía.

  4. Si yo fuera el afectado, los hundiría a todos a querellas (aunque tuviera que empeñar hasta la ropa interior). A estos señores les pasará aquello de «imposible la habéis dejado para vos y para mí». Nos conviene que Segura, Satué, Brotons, Gómez Cantero y Pérez Pueyo queden sin crédito alguno (porque eso evitará que asciendan). Cuidado con ellos: son todos un peligro.

  5. El Satué es un simple aprendiz de lo que viene de arriba. Uno de los efectos del nefasto pontificado de Bergoglio, como así creo que se manifiesta en el informe famoso de Demos II es que se prescinde del derecho en muchos procedimientos. Da la sensación de que a estos les va mucho la figura del fraude de Ley, y si no es fraude retorcer la ley para hacer decir a la ley lo contrario de lo que su espíritu legislativo dijo con lo que es tremendamente farisaíco y nocivo.
    Este método lo vemos claro en la Fiducia hasta llegar al ridículo porque nadie se cree que una pareja de gays entran a la sacristía a recibir una bendición y que la gente se crea que sólo se bendice a las personas. Este modo de pensar además de tramposo y capcioso que parece estar inventado por gente de poco prestigio en materia de derecho, de sentido común y no digamos sobre conocimientos en materia de teología.
    En este procedimiento lo mismo, no se entera el obispo este que la justicia civil ha hablado y que uno de los principios del Derecho es la defensa del acusado, y si esto no se produce anula todo el procedimiento. Resulta que los procedimientos canónicos en materia de abusos sexuales no sirven para nada en caso de sacerdotes porque si no los juzga la Justicia penal del Estado quedan impunes y es donde está la clave, porque los ocultamientos y malas praxis busca que no llegue el hecho delictivo a la Justicia. Cuando se aplica el derecho canónico depende de quien sea, a no se que Nuncio en el caribe lo meten en dos habitaciones del Vaticano y a Rupnik pues nadie sabe en que estado clerical está, si sigue de jesuíta, si está incardinado en Roma, si está en el destierro o el Papa lo ha excomulgado a medias.
    Por principio fácil de entender a menos que se sea un negao como parece Satué es que un civil y un ciudadano normal sea del Opus o Focolar o de las pía Hermandad del no se qué, no está sujeta al derecho canónico penal, porque no es sacerdote ni pertenece a la vida consagrada; menos aún cuando resulta que al Opus se le da ahora el estatus de clérigos por un lado, fieles por otro y tanto se habla de clericalismo y no se cuántas cosas. Sólo podría sujetarse a derecho canónigo penal en el caso de incurrir en excomunión como cualquier fiel por ir contra la comunión de la Iglesia. ¿No se atreven a excomulgar a los indecentes políticos muchos de ellos que se llaman católicos por aprobar leyes como el aborto o la eutanasia?, en eso deberían estar pensando si no quieren perder la poca credibilidad que les queda, que por cierto es muy poca.

      1. Cuidado con Fernando Arregui. Que esta en la retaguardia y en cualquier momento salta la liebre. Y son intimos con Omella Ademas, ya ha metido la cabeza en la fabrica de obispos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *