PUBLICIDAD

El Vaticano en vilo ante la publicación de un libro que descubriría el lobby gay en el Vaticano y en la Iglesia

|

Lo leo en Carlos Esteban que no es un enemigo de la Iglesia y además suele estar bien informado.

https://infovaticana.com/2019/01/17/el-vaticano-en-vilo-ante-la-publicacion-de-un-libro-que-destapa-la-red-gay-en-la-jerarquia/

Uno que, por viejo, ya tiene percebes no voy a decir en donde, espera a que lo que se anuncia explosivo realmente explote. Porque no se cree sin más exclusivas memorables que van a cambiar el  mundo y que luego no pasan de ser la nada hasta sin sifón.

Si un libro denunciara, con fundamento, no vayamos a caer otra vez en aquella lista de eclesiásticos masones en la que de milagro no figuraban San Ignacio de Loyola, Santo Tomás de Aquino y San José, los eclesiásticos “lavanda”,  para mí, maricones, creo que haría un enorme servicio a la Iglesia. Que se libraría de una losa que hoy la ahoga.

Me contentaría con que fueran unos cuantos relevantes. Hasta el día de la aparición del libro, el 1 de abril, largo nos lo fían, por mi parte simple expectativa. Sin entusiasmos. Si el libro los mereciera ya vendrán luego.

Hoy, ese anuncio vale muy poco. ¿Será mucho, algo o nada? Ya se vera. Todo es posible. Hasta entonces, por mi parte, a la espera. Aunque le reconozco al anuncio un mérito. El de que haya unos cuantos eclesiásticos intranquilísimos por si su nombre va a aparecer en esas páginas.

20 comentarios en “El Vaticano en vilo ante la publicación de un libro que descubriría el lobby gay en el Vaticano y en la Iglesia
  1. “Años de desorientación teológica y extrema secularización interna de la Iglesia católica, que sufre, además, un proceso espiritual y teológico de protestantización. ”

    O sea, digamos, los años que van desde la década del 60 hasta el día de hoy , no?

  2. Esto más me parece que sea una campaña para “vender más libros”; y van a publicar y decir todo lo que se está “deseando” leer y escuchar.
    Publicarán que es gay desde el párroco de Tolosa hasta el Arcipreste de Hita, o que en infovaticana se defiende al Papa Francisco a capa y espada.
    Cosa mejor para atraer la atención y el foco mediático no hay ahora mismo.
    Y desde aquí, a darle bola (vamos afilando ya cuchillos); habrá que preparar la habitual reserva de plazas en el infierno para obispos y cardenales.

  3. Coincido con quienes creen que al final el libelo en cuestión será todo lo contrario de lo que se anuncia. Y voy todavía más allá: no me extrañaría nada que se hubiera escrito por encargo de Santa Marta y alrededores.

    1. efectivamente, no hay que descartar que ese libro sea un bulo en contra de los cardenales y obispos contrarios a bergoglio ordenado desde el circulo intimo de bergoglio mismo con la aprobación del gran jefe. no olvidar que bergoglio y los suyos carecen de escrúpulos y por ende son capaces de lo peor!

  4. Pues en Mallorca vamos servidos: el lobby gay ocupa todo los cargos habidos y por haber. ¿Y el Obispo? Como siempre sin enterarse. Pero ya anuncio que el asunto le explotará algun día entre las manos.

  5. El autor del libro, Frédéric Martel es un gay muy progay (uno de sus libros hasta se llama “Cómo la revolución gay está cambiando el mundo”) que querría que la Iglesia reconociera el “matrimonio” homosexual y al parecer en el libro dice que si alguien habla mucho en contra de la homosexualidad probablemente él mismo sea homosexual (al menos, eso viene en la ficha de Amazon). Así pues, preparémonos para una lista en la que aparezcan muchos obispos y cardenales “conservadores” (se me vienen a la mente Müller, Brandmüller y Burke) y para que el tal Martel use esta lista como “prueba” de que la Iglesia debe cambiar su doctrina sobre la anticoncepción y la sexualidad.

    1. No pondría yo esos nombres en boca del autor (a quien no conozco para nada), pero creo que por ahí van los tiros. No me extrañaría nada ese tono en el libro que se anuncia.

  6. Religión en libertad acaba de publicar la traducción del artículo de Steinfels sobre el informe Pensilvania, que me parece de lectura obligada para entender el sentido de la campaña de acoso a la Iglesia católica en curso y no sumarse ingenuamente a la misma. Lo que no obsta para que haya que afrontar decididamente el problema dentro de la Iglesia. Pero distinguiendo claramente que estamos ante un acoso insidioso e identificando correctamente las causas y naturaleza del fenómeno.
    Como bien se está diciendo, se trata de unos hechos que tienen lugar, sobre todo, desde finales de los años 60, alcanza su pico más alto en los 70 y comienza a disminuir en los 80. Es decir, coincidiendo con la revolución sexual y el postconcilio. Años de desorientación teológica y extrema secularización interna de la Iglesia católica, que sufre, además, un proceso espiritual y teológico de protestantización.
    Se trata de un fenómeno que afecta, sobre todo, a un clero que desarrolla tendencias homosexuales, como bien subraya el cardenal Brandmüller y otros (porque el clero heterosexual se secularizó, pero hubo de todo previamente a esa secularización que fue masiva en tiempos de Pablo VI).
    El encubrimiento por parte de los obispos, no fue tal. Los obispos hicieron lo que habitualmente se hacía, buscando proteger a las víctimas, evitar el escándalo y corregir al pecador y delincuente. Que las medidas fueran buenas o malas, debemos valorarlo en su contexto, no en el actual.
    Dicho lo cual, efectivamente hay que afrontar el problema para que nunca más se vuelva a producir. Pero no me parece que se vaya a lograr hablando del “clericalismo” y el abuso de poder como “causa primera” de los abusos sexuales. El clericalismo o abuso de poder es un medio que favorece que se pueda producir abuso sexual, pero no es la causa ni está ahí el remedio.

    1. Coincido con Alberto y Joaquín. Efectivamente Martín, has hecho una lectura ajustada de la realidad eclesial del postconcilio, verdadera caja de Pandora que, una vez abierta, ha traído truenos en exceso. Las diócesis más vanguardistas, es decir, más fieles a eso que se dio en llamar “Espíritu del Concilio” fueron, son, y serán durante tiempo luengo las más afectadas. Se pretendió la equiparación del sacerdote a los laicos negando su sacramentalidad y trascendencia, eso por no hablar de su autoridad moral. El sacerdote debía ser uno más y comportarse como tal. Si a eso añadimos que, en España, el momento era efervescente en lo político y en lo social, resulta ya sencillo sacar conclusiones. Proliferaron en España los cines pornográficos, el turismo traía nuevas éticas y morales, vendíamos nuestra alma al diablo con tal de ser modernos, y los pocos sacerdotes que se mantenían fieles a la Iglesia: Una, Santa, Católica y Apostólica… eran vistos como auténticos monigotes de museo que no sabían adaptarse a los tiempos modernos. Pasada aquella locura alabada y promocionada desde muchas sedes episcopales, vamos viendo las consecuencias nefastas de toda aquella sinrazón. Tan del mundo fuimos que sucumbimos a él por el mero hecho de olvidar que es uno de los pecados capitales que el Diablo ofrece, y claro está que también quisimos la carne, y la quisimos con tal ansia, con tanto afán de alejarnos de la santidad que nos entregamos a los pecados más abyectos. Bien nos está este inicio penitencial porque, no lo duden, sólo es un inicio. No quiero negar la razón a quienes sostienen que todo obedece a maniobras propagandísticas en contra de la Iglesia, es más, seguramente tienen algo de razón, y sin embargo nada de todo esto sería posible, con orquestación o sin ella, de no haber existido el pecado. El Señor se apiade de nosotros.

        1. Kamilo, si puedes aportar algún dato en el que fundamentes tu opinión se agradecería. Coincido del todo con lo dicho anteriormente. Que el Concilio sea el origen de muchos males se demuestra en los efectos que provocó y que ahora salen a la luz. Pero vaya, si tú quieres defenderlo me parecerá estupendo, inténtalo.

          1. Carina ….

            Que atrocidad , lo que dices , para nosotros , padres de religiosas y sacerdotes evangelizando en todo el mundo .

            ¿ Rezas para ellos ..?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *