El Papa ordena investigar al cardenal canadiense Gérald Lacroix

Cardenal Lacroix Cardenal Lacroix
|

Francisco ha pedido a un juez de Quebec que lleve a cabo una investigación “sobre los hechos, las circunstancias y la imputabilidad del presunto delito” contra el cardenal Gérald Lacroix.

En una carta personal, el Papa indicó al juez André Denis que le nombraba investigador en este asunto de actos de naturaleza sexual presuntamente cometidos por el arzobispo de Quebec antes de ser ordenado sacerdote. Al final de esta investigación, añade el jefe de la Iglesia católica, “usted se encargará de presentarme un informe detallado de sus pasos y de sus conclusiones”.

La carta está fechada el jueves 8 de febrero de 2024, dos días después de la reunión del Consejo de Cardenales en la que participó el cardenal Lacroix en Roma, aunque, unos días antes, el arzobispo de Quebec había anunciado que se “retiraba temporalmente” de sus funciones.

“Me llamó la atención una acusación hecha pública el 25 de enero sobre Su Eminencia el Cardenal Gérald Cyprien Lacroix, Arzobispo de Quebec”, escribe el Papa en su carta de cuatro párrafos. “Para dar seguimiento a este informe elaborado en el contexto específico de una acción colectiva en Quebec, y considerando la necesidad de realizar una investigación sobre los hechos, las circunstancias y la imputabilidad del presunto delito, le nombro investigador para llevar a cabo la investigación”, dijo al juez jubilado del Tribunal Superior de Quebec.

El Papa añade que el juez jubilado André Denis, que ya ha llevado a cabo investigaciones sobre los archivos de una decena de diócesis de Quebec, puede “pedir a otras personas que le ayuden en esta investigación, en particular expertos en derecho canónico, cuando corresponda”. »

La carta del Papa Francisco precisa que el mandato de investigación confiado al juez jubilado está directamente relacionado con las disposiciones del motu proprio Vos estis lux mundii, que especifica las normas para luchar contra los abusos sexuales en la Iglesia católica.

El juez Denis deberá recabar “información relevante sobre los hechos”. Puede acceder a “la información y los documentos necesarios para los fines de la investigación que se encuentren en los archivos de las oficinas eclesiásticas”. Si teme que los documentos sean «sustraídos o destruidos», deberá entonces tomar «las medidas necesarias para su conservación».

El juez también podrá recabar información útil para su investigación de todas las personas o instituciones, no sólo de la Iglesia sino «también civiles», precisa el texto del motu proprio. La persona que lleva a cabo una investigación bajo Vos estis lux mundi debe “actuar de manera imparcial y sin conflictos de intereses”.

Si el juez Denis considerara, durante su mandato, que «se encuentra en un conflicto de intereses o no puede mantener la imparcialidad necesaria para garantizar la integridad de la investigación, tiene la obligación de abstenerse y denunciar la circunstancia, ”en este caso, directamente al Papa Francisco.

Finalmente, “la presunción de inocencia y la legítima protección de la buena reputación siempre se reconocen a la persona investigada”, indica el artículo 13 sobre la realización de investigaciones ordenadas por un dicasterio (un ministerio, en la sociedad civil) del Vaticano o por el Papa. él mismo. Este texto también explica que el investigador informa al interesado “de la investigación a su cargo”, lo escucha “sobre los hechos” y lo invita “a presentar un escrito de defensa”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
9 comentarios en “El Papa ordena investigar al cardenal canadiense Gérald Lacroix
  1. El Papa inmisericorde, que no hace nada contra el aborto, se implica exageradamente a través de una carta personal, en una persecución contra un presunto delito de hace más de cuarenta años, de alguien que ni era sacerdote en aquel momento. Francisco imita muy bien a aquellos fariseoss que querían lapidar a la mujer adúltera.
    Es urgente retirar Vos estis lux mundi, y recuperar la prescripción del delito. Mientras esto no se haga, viviremos en una Iglesia despiadada que no cree en la parábola del.hijo pródigo.

    1. No hay que olvidar, que el cardenal ha negado los hechos denunciados, expñicando que se trata de una acusación falsa. Recordemos el caso del cardenal Pell, a quien Francisco abandonó, y fue incluso a la cárcel, y luego se descubrió que era inocente.
      Existe una campaña de difamación contra la Iglesia, y el Papa, en vez de apoyar a los sacerdotes, se posiciona en su contra, porque Francisco está aliado con las élites globalistas que intentan la demolición de la Iglesia.

      1. «es delito y demás pecado mortal»

        Pues corra: deje de trollear y de perseguir a Sacerdote mariano y vaya a poner la correspondiente denuncia, en la que puede detallar las medidas emprendidas por Francisco contra las acusaciones injustas al cardenal Pell y para sacarle la cárcel (como hizo con su amiguísimo, el abusador convicto Zanchetta, negociando un arresto domiciliario para que no pise la prisión), que nadie conoce, salvo usted. Y, de camino a la comisaría o al juzgado, a ver si encuentra usted una iglesia para someterse a un exorcismo, farsante.

      2. Y a seguir tirando piedras contra nuestro tejado con todas estas acusaciones, gran parte de ellas infundadas, pues nada… así nos irá

    2. se nota muy bien el autoritarismo de Bergoglio, por el modo de dirigirse a ese juez, que no sabemos si es católico, ateo o masón.

  2. Si se hubiesen investigado, en su momento, los pecados de muchos santos conversos antes de su consagración…¡Qué disparate!

  3. Entonces , ya que el mundo está del revés, estamos ante un converso a Dios. Ya lo dijo no sé quién: la apologética viene de los conversos, la herejía de los religiosos». Que Dios le bendiga y proteja.

  4. ¿Se imaginan a Pedro Sánchez diciéndole a un juez francés jubilado que «le nombra» [¿Con qué autoridad?] investigador de un presunto delito y que «se encargará de presentarle un informe detallado de sus pasos y de sus conclusiones”? Pues Francisco, que es más chulo que un ocho, además lo justifica con que así lo estipula un escrito… escrito por el mismo: un motu proprio (que en román paladino se traduce como «por mis webs»). Así, el juez también podrá espiar para él, incluso en archivos judiciales de un país extranjero.

    1. Y nada como ordenar esta extraña investigación extraterritorial para que «la presunción de inocencia y la legítima protección de la buena reputación siempre se reconozcan a la persona investigada”: si alguien desconocía los presuntos «actos de naturaleza sexual», que incluso de ser ciertos seguramente estén ya prescritos, ya se ha sembrado la duda. Luego, ¿quien restituye la buena fama –y el cargo– de la persona calumniada o difamada? Que ya llueve sobre mojado (caso Pell, caso Aupetit, caso Romanones, caso Seminario de Toledo, caso Gaztelueta…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles