El obispo de Plasencia rompe su silencio sobre el cura detenido por tráfico de drogas: «Ruego que no ejerzamos de jueces»

Ernesto Brotons, obispo de Plasencia Ernesto Brotons, obispo de Plasencia
|

Tras haber apartado temporalmente al sacerdote de Don Benito acusado de traficar con droga junto con sus supuesta pareja (hombre), el obispo de Plasencia, Ernesto Brotons, ha roto su silencio en una carta dirigida a los fieles de la diócesis.

En la misiva, Brotons escribe que «no quería dejar pasar más tiempo para dirigiros unas palabras en estos momentos duros para nuestra diócesis y, sin duda, para todos vosotros».

El obispo de Plasencia asegura en la carta que «la detención de nuestro hermano sacerdote Alfonso y todas las circunstancias que rodean el caso son, ciertamente, dolorosas». «Me duele y duele el sufrimiento y escándalo que los hechos descritos suponen; duele el sufrimiento y las lágrimas de nuestro hermano y de su familia; el dolor y consternación de su comunidad parroquial y, con ella, de toda nuestra Iglesia diocesana», afirma el obispo.

Además, monseñor Ernesto Brotons sostiene que «lo sucedido, estoy convencido, no es fruto de la maldad, sino consecuencia, entre otros factores, de nuestra humana fragilidad. Ruego que no ejerzamos de jueces, sino de médicos dispuestos a sanar y a cuidar».

Ahora, insiste Brotons, «es momento de orar unos por otros, de orar por nuestro hermano, al que no podemos dejar de lado (¡es nuestro hermano!), y de fortalecer nuestra fraternidad eclesial. No olvidemos que lo que nos define definitivamente no son nuestros hechos, sino la mirada misericordiosa de Dios que perdona, restaura, levanta y sana».

En ese sentido, el obispo de Plasencia reconoce que «son muchas las heridas a sanar y reparar». También confirma que «las medidas adoptadas, y que ya son públicas, apuntan en esta dirección». El obispo recuerda que ha considerado conveniente, en este momento, apartarle temporalmente del ejercicio público del ministerio y de su oficio de párroco mientras duren las acciones procesales que correspondan.

Al mismo tiempo, subraya que durante todo este tiempo, se designará para su parroquia de San Sebastián, de Don Benito, un Administrador parroquial. «Estamos ante una comunidad, que va a necesitar especial atención. Oremos por ella. A su vez, se procurará a D. Alfonso el seguimiento y acompañamiento psicológico y espiritual pertinente», agrega el prelado.

Ante toda esta situación que ha causado gran revuelo, el obispo Brotons reitera su «aprecio y confianza en vuestros sacerdotes (queredlos y cuidadlos, por favor; os necesitan), como en todos los consagrados y seglares de nuestra Iglesia de Plasencia, y mandaros una palabra de aliento, consuelo y esperanza».

«Hay mucho amor derramado en nuestra Iglesia diocesana. Es cierto que llevamos un tesoro en vasijas de barro y no deja de ser un misterio
desconcertante el que Dios se quiera servir de manos que puedan mancharse, las nuestras, las mías; pero Él nos dice, también ahora, en este momento duro: «no temas, te basta mi gracia». Y nosotros sabemos de quién nos hemos fiado», escribe el obispo.

Por último, el obispo de Plasencia evidencia que «lo sucedido debe interpelarnos» para «cuidar unos de otros» y «orar unos por otros».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
35 comentarios en “El obispo de Plasencia rompe su silencio sobre el cura detenido por tráfico de drogas: «Ruego que no ejerzamos de jueces»
  1. Lleva toda la razón el obispo, hay que tener compasión y misericordia por este hermano y por la otra persona que convivía con él y que probablemente se amaban como diría el Papa. Además, quizás las personas que acudían a él no buscaban drogas, ya que la mefedrona es un fertilizante para plantas y podría utilizarlo para sus cultivos domésticos. Quizás el trasiego clandestino y discreto de personas solo buscaban una bendición no ritualizada ni sacramental, de unos segundos y sin testigos ni ropas de bodas. Oremos por este sacerdote que se consideraba progresista y por todos los que se puedan ver involucrados en un escándalo injusto de análoga naturaleza.

    1. Por los que los beatos de faldones jamás rezan, es por los desgraciados cuyos cuerpos y almas han envenenado las drogas de sus hermanos capillitas. Seguramente jóvenes ayunos desde que nacieron de toda guía espiritual y orientación de vida, salvo la consigna de su funesto dios: «¡Hagan lío!»

    2. MISERICORDIOSO
      Transcribo: «Además, quizás las personas que acudían a él no buscaban drogas, ya que la mefedrona es un fertilizante para plantas y podría utilizarlo para sus cultivos domésticos».
      Me ha alegrado usted el día, llevo diez minutos riendome. Debería usted cambiarse el nick por CANTINFLAS.

      La carta del obispo es correcta, lo que en estos tiempos e muchisimo.
      Igual la detención ayuda al sacerdote a reconducir su vida.

      1. ¿En qué es correcta? Dice lo siguiente:

        «Ruego que no ejerzamos de jueces, sino de médicos dispuestos a sanar y a cuidar».

        Pues para sanar y cuidar, primero hay que juzgar. Eres imposible lo primero sin lo segundo. ¿Qué nos dice el Apóstol San Pablo, qué nos dice la Palabra de Dios? Pues esto:

        «Os escribí en la carta que no tuvieseis trato con los fornicarios. No digo con los
        fornicarios de este mundo en general, o con los avaros, ladrones o idólatras, pues entonces tendríais que salir del mundo. Mas lo que ahora os escribo es que no tengáis trato con ninguno que, llamándose hermano, sea fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con ese tal ni siquiera toméis bocado. Pues ¿qué tengo yo que juzgar a los de afuera? ¿No es a los de adentro a quienes habéis de juzgar? 1A los que son de afuera los juzgará Dios: “Quitad al malvado de en medio de vosotros”. 1 Cor 5:9-13

        SIGUE

        1. Por no proceder como indica la Palabra de Dios es que estamos como estamos. Hasta tanto el infractor no pida perdón públicamente (su pecado se hizo público) hay que proceder como indicó el apóstol. ¿Duro? Tal vez, pero es lo mejor para la salvación de su alma. Todo el capítulo 5 de 1 Corintios es revelador. El comentario de «Misericordioso» es atinado, pues bajo la ironía de sus palabras se refleja bien la realidad de la situación.

          1. RUBEN
            Creo que el Obispo piensa como usted y como yo. Simplemente nos advierte sobre la tentación de creernos mejores que ese cura ahora mismo corrupto. La palabra juzgar puede tener varias acepciones. En este caso, creo que el obispo viene a decir que no condenemos en nuestro interior. Pero no justifica al cura. Ni dice que haya obrado bien, ni que no pasa nada.
            Claramente habla de escandalo, y sufrimiento por el daño cometido y por la traicion al ministerio (esto último implícito).
            No se, creo que tal como esta el patio, ojala todos los obispos fuesen así.

          2. Juan, lee el siguiente artículo de La Cigueña de la Torre de bajo del título «Gilipolleces episcopales».

    3. “No se debe a la maldad sino a la fragilidad …” el problema es cuando la fragilidad lleva a la maldad, si es que aceptamos que el pecado es un mal … o lo olvidamos y quitamos de en medio …. Aunque ello supone quitar a Cristo “Cristo murió por nuestros pecados, el justo por los injustos …”

      1. Pero vamos a ver, el cura es acusado de homosexual ¿por qué? Po tener alojado a un tal en su domicilio ¿Casa parroquial? El tal abusando ¿O tenía conocimiento el cura? Vende Viagra, ¿pero hay dinero y balanzas? Hay algo más ahí. Los medios, han hecho conjeturas seguramente, han completado de su cosecha con las versiones de los vecinos. Pero si el tal vivía ahí tanto tiempo como para montar el ‘negocio’, había algo más que un alojamiento temporal. ¿Y la virtud de la prudencia?

  2. Ya quedan pocos obispos como monseñor Brotons. Su carta es impecable. Demuestra la misericordia que siempre caracterizó a la Iglesia, y que en las últimas décadas se ha ido perdiendo, en un afán de contentar al mundo.
    Especialmente lamentable, es el caso del Papa Francisco, que ataca con frecuencia a los sacerdotes, mediante comentarios peyorativos y hasta con insultos (por ejemplo cuando los llama «rígidos»), que cancela a buenos sacerdotes que no son afines a su ideología, y que reforma las leyes canónicas para endurecerlas contra el clero sin guardar proporción con otros pecados o delitos y sin atenerse al estilo de Nuestro Señor que perdonaba y levantaba al pecador arrepentido sin condenarlo (en cambio Francisco, por ejemplo, ha eliminado la prescripción del delito de pederastia, y ha reabierto casos que la justicia civil había exonerado).

    1. Desde luego si no criticas al Papa revientas.
      Sea la noticia que sea.
      Tú manía obsesiva, persecutoria te desacredita y entorpece las críticas acertadas que haces

    2. Lamento estar en desacuerdo con usted Padre. Para nada acertadas las palabras del obispo Brotons. Le transcribo lo que dice la Palabra de Dios:

      «Os escribí en la carta que no tuvieseis trato con los fornicarios. No digo con los fornicarios de este mundo en general, o con los avaros, ladrones o idólatras, pues entonces tendríais que salir del mundo. Mas lo que ahora os escribo es que no tengáis trato con ninguno que, llamándose hermano, sea fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con ese tal ni siquiera toméis bocado. Pues ¿qué tengo yo que juzgar a los de afuera? ¿No es a los de adentro a quienes habéis de juzgar? A los que son de afuera los juzgará Dios: “Quitad al malvado de en medio de vosotros”. 1 Cor 5:9-13

      Será duro pero es lo mejor para la salvación del alma del «sacerdote» Alfonso. Hasta tanto este último no pida perdón públicamente (si pecado se hizo público) se debe actuar como MANDA el apóstol.

      1. Pues el Evangelio de ayer decía «No juzguéis y no seréis juzgados».
        El sacerdote ha negado las acusaciones. In dubio, pro reo.
        El resto es juicio temerario.

          1. RUBEN

            No lo había leido, tienes razón. Te lo había dicho, pero la informatica de INFOVATICANA funciona en automatico y funciona muy mal. Confunde el escribir muy rapido con un boot. Es un desastre. A ver si ahora entra.
            Tienes razón. Si el cura estaba amancebado en la casa parroquial el obispo lo que parece estar diciendo es no juzqueis mi incompetencia.
            O es un incompetente o un corrupto. O no lo sabía o lo sabía y no hizo nada.
            Mal el cura y mal el obispo. Me repugnan estos tipos blandengues pusilanimes y melifluos que tratan de tapar sus errores en vez de admitirlos y arreglarlos.

        1. ¿Juicio temerario? Evidentemente no sabes lo que significa eso. Claro que el cristiano puede juzgar; más aún DEBE HACERLO. Porque a Mateo hay que leerlo a la luz de Juan, en donde el Señor nos dice no juzgar por apariencias sino con juicio justo. Eso es lo que se condena en Mateo. No juzguen [según las apariencias] y no serán juzgados [por juzgar según las apariencias].
          Yo no juzgué intenciones ni apariencias. Ese presunto sacerdote vive en unión homosexual; eso es un hecho. Y ese hecho es el que juzgo. Y como tal, aplico a 1 Cor 5:9-13.

          El que está en falta eres tú, que hallas tropiezo en la Palabra de Dios (está claro que te molesta lo mandado por el apóstol San Pablo).

          Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con vestidos de oveja pero que por dentro son lobos rapaces. POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS. ¿Y cómo se puede hacer eso sin juzgar los frutos, los hechos?

          El juicio temerario fue el tuyo para con mí comentario.

          1. No es un hecho que el sacerdote de Don Benito viva en unión homosexual. Él lo ha negado. Luego es un rumor, una maledicencia o una calumnia.
            Y claro, como no me uno entusiasta al Coro de los Hipócritas, eso significa, según usted, con un nuevo juicio temerario, que es que yo hallo tropiezo en la Palabra de Dios.
            Pues hala, siga usted así, ya le pagarán con la misma moneda.

    3. Su carta será impecable, pero su modo de pastorear, no sólo a feligreses, si no a sus subordinados es nula. En un pueblo como ese de miles de habitantes que ejerza un sacerdote vestido de roquero afeminado, con pulseritas y otras mariconadas y no haya puesto remedio, dice muchoooooo de su aaptitud.

  3. Porque el papa es muy malo, por eso lo hace. Lleva la maldad escrita en su cara, no soporto verle alzar esa mano cuando saluda que es la misma con la que traiciona y vende a Cristo

  4. Es que bueno…tráfico de drogas…parece como demasiado, ¿no? A ver, me parece que hay algún motivo para una ligera preocupación de los fieles.

    1. Tráfico de Viagra, suponiendo que sea verdad. O sea, un estimulante sexual, no un alucinógeno que trastorna la personalidad. Esa Viagra se puede adquirir con receta en las farmacias y se vende por internet junto a otras similares.
      Una sustancia que la Iglesia no prohíbe, que yo sepa, y que incluso puede contribuir al cumplimiento de los fines matrimoniales.
      Hecho del que tampoco es responsable el sacerdote, sino el que convivía con él.
      El gran escándalo es: Que la Policía investigue la intimidad y privacidad de las personas y sin respetar su derecho al honor, haga llegar el resultado de sus investigaciones a los medios de comunicación social, junto a rumores o calumnias, todo con la aviesa finalidad de desprestigiar a una persona cuando es sacerdote, y al clero y a la Iglesia en general.
      Bien el comunicado del Obispo, aunque falta la denuncia contra la policía ayatóllica de la moral y la prensa canallesca.

      1. Cuando yo era pequeño, si un cura te daba algo, era un rosario de plástico fosforescente o una estampa de «Salus populi Romani» de alguna peregrinación de cuando los papas dejaban decir misa en San Pedro. Ahora, como es la Primavera, te vende viagra entre mucha pluma y con las oraciones del Ordinario del lugar. Qué bodito…

        1. El cura no vendía ni regalaba nada, salvo prueba en contrario. Está en libertad.
          Cuando su abuelo de usted era pequeño los rojos decían que las señoritas de Acción Católica daban caramelos envenenados a los hijos de los obreros. Y luego quemaron 20.000 iglesias, mataron a 7.000 curas y monjas. 1936.
          Y cuando su tetratatarabuelo era pequeño, los masones decían que la peste de Madrid la habían provocado los monjes envenenando los pozos. Y la plebe los mató. Y vino la Desamortización. 1834.

          1. Lo raro es que la montaña de perjudicados reales con sentencia firme de las tropelías clericales desde los años setenta hasta hoy –cuya indemnización está vaciando las arcas de las diócesis de un hemisferio y parte del otro, y lo que es peor: vaciando los templos y hundiendo la fe–, lo raro, digo, es que estas víctimas no sean rojos ni masones, sino incluso católicos defraudados en su esperanza de aspirar al Cielo de manos de sus pastores. Pero, en fin, no lo entendería. Digamos para zanjarlo: «Caso aislado, caso aislado…».

          2. Las víctimas serán víctimas. Pero los que propagan el escándalo, el incendio, la acusación, son de la logia de «El País» y la Cadena SER, las televisiones y agencias de prensa de los amigos del compás y del poder.
            Es una campaña en toda regla contra la Iglesia y algunos lo vemos con meridiana claridad. Si otros son tontitos o se lo hacen y no se quieren enterar, allá ellos. Yo escribo para la gente de buena voluntad.

          3. «Lo raro es que la montaña de perjudicados reales con sentencia firme […] cuya indemnización está vaciando las arcas de las diócesis de un hemisferio y parte del otro…»

            ¿Qué montaña, si sentencias firmes hay poquísimas? Y en el único sitio donde se han pagado indemnizaciones millonarias es en Estados Unidos; pero no porque se hayan probado las acusaciones, sino en acuerdos extrajudiciales, precisamente para no ir a juicio y evitar el escándalo, de tal forma que no sólo no se ha evitado el escándalo, sino que encima se ha hecho ricos a muchos (con dinero de los fieles, no de los obispos), por la mera acusación, ante el regocijo de los enemigos de la Iglesia, encantados del escándalo. Lástima que las calumnias de usted, como buen tonto útil, no sean un «caso aislado, caso aislado».

      2. SIMPLICIO deje de ser tan… SIMPLE(ah, claro por eso se llama simplicio). La viagra no es medicamento que un cura deba vender, para eso están los establecimientos(paso por alto sus comentarios SIMPLES /PUERILES de poca sesera al respecto). Y si, hay pruebas de venta de estupefacientes :las balanzas de precisión y dinero encontrado (no sé si algo más). De no ser así no estaría su amigo o lo que sea en la cárcel y el cura en LIBERTAD CONDICIONAL (se les ha incoado un expediente y hay iniciado un procedimiento judicial, poca broma). Derecho a la intimidad, tenemos todos, SIMPLICIO SIMPLÓN, vivimos en sociedad – no en la selva-hay unas normas y este cura, por lo que se ha demostrado hasta ahora, ha quebrantado lo más básico «por lo civil y eclesiástico», no seamos moñas, por favor!. El tema del escándalo(los sacerdotes son humanos pero deben de ser «otros Cristos») es una vergüenza para la feligresía y para los no creyentes ; esto también lo debe considerar su obispo

        1. Su nombre lo dice todo. Hay que tener valor, más bien jeta, para ponerse ese nick.
          Ya quisiera usted tratar a ese sacerdote y a otros como trataron sus compañeros de Cheka a otros: tortura y muerte.
          Pues no, el cura no debe haber cometido ningún delito grave cuando es puesto en Libertad, aunque sea condicional. Su único delito parece ser como titular del domicilio donde se ha encontrado algo que no era del sacerdote.
          Y como él ha negado las acusaciones, salvo que se pruebe lo contrario, debo primar lo que dice él, porque «in dubio, pro reo», principio universal de justicia. Así que hasta que la Justicia no diga algo más, lo prudente, sensato y justo es no hacer acusaciones, salvo acusar a la policía-cheka-ayatolla de extralimitación, invasión de la intimidad, maledicencia, revelación de secretos y atentado contra la fama y el honor de una persona.

    1. Lleva usted razón señor obispo. No nos toca a nosotros juzgar. Le tocaba a usted hacerlo cuando empezó a recibir los comentarios que eran vox populi acerca de ese indigno sacerdote que atentaba contra la santidad del Sacramento que recibió y las promesas públicas que hizo delante del altar del Señor,, lo cual ya causaba gran escándalo entre los fieles antes de poner la guindilla que ahora nos avergüenza aún más

        1. Ve y escribe eso mismo en el artículo de La Cigueña de la Torre bajo el título «Gilipolleces episcopales».

          Por otra parte, los juicios temerarios son de tu parte.

          1. Viene el lobo, pero dice: «Soy oveja, no lobo». Y tú, viendo cómo va devorando ovejas, dices: «Ah no no, el niega que sea lobo, démosle el beneficio de la duda».

            Hablas de la ley civil y por esta nadie está obligado a declarar en su propia contra. ¿Qué esperabas? Vive en relación homosexual, ah pero eso no es pecado para ti. Juicios temerarios son los tuyos al juzgar (porque cuando escribes lo que escribes, lo haces porque primero juzgaste) a aquellos que juzgaron rectamente. Tú si puedes juzgar pero a los demás: «No juzgues». Vaya hipócrita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles