La Pasión mística versus Amor y responsabilidad

Pasión Mística
|

(Richard Spinello en Crisis Magazine)– Tras la inoportuna revelación del salaz libro del cardenal Fernández, La Pasión mística, espiritualidad y sensualidad, algunos destacados católicos progresistas se apresuraron a defender al atribulado prelado.

El cardenal, que fue nombrado jefe del Dicasterio para la Doctrina de la Fe el pasado septiembre, ha sido una fuente de vergüenza y controversia para la Iglesia, especialmente por su mal concebida y ambigua declaración, Fiducia Supplicans, que ha abierto las puertas a la bendición de parejas en uniones irregulares. Cuando se desenterró La Pasión mística hace varias semanas, muchos católicos expresaron su preocupación por el mal juicio y la imprudencia del cardenal.

Este libro, escrito en 1998, ha desatado una tormenta por su contenido blasfemo y pornográfico. Fernández escribe sobre el «orgasmo místico», y en un capítulo describe un encuentro erótico imaginario con Jesús, basado en la experiencia que le contó una chica de dieciséis años. Otros tres capítulos incluyen material ofensivo sobre cómo alcanzar un orgasmo placentero y la diferencia entre orgasmos masculinos y femeninos. Se refiere a los elogios de un teólogo musulmán a Dios por hacer que los órganos sexuales del hombre sean «duros y rectos como lanzas» para «hacer la guerra» a la vagina de la mujer. De ahí que no sorprenda que el libro haya sido calificado de «porno duro envuelto en un fino tejido de misticismo«.

John Allen, editor de Crux y veterano reportero del Vaticano, interpreta el reproche de este libro como parte de una campaña orquestada para socavar la autoridad de Fiducia Supplicans. Allen continúa afirmando que encontramos el mismo tipo de imágenes sexuales gráficas y prosa explícita en una de las obras de Karol Wojtyla (Juan Pablo II), titulada Amor y responsabilidad. Reprende a los católicos conservadores y argumenta que si están consternados por el contenido y el tono de La Pasión mística, deberían haber estado igualmente consternados por Amor y responsabilidad. Observa que «los críticos más acérrimos de Fernández, la mayoría de los cuales se describirían a sí mismos como devotos de Juan Pablo II, son incómodamente conscientes de estos paralelismos, y se esfuerzan por negarlos o minimizarlos».

Para argumentar su postura, Allen expone las congruencias entre estos dos hombres y sus libros. Ambas obras fueron compuestas cuando estos hombres eran jóvenes: Fernández tenía 36 años y Wojtyla 40. Ambos libros se vieron influidos por conversaciones con parejas jóvenes. El cardenal Fernández dice que los temas de su libro empezaron a cobrar sentido gracias al diálogo con matrimonios jóvenes. Las reflexiones del padre Karol Wojtyla sobre la sexualidad se basaron en cierta medida en sus interacciones con estudiantes de la Universidad Católica de Lublin.

Ambos libros son sexualmente explícitos de una forma que podría considerarse inusual para los escritos de un sacerdote célibe. Como señala Allen, la palabra «orgasmo» aparece siete veces en la traducción inglesa de Amor y responsabilidad, mientras que «clímax» aparece diez veces. Así, Allen concluye bruscamente que «si un funcionario del Vaticano que explora la dinámica de los orgasmos debe, ipso facto, ser descalificado de su cargo, entonces tal norma excluiría no solo a Fernández sino también a Juan Pablo II».

Pero, ¿existe alguna base para esta vinculación entre estas dos obras más allá de las observaciones superficiales ofrecidas por Allen? ¿O se trata realmente de una comparación odiosa que simplemente impugna, aunque sea involuntariamente, la reputación de san Juan Pablo II? Si escudriñamos los hechos objetivamente, veremos que estas obras no tienen absolutamente nada en común, salvo el hecho de que ambas tratan cuestiones de sexología.

En primer lugar, Fernández dice que era joven cuando escribió su libro y que no lo escribiría hoy; también trató de suprimir su publicación y distribución posteriores. Por el contrario, Karol Wojtyla nunca se arrepintió ni renegó de lo que escribió. Sus reflexiones se convirtieron en la base de su inmensamente popular obra Teología del cuerpo. A los académicos y teólogos católicos liberales no les gusta especialmente Amor y responsabilidad por su ortodoxia, pero nunca han afirmado que fuera pornográfico o demasiado explícito sexualmente.

Amor y responsabilidad se ha traducido a múltiples idiomas y se enseña en seminarios y universidades católicas de todo el mundo. Está muy bien considerado como un brillante enfoque personalista de la moral sexual que se anticipó a la actitud libertina desatada por la revolución sexual. Más de 60 años después de su publicación, sigue despertando simpatía entre los jóvenes. 

En segundo lugar, Amor y responsabilidad no contiene material blasfemo. Allen olvida convenientemente decirnos que gran parte de la indignación por el lascivo tratado del cardenal Fernández deriva de su contenido blasfemo, no solo de su prosa sexualmente explícita. Pero en Amor y responsabilidad no hay descripciones de un «encuentro apasionado» con Jesucristo mientras Su madre mira con aprobación.

Por último, Allen tiene razón al señalar que Wojtyla describe los orgasmos masculino y femenino y se refiere al clímax sexual. Pero este material aparece en un apéndice del libro que se titula «Sexología y ética». En su Prólogo, Wojtyla aclara que la ética sexual tiene que ver con la persona y con el amor, que es siempre una entrega recíproca. La discusión sobre sexología solo se añade para complementar sus reflexiones sobre los temas principales del libro. 

Así, Wojtyla dedica casi 300 páginas a describir la finalidad procreadora del impulso sexual, la naturaleza del amor, la unión conyugal y la castidad, antes de escribir unas pocas páginas sobre la fisiología del sexo. Como él mismo explica, solo cuando comprendemos la finalidad procreadora del impulso sexual y la naturaleza del amor conyugal podemos sacar provecho de los conocimientos del sexólogo. Su único propósito al incluir este contenido es ayudar a las parejas casadas a «experimentar el acto conyugal de un modo plenamente maduro, con el compromiso de toda su persona».

El hilo conductor de la obra de Wojtyla es la norma personalista, que reconoce el valor intrínseco de la persona, que debe ser tratada siempre como alguien y no como algo. Este principio prohíbe la mera utilización de otra persona en beneficio propio, y esto incluye la utilización de alguien como objeto sexual puramente para la propia gratificación. Con esta norma, Wojtyla articula tres temas que sirven como pilares centrales de su moral sexual: el significado existencial del impulso sexual; una visión integral del amor romántico o conyugal; y una visión personalista de la castidad. 

Argumenta convincentemente que la pulsión sexual tiene un significado existencial porque el fin o propósito primordial de esta pulsión es la perpetuación de la especie humana. Sin embargo, la pulsión sexual es también la fuente del amor conyugal que conduce al matrimonio. Así pues, la pulsión sexual es el fundamento tanto del amor como de la procreación.

Gracias a la reciprocidad sexual, esta pulsión abre el camino para que un hombre y una mujer se amen plenamente, y la unión sexual formada por ese amor está naturalmente abierta a una nueva vida. El amor conyugal debe estar siempre en armonía con la finalidad procreadora de esta pulsión, pues de lo contrario la mutua autogratificación empieza a desplazar a la unión plena y fecunda de las personas. Además, gracias a este sentido procreador, la actividad sexual no tiene nada de banal u ordinario. Al contrario, debemos reconocer la «grandeza propia» asociada a la pulsión sexual.

Pero, ¿cuál es la naturaleza de este amor entre un hombre y una mujer que a menudo se pone en marcha por el impulso sexual? Describe los elementos comunes del amor humano, que incluyen el cariño (o atracción), la nostalgia del otro y la benevolencia, que abren el camino a la unión moral y al compromiso de la amistad, reforzados por el calor de la simpatía. La forma más radical de amor es el amor esponsal, que es más que querer el bien del otro, sino «darse a sí mismo, dar el propio yo». Esta entrega recíproca se convierte en una unión total y exclusiva de dos personas, que se expresa y actualiza a través del acto sexual. El amor conyugal es el camino hacia la perfección del ser humano que nace de la entrega incondicional de uno mismo al otro.

El tercer pilar de la moral sexual de Wojtyla es su original visión de la virtud de la castidad. Mucha gente interpreta erróneamente la castidad como mojigatería, y los filósofos tienden a confundir la castidad con la virtud de la templanza. Pero para Wojtyla, la castidad es el hábito moral de ser capaz de ver a un ser humano del sexo opuesto con cierta profundidad y transparencia moral, de modo que uno siempre reconoce a ese individuo como una persona y no como un objeto de uso.

El amor necesita el apoyo de la castidad para que las relaciones sexuales nunca se despersonalicen. Solo la persona casta, que afirma la dignidad del otro, es lo suficientemente libre de la lujuria o de la sensualidad desordenada como para hacer una entrega sincera de sí misma a otro. Solo después de aclarar que las relaciones sexuales son un privilegio exclusivo del matrimonio como signo y medio de la donación total de la pareja, y que todos los demás están llamados a la castidad para no utilizar a otra persona por placer, el papa trata los aspectos fisiológicos de las relaciones sexuales en ese capítulo suplementario final.

Por otra parte, este rico contexto presentado por Wojtyla como base para su escueta discusión sobre los orgasmos masculino y femenino no se encuentra en La Pasión mística. Junto a sus aleatorias reflexiones sobre las relaciones sexuales, el libro de Fernández se limita a dar cuenta de diversas aventuras sexuales junto con algún escueto comentario teológico. A diferencia de Wojtyla, el cardenal no insiste en que el acto sexual debe estar siempre ordenado a la procreación, expresando la plena unión interpersonal de una pareja casada.

En cambio, pone un énfasis injustificado en el placer mutuo de la pareja, que tiene una «nobleza particular». Además, apenas se hace referencia a la concepción católica del matrimonio como monógamo e indisoluble y no se intenta explicar la naturaleza del amor esponsal como entrega total corporal de uno mismo al cónyuge. Tampoco se habla de las virtudes indispensables de la castidad y la pureza.  

Por consiguiente, La Pasión mística es un libro superficial, sin apenas cualidades redentoras y con una visión extraña y disidente de la sexualidad humana. Sin embargo, Amor y responsabilidad, aderezado con profundas verdades y reflexiones filosóficas, es un tratado cuidadosamente elaborado que hunde sus raíces en el suelo de la antropología cristiana y presenta una fundamentación personalista del mensaje evangélico sobre la moral sexual. Quien perciba siquiera una remota semejanza entre estos dos libros, o no ha leído Amor y responsabilidad, o no lo ha entendido muy bien.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
13 comentarios en “La Pasión mística versus Amor y responsabilidad
  1. La filosofía personalista no es ortodoxa cristiana y la teología del cuerpo eleva el amor esponsal a un lugar que no le corresponde como denunciaron teólogos ortodoxos que suponía una bomba de relojería.
    El Tucho parece que no tenía grandes pretensiones, más alla del tebeo dentro de la teologia del cuerpo

  2. Cuando alguien intenta defender lo indefendible, solo le queda retorcer los argumentos, y en definitiva mentir mas o menos descaradamente para engañar a incautos, o tranquilizara sus palmeros.
    Los progres son maestros en este arte del engaño.

  3. Ambos libros no son comparables. Lo del cardenal Fernández está alejado de la doctrina católica y además es pornografía. Mientras que el libro del entonces obispo Wojtyla es un serio enfoque moral de teología personalista. (Si bien considero que monseñor Wojtyla se excedió en algún punto y debería haber corregido ciertos aspectos de su obra).

  4. Como dice Tucho en el libro: mucha gente cristiana con mentalidad tradicional piensa que «el sexo es un pecado permitido en el matrimonio»

    Así es lógico que se mire con estupor está obrita que, por lo demás, es interesante y no tiene nada de pornográfica. A mí me ha gustado. Lo recomiendo

    1. Aunque usted sea ateo, deje de intentar hundir más al Porno-Kardinal con su recomendación. Su reputación ya está lo suficientemente baja como para que no necesite, además, el apoyo de usted.

  5. El sexo lo ha creado Dios. El orgasmo lo ha creado Dios. Por qué no discutir teológicamente si lo que se experimenta en el cielo, en la visión beatífica, es algo semejante a eso?
    Suponiendo que eso fuera una herejía, la aparición de las herejías permitió siempre un mayor esclarecimiento de la doctrina ortodoxa.

    1. El sexo lo ha creado Dios y los mandamientos tambien.
      El arbol del Edén lo creo Dios y el mandato de no comer su fruto tambien.
      ¿Lo entiende o le tengo que explicar, que cuando Dios crea algo, le impone un orden?

      1. Ademas las experiencias sensoriales humanas no tienen nada que ver con las espirituales. Esto es casi imposible entender con la mundanidad imperante hoy en dia.

  6. El tal Allen forma parte de la familia de los chanchos para revolcarse en la lama y en el pecado? Allí se encuentra a satanás y a otros truchos.
    Que coloque argumentos en algo decentes y no distraiga la hediondez de un trucho bestia, obcecado por la depravación y el vicio, y se lave la boca antes de opinar sobre otros autores

  7. John Allen es un mentiroso de m. Leí Amor y responsbilidad de JPII el año pasado y no tiene absolutamente nada incorrecto como claramente lo tiene los párrafos escritos por Fertnández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles