Benedicto XVI: «La Tradición es la continuidad orgánica de la Iglesia»

Benedicto XVI perdón víctimas abusos
|

Acudir a los textos, homilías, predicaciones y mensajes de Benedicto XVI, es siempre una garantía en estos momentos de confusión.

Durante su pontificado el ahora Papa emérito y teólogo alemán, Joseph Ratzinger, se caracterizó por su profundidad teológica en sus escritos, que compensa leer y releer una y mil veces.

Esta semana, el Papa Francisco volvió a sorprender con una de esas frases que no dejan a nadie indiferente. «Nos toca hacernos cargo de esta tradición que recibimos, porque la tradición es la fe viva de nuestros muertos. Por favor, no la convirtamos en tradicionalismo, que es la fe muerta de los vivientes, como dijo un pensador», dijo Francisco.

Ese pensador que citó el Santo Padre es el estadounidense, Jaroslav Pelikan, quien se pasó del luteranismo a la Iglesia ortodoxa.

En abril del año 2006, en una de las audiencias generales, Benedicto VXI habló sobre «la Tradición, comunión en el tiempo». Les ofrecemos la catequesis que pronunció Benedicto XVI sobre la Tradición:

Queridos hermanos y hermanas:

¡Gracias por vuestro afecto!

En la nueva serie de catequesis, que comenzamos hace poco tiempo, tratamos de entender el designio originario de la Iglesia como la ha querido el Señor, para comprender así mejor también nuestra situación, nuestra vida cristiana, en la gran comunión de la Iglesia. Hasta ahora hemos comprendido que la comunión eclesial es suscitada y sostenida por el Espíritu Santo, conservada y promovida por el ministerio apostólico. Y esta comunión, que llamamos Iglesia, no sólo se extiende a todos los creyentes de un momento histórico determinado, sino que abarca también todos los tiempos y a todas las generaciones.

Por consiguiente, tenemos una doble universalidad: la universalidad sincrónica —estamos unidos con los creyentes en todas las partes del mundo— y también una universalidad diacrónica, es decir: todos los tiempos nos pertenecen; también los creyentes del pasado y los creyentes del futuro forman con nosotros una única gran comunión. El Espíritu Santo es el garante de la presencia activa del misterio en la historia, el que asegura su realización a lo largo de los siglos. Gracias al Paráclito, la experiencia del Resucitado que hizo la comunidad apostólica en los orígenes de la Iglesia, las generaciones sucesivas podrán vivirla siempre en cuanto transmitida y actualizada en la fe, en el culto y en la comunión del pueblo de Dios, peregrino en el tiempo.

Así nosotros, ahora, en el tiempo pascual, vivimos el encuentro con el Resucitado no sólo como algo del pasado, sino en la comunión presente de la fe, de la liturgia, de la vida de la Iglesia. La Tradición apostólica de la Iglesia consiste en esta transmisión de los bienes de la salvación, que hace de la comunidad cristiana la actualización permanente, con la fuerza del Espíritu, de la comunión originaria. La Tradición se llama así porque surgió del testimonio de los Apóstoles y de la comunidad de los discípulos en el tiempo de los orígenes, fue recogida por inspiración del Espíritu Santo en los escritos del Nuevo Testamento y en la vida sacramental, en la vida de la fe, y a ella —a esta Tradición, que es toda la realidad siempre actual del don de Jesús— la Iglesia hace referencia continuamente como a su fundamento y a su norma a través de la sucesión ininterrumpida del ministerio apostólico.

Jesús, en su vida histórica, limitó su misión a la casa de Israel, pero dio a entender que el don no sólo estaba destinado al pueblo de Israel, sino también a todo el mundo y a todos los tiempos. Luego, el Resucitado encomendó explícitamente a los Apóstoles (cf. Lc 6, 13) la tarea de hacer discípulos a todas las naciones, garantizando su presencia y su ayuda hasta el final de los tiempos (cf. Mt 28, 19 s).

Por lo demás, el universalismo de la salvación requiere que el memorial de la Pascua se celebre sin interrupción en la historia hasta la vuelta gloriosa de Cristo (cf. 1 Co 11, 26). ¿Quién actualizará la presencia salvífica del Señor Jesús mediante el ministerio de los Apóstoles —jefes del Israel escatológico (cf. Mt 19, 28)— y a través de toda la vida del pueblo de la nueva alianza? La respuesta es clara: el Espíritu Santo.

Los Hechos de los Apóstoles, en continuidad con el plan del evangelio de san Lucas, presentan de forma viva la compenetración entre el Espíritu, los enviados de Cristo y la comunidad por ellos reunida. Gracias a la acción del Paráclito, los Apóstoles y sus sucesores pueden realizar en el tiempo la misión recibida del Resucitado: «Vosotros sois testigos de estas cosas. Voy a enviar sobre vosotros la Promesa de mi Padre» (Lc 24, 48 s). «Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra» (Hch 1, 8). Y esta promesa, al inicio increíble, se realizó ya en tiempo de los Apóstoles: «Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo que ha dado Dios a los que le obedecen» (Hch 5, 32).

Por consiguiente, es el Espíritu mismo quien, mediante la imposición de las manos y la oración de los Apóstoles, consagra y envía a los nuevos misioneros del Evangelio (cf., por ejemplo, Hch 13, 3 s y 1 Tm 4, 14). Es interesante constatar que, mientras en algunos pasajes se dice que san Pablo designa a los presbíteros en las Iglesias (cf. Hch 14, 23), en otros lugares se afirma que es el Espíritu Santo quien constituye a los pastores de la grey (cf. Hch 20, 28).

Así, la acción del Espíritu y la de Pablo se compenetran profundamente. En la hora de las decisiones solemnes para la vida de la Iglesia, el Espíritu está presente para guiarla. Esta presencia-guía del Espíritu Santo se percibe de modo especial en el concilio de Jerusalén, en cuyas palabras conclusivas destaca la afirmación: «Hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros…» (Hch 15, 28); la Iglesia crece y camina «en el temor del Señor, llena de la consolación del Espíritu Santo» (Hch 9, 31).

Esta permanente actualización de la presencia activa de nuestro Señor Jesucristo en su pueblo, obrada por el Espíritu Santo y expresada en la Iglesia a través del ministerio apostólico y la comunión fraterna, es lo que en sentido teológico se entiende con el término Tradición: no es la simple transmisión material de lo que fue donado al inicio a los Apóstoles, sino la presencia eficaz del Señor Jesús, crucificado y resucitado, que acompaña y guía mediante el Espíritu Santo a la comunidad reunida por él.

La Tradición es la comunión de los fieles en torno a los legítimos pastores a lo largo de la historia, una comunión que el Espíritu Santo alimenta asegurando el vínculo entre la experiencia de la fe apostólica, vivida en la comunidad originaria de los discípulos, y la experiencia actual de Cristo en su Iglesia. En otras palabras, la Tradición es la continuidad orgánica de la Iglesia, templo santo de Dios Padre, edificado sobre el cimiento de los Apóstoles y mantenido en pie por la piedra angular, Cristo, mediante la acción vivificante del Espíritu Santo: «Así pues, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios, edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo, en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor, en quien también vosotros estáis siendo juntamente edificados, hasta ser morada de Dios en el Espíritu» (Ef 2, 19-22).

Gracias a la Tradición, garantizada por el ministerio de los Apóstoles y de sus sucesores, el agua de la vida que brotó del costado de Cristo y su sangre saludable llegan a las mujeres y a los hombres de todos los tiempos. Así, la Tradición es la presencia permanente del Salvador que viene para encontrarse con nosotros, para redimirnos y santificarnos en el Espíritu mediante el ministerio de su Iglesia, para gloria del Padre.

Así pues, concluyendo y resumiendo, podemos decir que la Tradición no es transmisión de cosas o de palabras, una colección de cosas muertas. La Tradición es el río vivo que se remonta a los orígenes, el río vivo en el que los orígenes están siempre presentes. El gran río que nos lleva al puerto de la eternidad. Y al ser así, en este río vivo se realiza siempre de nuevo la palabra del Señor que hemos escuchado al inicio de labios del lector: «He aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mt 28, 20).

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
83 comentarios en “Benedicto XVI: «La Tradición es la continuidad orgánica de la Iglesia»
    1. El Santo Padre Benedicto XVI habla de la tradición de la Iglesia como comunión en el tiempo y en el espacio, con los legítimos pastores y con todas las comunidades que forman la única Iglesia de Cristo. De esa forma Su Santidad habla del dinamismo de la tradición. Entender la tradición como algo estático es un absurdo ya que es romper con la misma.

      1. Lo que son absurdas son tus flatulencias diarias PEDU, que por mucho que se te diga, cada día con la misma monserga. Aparte de un novio te hace falta una buena ducha de agua fría. PEDU

          1. No!, primero hay que investigar su apego al arzobispo que tiene de secretario. No canonices a alguien que puede tener una historia oscura.

          2. Lo único oscuro es su interior (el de usted) y su apego a la calumnia, como buen troll anticatólico. Ya quisiera usted llegarle a la altura de la suela de sus zapatos, farsante.

          3. ¿Para qué dice frases absurdas que no significan nada? ¿Yo canonizo? ¿Lo hace usted? ¿Qué tiene que ver Benedicto XVI, que está vivo, mal que les pese a algunos? Deje de decir chorradas, Probe Migue, y baje a tierra: el proceso de canonización ha ido de mal en peor; hace mucho se quitó el abogado del diablo y en las últimas canonizaciones de Papas ni se requirió milagro alguno. A este paso, dentro de poco ya ni se necesitará ser católico para ser canonizado.

      2. Edu, la tradición es la doctrina con su culto
        ¿Qué es entonces la doctrina dinámica no estática, la que se van sacando de la manga?

          1. Pregúnteselo usted y así aprende algo, ignorante. Y deje de cambiar el nick diciendo las mismas idioteces: ¿no ve que así no logra engañar a nadie, farsante?

      3. BOBEDU
        No te confundas, los normales somos nosotros, el anormal, el que se sale de la norma eres tu. Por eso no puedes hablar de Ratzinguer como si fueses tu. Esta a años luz de ti y de tus miserias.
        Muy bueno eso de la Tradición que no es Tradición. Es como tu mismo, el hombre que no es hombre. Es que me parto locaza. Anda sal y diviertete, y deja un poco la tecla.

  1. Su Santidad el Papa Benedicto XVI proclama un magisterio veraz que da esplendor. Qué diferencia con Francisco que se dedica a sembrar el error.

    1. Más diferencia todavía si consideramos que Benedicto XVI es el mejor teólogo de los siglos XX y del XXI, al menos hasta ahora, y Francisco demuestra estar bastante verde en este tema.

    2. Qué pesado eres supuesto cura: LEE la nota, el tema es la tradición, pero está claro que a ti no te interesa la misma porque has roto la comunión con el Sucesor de Pedro. El que induce al error eres tú y haces mucho daño con tus necedades.

      1. Lo que son absurdas son tus flatulencias diarias PEDU, que por mucho que se te diga, cada día con la misma monserga. Aparte de un novio te hace falta una buena ducha de agua fría. PEDU

        1. Perdón, esto era para tu anterior comentario, para este es: tú si que eres cansino PEDU, que ser más abyecto y repelente eres. No te dieron suficientes collejas y capones en el colegio y por eso pides más y más PEDU, no aguanto tus ventosidades ni un minuto más

      2. EL OBJETIVO DE LA IGLESIA MODERNISTA Su total aniquilamiento bajo la anarquía, el miedo, la destrucción de la familia, la ausencia de autoridad, es el retorno de los brujos que sustiyen a los prelados, de los totems y del culto fálico, la caverna y el instinto animal. Es la vuelta a la tribu sobre la civitas, a la danza ritual de Francisco sobre el ágora y la toga. La caverna jacobina serpenteando sobre Leonardo da Vinchi y sobre los Evangelios como obsoletos. Nunca me imaginé que el anticristo llegara en forma de Yoker.

    3. «También guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, mas de dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? De esta manera, todo buen árbol lleva buenos frutos; mas el árbol podrido lleva malos frutos. No puede el buen árbol llevar malos frutos, ni el árbol podrido llevar frutos buenos. Todo árbol que no lleva buen fruto, se corta y se echa en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.»
      El fruto de Benedicto: cardenales que pusieron a Francisco.

      1. Pero qué ignorante: los cardenales que eligieron a Francisco no los creó Benedicto XVI. Pero como hablar es gratis y la ignorancia muy atrevida…

        Pero ese mismo pasaje le describe a usted a la perfección, en cambio.

        1. ¿En serio? ¿Sabe usted quienes votaron por Francisco?, pensé que las papeletas se quemaban y nadie lo sabía, pero dudo mucho que los de Juan Pablo le votaran a parte de que eran minoría y que yo sepa de papas anteriores no quedaba ninguno

          1. «¿En serio? ¿Sabe usted quienes votaron por Francisco?»

            No hace falta saberlo, «luces»: con saber la composición de los cardenales electores y quién les creó cardenales, cualquiera sabe que es así, pues la mayoría de los cardenales NO fueron creados por él. Si sigue sin entenderlo, habrá que regalarle un ábaco para que vaya pasando las bolitas hasta que se entere.

            «dudo mucho que los de Juan Pablo le votaran a parte de que eran minoría»

            Está usted tan «bien» informado, que la realidad fue justamente la contraria: eran mayoría. Como ya le he dicho, hablar es gratis y la ignorancia muy atrevida, «el-que-sí-parece-haber-estudiado-mucho».

          2. No, el mal informado es usted, para la elección del papa hacen falta dos tercios, ni de coña francisco habría salido papa solo con los votos de los cardenales de juan pablo, hicieron falta los votos ee los cardenales nombrados por Benedicto por pira ley de la aritmética y si cree usted que le votaron más los cardenales de juan pablo que los de benedicto está claro que no se entera de nada, aparte los cardenales de juan pablo eran oo elegidos por benedicto cuando era prefecto del sanro oficio como todos saben menos usted

          3. No sea borrico: los cardenales son creación exclusiva del Papa, no de ningún prefecto. Y, por enésima vez: ¿y si todos los cardenales creados por Benedicto XVI votaron por Francisco (lo que no se cree ni usted), ¿qué? Pregunte a su bola de cristal cuántos se han arrepentido de su voto, a ver qué le dice, y no dé tanto la paliza. Sus estúpidas teorías no le interesan a nadie. Entre otras cosas, porque el pasado no se puede cambiar. Hay lo que hay. Pero no se emocione: con Francisco o sin él, la verdad sigue sin cambiar (es muy tozuda) y los católicos seguimos profesando la fe católica. Si algún Papa no lo hace, el problema lo tiene él (como usted). Así que, ánimo: ponga una vela a San Rupaul, a ver si algún Papa dice que ser gay es estupendo, porque las relaciones homosexuales seguirán siendo pecado, como ayer, hoy y mañana.

          4. Estimado José: no te enfrasques en discutir con ese subnormal, lo único que sabe es insultar y ofender a los demás. Me hace cuentas de los insultos que yo he dicho, pero él como que quiere tener el monopolio: ese pobre desquiciado solo sabe dar coces, lo mejor es ignorarlo porque es incapaz de razonar y mucho menos de argumentar.

          5. Ah, ¿ya no sólo es «subnormal» Sacerdote mariano, al que también insultó llamándole «engendro del diablo», «rata», «a ver si te mueres pronto», sino yo también? ¿Y éso por qué? ¿Por desenmascarar a un farsante como usted? Los tiene usted cuadrados: pida perdón a Spes por llamarle «puta», a los comentaristas por llamarles «perros y perras rígidos», y déjese de cuentos, de mentir y de hacer aspavientos tan histriónicos: los únicos que insultan en esta web son los trolls «sobrenormales» como usted (especialmente usted), a falta de argumentos y de propósito en la vida. Claro que pongo sus insultos: para que se vea que, además de un «bocachanclas» con cero educación, que además finge fatal ser católico o papólatra (llama mentiroso a Francisco cuando no dice lo que usted quisiera oír), es usted un cínico de tomo y lomo. Y ahora vaya por ahí y lo casca, farsante.

      2. Ah….!!!! Pero los Cardenales no son inspirados por el Espíritu Santo para la election del Papa?. Yo así lo creo, peto algunos devélate goto me llamarán ingenuo. Los ingenuos son ellos que no creen ni tienen Fé en el Espíritu Santo, y andan con conspiraciones y prácticas Mundanas. Vosotros sí que sois Mundanos

        1. «Pero los Cardenales no son inspirados por el Espíritu Santo para la election del Papa?»

          Naturalmente que no. ¿De dónde se ha sacado esa idea? Es totalmente ajena a la fe católica.

          1. Catholics, “Tu eres Petrus et superan Petram, edificabo Ecclesiam “………. etc etc”.
            Sí es Doctrina de la Iglesia, que la guía el Espíritu Santo, y por lo tanto como dice también la Doctrina, el Papa es rl Vicario de Cristo en la Tierra y en la Iglesia, por eso tras la eleccionario del nuevo Papa saludan arrodillándose ante el elegido y pronuncian cada uno de los Cardenales como reconocimiento al elegido: “ Tu eres Petrus.”
            Es por ello que a Vd. no le gusta el Opus Dei, porwue siempre reconocen al Papa sea quien sea, y sl margen de los gustos particulares de cada uno, como tampoco le caen bien los Jesuitas porque tienen un cuarto voto que es el de la Obediencia y Defensa del Papa.
            A Vd, le parecerá Papolatría la defensa siempre del Papa. Pero miré en el Catecismo de la Iglesia Católica, anprobado en el Pontificado de San Juan Pablo II, y no consta ese término. Lo miée en el Catecismo de San Pio X, y TAMPOCOOOO constaba. Continúo……….

          2. «Catholics, “Tu eres Petrus et superan Petram, edificabo Ecclesiam “……. etc etc”.»

            Lamento comunicárselo, pero de ahí no se deriva, ni se infiere, la afirmación que usted ha hecho y que yo le he corregido. No sé dónde verá usted tal cosa, que la Iglesia jamás ha dicho ni sostenido (y eso que ha tenido tiempo en más de 2.000 años si así fuera, que no es).

            «por eso tras la eleccionario del nuevo Papa saludan arrodillándose ante el elegido y pronuncian cada uno de los Cardenales como reconocimiento al elegido: ‘Tu eres Petrus’”

            No hacen tal cosa porque le haya elegido el Espiritu Santo, sino por lo que respresenta tras ser elegido (por los cardenales, que para eso votan(: ser Vicario de Cristo y sucesor de San Pedro.

            «Es por ello que a Vd. no le gusta el Opus Dei»

            ¿De dónde se ha sacado tal cosa, si yo no lo he dicho? Y, nuevamente, vuelve a deducir cosas basándose en premisas falsas: ni el Opus Dei, ni ningún católico, «reconocen» al…

          3. …Papa por haberle elegido el Espíritu Santo. Si no cree lo que yo le digo, al menos debería hacer usted caso de S. S. Benedicto XVI, que en 1997, siendo aún cardenal y Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, lo explicó de manera clarísima (y que ya hemos transcrito muchas veces) cuando le preguntaron directamente si el Espíritu Santo era responsable de la elección de un Papa. Su respuesta fue ésta:

            «No lo diría, en el sentido de que el Espíritu Santo escoge al Papa. Yo diría que el Espíritu no no toma exactamente el control del asunto, sino que más bien como un buen educador, por así decirlo, nos deja mucho espacio, mucha libertad, sin abandonarnos por completo. Por lo tanto, el papel del Espíritu Santo debe entenderse en un sentido mucho más elástico, no que Él dicte el candidato por el que uno debe votar. Probablemente la única garantía que Él ofrece es que la cosa no puede estar totalmente…

          4. …arruinada… ¡Hay demasiados ejemplos contrarios de Papas que el Espíritu Santo obviamente no habría elegido!»

            Tiene usted, además, dos entradas, de Infovaticana e Infocatólica, tituladas, respectivamente: «No, el Espíritu Santo no elige al Papa» (de 2018) y «Pero ¿al Papa lo elige el Espíritu Santo o no?» (esta última de D. Bruno Moreno, de 2016). Y no son las únicas páginas que se lo explican o que recogieron las palabras del entonces cardenal Ratzinger (tire de buscador).

            «tampoco le caen bien los Jesuitas porque tienen un cuarto voto que es el de la Obediencia y Defensa del Papa»

            Eso también se lo ha inventado usted: a mí nadie me cae bien o mal por lo que es: si los jesuitas, o Perico de los Palotes, dicen cosas contrarias a la fe o la moral católica, lógicamente no voy a coincidir con ellos y sí me tendrán enfrente para rebatírselo. Pero eso no depende del hecho de que sean jesuitas (sobre todo de Arrupe hasta hoy), sino…

          5. …de lo que acabo de explicarle. Y le recuerdo, además, que el cuarto voto se lo han pasado por el arco del triunfo cuando les ha interesado (y siguen haciéndolo), sobre todo durante los pontificados de JPII y Benedicto XVI y, sobre todo, en lo que respecta a la fe católica, sin la cual la «obediencia», incluso si la hubieran cumplido escrupulosamente, que no lo han hecho, no serviría para nada. Con jesuitas como el difunto P. Jorge Loring, ningún problema, ni puede afirmar usted que no me cayese bien por ser juesuita.

            Y, aunque yo no he empleado dicho término en el comentario al que usted responde, le confirmo que claro que no existe la palabra «papolatría» (ni derivados); ni en los catecismos, ni el diccionario. ¿Pero a que usted entiende el concepto? No sé por qué lo saca a colación justo después de hablar del Opus Dei o de los jusuitas. «Excusatio non petita, accusatio manifesta».

  2. Esto parece tradicional pero es erróneo.
    Primero, porque no dice que la Tradición sea inmutable siempre igual sin variación, y segundo, porque está dando a entender que el Espíritu Santo es el que inspira novedades en los concilios y Benedicto lo disfraza con la palabra «actualización» y evita la palabra «novedad». Por lo tanto los errores del Vaticano II no son errores sino actualizaciones del Espíritu Santo, por eso nombra el concilio de Jerusalén.
    Benedicto, a mí no me la das. Te he leído los libros y no te has retractado de nada de lo que ahí pone que yo sepa. La Tradición viva es herética, dí que es errónea y te creeré.

  3. Gracias Santo Padre, porque en tu ministerio Petronio; supiste llevar el Evangelio a todos los lugares de la tierra y, con tu sabiduría, adoctrinaste a los que desean ser adoctrinados y a los que desean vivir dentro de la Iglesia, a la que serviste fielmente. Los enemigos de todo lo que me diste y están rabiosos como los perros que N dejan de ladrar; con esos hay que tener cuidado, porque hay que reconocer que poseen una sabiduría tan preclara, que serían capaces con su lengua, e interrumpir un milagro de Cristo. Gracias. Paz y Bien

    1. Gracias Benedicto por haber nombrado los cardenales que colocaron a Francisco y por haber salido corriendo para hacerle un hueco, sin tus nombramientos y tu extraño y oportuno retiro la iglesia no hubiera evolucionado. Gracias. Solo alguien con fama de tradicional pero son serlo lo Habría podido conseguir. Hombre providencial para el fin del tradicionalismo.

      1. ¡Increíble: 4 frases con 10 faltas de ortografía! Y luego va diciendo a otros que parece que «no han estudiado»…

        Y ya le he dicho: la mayoría de los cardenales del cónclave en el que salió Francisco NO fueron creados por Benedicto XVI, ignorante. ¿O cree que en tan sólo 8 años se cargó a todo el colegio cardenalicio con derecho a voto? Parece que está intentando batir el récord de a ver quién dice la mayor estupidez. Va en cabeza, descanse.

        Y siento desilusionarte: la Iglesia no va a «evolucionar» hacia atrás como el cangrejo, a épocas precristianas, para decirle a usted que su estilo de vida inmoral es buena, porque no lo es. La verdad no cambia ni nadie puede cambiarla, lo siento. Se tendrá que aguantar o adaptarse. Son lentejas.

        1. Ah, entonces le votaron los cardenales que nombró Juan Pablo II, y interesante teoría pero poco verosímil, especialmente porque eran minoría y es imposible, ¿o había cardenales nombrados por Francisco antes de ser elegido?

        2. Ya me gusraria ser un jubilado con 24 horas li res para escribir en blogs, lamentablemente cuando se escriben comentarios mientras se va conduciendo no se puede prestar la misma atención y tampoco la audiencia lo merece

        3. Realmente no tengo claro si la iglesia evolucionará o desparecerá, no sabría contestar esa cuestión, lo que si tengo claro es que mi modo de vida es asunto mío y no suyo, y que la iglesia no pinta nada en esa historia, yo no le digo con quien puede acostarse, solo faltaría que el grupo tuviera que autorizar la intimidad de los individuos, todos los totalitarismos obsesionados com someter al individuo!!! ¿Es que no pueden vivir su vida sin entrometerse?

          1. «Ah, entonces le votaron los cardenales que nombró Juan Pablo II, y interesante teoría pero poco verosímil»

            Tan ‘poco verosímil’ que eran mayoría (casi tres décadas creando cardenales, frente a escasos 8 años de Benedicto XVI) y, sin ella, nadie sale elegido Papa. Pero ya sé que lo suyo no es pensar (ni contar). En vez de seguir porfiando, busque en internet quién creo cardenal a cada uno de los electores, que sus nombres son públicos y hay listas ya hechas. Luego, cuente con los dedos (ya sé que decirle que lo haga de cabeza es inútil).

            «¿o había cardenales nombrados por Francisco antes de ser elegido?»

            No diga usted idioteces: ¿alguien ha dicho esa memez? Entonces, ¿cómo pretende usted refutar lo que nadie ha sostenido? (falacia del hombre de paja mal utilizada por un troll de cuarta).

            Además: no sé a dónde quiere ir a parar: ¿a Francisco le han votado cardenales? Sí, claro. ¿Alguien les creó cardenales previamente? Sí, claro.

          2. ¿Les dio instrucciones o les creó bajo condición de que votaran a tal o cual candidato en el siguiente cónclave? Naturalmente que no. Entonces, ¿cuál es su teoría? ¿Que los pontifices que crean cardenales son muy malos si uno de ellos sale rana? Igual usted creía que los Papas tienen bola de cristal, como usted…

            «Ya me gusraria ser un jubilado con 24 horas li res para escribir en blogs»

            ¿Y éso a quien le interesa? Cuando usted se jubile yo tendré que seguir trabajando muchos años y no me quejo. Gracias a Dios no dispone usted de 24 horas para decir chorradas en una página de información católica con no se sabe qué propósito, porque el resultado es lamentable.

            «Realmente no tengo claro si la iglesia evolucionará o desparecerá»

            Pues ya se lo digo yo: ni una cosa, ni la otra. Va a desaparecer usted antes sin verlo, junto con todos los que desean que la Iglesia «se acabe» (2.000 años con la misma cantinela… y el mismo…

          3. …resultado: desaparecen ellos y sus falsas ideologías). Lo lamento, pero es así y usted lo sabe.

            «lo que si tengo claro es que mi modo de vida es asunto mío y no suyo, y que la iglesia no pinta nada en esa historia»

            Pues ya nos contará, si no, de dónde proviene su animadversión, obsesión e interés por escribir aquí, con lo poco convincente que es, fundamentalmente porque razona mal, escribe peor, y tiene grandes lagunas culturales y de información. Qué digo lagunas: ¡océanos enteros! Cuando uno pretende hablar sobre un tema, lo primero es informarse. Y no le veo yo a usted muy informado. De hecho, le veo muy desinformado.

            «yo no le digo con quien puede acostarse»

            Frase chorra: yo a usted tampoco. Ni nungún otro comentarista. Es más: nadie le obliga a entrar a esta página, ni le ha buscado para decirle con quién se tiene que acostar. Así que, no se haga el mártir, que no lo es.

          4. «¿Es que no pueden vivir su vida sin entrometerse?»

            Pregúnteselo al líder del lobby gay más cercano: puede empezar sacando el tema de su manía por (des)educar a los hijos ajenos con sus ideas, aunque sean contrarias a las de sus padres. Y eso de manera impositiva y coactiva, no voluntaria. ¿cuándo van a vivir su vida sin entrometerse en la de los demás, incluyendo sus convicciones morales y religiosas?

            «Por cierto, sus comentarios ya cansan»

            ¿Más, o menos que los suyos? Supongo que dependerá de a quién pregunte, ¿no cree?

            «…alguna vez dé algún argumento o rebata el que le dan»

            No cuela: le he dado montones de argumentos, que usted ha sido incapaz de rebatir (la verdad es muy tozuda). ¿Su táctica? Ir cambiando de tema al quedarse sin argumentos, o recurrir a afirmaciones falsas, cosa que es muy libre de hacer. Pero que sepa que se le nota mucho.

          5. «Ya sé que es más fácil camuflar la ignorancia…»

            Tan fácil no será, pues usted no logra camuflarla; ni siquiera diciendo a otros que parece que no han «estudiado mucho», lo cual convencerá sólo a otro inculto.

            «es tan obvio que es un cenutrio!!!»

            Tiene usted una idea totalmente equivocada de la definición dada por la RAE a esa palabra. Pero éso usted ya lo sabía, ¿verdad? Es que quería soltarla. Pues vale.

          6. Mi teoría es que sois tan tontos que os la han metido doblada, Ratzinger es tan modernista como el que más, la teología de sus obras lo indica, pero como gay que es (que con eso le hicieron dimitir), le gustan los vestiditos y las ceremonias y eso os tiene confundidos, juzgar por las apariencias os ha condenado

          7. «Mi teoría es que sois tan tontos que…»

            Pues su teoría es una solemne estupidez, como casi todas sus teorías: los católicos no elegimos a los cardenales. No son nuestros representantes. Usted debe de confundirlos con los representantes de una lista electoral política, en la que hacen promesas en campaña, nosotros les votamos y si no cumplen, nos han engañado. Es lo que pasa cuando uno no tiene ni idea de lo que habla. Los cardenales eligen a quien quieren y al único que tendrán que rendir cuentas es a Dios, del que nadie se ríe (el que ríe el último ríe más fuerte).

            «Ratzinger […] como gay que es (que con eso le hicieron dimitir)…»

            Otra de sus idioteces: a los 80 años, edad que casi rozaba cuando fue elegido, uno es «nadasexual», aunque no sea clérigo. Y lo que fuera entonces, lo sería igual 8 años después, por lo que no tendrían que haber esperado casi una década para «hacerle dimitir» (me gustaría saber cómo: ¿iba a salir un…

          8. …cardenal modernista muy machote en rueda de prensa diciendo «Benedicto es gay»? ¿Y qué habría pasado, incluso en su historieta de ciencia-ficción? Pues nada. Habría hecho el ridículo el de la rueda de prensa. Si renunció fue porque le dio la gana. Como le he dicho ya, debería hacérselo mirar: esa obsesión de que todo el mundo es gay parece patológica.

            «le gustan los vestiditos y las ceremonias y eso os tiene confundidos, juzgar por las apariencias os ha condenado»

            Puestos a ser gay y gustarle a uno los vestiditos, mejor las casullas modernas, más coloridas y con más vuelo, ¿no cree? No sé dónde verá usted lo gay en una casulla de guitarra, pero como la imaginación es libre y usted es tan imaginativo…

          9. Catholicus, no soy muy dado a los halagos, pero a estas alturas creo que puedo decir lo siguiente: si algo de bueno extraemos los lectores de las burradas de los trolls (o troll, convencido como estoy de que todos son el mismo personajillo) es leer sus réplicas, que nos ilustran mucho y nos proporcionan una formación teológica y lógica muy completa y amena.

            Más que un halago, un agradecimiento, pues.

        4. Por cierto, sus comentarios ya cansan, siempre siguen el mismo patrón: negación seguida de ataques personales, alguna vez dé algún argumento o rebata el que le dan. Ya sé que es más fácil camuflar la ignorancia negando sin justificar y cambiando de tema, pero digo yo que alguna vez algún argumento sabrá dar o rebatir alguna idea, aunque sea cada mucho, es que si no, es tan obvio que es un cenutrio!!!

          1. Pues ya se lo digo yo: ni una cosa, ni la otra. Va a desaparecer usted antes sin verlo, junto con todos los que desean que la Iglesia «se acabe» (2.000 años con la misma cantinela… y el mismo resultado: desaparecen ellos y sus falsas ideologías). Lo lamento, pero es así y usted lo sabe.

            «lo que si tengo claro es que mi modo de vida es asunto mío y no suyo, y que la iglesia no pinta nada en esa historia»

            Pues ya nos contará, si no, de dónde proviene su animadversión, obsesión e interés por escribir aquí, con lo poco convincente que es, fundamentalmente porque razona mal, escribe peor, y tiene grandes lagunas culturales y de información. Qué digo lagunas: ¡océanos enteros! Cuando uno pretende hablar sobre un tema, lo primero es informarse. Y no le veo yo a usted muy informado. De hecho, le veo muy desinformado.

          2. El comentario sobre estas líneas ha salido aquí por error: es parte de los comentarios de respuesta que ya he puesto justo encima.

          3. Jose, si para San Pablo fue posible la conversión, cayendo del caballo camino de Damasco tras perseguir a la Iglesia con saña, ¿no ha de ser posible la conversión para usted?

            Le encomendamos desde ya a la Virgen para que le libere de las cadenas de ese odio que arrastra, de inspiración puramente diabólica.

          4. Pues nada, nada, benedicto es un héroe que ha llenado la iglesia de modernistas por pura casualidad, el mal jamás se camufla como bien siempre se presenta tal y como es, felices sueños

          5. Y cuando se queda arrinconado recurre a contar las faltas ortográficas y gramaticales por pura falta de argumentos.

          6. ¿En serio cree que usted me ha «arrinconado» alguna vez, con los disparates que dice? Precisamente lo de las faltas de ortograía es la prueba de que alguien que no sabe hacer la O con un canuto no se puede permitir el lujo de pontificar sobre cosas de las que, obviamente, no sabe nada. Y señalarlo es una parte mínima del comentario (no escribo un comentario sólo para decir lo mal que escribe usted, porque es innecesario: lo ve todo el mundo). Y en el caso de «Jose» se permite el lujo de decir a un comentarista, por el mero hecho de que no le gusta lo que decía, que parecía no haber «estudiado mucho». ¿Usted cree que alguien que escribe con errores garrafales puede decirle éso a otro? Pero vamos, que no hay peligro de que usted se quede alguna vez sin argumentos: primero tendría que tenerlos.

          7. Mira Jose, no creo para nada en eso de la evolucion de las especies, pero leyendo sus comentarios me entran grandes dudas ! Estoy convencido que usted ha evolucionado de un burro, porque tan solo de semejante animal se pueden esperar las burradas que usted vomita. Se beneficiaria mucho si buscara tratamiento de un Head Shrinker, asi ya no podria pensar y dejaria de incordiar para siempre.

  4. La Tradición no es conservar las cenizas de antaño, es cuidar las brasas para que el fuego de la Verdad y la fe no se apaguen.

    La Tradición supone para los tradicionalistas el conjunto de hechos religiosos que contribuyeron a la grandeza de la iglesia, hacemos de la historia un crisol. y de ello recogemos el metal fino y desechamos la escoria. La Tradición es la vanguardia del sacrificio. España con la cruz ganó al mundo.

    1. Eres un poco corto.
      La Tradición es la doctrina con su culto, siempre la misma en todas las épocas, todo cambio es herético.
      Si cambia deja de ser la Tradición puesta por Cristo.
      Benedicto cree que cambiar la doctrina no es romper con la doctrina sino un paso en un continuo evolutivo.
      ¿Por qué motivo no se va a cambiar la doctrina moral también?

  5. Benedicto no cree en ninguna Tradición.
    Él cree que del mono al hombre hay una infinidad de pasos evolutivos en hermenéutica de la continuidad. Tan cierto como del hombre al burro.
    Para el que no lo entienda, Benedicto cree que la tradición de la iglesia es «una serie continua de cambios de doctrina sin ruptura» adaptándose a los tiempos.
    Perdonad que os diga, pero sois unos ignorantes, no os enteráis de nada y por eso os sorprendeis con Francisco.

      1. Mira Neila, no seas tozuda, a Benedicto lo queremos casi todos aquí, pero eso no quita que Uno tenga mas razón que un santo. Qué le vamos a hacer. Hay herejes simpáticos y de buen corazón como Benedicto, hubo años que escuchaba su Santo Rosario en latín cantado todos los días a las seis de la mañana que eran una maravilla, y hay otros marrajos con cara de Yoker que hielan la sangre. Dios sabrá distinguirlos.

  6. «En la misma Iglesia católica ha de cuidarse con esmero que mantengamos aquello que ha sido creído en todas partes, siempre y por todos; esto es lo verdaderamente y propiamente católico.» (…)

    «En la carta que se envió por entonces a África (el papa Esteban, a. 254 – 257 d.C.), prescribió de manera inmutable: «Nada debe innovarse, sino que debe observarse lo que ha sido transmitido» (…), y que nosotros no conduzcamos la religión por donde queramos, sino más bien que es necesario que sigamos por donde ella nos conduzca».

    «¿Por qué permite Dios con tanta frecuencia que personas eminentes y constituidas en autoridad en la Iglesia prediquen doctrinas nuevas a los católicos? (…) Os prueba el Señor, vuestro Dios, para que se vea si le amáis o no de todo corazón y con toda vuestra alma».

    Tratado en defensa de la antigüedad y universalidad de la fe católica. San Vicente de Lerins.

    1. «Pero aunque nosotros o un ángel del cielo os anunciase otro evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea anatema».
      San Pablo a los Gálatas (1, 8).

      Siempre buscando la cuadratura del círculo…

  7. Francisco y Benedicto comparten el mismo principio no católico de la evolución del dogma. Y quien no lo quiera ver es porque tiene un serio problema mental.
    Benedicto piensa que todo evoluciona excepto la doctrina moral.
    Francisco piensa que todo evoluciona incluso la doctrina moral.
    La Iglesia católica enseña que aplicar el darwinismo a la doctrina es apostasía de la fe.
    Quién no lo vea que se dé con los cuernos en la pared de mi parte. Tenéis un problema de idolatrar a los papas como al becerro de oro en vez de estar en comunión con la Tradición, que es con lo que tienen que estar en comunión los papas y no decir que ellos la cambian. Ellos son sus custodios no sus sepultureros

    1. Entendiendo que Benedicto es un evolucionista hegeliano se entiende realmente el concepto al que llama «continuidad orgánica de la iglesia». La clave está en entender la palabra «orgánica»:
      Según la herejía de la tradición viva inventada por Henri de Lubac, condenado por Pío XII por hereje y alabado por los papas del concilio, «la tradición está viva como un ORGANISMO vivo que evoluciona y va cambiando». He ahí el significado.
      Eso es lo que está enseñando benedicto: que lo que ayer era pecado, hoy ya no lo es. ¿Y en materia moral por qué no va a evolucionar también la doctrina, Benedicto? Nunca lo ha explicado.

  8. Édte sí que sabe lo que es la Trafición como buen teólogo que es. No el ignorante bobo auquel que nos viene de Argentina. A ver si se retira o desaparece de una santa vez.

    1. ¿Y qué es? ¿Una palabra?
      Benedicto hizo el Juramento antimodernista, debe saber lo que es la Tradición. La cuestión es por qué rompe su Juramento.

  9. El modernismo eclesial ha evolucionado tanto que le ha dado la vuelta al mundo para empezar de nuevo. Y de hecho estamos en la edad de las cavernas, otra vez, con nuestro brujo emplumado bailando alrededor de la hoguera, con la bandera del River plate, adorando a la diosa luna, a la pachamama, al dios falo o a lo que se presente. Puro animismo antropofágico y sodomita, aunque creo que en Atapuerca eran mas civilizados. Pronto tendremos los sacrificios humanos, aunque ya tenemos algunos adelantos, el aborto genocida, la eutanasia pronto forzosa, los experimentos con embriones, creer al hombre ante todo como nuevo dios, atiborrarse de vacunas antes de confiar en Cristo Salvador, sustituir el agua bendita por los botes desinfectantes, abandonar a los moribundos en los hospitales y por último cerrar las iglesias. Ante este panorama volverán las teas, es cuestión de tiempo….

    1. Escalofriante, pero certero. Se abandonaron en las residencias a muchos ancianos durante la pandemia a los que se les inyectó morfina para que muriesen. No hubo nadie allí para defenderlos, médicos y enfermeros actuando como verdugos. La desolación y el mal campando a sus anchas.

  10. Lo que queda meridianamente claro von las palabras de Benedicto XVI, es que la tradición no son sólo unas vestimentas o una Misa de determinado Rito, sino que la herencia auténtica y más importante de la Tradición, está en la continuidad Apostólica, o sea en el reconocimiento de la Estructura de la Iglesia y por lo tanto el reconocimiento del Papa. Cosa que aquí hay muchos rebeldes y herejes cismáticos .

    1. Usted saca conclusiones falsas de afirmaciones de Benedicto XVI verdaderas. Y encima emplea la falacia del hombre de paja (pretender refutar lo que nadie ha sostenido): ¿alquien ha dicho que la Tradición sean «sólo unas vestimentas o una Misa de determinado Rito»? No, nadie lo ha dicho. Por tanto, no ha refutado usted nada, porque no hay nada que refutar en dicha afirmación que nadie ha dicho. Además, siguiendo su folclórica teoría, usted debe de ser un «hereje cismático» (sic), porque debe de reconocer como Papas a los que la Iglesia ha declarado hace siglos como anti.papas tras su pontificado, sólo por el hecho de que una vez fueron elegidos (por el Espíritu Santo nada menos, según su teoría completamente ajena a la fe católica, como ya le he explicado en varios comentarios).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles