El Papa a los verificadores católicos: “Combatan las noticias falsas de la pandemia”

Papa noticias falsas coronavirus El Papa en la audiencia del 28 de enero de 2022 (Vatican Media).
|

Difundir desinformación y noticias falsas sobre el covid y las vacunas es una violación de los derechos humanos, ha declarado el Papa durante una audiencia concedida a los miembros del Consorcio Internacional de Medios de Comunicación Católicos «Catholic fact-checking».

«Estar adecuadamente informado, recabar ayuda para comprender las situaciones basadas en datos científicos y no noticias falsas, es un derecho humano”, dijo el Papa al grupo. “Hay que garantizar la información correcta, sobre todo a los peor preparados, a los más débiles y vulnerables”. Francisco lamentó la extensión de la “infodemia”, que definió como una distorsión de la realidad basada en el miedo, noticias falsificadas o inventadas e “información supuestamente científica”.

Uno no sabe por dónde empezar. Quizá por el disparate de que exista una alianza de ‘fact-checkers’ católicos, como si no conociéramos a estas alturas la historia de estos chiringuitos, su razón de ser y el descarado sesgo ideológico que les motiva.

Lo siguiente sería esa premisa que ve una ‘verdad científica’ como un dato incontrovertible, estático y desligado por completo de los intereses de quienes financian y respaldan determinadas interpretaciones y estudios.

No existe ‘la Ciencia’; no, al menos, en el sentido de un ente autónomo con una voz única que coincide, ya es casualidad, con el interés de quienes la promueven. La ciencia es un proceso de conocimiento del mundo material que se autocorrige continuamente mediante, precisamente, su cuestionamiento. No hay dogma científico, precisamente porque ambas palabras constituyen una contradicción en los términos, y porque, en la práctica, y refiriéndonos a la cuestión en la que se centra el Papa, esta pandemia, tan científicos son los que defienden una tesis como su contraria.

Por ejemplo, digamos que queremos seguir lealmente el mandato del Papa en esto y, para no vulnerar ese curioso nuevo derecho humano que sugiere, ‘combatimos’ toda supuesta desinformación sobre la pandemia. ¿Cómo? Siguiendo, suponemos, la información proporcionada por los ‘expertos’ seleccionados por gobernantes y grandes medios de comunicación. Bien. En ese caso, cuando se ‘descartó’ como absurda teoría de la conspiración el origen artificial del virus, tendríamos que censurar y atacar esa versión de los hechos que, un año y pico después, es la que se considera universalmente como la más probable.

La admonición papal nos hubiera llevado a ‘desmontar’, como de hecho se hizo, alegaciones que se negaron en su día y se reconocen hoy, sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas o sobre las medidas usadas por los gobiernos para contener la epidemia. Porque absolutamente en todo se han dado informaciones ‘oficiales’ (verificadas) contradichas por informaciones igualmente oficiales pero posteriores.

El guion en esta pandemia, sobre todo en la interpretación y explotación política y económica de ésta, está cambiando rápidamente, y la sugerencia de que solo exista una voz y una línea de información sobre el problema, como parece sugerir el Santo Padre, nos llevaría directamente a la censura y a impedir que los errores que se hayan podido dar lleguen jamás a corregirse.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
31 comentarios en “ El Papa a los verificadores católicos: “Combatan las noticias falsas de la pandemia”
  1. Lo ha vuelto a hacer. Pedir a los demás que hagan lo que él no hace. Porque la información que él tiene sobre la pandemia no es la correcta y la pretende imponer a todo el mundo.

  2. Tiene gracia que el que forma parte de la Mentira y amigo del padre de la mentira, de la mentira más cruel de la humanidad, pida la verdad a los mentirosos. Es una forma indirecta de pedirles más y más mentiras, de las que viven todos ellos y para eso son pagados.

    Las élites globalistas, a las que Bergoglio se ha sometido, nos quieren vender un paraíso anti católico, paraíso para ellos y empobrecimiento para el resto de la humanidad. Para eso son necesarias muchas mentiras, todas las que estamos padeciendo gracias a esa élites y a los bergo liantes, cada día más sumisos, pero también más desenmascarados. Gracias a Dios. La gente se va enterando del engaño, del macro engaño.

    1. CORTE SUPREMA. LA DIMISIÓN DE BREYER Y EL JUEZ IDEOLÓGICO DE BIDEN

      El juez de la Corte Suprema Stephen Breyer, de 83 años, anuncia que dejará el cargo. El perfil del sucesor está listo: Biden promete que será mujer y de color. La calidad no importa, es importante satisfacer a los grupos de presión LGBT y abortistas. Pero los republicanos y los pocos demócratas moderados protestan.

      ¿SEGUIRÁ BERGOGLIO APOYANDO A BIDEN? ¿ALGUIEN LO DUDA?

      Luca Volonté. La Nuova Bussola.

    2. No queremos ser malos, los hechos son los hechos y las cartas están sobre la mesa. En la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, el Papa Francisco ha recibido en audiencia a los participantes en el encuentro del «Consorcio Internacional de Medios Católicos sobre Vacunas COVID-19» Catholicfactchecking.com, encabezado por Aleteia, un sitio católico propiedad de la cuarta editorial francesa, el grupo Média-Participations presidido por Vincent Montagne. El propósito de este consorcio, en palabras del Papa Francisco, «es luchar contra la desinformación, luchar contra las noticias falsas y la manipulación de las conciencias de los más débiles, nunca debemos olvidar la distinción fundamental entre noticias y personas. Las noticias falsas deben contrarrestarse, pero siempre se debe respetar a las personas, que a menudo se adhieren a ellas sin previo aviso ni responsabilidad».

    3. «Intentamos trabajar por la información correcta y veraz sobre el Covid-19 y las vacunas, pero sin cavar zanjas, sin guetizar». “Como cristianos estamos en contra de las injusticias y las mentiras, pero siempre a favor del pueblo”. Millones de personas en Occidente han reemplazado a Dios por Pfizer y ni siquiera lo saben. Es más seguro hacer preguntas, atacar a Dios, que las vacunas de Pfizer. Incluso el Papa Francisco tiene mucho más que decir sobre las personas que se atreven a cuestionar a Pfizer que sobre las personas que critican y atacan el cristianismo. Nunca hemos visto un producto farmacéutico defendido tan agresivamente y con tanto fervor religioso. Specola.

  3. Así es y deberían dar cuenta ante la justicia el personal de las televisiones y demás que llevan dos años engañando y sembrando el miedo y la perturbación mental de todas las personas hasta extremos antes inimaginables.

  4. Como resultado del Evento 201, en el que se diseñó una posible pandemia que meses después ocurrió al pie de la letra, redactaron un documento de conclusiones. En el apartado 7 (y último), se trata de la necesidad de bloquear toda información contraria o no de acorde a lo que acordaron en dicho evento la cuadrilla o reunión de señores y señoras tan proféticos. Ese documento lo podéis ver en internet pues abrieron una página del Evento. Lo que ha ocurrido en la prensa mundial desde ese día ya lo conocen. Que triste toda esta tragedia.

  5. Los propios laboratorios fabricantes de esto que llaman vacunas dicen sin sonrojo alguno que en el proceso de fabricación de dichos productos se utilizan células de ir se obtuvieron de células de abortos voluntarios , es decir de niños asesinados.
    A ver si la gente se entera que para los que han creado el virus y los han difundido para los que han creado esa vacuna incluso usando una tecnología hija del crimen no se sonrojan en reconocerlo porque para ellos hay una motivación superior a todas esas cuestiones que es el poder.Un poder absoluto para unos pocos que ellos justifican por ser ellos los adalides de la salvación del planeta y del género humano.

  6. Francisco no fomenta la verdad, pues si lo hiciera, combatiría la iniquidad de la industria farmacéutica, que mayoritariamente produce vacunas covid, sirviéndose de líneas celulares procedentes de abortos, lo que es inmoral, pero a Francisco le da igual porque nunca dice nada.

  7. Roguemos al Señor porque al final resplandezca la Verdad y las mentiras fabricadas en laboratorios salgan a la luz. Estamos en manos de Dios y sólo confiamos en Él.

  8. Pero justamente eso es lo que se viene haciendo desde hace dos años por los menos en muchos grupos «antivacunas» y «negacionistas», verificar y chequear información acerca de la «plandemia». Hay kilos, toneladas de datos. Hay también muchas «fake news», como es obvio. Pero estos grupos tienen la ventaja de que no son financiados por Soros ni por Bill Gates, como sucede con todos los «fact ckeckers» que sólo chequean siempre en la misma dirección y si se les pone delante un elefante contestan que aún no han analizado al microscopio los pelos de la cola.

  9. ¿Y qué le importará al papa que puedan existir o no noticias falsas sobre asuntos médicos?
    Venga, verificadme esta noticia no médica:
    «Trento condena poner una misa nueva y despreciar la misa apostólica».

    1. Tiene razón!!! Hay que combatir la noticia falsa de la pandemia ya que está fue orquestada por la masonería eclesiástica. Es el líder?

  10. ¿PERIODISTAS CATÓLICOS O VENDEDORES DE PSEUDOVACUNAS?

    El consorcio de medios católicos “Catholic Fact-checking” recibió ayer un solemne reconocimiento del Papa Francisco quien le dedicó una audiencia. Es la consagración de un compromiso sin precedentes con la difusión de vacunas, pero no podemos dejar de preguntarnos si esta es la misión de la Iglesia.

    Riccardo Cascioli. La Nuova Bussola.

  11. VACUNAS E INFECCIONES, LANCET DERRIBA EL PASAPORTE COVID

    La revista médica británica publica un estudio que demuestra que las vacunas contra el Covid no detienen la transmisión del virus. Los vacunados tienen un pico de carga viral similar al de los no vacunados y por lo tanto pueden transmitir la infección. Resultados que desgarran la lógica del pase vacunal.

    Paolo Gulisano. La Nuova Bussola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles