PUBLICIDAD

Cardenal Pell: “Sabía que Dios estaba conmigo, pero no sabía lo que Él estaba haciendo”

|

Mensaje de Pascua de George Pell: En el sufrimiento, encontramos la redención.

(The Australian)- Toda persona sufre. Ninguno escapa todo el tiempo. Todos se enfrentan a un par de preguntas. ¿Qué debería hacer yo en esta situación? ¿Por qué hay tanto mal y tanto sufrimiento? ¿Y por qué me pasó esto a mí? ¿Por qué la pandemia de coronavirus?

Los antiguos griegos y romanos pensaban que los dioses eran caprichosos, que fácilmente castigaban sin razón. Se afirma que cuando envolvemos nuestros regalos de Navidad estamos siguiendo la antigua práctica de aquellos, ofreciendo un sacrificio a un dios en particular, que lo cubría para que los otros dioses no se pusieran celosos.

Los ateos de hoy creen que el universo, incluido nosotros, es producto del azar ciego, que no existe una Inteligencia trascendente para ayudar a explicar nuestra secuencia de ADN, los 10.000 nervios conectados a un ojo, el genio de Shakespeare, Miguel Ángel, Beethoven y Albert Einstein.

Otra opción es un agnosticismo radical. No lo sabemos y quizás no queremos saberlo. Aquí los agnósticos pueden luchar contra el destino con una dignidad estoica o ponerse furiosos, viajar a la noche “enfurecidos contra la luz”.

La Pascua proporciona la respuesta cristiana al sufrimiento y a la vida. Los cristianos son monoteístas que se desarrollaron desde dentro de la revelación judía; ellos también siguen al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Ellos creen que hace casi 2000 años un joven judío fue crucificado en lo alto de una colina en Jerusalén, un viernes por la tarde, despreciado y rechazado. Todos lo vieron morir, mientras que un número limitado de personas, aquellas con fe, lo vieron luego en una milagrosa resurrección en cuerpo, el domingo siguiente. La afirmación no es que el alma de Jesús sigue marchando. Fue un regreso de la muerte de toda su persona, rompiendo las reglas de la salud y de la física, ya que los cristianos creen que este joven era el único Hijo de Dios, el Divino, el Mesías. Los huesos de Jesús nunca serán encontrados. Para la consternación de muchos, este era un Mesías, que no era un gran monarca como David o Salomón, sino el siervo sufriente de Isaías, que nos redime, nos permite recibir el perdón y entrar en una eternidad feliz.

“¡Mirad el árbol de la cruz donde estuvo clavado Cristo, la salvación del mundo!”.

Mi generación y los más jóvenes estamos pasando por un momento único. No tiene precedentes. Aún no vivíamos cuando hubo la pandemia de gripe española después de la Primera Guerra Mundial, algo comparable a lo de hoy, y hemos oído hablar de la terrible Peste Negra del siglo XIV, donde en algunos lugares murió un tercio de la población. Lo que es nuevo es nuestra capacidad para combatir la enfermedad de manera inteligente, mitigar la propagación.

La crisis de los abusos sexuales dañó a miles de víctimas. Desde muchos puntos de vista, la crisis también es mala para la Iglesia Católica, pero hemos extirpado dolorosamente un cáncer moral y esto es bueno. Así también, algunos verán el COVID-19 como un mal momento para aquellos que afirman creer en un Dios bueno y racional, el Amor Supremo y la Inteligencia, el Creador del universo. Y es un misterio; todo sufrimiento, pero especialmente la gran cantidad de muertes por plagas y guerras. Pero los cristianos pueden hacer frente al sufrimiento mejor de lo que los ateos pueden explicar la belleza y la felicidad de la vida.

Y muchos, la mayoría, entienden la dirección en la que nos dirigimos cuando se señala que el único Hijo de Dios no tuvo un camino fácil y sufrió más de lo que le correspondía. Jesús nos redimió y nosotros podemos redimir nuestro sufrimiento uniéndolo al Suyo y ofreciéndolo a Dios.

Acabo de pasar 13 meses en la cárcel por un delito que no cometí, una decepción tras otra. Sabía que Dios estaba conmigo, pero no sabía lo que Él estaba haciendo, aunque me di cuenta de que Él nos había dejado a todos libres. Pero con cada golpe, fue un consuelo saber que podía ofrecerlo a Dios por algún buen propósito, como convertir la masa de sufrimiento en energía espiritual.

Las raíces de nuestros servicios de salud están profundamente arraigadas en la tradición cristiana de servicio, su trabajo continuo durante largas horas y con un claro peligro de contagio. No era así en la Roma pagana, donde los cristianos eran únicos porque se quedaban con sus enfermos y los cuidaban en tiempos de las pestes. Incluso Galen, el médico antiguo más conocido, huyó a su finca de verano durante la peste.

Kiko Argüello, cofundador del Camino Neocatecumenal, afirma que una diferencia fundamental entre los temerosos de Dios y los secularistas de hoy se encuentra en el enfoque del sufrimiento. Con demasiada frecuencia, los irreligiosos quieren eliminar la causa del sufrimiento, a través del aborto, la eutanasia, o quitarla de la vista, dejando a nuestros seres queridos sin recibir visitas en las residencias. Los cristianos ven a Cristo en todos y cada uno de los que sufren -víctimas, enfermos, ancianos- y están obligados a ayudar.

Esto es parte del mensaje de Pascua de Cristo Resucitado.

Publicado en The Australian.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

33 comentarios en “Cardenal Pell: “Sabía que Dios estaba conmigo, pero no sabía lo que Él estaba haciendo”
    1. Amén, que el Uno y Trino le siga bendiciendo, le haga santo y sabio, para bien de toda la Iglesia. Y que la Virgen María, que de seguro le ha acompañado durante su prisión, sea siempre su refugio seguro ante cualquier ataque.

  1. Las causas del dolor y del sufrimiento humanos son y serán el gran misterio insondable, ante el que solamente podemos responder con el regalo gratuito de la fe en el Dios del Infinito Amor

    1. Se podrá discutir lo que se quiera sobre Kiko Argüello y el Camino Neocatecumenal, pero la cita que hace el cardenal Pell respecto al sentido corredentor del sufrimiento, no sólo es impecable, es acertadísima, como el resto de sus afirmaciones. Otra voz que no se calla. Le pido a Dios que nos siga confirmando en la Fe. Necesitamos cardenales y obispos así. ¡ Son tan escasos ! ¡ Gracias eminencia !

      1. Belzunegui, suelo estar siempre de acuerdo con ud, pero de los kikos creo que conoce poco los entresijos de las comunidades, creo que despues de haber caminado con ellos duramnte muchos años, puedo escribir con conocimiento de este movimiento judaizante y que a veces traspasa muchas lineas rojas

        1. Gracias Francha, pero no creo que el cardenal Pell, que creo es Opus Dei, de la SSSC, con esa cita, pretenda abrir un debate sobre Kiko y los kikos. Conozco muy bien las reservas de un Schneider, e incluso de un Juan Pablo II y un Benedicto XVI, que han tratado de enderezar el movimiento por la senda católica. Muchas gracias.

  2. Tremenda acusación de un delito infame, juicio y prisión injustos, tinieblas y sensación de abandono…
    Ha sido una verdadera pasión vivida en carne propia por Mons. Pell durante mucho tiempo.
    Al parecer, hoy la luz de la verdad ha triunfado sobre las tinieblas de la maledicencia.
    ¿Cuánto poder del Maligno se esconde en la oficinas vaticanas?
    ¿Estaremos dispuestos a erradicarlo con el auxilio indispensable de la oración sincera?

  3. Al Cardenal Dios le dio su “resurrección” de regalo. Se dice que los que sufren por Cristo,, su rostro se empieza a asemejar al de Él,, por éso Dios Padre los mira como si fueran los de Su amado Hijo.
    Es en la entrega a Dios, donde empezamos a parecer hermanos, hijos, cristianos de verdad,,, No es fácil,,,, hay que amar de verdad,, hay que demostrarlo,,,
    Me pregunto si alguna vez me parecí a Cristo,,,, espero,, si llega el momento,,, no tenga miedo.

    1. En el via crucis de ayer uno de los que portó la cruz era un sacerdote que estuvo 10 años preso y que fue liberado tras hallárselo inocente. ¿quién les devuelve el honor?

      1. ¿a ti qué te pasa? Esto mismo ya te lo respondí en otra noticia pero al parecer no lo has visto.
        Yo no insulto a nadie y si lo hago, lo asumo.
        No sé quien sea el tal Benedicto pero si te fijas utiliza los mismos insultos que tú el gran “teólogo” Rosae, así ¿quién te crees para juzgarlo?

  4. Saberse con Dios, en sus manos y abandonado a Él, aún cuando no sepamos que es lo que El hace con nosotros.

    Una bienaventuranza hecha carne: perseguido por la justicia. Pero una injusticia como cualquier otra tribulación que lleva a Dios.

    Como Cristo condenado injustamente no solo por el poder civil sino también con la soledad y el silencio de los que nunca lo debieron ni olvidar ni abandonar.

    Lo que a unos les destroza a otros los santifica. Un ladron se confirmó en el golgota en su excepto cismo moral y otro encontró un Dios misericordioso. Y los dos vivieron la misma experiencia.

    La capacidad de admiración, de elevación de lo material a lo espiritual hace que los hechos que pueden ser intrascendentes, o que en su injusticia, dureza, son incomprensibles nos eleven a considerar los bienes que no tienen fin.

    De esa prision lo más lacerante, no poder celebrar la santa misa. Lo más excelso el perdón a la salida

    1. En estos días en los que estamos materialmente privados de la misa diaria y de la comunión sacramental, el perdón a quien ha hecho el mal, distintivo del verdadero cristiano, confirma que cuando Dios no puede darnos su gracia a través de los sacramentos, la da sobre abundantemente a quien la desea con un sincero corazón. Sin esa gracia, es imposible el perdón sincero.

          1. Joaquín , ten en cuenta que la maldad y la imbecilidad humanas son dos misterios. Los comentaristas de infovati suelen ser adictos a ambas. Déjalo correr. Tus palabras, con mucha diferencia, son de lo más digno y desde luego lo más cristiano que puede encontrarse en este foro

          2. Joaquín,hay un tipo de demonios,que además de la oración,es necesario el ayuno para expulsarlos,me temo sea este el caso.Que Dios le otorgue el poder necesario para llevar acabo su deseo y también el mío.Me uno a usted en el trabajo.

  5. ” Fue un regreso de la muerte de toda su persona, rompiendo las reglas de la salud y de la física, ya que los cristianos creen que este joven era el único Hijo de Dios, el Divino, el Mesías. Los huesos de Jesús nunca serán encontrados. Para la consternación de muchos, este era un Mesías, que no era un gran monarca como David o Salomón, sino el siervo sufriente de Isaías, que nos redime, nos permite recibir el perdón y entrar en una eternidad feliz. ”

    Uno de los pocos cardenales creyentes en la resurrección de Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Una palabras de ese tenor no salen de Bergoglio ni por casualidad, un Bergoglio que negó a Scálfari la divinidad de N.S. Jesucristo y, en consecuencia, la redención. Para Bergoglio la muerte de Jesucristo en la cruz no es su triunfo, sino su fracaso. Para fracaso total el de Bergoglio, uno de los hombres más desgraciados de la humanidad.

  6. Kathy Clubb reveló en RemnantNewspaper.com que Pell escribió -mientras estuvo entre rejas- un manuscrito de 300.000 palabras sobre su experiencia en los últimos años que será publicado.

  7. Ahora, la notoriamente corrupta jurisdicción del Vaticano comenzará a perseguir a Pell con un proceso canónico. De acuerdo con fuentes de la Iglesia, incluirá las mentiras de los falsos acusadores de Pell.

    1. otra de las tonterías que lees en cualquier estercolero, por absurdas que sean , y las difundes. Todo lo que sea contra el Santo Padre y la jerarquía legítima, te vale. No tienes vergüenza. El Santo Padre, pese a Specola y a infovati, ha defendido y apoyado al cardenal Pell.

    2. Cuando no encuentras algo criticable, lo profetizas!
      Porque tanto odio? El odio no es cristiano y tengo la firme convicccion de que lo quieres ser!

  8. Yo reconozco que tengo muchísimo odio, pero muchísimo. Odio la mentira, la falsedad , el pecado, la doblez, el engaño, el error, la simulación .., pero ese odio se transforma en amor a la persona que incurre en esas actitudes, precisamente para salvarla con la ayuda de la Gracia. De otro modo, el amor a la persona que yerra, que podemos ser todos, es más falso que Judas. Amor y odio hay que encauzarlos bien. De otro modo caemos en lo que ha caído la misericorditis, que sólo condena la Verdad. Por eso persigue a los católicos.

    1. Odias también al Papa, a la jerarquía que Jesucristo estableció al frente de su grey, a todo quisque. Tu amor al prójimo se manifiesta en la difusión de datos falsos y manipulados sacados de medios de escasa credibilidad, como este mismo. No tienes vergüenza.

    2. Algunos se empeñan en crearse un Belzunegui a la medida de sus caricaturas comodonas, para poder replicarlo con extrema simpleza. Con su pan se lo coman.

  9. El Cardenal ha llevado un Diario Espiritual Personal durante su encarcelamiento.
    Hoy he leido algunas de sus paginas de su puño y letra y os digo es todo un tratado espiritual sobre el sufrimiento. Sera publicado muy pronto para ayudarle a pagar los “mile y miles” de $ que ha costado su defensa.
    Estad pendientes porque se que se venderá como pan caliente!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles