PUBLICIDAD

Cardenal Porras, a InfoVaticana: ‘Indudablemente hay una solución para Venezuela’

Descubra la biografía y obra de Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida. Toda la información de la Santa Sede y la Iglesia, a tu alcance.
|

Esta semana se ha celebrado en Roma la XXI Asamblea General de Caritas Internationalis que ha acogido a 500 participantes bajo el lema «Una sola familia, una casa común».

Al encuentro ha acudido el cardenal venezolano y arzobispo de Mérida, Baltazar Porras Cardozo. Entre conferencia y conferencia, InfoVaticana habla su eminencia acerca de la importancia de este congreso, sobre los resultados de las elecciones europeas y sobre la situación en Venezuela donde, en palabras del cardenal, «hay un pueblo que sufre, un pueblo que llora, pero hay un pueblo también que tiene la fortaleza de querer recobrar la alegría, la convivencia y la igualdad».

En varias ocasiones ha dicho que la Iglesia es la institución que más ayuda al pueblo venezolano. Estos días se ha celebrado en Roma la Asamblea General de Caritas Internationalis, en la que usted ha participado. ¿Existe una conciencia real de la situación que atraviesa Venezuela? ¿Qué destacaría de este encuentro?

En primer lugar, destacaría lo que significa el trabajo en conjunto y el compartir de más de 150 países las experiencias sobre un programa común que se da cada cuatro años, en la línea sobre todo del Papa Francisco de Laudato Si y Amoris Laetitia. Es muy interesante ver la cantidad de iniciativas nuevas que hay y las experiencias, que es lo que uno acumula y le da un sentido mayor a Cáritas.

En segundo lugar destacaría el clima de entusiasmo y de espiritualidad que existe. No un simple servicio como cualquier ONG sino que se hace con ese espíritu que nos da la Fe, para ir más allá. Y no con el sentido del existencialismo, sino con sentido de la promoción de convertir y ayudar a los pobres, a los excluidos y en convertirles en actores y protagonistas de su propio desarrollo.

Hace unos días se celebraron las elecciones europeas. ¿Cree que el crecimiento y la irrupción de los partidos políticos que critican públicamente el régimen de Maduro es una esperanza para su país?

Uno de los problemas es que el régimen de Chávez y de Maduro se ha presentado como si fuera un régimen de izquierdas, y resulta que no lo es, ni lo ha sido nunca. Es, como se ha sido calificado después, un régimen criminal por una parte y un régimen de forajidos, por lo que vivimos entonces en estos momentos una situación como nunca se había vivido. Creo que esto es un aspecto importante.

Y de cara a la Comunidad Europea, me gustaría resaltar los puntos que más tocan a los intereses de los ciudadanos, que es la cuestión de los derechos humanos. Los derechos humanos de la vida, los derechos humanos jurídicos y sobre todo la escalada que en estos últimos meses ha tenido la represión y la tortura. Esto pone más en evidencia una situación que no hay que verla como un problema entre la Comunidad Europea y los Estados Unidos, sino que estamos aquí ante un problema geopolítico por las características de la situación de Venezuela. No es un problema solamente interno, sino que lo que esto significa no es solo para el continente americano, sino que también lo es para otros países. Recordemos que en Venezuela, sobre todo las colonias portuguesas, españolas e italianas han sido muy numerosas y son muchos intereses humanos y afectivos, además de los comerciales y económicos que allí están. Hay que tener en cuenta este mundo globalizado y  que la defensa de esos derechos humanos deben estar presentes.

Sentimos que en Europa se presenta a la persona de Juan Guaidó como el que ha tomado por su cuenta la presidencia, y resulta que no es así. Esto forma parte de la constitución nacional, puesto que ha habido un desconocimiento desde los propios comicios del 20 de mayo del año pasado en unas elecciones que fueron fraudulentas y por eso existe ese vacío de poder. Creo que se va tomando cada vez más conciencia y ojalá que estos nuevos resultados sirvan para encontrar una solución que queremos sea lo más pacífica posible. Pero teniendo en cuenta de que tenemos un régimen que entre otras cosas está muy ligado con el narcotráfico y con el terrorismo, esto «enloda» la situación que vivimos.

Muchas veces ha denunciado que el gobierno de su país ha querido dividir las instituciones y hacer que parezca que el Papa está de un lado y ustedes de otro, y ha defendido que no es así. Sin embargo desde que comenzó el pontificado de Francisco hemos visto una extrema cautela y neutralidad respecto a la situación que está viviendo Venezuela. ¿Cómo valora el papel del Vaticano frente a la vulneración de los Derechos Humanos en el país?

No ha existido neutralidad en ningún momento, y hay una cosa que hay que entender del pontificado del Papa Francisco. Cuando él habla tanto de la sinodalidad y de un sentido horizontal de la presencia de los bautizados, nos da el protagonismo a quienes estamos en cada uno de los países. Hemos tenido un apoyo permanente tanto de él como de los miembros principales del Vaticano. Nunca como ahora. Tenemos un Papa latinoamericano, un secretario de Estado que fue nuncio en Venezuela, un sustituto que es venezolano, el presidente del Governatorato, el cardenal Bertello trabajó también en Venezuela y tiene una enorme sensibilidad, el cardenal Stella…en fin, nunca ha habido tanta cercanía, y lo que siempre ha habido es dejar que el protagonismo lo tengamos los que estamos ahí dentro y el apoyo ha sido total y lo ha repetido permanentemente.

En estos días que hemos estado en contacto con distintas instancias de la Santa Sede nos damos cuenta de que la información que se tiene es muy grande, y en segundo lugar, digamos que desde la realidad venezolana de estos veinte años de régimen, parece que todas las cosas quieren hacerse delante de un micrófono y delante de una cámara, y hay situaciones que hay que ir trabajándolas -no en secreto-, pero sí con la suficiente serenidad, y no para quedar bien ante la gente, sino para buscar soluciones reales a los problemas que tenemos.

PUBLICIDAD

¿Qué les diría a aquellos que creen que la única salida para Venezuela sería una intervención militar exterior?

Yo creo que eso ha sido desde el primer momento algo como «ahí viene el lobo». Indudablemente no se puede descartar ninguna de las soluciones o ninguna de las acciones que en un momento determinado se puedan tomar. Pero yo creo que hay un convencimiento de la población venezolana, de como sobre todo el gobierno ha sabido manejar como que «la invasión ya viene» y ha llamado a la preparación militar, que lo que ha hecho es que aumentar el gasto, distraer a la población y crear una propagación militar que resulta un tanto ridícula, porque recordemos lo que pasó en el 82 en las Malvinas, igualmente aquí. ¿Quiénes son los que producen las armas o tienen la capacidad en un momento dado para llevar adelante lo que sea?

Pero estamos en un mundo globalizado en el que indudablemente hace falta que haya la participación y la ayuda ante un régimen que tiene todos los poderes en su manos y que deja totalmente desarmada a la población en el campo jurídico, en el personal, en la vida diaria, e indudablemente en lugar de convertirse en lo que debe ser cualquier gobierno y en buscar el bienestar de toda la colectividad, el resultado lo estamos viendo con la cantidad de millones de emigrados, con la cantidad de personas presas y exiliados o personas amenazadas con un miedo permanente y con una represión que cada día va en aumento.

En una ocasión denunció que Venezuela está viviendo bajo el sometimiento de la inteligencia cubana e incluso de Oriente Medio…

A lo largo de estos veinte años indudablemente la presencia cubana y el manejo que tiene que ver con la inteligencia y en el mundo militar, es algo que no se puede ocultar porque ahí está. Y también la presencia en el gobierno, en los años anteriores y ahora, de algunos personajes, hijos y descendientes de algunos de estos países del Medio Oriente. Lo señalan muchos informes con testimonios de personas sobre la presencia de grupos extremistas en el país.

En sus mensajes al pueblo venezolano siempre habla de esperanza. Hoy en día, donde los niños mueren en los hospitales, la gente es asesinada por la calle y las personas mueren de hambre, ¿qué razones hay para mantener la esperanza?, ¿cree realmente que hay una solución?

Indudablemente que sí. Porque bien lo dice el Papa Francisco: «Con cara de cementerio, ya estamos derrotados». Aquí estamos ante una situación que no ha sido producto ni de catástrofes naturales ni de guerra, es la presencia de una situación producto de un régimen que es totalmente ineficiente, y el crecimiento de la conciencia de la población sobre esto y de la necesidad de salir es cada día mayor, y por eso el régimen a lo que recurre es a la represión, a la violencia, a reducir al mínimo la libertad de expresión. Hay un pueblo que sufre, un pueblo que llora, pero hay un pueblo también que tiene la fortaleza de querer recobrar la alegría, la convivencia y la igualdad.

 

8 comentarios en “Cardenal Porras, a InfoVaticana: ‘Indudablemente hay una solución para Venezuela’
  1. Percibo mucho jabón al dictador que más sostiene al otro dictador: Francisco. Es para mandar al Porras a la porra, máxime cuando tampoco parece preocuparle la salvaje descristianización de Venezuela.

    1. Según el latinobarómetro de 2019, el porcentaje de católicos ha bajado, en un sólo año, del 67% al 60%, en un descenso dramático, que se va acercando al chileno. Los evangélicos alcanzan ya el 30%, con tendencia a superar a los católicos en breve, los ateos el 9% y los espiritistas el 1%.

  2. Son buenas noticias, dentro del desastre en Venezuela con maduro.
    Que haya comentarios positivos del Papa, es lo que queremos los católicos. Un Papa que ve por su grey y aparta un poco la obsesión por el cambio climático. Bien por el Papa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles