PUBLICIDAD

Cardenal Sarah: “La Iglesia no puede colaborar en esta nueva forma de esclavitud que es la migración masiva”

(AP Photo/Andrew Medichini)
|

En una entrevista concedida a la publicación francesa Valeurs Actuelles, el cardenal guineano Robert Sarah, prefecto para el Culto Divino, arremete contra quienes quieren imponer la inmigración masiva como un imperativo evangélico.

“Es una falsa exégesis utilizar la Palabra de Dios para valorizar la migración”, asegura, contundente, el cardenal Sarah en una entrevista concedida a la publicación francesa ‘Valeurs Actuelles’. “Dios nunca ha querido estos desarraigos”.

Las palabras de Su Eminencia resultan especialmente valientes en un momento en el que, desde la Curia romana hasta la abrumadora mayoría de las conferencias episcopales de Occidente, están convirtiendo la defensa de la inmigración masiva e indiscriminada en un caballo de batalla, normalmente acompañada de citas evangélicas y la insinuación (o la declaración explícita) de que quien piensa lo contrario “no es cristiano”.

Muy al contrario, Sarah -cuya condición de subsahariano le da una particular autoridad en este asunto- lanza la voz de alarma contra este novísimo fenómeno. “Esta voluntad actual de globalizar al mundo suprimiendo a las naciones, las especificidades, es una locura total”, afirma. Y en cuanto a las analogías bíblicas, recuerda que el pueblo judío “tuvo que exiliarse, pero Dios lo condujo de nuevo a su país. Cristo tuvo que huir de Herodes y refugiarse en Egipto, pero volvió a su país cuando Herodes murió”.

La identidad, la pertenencia, son importantes para Sarah. “Cada uno de nosotros debe vivir en su país. Como un árbol, cada uno tiene su terreno, su ambiente donde crece perfectamente. Más vale ayudar a las personas a crecer en su cultura que animarlas a venir a una Europa en plena decadencia”.

Sarah ve en lo que está sucediendo, eso mismo que se aplaude desde tantos púlpitos, como una nueva esclavitud, algo que no solo es negativo para el país de acogida, sino muy especialmente para los supuestos ‘beneficiados’: “Todos los inmigrantes que llegan a Europa están hacinados, no tienen trabajo, ni dignidad… ¿Es esto lo que quiere la Iglesia? La Iglesia no puede colaborar en esta nueva forma de esclavitud en que se ha convertido la migración de masa”.

Pero mientras que el destino y los riesgos que corren los migrantes son personales, afectan solo a los individuos cegados por el espejismo de Occidente, para Europa supone un riesgo existencial. “Si Occidente continúa por este funesto camino, hay un gran riesgo de que, debido a la falta de natalidad, desaparezca, invadido por los extranjeros, como Roma fue invadida por los bárbaros”, dice Sarah, y añade: “Hablo como africano. Mi país es mayoritariamente musulmán, creo saber de qué realidad estoy hablando”.

Por otra parte, para Sarah Europa y su civilización no son como cualquier otra, tiene una misión especial encomendada por Dios y su desaparición sería un desastre para el mundo entero. “Dios no cambia de opinión”, asegura. “Dios ha dado una misión a Europa, que acogió al cristianismo. Y los misioneros europeos han proclamado a Cristo hasta los confines de la tierra. Y no fue una casualidad, era el plan de Dios. Esta misión universal que Él le dio a Europa cuando Pedro y Pablo vinieron a instalarse en Roma, a partir de la cual la Iglesia ha evangelizado a Europa y al mundo, no ha terminado. Pero si nosotros le ponemos una fecha límite hundiéndonos en el materialismo, el olvido de Dios y la apostasía, entonces las consecuencias serán graves. Si Europa desaparece, y con ella los valores inestimables del viejo continente, el islam invadirá el mundo y nuestra cultura, nuestra antropología y nuestra visión moral cambiarán totalmente”.

27 comentarios en “Cardenal Sarah: “La Iglesia no puede colaborar en esta nueva forma de esclavitud que es la migración masiva”
  1. Nunca llegará a papa ni optará siquiera al puesto. Al menos mientras no acabe esta larga noche en que una hermética casta amordaza, maniata y sodomiza a la Iglesia.

  2. En una entrevista concedida a la publicación francesa Valeurs Actuelles, el cardenal guineano Robert Sarah, prefecto para el Culto Divino, arremete contra quienes quieren imponer la inmigración masiva como un imperativo evangélico. Es decir: arremete duramente contra Francisco y los frncisquitas, plenamente retratados en sus diatribas, que fomentan las mafias de la migración ilegal, cobrando sustanciales sumas y arriesgando la vida de los migrantes.

  3. Si hace unos días arremetía aquí contra unas desafortunadas afirmaciones del cardenal,hoy me descubro ante él.Se está jugando el presente y el futuro.Precisamente hoy recordamos el fallecimiento de un inmenso científico y santo,Jerome Lejune,descubridor de la trisomia 21,que causa el síndrome de Down.Pues bien:Al recibir por ello el premio J.F.Kenedy realizó tal encendida defensa de la vida que,al hablar despues con su edposa,que se habia quedado en Paris,le dijo,”acabo de perder ,conscientemente,el premio Nobel”.

  4. La migración es un Derecho Humano, no comparto las respetables palabras de Su Eminencia, obviamente sacadas de contexto para atacar al Santo Padre, que es el fin de esta página. El Papa San Juan Pablo II explicó claramente que este principio de la dignidad del ser humano, se aplica al tema de la inmigración mediante dos criterios:
    a) Todo ser humano tiene derecho a buscar condiciones dignas de vida para sí y para sus seres amados, incluso mediante la emigración.

    b) Toda nación soberana tiene derecho a garantizar la seguridad de sus fronteras y regular el flujo de inmigrantes.

    La Iglesia, por tanto, defiende los derechos fundamentales de la persona; y también el derecho que los estados tienen de regular sus fronteras. El bien común necesita regularse de forma que los remedios no sean peor que la enfermedad.
    En esas circunstancias especiales, la Iglesia aboga por la salvaguarda de los derechos fundamentales de la persona apelando a la búsqueda del bien común.

    1. No es verdad lo que usted dice. La Santa Sede no está respetando, en modo alguno, el segundo criterio que usted citaba, esto es, el derecho de las naciones europeas y de Estados Unidos a garantizar la seguridad de sus fronteras y regular el flujo de inmigrantes. Eso es, precisamente, lo que está denunciando el cardenal Sarah, que tiene toda la razón.

  5. Que se prepare el Cardenal. No creo que dure mucho en el puesto. Por lo demás estoy totalmente de acuerdo con él. Lo propio es ayudar para que en sus países haya desarrollo y puedan trabajar y vivir allí sin desarraigarse de su país, su cultura, su familia, su vida. Lo cual no quita que se pueda y deba dar emigración, que en su justa medida puede ser positiva y enriquecedora, pero no la emigración masiva y descontrolada fruto del abandono de esos países a su suerte, o de la corrupción de sus gobiernos, sino la natural de un mundo globalizado.

    1. Un gran porcentaje de quienes vienen de África a Europa son islamistas del Islam religión de paz, esa paz que no se cree nadie, y no vienen precisamente a adaptarse, sino a adaptarnos. La ingenuidad y la estulticia están muy extendidas. Cuando abran los ojos, será demasiado tarde.

  6. Menos mal que el Señor Cardenal Sarah no vivió en la antigüedad de nuestra era. Cuando las inmigraciones masivas llevaban pueblos completos de un lugar a otro, en busca de agua o una tierra para labrar o simplemente sobrevivir o huir de las terribles pestes y guerras. Imaginarse a este Señor Cardenal negando la entrada y el tránsito en esas épocas, cuanta humanidad habría muerto.
    No se puede ser tan inhumano, con hijos de Dios que mueren de hambre y sin trabajo, negarles tierra y comida. Donde queda nuestro espíritu cristiano, nuestra fe?
    Por supuesto el Cardenal Sarah no pasa hambre ni frío ni necesidades en las instalaciones Vaticanas. Detrás de su majestuoso escritorio y amplia oficina, vestido de sedas y pectorales, es imposible ser sensibles al tema

    1. ¿Usted cree que, en la antigüedad, la gente podía ir donde quisiera, sin que los pueblos de las tierras a donde iban no dijeran ni pío al respecto? Eso no se lo cree ni usted, oiga.
      Donde hay que poner el foco es en los países de origen de los migrantes. Europa no puede acoger a toda África, ni a toda Asia. Hay que ayudar a la gente a vivir bien en sus propios países, hay que analizar qué está pasando en ellos. Y los migrantes deben esforzarse en sacar adelante sus propios países, como hemos hecho los europeos con los nuestros.

  7. No olvidemos que cuando se habla de inmigración, se trata de personas concretas que son nuestros hermanos y hermanas. El Santo Padre nos recuerda que la Iglesia reza para que siempre nos acordemos de los rostros humanos involucrados en el debate de la migración. Los inmigrantes no son simplemente consumidores de bienes y servicios, contribuyendo o aprovechándose de las instituciones económicas o políticas del país que los recibe. Más bien los inmigrantes son personas reales, con vidas reales, familias, esperanzas y sueños para su futuro. Muchos de ellos dejaron su país porque no encontraron otra alternativa. ¿qué está haciendo el Primer mundo por promover el desarrollo de lo que se llama el Tercer mundo? no olvidemos que si hay paises empobrecidos es quizá porque no les hemos apoyado lo suficiente en su desarrollo y quizá hemos contribuido con su subdesarrollo.

  8. La política italiana está que arde y los antiguos socialistas, ahora llamados demócratas, buscan el apoyo del Vaticano. Las posiciones contra Salvini de los obispos italianos piensan que le favorecen. Creemos que siguen pensado que los católicos son un rebaño de retrasados mentales sin neuronas que votarán a quien diga Parolin siguiendo las iluminadas ideas de su jefe. Ni unos ni otros están entendiendo que las vergüenzas están al aire y que cada vez que hablan mal de Salvini crece. Y eso no solo pasa en Italia y parece contagioso.

  9. Me gustaría que el Papa leyera las declaraciones de Sarah, el cardenal Sarah sabe de lo que habla, es africano y tambien otros obispos africanos han dicho que esta forma de emigración en masa e ilegal no es buena ni para Europa ni para Africa.
    Para Africa porque no se van los que verdaderamente tienen necesidad, sino los que tienen recursos y sueñan algo que es
    totalmente falso. Y Para Europa ya lo explica muy bien el cardenal Sarah.
    También Juan Pablo II alerto de la invasión musulmana, es de hecho una realidad.

    1. El Cardenal Sarah es un hombre lúcido que ve con claridad que estas migraciones en masa son un fenómeno que responde a un plan de conquista islámica para ponerle fin al cristianismo. Esas masas humanas por otro lado son también víctimas de este plan monstruoso.

  10. El Cardenal Sarah sí que la tiene clarísima.
    ¡Muchísimas gracias, Cardenal Sarah, por ayudarnos a sobrellevar estos difíciles y durísimos tiempos que estamos atravesando! Dios, que es muy buen pagador, le retribuya con creces todo lo que usted nos brinda tan generosamente.

  11. “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis” (Mateo 25, 41-43).

    Creo que en este medio la palabra del evangelio debería de ser la más autorizada, puesto que es la única que no está afectada por ideologías.

  12. Es una lástima que hayan colocado Uds. este artículo tan hacia abajo de la página de Infovaticana. Se diría que lo quieren esconder, y francamente no se comprende, salvo que hayan recibido Uds. presiones. Este hombre, el cardenal Sarah, es uno de los escogidos de Dios para dar la batalla en favor de la verdadera Iglesia católica y todo cuanto manifiesta en relación a la descontrolada inmigración en Europa, es cierto.
    Doy gracias a Dios ( el UNO y TRINO, que no hay otro ) por el don que supone el cardenal Sarah en estos momentos históricos.

  13. Felicito las palabras del cardenal Sarah. Pues lo q tenemos q hacer es ayudar a los africanos,en su tierra..dándoles medios económicos y. Humanos para vivir dignamente.
    Y frenar a las mafias q les engañan con un mundo mejor en Europa

  14. Totalmente de acuerdo con este cardenal. Muchos sacerdotes (los jesuitas casi todos) siguen equivocándose en este tema, sus opiniones son las propias de la extrema izquierda. ¿Dónde se ha visto que un Presupuesto Nacional pueda soportar el que entre tantísima gente teniendo que ser absolutamente ayudada para todo? Es algo demencial e imposible. Con todo respeto creo que pensar que esta entrada, que tiene ya carácter de invasión. es algo bueno y asumible por un país es andar algo mal de la cabeza. ¿Y cómo quedan los que se quedan en sus países vacíos de hombres jóvenes ? Creo sinceramente que vienen a alienarse ellos y a alienar a los demás, consiguen que los más humildes no tengan otro remedio que aceptar trabajos muy precarios y mal remunerados. En resumen todos mal y todos perdiendo su identidad y su dignidad. ¿Y esto lo quiere Cristo? Que no nos cuenten más mentira, esto sólo beneficia a las Mafias y a los empresarios que consiguen tirar los salarios y obtener más beneficios.

  15. La mayoría de las veces se emigra no por gusto sino por necesidad, se deja familia porque lastimosamente los países con gobiernos corruptos no ofrecen calidad de vida a la personas. Creo que hay que mirar este tema desde varios puntos de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles