PUBLICIDAD

Un pontificado fallido

R.R. Reno, editor de la revista norteamericana 'First Things', reflexiona sobre la naturaleza del pontificado de Francisco.EFE/Luca Zennaro
|

Recogemos aquí – traducido – el extenso artículo de R.R. Reno sobre el pontificado de Francisco:

El pontificado actual causará daño a la Iglesia Católica. El Papa Francisco combina laxitud y dureza. Su estilo es informal y accesible; su manejo eclesial frío y astuto. Existen una serie de temas principales en este pontificado: misericordia, acompañamiento, periferias, etc., pero no un marco teológico. Estamos ante una especie de arma verbal semiautomática, que dispara sin cesar comentarios punzantes, aperturas espirituales y apostillas terrenales (¡coprofagia!). Todo esto ha creado una atmósfera confusa, incluso disfuncional, que se volverá intolerable, si es que aún no lo es.

Cada papa establece un tono particular, su propia línea. Benedicto no ocultó su deseo de que la Iglesia recuperase la dignidad y la orientación trascendente de las antiguas formas de adoración. Pero fue comedido y nunca denunció ni insultó a los que prefieren las guitarras y las liturgias informales. El gran proyecto intelectual de San Juan Pablo II fue redimir la promesa del giro del catolicismo de mediados de siglo hacia la cooperación con el humanismo secular. Intentó fusionar aquel giro moderno hacia el sujeto y la libertad con una amplia afirmación de la tradición doctrinal. Uno puede juzgar su proyecto como un éxito o un fracaso, pero está fuera de toda duda que su intención era cubrir la brecha entre el actual ethos orientado al individuo y el teocentrismo del catolicismo.

El papa Francisco, por el contrario, se apresura a denunciar, ampliando las brechas en lugar de cerrarlas. La mayoría de las veces se dirige a los fieles católicos más comprometidos. Ataca con regularidad a los cristianos “momificados” y a los “contadores de rosarios”. En muchas ocasiones, Francisco ha elegido a sacerdotes doctrinalmente ortodoxos como blanco de sus burlas. Lo mismo se aplica a los partidarios de la misa latina, a quienes se mofa tratándolos de afectados por una “rigidez” nacida de la “inseguridad”. Al inicio de su pontificado, su sermón de Navidad a la curia consistió en recitar una letanía de condenas.

Francisco expresa poca simpatía o apoyo hacia los asistentes con regularidad a misa o quienes trabajan en el ministerio parroquial. “¡Id a las periferias!” Ésa es una de sus típicas exhortaciones. En la práctica, esto ha significado descuidar (si no atacar) a obispos, sacerdotes y laicos que realizan el trabajo ordinario de sostener las instituciones y tradiciones de la Iglesia.

El pasado noviembre Francisco intervino para evitar que los obispos en los Estados Unidos tomasen medidas para abordar su incapacidad para responsabilizarse de la crisis de abusos. Mientras tanto, parece que el Vaticano ha llegado a un acuerdo con el gobierno chino para regularizar la iglesia clandestina en ese país. El acuerdo parece permitir a los burócratas comunistas desempeñar un papel fundamental en la selección de obispos.

El contraste es chocante. Por un lado, el Papa abofetea a quienes han dedicado sus vidas a la Iglesia y han demostrado su lealtad durante décadas de entrega. Por otra parte, se muestra solícito con los intereses de los comisarios y los acomoda, hasta el punto de suspender uno de los principios canónicos más importantes del catolicismo moderno, diseñado para proteger a la Iglesia contra el control secular.

Cualquier decisión particular de Francisco y su equipo puede ser defendible. Algunos se han dedicado a reunir argumentos de un tipo u otro para mostrar que cada movimiento tiene fundamento y es ejemplar. Pero Francisco parece no estar interesado en desarrollar una justificación teológica coherente de sus acciones. Gobierna con gestos, consignas y sentimientos.

El Papa Francisco también ha revisado el Catecismo de una manera que sugiere un cambio fundamental en la enseñanza de la Iglesia. Esto se hizo de manera perentoria, sin discusión ni explicaciones. Es como si Francisco hubiera meditado en los Ejercicios espirituales de San Ignacio, que nos mueven a buscar discernimientos que se nos presentan con una dominante inmediatez, en lugar de consultar a teólogos morales. De este modo se crea la impresión de que todo puede cambiar ¿Quién sabe que será lo siguiente?

“El tiempo es más grande que el espacio”. El Papa Francisco ha hecho de esto uno de sus principios rectores. Significa que los movimientos del espíritu son más importantes que las liturgias oficiales, las doctrinas autorizadas y las estructuras establecidas. Este principio es anti-institucional. Es una opinión típica de jesuitas formados por los Ejercicios Espirituales lo suficientemente viejos para dar por seguras las instituciones de la Iglesia.

Di clases durante varios años en una universidad jesuita. Estoy familiarizado con un enfoque pastoral que trata la disrupción y el quebrantamiento de las reglas como un tonificante espiritual. Muchos jesuitas que conocí eran “liberales” en su estilo y retórica. Pero llegué a entender que no siempre lo eran por convicción. Era una táctica, una postura destinada a mejorar su efectividad evangélica. Pensaban que romper reglas y adoptar puntos de vista heterodoxos tranquiliza a la gente. Abre un espacio para el Espíritu Santo, llevando a las personas a una “escalera del amor” que los lleva a la Iglesia.

No es éste un enfoque disparatado. En algunas circunstancias funciona. Como dijo San Pablo: “Me he convertido en todo para todos”, sugiriendo una estrategia móvil para el anuncio de Cristo crucificado. Esta adopción por parte de los jesuitas de máscaras eclesiales múltiples, incluso contradictorias, nos ayuda a comprender por qué el Papa Francisco puede pasar tan rápidamente de posiciones “liberales” a “conservadoras”, sugiriendo una relajación de los juicios de la Iglesia sobre la moralidad sexual (“¿Quién soy yo para juzgar?”), mientras que al mismo tiempo hace llamativas declaraciones sobre la no idoneidad de los homosexuales para el sacerdocio. Este enfoque es coherente, además, con la tradición peronista que busca trascender la ideología al servicio de las personas. Un verdadero peronista es de izquierdas, excepto cuando es de derechas.

Este enfoque no funciona bien cuando se pretende hacer de él una estrategia general para la Iglesia. El estilo a base de improvisaciones de Francisco depende para ser efectivo de la estabilidad subyacente de la tradición. Si la Iglesia se convierte en el agente de su propia disrupción y el quebrantamiento de la regla se convierte en la regla, entonces las tácticas autónomas de los jesuitas pierden su eficacia espiritual. Se convierten, por el contrario, en gestos inútiles en una atmósfera de desorden y confusión. Esto, me temo, es el efecto del pontificado de Francisco. Es como el “baby boomer” que no puede entender por qué los jóvenes no encuentran genial su inconformismo convencional y lleno de clichés. “Si hubieras estado en Woodstock…”.

Los obispos, quienes dirigen órdenes religiosas y los funcionarios de la Curia tienen responsabilidades institucionales. No estoy al tanto de sus conversaciones privadas. Pero el desorden y el sesgo anti-institucional del pontificado de Francisco tienen que resultar inquietantes. La tendencia de este Papa es socavar a los servidores más leales de la Iglesia. Esto es seguramente irritante. Su falta de interés sobre la teología, y en general sobre las ideas, reduce su pontificado al ejercicio bruto del poder eclesiástico. Esto crea una atmósfera dictatorial desagradable para quienes dirigen las instituciones de la Iglesia.

Como todos los cristianos, los católicos creen en Cristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre. También creemos en la Madre Iglesia. Esto no reemplaza la fe en Cristo. Significa que confiamos en que, en líneas generales, la Iglesia no solo es un testigo de Cristo en quien podemos confiar, sino también su presencia real, el Cuerpo místico de Cristo. Es por esto que los católicos a menudo usan la palabra “Iglesia” como sinónimo de la gracia de Dios en Cristo. Un católico es fiel a la Iglesia, a sus enseñanzas, tradiciones y liturgia, sin duda, pero también a sus instituciones, incluso a las piedras de sus edificios. (En Roma, los adoquines son conocidos como sampietrini, “pequeños San Pedros”). Esta fidelidad se puede exagerar. Las regalías de los caballeros de Malta no son imprescindibles. Pero en general, el espíritu de devoción a las antiguas tradiciones y formas externas de la Iglesia es evangélico. Es una forma encarnada de fe en Cristo. Aferrarse tenazmente al “espacio” es un primer fruto del señorío de Jesús sobre todas las cosas.

El Papa Francisco parece considerar la incertidumbre y la inestabilidad como algo deseable. Su anti-institucionalismo tiende a desencarnar la fe católica. Una Iglesia “hospital de campaña” puede ser lugar de paso. La Iglesia de ladrillo y piedra reivindica la permanencia. Compite con la Ciudad del Hombre por el territorio. Da testimonio de la certeza y la estabilidad de la alianza de Dios cumplida en Cristo.

Mirando hacia atrás, podemos ver que Jorge Bergoglio destrozó algunas de las instituciones de las que estuvo a cargo antes de sentarse en el trono de Pedro. Sembró la división en el seminario jesuita durante su mandato como rector. Cuando se retiró como provincial de los jesuitas en Argentina reinaban allí el conflicto y los recelos.

Está claro que algunas cosas necesitan ser rotas. He escrito sobre la cultura eclesiástica esclerótica en los Estados Unidos. Hace mucho tiempo Joseph Ratzinger advirtió que la Iglesia en Occidente debe descartar irreales ilusiones, legado de su papel en la Cristiandad, a fin de recuperar la sal en su testimonio. Según ciertas informaciones, Bergoglio acabó con algunas de las conexiones corruptas entre la Iglesia y los intereses de la élite en Argentina. Todos tenemos en la cabeza algunas reformas muy necesarias.

Pero aquellos que ocupan los cargos de gobierno en la Iglesia también deben construir, unificar y alentar a las tropas. Y esto es lo que Francisco parece poco dispuesto a hacer. Es como un comandante supremo que estima mucho a sus audaces comandos mientras que se mofa de los soldados de a pie comunes. Esto lleva al desastre, ya que los soldados de a pie, los “machacas”, son los que toman y mantienen el territorio.

El Hijo de Dios vino para conquistar territorio. El afán de conquista se puede encontrar en el testimonio de los mártires, en la santidad de los santos y en las valientes palabras de los profetas. Pero los “contadores de rosarios”, los asistentes regulares a misa, los sacerdotes que se preocupan por las normas canónicas, los obispos que supervisan sus diócesis, todos ellos ocupan y aseguran el territorio.

Tengo la impresión de que la mayoría de los cardenales y otros eclesiásticos en puestos de responsabilidad son cada vez más conscientes de que el pontificado de Francisco es un fracaso. Este juicio no indica necesariamente desacuerdo teológico. De hecho, parte de esta preocupación nace de la creciente comprensión de que Francisco no tiene teología. (“La realidad es superior a la idea”, como él lo expresa). La autoridad sin principios y el gobierno sin normas se basan en la intuición y el discernimiento, lo que significa tiranía (la autoridad de las intuiciones de un hombre) o anarquía (la autoridad de los discernimientos de todos y cada uno). En cualquier caso, la Iglesia pierde su seriedad específica, y el mundo y sus principios invaden y avanzan conquistando territorio.

Un papa sagaz trataría de atenuar el tumulto en la Iglesia estadounidense nombrando a un hombre de reputación impecable para la sede de Washington, vacante desde la marcha del desacreditado cardenal Wuerl. Se espera que Francisco haga lo contrario. Y sus defensores denunciarán cualquier crítica a su elección como el resultado de una camarilla de conservadores ricos que quieren secuestrar a la Iglesia con fines políticos.

Mientras tanto, a pesar de todo lo que se habla de los pobres, este pontificado cultiva una relación estrecha e íntima con la élite de Davos sin precedentes. Una vez más, no estoy al tanto de lo que piensan los cardenales y los prefectos del Vaticano, pero puedo imaginar que una eminencia eclesiástica que mire a largo plazo sospechará, y con razón, que este pontificado trata de acomodarse al Occidente secular de modo no muy diferente al acuerdo de poder compartido que ha cerrado con el gobierno comunista en China. En lugar de ganar territorio, el pontificado de Francisco está convirtiendo el catolicismo en una capellanía de los intereses de la élite del emergente orden mundial global. Aquellos que conocen a los jesuitas reconocerán en esto su patrón histórico, que aún sigue siendo la norma en medio de tanta cháchara sobre justicia social.

72 comentarios en “Un pontificado fallido
    1. Antonio1. sigue Vd. tan ofuscado como siempre. Es fallido porque Francisco no ejerce de Vicario de Cristo y se dedica a obstaculizar a los que sí defienden y dignifican la fe en Cristo y en su Santa Iglesia Católica.

    2. TONTONIO
      No te pongo 1, porque eres infinito. Insuperable.
      Veras cuando le pongan al Portavoz del Trucho en su sitio en el juicio final. No quisiera estar en sus zapatos.
      Para apostatar así, es mejor abandonar directamente la Iglesia. No pierdas el tiempo y diviértete, porque esto no te va a servir de nada. Tu ya me entiendes.

    3. El Papa Francisco nos está haciendo escuchar y vivir lo MEDULAR DEL CRISTIANISMO. Eso siempre incomoda, perturba y cuestiona a quienes se habían instalado en su comodidad espiritual, al igual que los fariseos en tiempos de Jesús. Francisco es un elegido de Dios para conducir a su Iglesia en tiempos difíciles. Y en él se están cumpliendo las Bienaventuranzas. Es odiado, denigrado, incomprendido y duramente criticado por quienes deberian estar mas cercanos a el por su ministerio dentro de la Iglesia!! Pero las PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECERAN CONTRA ELLA. Sigue adelante, PAPA FRANCISCO porque DIOS ESTÁ DE TU LADO.

      1. Anunciare:parece sensato que Dios este con el Papa Francisco pué asi se lo dijo a Pedro, no porque Pedro fuera la pera manejando la barca de la Iglesia sino porque Dios es fiel y afortunadamente eso es lo que importa y lo que da sentido a todo, gracias por su comentario que ensancha el corazón e invita a la confianza, tan escasa en estos tiempos.

  1. De fallido nada. Está consiguiendo todos sus objetivos contra el catolicismo con la valiosa ayuda del pensamiento único, el islam religión de paz, el protestantismo de Lutero testigo de la fe, los comunistas chinos y los papólatras conservaduros. Objetivo final: el ecumaníaco ecumenismo de todo es lo mismo, o sea, nada, pues todas las religiones son voluntad de Dios.

  2. Siento una tristeza enorme por no haber podido apoyar a Francisco, por haber perdido la fe en él, por tantas decepciones y engaños por parte de quien ocupa la silla de Pedro. Al mismo tiempo lo comprendo, comprendo que no estamos en tiempos normales sino en la gran tribulación, la última prueba de la Iglesia; comprendo que esta desolación era necesario que pasara y que tenía que haber alguien que la encarnara y la desatara; porque esto no se trata de errores humanos ni de un Papa imperfecto, se trata del intento de demolición programada de 2000 años de catolicismo, que alguien tenía que personificar.
    Rezo por ti Francisco, como he hecho desde aquel 13.03.2013. No guardo rencor ni tengo malos sentimientos hacia nadie y pido perdón si alguna vez los he tenido, pido perdón por el mal que haya hecho y doy gracias al Señor por el bien que Su gracia me ha permitido hacer.
    Que el Señor, en atención a Sus elegidos, salve a la humanidad y salve a la Iglesia.

    1. Pero esto no es nuevo. No empieza con Francisco.
      Tampoco sabemos si ésta es la última prueba, o si de algún modo todo va a estallar por los aires para luego volver a la senda.
      Claro que, en esa situación puede haber una separación. Me pregunto si la Iglesia oficial podrá identificarse con la Iglesia de Cristo o si ésta volverá a ser de algún modo clandestina.

    1. ¿Y? No, no son de la masonería. Solo intentan informar a algunos que por desgracia, no somos capaces de quedarnos en Babia creyendo que todo va bien. Ya sabemos que la mayoría no está preparada para las malas noticias, pero algunos sí lo estamos, y queremos saber. Aunque suene soberbio, es simplemente autodefensa.

    2. Pues no van a modificar el nombre porque aquí se defiende la Iglesia Católica, apostólica y romana. No. No somos masones. Precisamente lo que denunciamos, entre otras cosas, los que aquí escribimos es la infiltración de la masonería en la Iglesia. Bajo el lema de masónico de igualdad, libertad y fraternidad el Papa ha firmado en Abu Dabi un documento en el que dice que todas las religiones vienen a ser lo mismo. Si eso no es masonería, ya me dirá usted que es.
      Pues no!! La religión católica es la única que tiene la plenitud de la verdad. Ni de broma el islam se puede calificar como religión. La religión religa al hombre con Dios. Solo hay un Dios verdadero y no es alá.
      Viva Cristo y Su Iglesia!!

  3. Todo esta forma de actuar,tiene denominación en el mundo secular, y es cinismo e hipocresía en una persona muy ególatra que a veces se cree un mesías.
    Ahora bien el contexto y su finalidad cada cual puede pensar lo que desee. Yo por sus modos, no puedo pensar en ninguna BUENA intención.

  4. Mikel, hay algo de lo que afirmas que me chirría:” comprendo que esta desolación era necesario que pasara y que tenía que haber alguien que la desatara, la encarnara”
    Tus palabras suenan a determinismo, nada más ajeno a nuestra fe. Dios que todo lo sabe en su eterno presente ha previsto que pasaría todo esto, pero ésto no impide que esté pasando por todos y cada uno de los que lo estemos provocando en el uso de nuestra libertad.
    Nada de esto pasa necesariamente porque Dios lo haya previsto, sino que Él lo ha previsto porque sabía del mal uso que haríamos de nuestra libertad. Porque si no fuera así, la responsabilidad de los que actúan mal quedaría excusada.

    1. Hola Aintzane, por supuesto Francisco (y los que están detrás del trono) tienen libre albedrío para hacer lo que están haciendo, no son esclavos de un destino fijado de antemano. En mi opinión Francisco personifica lo profetizado en el Apocalipsis, especialmente en el capítulo 13 y por nuestra Madre desde La Salette (“Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del anticristo.”). Es el rostro visible de “la última prueba de la Iglesia” (CIC n. 675), a la que se han referido los cardenales Burke y Eijk al hablar de la confusión de este pontificado. Francisco encarna la plenitud de un tiempo sin precedentes en dos mil años de cristianismo como es de la gran apostasía en la que estamos inmersos. Rezo por él, creo que muchas veces el disgusto y el enojo no me han ayudado a ser consciente de cuánto lo necesita. Que nuestra Madre del cielo cuide a Benedicto XVI y a Francisco. Un abrazo.

  5. Pienso que este artículo se queda más bien corto. Hay que reconocerle un fino análisis descriptivo de los hechos empíricos. Pero creo que le falta perspectiva a la hora de analizar las motivaciones y el porqué y el para qué de estos mismos hechos. Creo que le falta perspectiva y profundidad.

  6. En cuanto a que es fallido, tampoco estoy de acuerdo, porque tampoco el autor mide las consecuencias de los hechos que analiza. Destruir algo produce muchas consecuencias negativas, pero en absoluto fallidas cuando es precisamente eso lo que se busca.

  7. Bueno, lo de fallido o no, quedará en manos de Dios, para bien o para mal. Vaya usted a saber. De momento, va consiguiendo alguna cosas y otras asombrosamente no. Ya se verá. A mí este análisis me ha gustado. Es un buen enfoque para intentar entender este desastre.

  8. La ventaja, no querida ni deseada por este pontificado, es que, a muchos, nos está llevando a conocer mejor a Jesucristo, un Jesucristo entero y verdadero; a conocer mejor los evangelios, sin recortes misericordíticos complacientes; a conocer mejor la doctrina, en especial los Novísimos, totalmente ausentes de la predicación actual en general, los dogmas, los padres de la Iglesia, los doctores, los santos de verdad, no las caricaturas que nos presentan hoy, a valorar más y mejor la sagrada liturgia, en la que lo relevante es lo que hace Él, no lo que hacemos nosotros. Casi me dan ganas de darle las gracias a Francisco si no fuera por el inmenso daño que está haciendo y que, si no rectifica y lo repara, lo llevará al infierno, de lo que nadie le advierte. Francisco ¡ conviértete, como todos !

    1. Con Francisco se han destapado más los problemas, que YA ESTABAN, no comienzan con él.
      Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia, Dios sacará un bien mayor.

    2. Claro, porque las crisis sacan tanto lo mejor como lo peor de las personas. A mí, he de reconocer que me ha espabilado de mi somnolencia, y he visto que es necesaria una mejor formación doctrinal y mayor piedad
      El Señor nos ha dado un buen aldabonazo. La pena es que sea a este precio tan doloroso.

      1. Un precio tan doloroso?, que quiere decir que estaba mejor dormida?, perdone no me queda claro si prefiere estar despierta o dormida, o quizás ninguna de las dos cosas, a mi personalmente me parece mejor despierta, pero usted sabrá como esta mejor.

    3. Gracias. Me hacia falta leer un texto asi.
      Los “contadores de rosarios”, los asistentes regulares a misa, los sacerdotes que se preocupan por las normas canónicas, los obispos que supervisan sus diócesis, todos ellos ocupan y aseguran el territorio. A esto yo añadiria las conversiones radicales de Maria Vallejo Najera, la de Amparo Medina, la de Restrepo, la del ingeniero Jesus Quintero y tantos otros. Desde el momento de inmersion Divina de la vision que tuvieron, puedieron ver claramente el Amor de Dios por cada uno de nosotros. Solo querian volar al Cielo PERO como vieron el estado de su alma cubierta de pecados se dieron cuenta de que se con de naban irremediablemente. Por lo tanto al volver en si solo querian confesar sus pecados con un sacerdote. Y luego se han vuelto contadores de Rosarios, de misa diaria, respeto de las normas canonicas y a la tradicion de la Iglesia, la de siempre. La Virgen tambien nos pide que seamos contadores de Rosarios. Estara ella equivocada?

    4. Pues no lo había visto así, Belzunegui y tiene usted razón. Habrá que agradecer el que a muchos se nos hayan abierto los ojitos. Eso sí, en otros ha producido una ceguera que a ver qué colirio les ayuda…

  9. “LA CARA ES EL ESPEJO DEL ALMA”
    Mas como teológico católico, es un político PALETO del LGTBI donde confunde SU REALIDAD con LA IDEA de Jesús Cristo..

    1. En todos los órdenes, si te das cuenta, J. M. R., se procuran medianías para objetivos más globales. Es de lo que yo me percaté hace años en el ámbito político. Y ninguno ha resultado fallido, de momento.
      Claro que, cuando se trata de la Iglesia de Cristo, no nos referimos al ámbito humano. En sus manos está que se arregle el desastre. Es más, sólo Él lo puede arreglar.

          1. De todas formas, J. M. R., no olvidemos que Él ha “querido” necesitar de nosotros,. No es que no pueda. Esto no nos exime del esfuerzo, tienes toda la razón.

  10. La iglesia del diálogo, que no condena el pecado ni el error, cae necesariamente en el pecado y el error. Lo estamos viendo. Lo estamos padeciendo. Hay que volver a las condenas, precisamente por una misericordia verdadera con el errante y el pecador, para que puedan salir, para que podamos salir, con la ayuda de la gracia, del error y del pecado.

    1. Como me consuelas Belzugui! Hay que volver a recordar las palabras de Jesus: “Ve y no peques mas”. El hecho de que Jesus no con dene no quiere decir que esté de acuerdo con el pecado ya que el pecado no arrepentido ni confesado a la hora de la muerte nos lleva derechos al in fi er no. Si separo las palabras es por la censura.

    2. Si Jesús mismo no condenó a la mujer adultera. Porque tenemos que ser una iglesia condenadora?
      No se debe interpretar que hay que pecar pues Dios misericordia.No.
      Lo que se debe interpretar es que Dios en su misericordia nos perdona al salir del pecado. – vete y no peques más- eso hace Jesús NO CONDENA.
      Pero Si se pretende que la iglesia debe condenar entoces no es la iglesia de Cristo la que usted quiere más pareciera su concepción fariseica condenar al pecador implacablemente.
      Creo que la visión del papa Francisco es acercarnos al Dios de amor y misericordia que nos perdona si, pero que también nos dice ! Vete y no peques más! Me quedo con Dios amor y no con su ideología fariseica de condenación.
      Acaso usted esta limpio de pecado y no necesita de Dios misericordia y amor? Y por eso prefiere la iglesia que condena? Que va ser de usted cuando peque y necesite al Dios que lo perdone o prefiere que lo condene?
      Dios le de su misericordia

  11. De lo que no cabe duda, es de que Satanás no para de actuar, y cada vez alista a más gente mediante el engaño.
    Satanás está muy interesado en eliminar el concepto de Dios en la Iglesia, y mucho más efectivo que el ataque directo (ateísmo) es la táctica de difuminar y desdibujar su presencia entre los seres humanos, por ello ataca a la familia ,porque desdibuja el concepto de Dios Padre-Dios Hijo.Por eso ataca al sacerdocio, porque desdibuja el concepto de Iglesia como “esposa” y desdibuja el concepto de Jesucristo “esposo”.No , tonto no es! Es el rey de la mentira.

  12. Palos por todos lados para enderezar la iglesia,es oue el trabajo de francisco no es facil,hay oue tener en cuenta oue san pedro fue un fracaso pero a pesar de todo la iglesia salio a flote,

  13. Noticias en Venezuela hoy: un sacerdote español tuvo relaciones sexuales con una niña de 12 años, y otro sacerdote brasileño lo agarro la policía teniendo sexo oral con otro hombre,parece que pertenecen estos dos sacerdotes a la congregación agustinianos! A ver si en sus países está pasando lo mismo?a ver si también no lo ocultan?que desgracia! Y aún así llaman padre a tantos estos sinvergüenzas?solo Padre es UNO! Y digno de ser llamado Padre quien EL PADRE!en verdad habite en el,lo demás llámese sacerdote y sacerdote.no espere sierra de grandeza! Esperando lo llamen padre! Igual llámese SANTO solo a lo que viene de DIOS!

  14. Fallido, Fracasado, Desastroso, Destructivo, Inepto, Apóstata, Ignorante, Ideologizado, Comunista, Masón, Homosexualista, Abusador, Patán, Mafioso, Destructivo, Peronista, Ruinoso, Senil, Malo, Leninista, Castrista, Chavista, Senderista, Falluto, Mentiroso, son algunos de los adjetivos mas suaves que se le pueden adjudicar a JMB. Y a su lamentable período de intentar destruia la Santa Iglesia, con la complicidad de la mayoría de los Cardenales y Obispos y la Cobardía de otros.
    San Pablo diría por el 10% de lo que hizo, “SEA ANATEMA”

    1. Será que tienes coraje de comulgar después de tanto insulto al Papa? Dijiste homosexualista porqué , de hecho querias decir homosexual. Si no tienes el demonio dentro de ti, no sé quien lo tendrá.

    2. Se habrá quedado a gusto!. Que Dios Le perdone, pero no quiero ni pensar si algún día descubre estar equivocado, será un expectaculo digno de ver.

    3. Pobre, que tormento vive usted, que angustia tan grande, que falta de esperanza, que tristeza, con esa forma de mirar a la Iglesia y al Santo Padre, siento compasión, por el sufrimiento que experimenta, la desolación que le embarga, solo puedo ofrecerle en mis oraciones para que Jesucristo Le consuele y de ánimos para seguir adelante. No pierda la esperanza, la tormenta pasará.

  15. Reno tiene su opinión. Es una opinión entre tantas otras. El tiene la suya y cada una tiene tambien la suya. No hay que darle mas vueltas, es tan solo una opinión mas…

  16. Creo que deberíamos ayudar a Francisco con verdaderas oraciones. El Señor jamás olvida a quiénes le aman e imploran por los demás. Nunca dejará en saco roto las plegarias.
    Si de verdad creemos en Cristo debemos seguir en la Senda por Él marcada.

    1. Notre Dame des Pleurs de Bordeaux se quejó de que un sacerdote le pidiera de que la Virgen sacase fuera de la ciudad a un franmason. Le dijo asi: “Que poca caridad tienes. Teneis que pedir por su conversion” En otro lugar lei que todo lo bueno que pidamos por los otros recae en nosotros y en nuestras familias tarde o temprano.

  17. Jesucristo se preguntó, si cuando El regresara, ¿Encontraría Fe?,. Nunca dijo,: Cuando Yo regrese…¿ Existirá el Vaticano?, Lo importante es mantener la fe,, pase lo que pase, no despotricar contra el Papa, contra la Iglesia, .Que sueltita tenemos la lengua, Chester ton, si no te gusta el Papa,. no tienes porqué tratarlo así, y si la Iglesia tiene gente indeseable, no es para que el gritón de Rafa 5, salga con su batea de babas, diciendo: ! Noticias! Noticias!,.

  18. Que equivocado. Desde hace muchísimos años que la iglesia católica va perdiendo adeptos a gran escala. Y era por esa forma de la iglesia católica de no hacer nada solo impartir misa y cobrar por todo. Se mantenía si evolucionar para mejor. Donde la mayoría de los humanos deseamos encontrar justicia.valentia y humanidad. El papá actual está haciendo justicia y covalentia da la cara por todo los errores y depravaciones que existían en los curas y eran ocultados. También trata de ser más abierto, comprensivo, tolerante, justoy no hermeticamente cerrado como siempre ha sido esta iglesia. Inflexible ante el más adeptos como yo. Hay que ser tolerantes y no creerse que somos dueños de la verdad absoluta.

  19. ¿Ésta Iglesia, Norma Huerta?, Tú también, al igual que el adefesio pseudo escritor de Sodoma, defiendes al Papa y lanzas piedra contra la Santa Iglesia Católica, donde “solo se dicen misas”,. Pues bien se ve, que le perteneces al personal que están pagándole para desprestigiar más a la Iglesia,. Cobra bien,. “humana que buscas justicia”, ja, si, como no

  20. Ni que usted fuera un cardenal o un consejero del Vaticano para hacer comentarios tan atrevidos.
    Dentro de 20 años cuando ya halla fallecido el papa Francisco entonces editarán su grandeza y hasta lo santificaran; así es la hipocresía de los mediocres… nunca van a misa, pero viven pendientes de qué está diciendo el cura. Quieren una Iglesia “justa y derecha” pero no asumen actitudes cristianas de valor realmente cristianas.

  21. Una pena terrible este artículo!!!! En cambio cuanto regocijo debe haber en el infierno por personas como ustedes (autor, editores y seguidores) que siembran lo pro pio del demonio: la mentira y la división!
    USTEDES SON LOS QUE QUIEREN DESTRUIR LA IGLESIA, pero no lo lograrán porque la Iglesia es de Cristo y la guía el Espíritu Santo!!!! Rezo por ustedes, me dan mucha pena

    1. Muchas gracias por rezar por nosotros, nunca está de más, y yo al menos lo necesito mucho. Que suerte tiene de saber discernir que destruye la Iglesia y que no. No me queda claro lo de que la guía el ES, a la Iglesia, porque a mi me enseñaron que yo también soy parte de la Iglesia, igual me enseñaron mal. Meter en el mismo saco a todos los autores, editores y ‘seguidores’ -entiendo que se refiere a los comentaristas- no me parece muy justo, aquí hay muchas opiniones diferentes. Palabras muy duras nos ha dirigido… Pero gracias por las oraciones

      “Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: “Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, diezmo de todo lo que gano”. Pero el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: “Dios, sé propicio a mí, pecador”. Os digo que este descendió a su casa justificado antes que el otro, porque cualquiera que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido”

  22. Papa Francisco, siga en su misión, cuanto más ladren los perros, más grande es su obra. Siga siendo Verbo y no sustantivo.
    El diablo està representado por todos éstos a los que su accionar remese el suelo. Oremos x ellos!
    Con la JMJ se confirmó su liderazgo y su misión nos reafirmó nuestra fé en Cristo y en su iglesia. Ninguno de ellos tiene este poder que Dios le ha otorgado a Usted. Sigamos orando…

  23. ??, Quintacategoria, me cayó bien lo de specimen, ?, pero éso del Ché, pues ni que fuera yo idiota para tener ése antihéroe, solo soy una católica que se confiesa una vez al mes, más o menos, y mi religión me prohíbe poner del asco al Papa, podrá no gustarme el rumbo que toman sus decisiones, pero no por éso vomito contra él, es pecado,. Infórmate y verás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles