PUBLICIDAD

El hecho extraordinario que cambió la vida de Manuel García Morente

|

Manuel García Morente nació el 22 de abril de 1886 en Arjonilla. En 1911 se doctoró en Filosofía por la Universidad Central de Madrid y en abril de 1912 obtuvo la cátedra de Ética en la Facultad de Filosofía y Letras, en la que también ejerció el cargo de decano. Tras estallar la Guerra Civil y recibir el aviso de que su vida corría peligro si permanecía en España, huyó a París, donde llegó el 2 de octubre de 1936, sin dinero y con el alma transida de angustia y de dolor, como él mismo cuenta en una carta que envió años más tarde a su director espiritual, José Mª García Lahiguera.

Fue en este exilio de París, en la noche del 29 al 30 de abril de 1937, cuando se produjo el «hecho extraordinario» que el propio García Morente describe en la larga y detallada carta que dirigió a José Mª García Lahiguera en 1940, pocos meses antes de recibir la ordenación sacerdotal. En esta carta -recogida en las páginas del libro «El hecho extraordinario» (Ed. Homo Legens)- explica su radical conversión a la fe y su profunda y singularísima experiencia de Dios, que despertó en él la resolución inquebrantable de entregarse al servicio de Dios a través del sacerdocio.

Sobre este acontecimiento y sobre la extraordinaria conversión de García Morente habla el sociólogo y escritor Amando de Miguel en un vídeo publicado por la editorial Homo Legens:

Tras su conversión y el afianzamiento de ésta mediante el «hecho extraordinario», el 10 de septiembre de 1938 Manuel García Morente ingresó en el convento de los Padres Mercedarios de Poyo y comenzó su preparación para el sacerdocio. El 21 de diciembre de 1940 recibió la ordenación sacerdotal.

Hasta su muerte, vivió como un sacerdote virtuoso y ejemplar que destacó por su espiritualidad, su humildad, y su generosidad en la entrega. Murió en Madrid el 7 de diciembre de 1942.

                Puedes comprar el libro aquí                 

 

3 comentarios en “El hecho extraordinario que cambió la vida de Manuel García Morente
  1. Dios es razonable. Creer en Dios es razonable, además crees a Alguien. Creer en la casualidad es irrazonable, pura fe. Además crees en algo, no en Alguien.

  2. Hay ateos que han entrado en una Misa y han salido creyendo en Dios. Incluso intelectuales. Pero ahora también hay un libro del Padre Nicola Bux: Como ir a Misa y no perder la fe.

  3. Lo mas bello y extraordinario fue que vivió la conversión con fidelidad hasta el final entregando su Vida al Sacerdocio. .Dios lo tenga entre los Santos canonizados pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles