PUBLICIDAD

La preferencia de Francisco por colaboradores con “un pasado”

|

Que el presidente de la Academia Pontificia por la Vida, el Arzobispo Vincenzo Paglia se decante por la muerte en el caso del niño Alfie Evans, en el curso de una entrevista concedida a Tempi, contra el criterio repetidamente expresado por Su Santidad el Papa Francisco, es ya bastante deprimente y desconcertante, como lo es su permanencia en el cargo después de las declaraciones, universalmente criticadas por expertos católicos en bioética.

Pero el caso podría quedar en mera anécdota intrigante y misteriosa si no fuera porque ya hay casos más que sobrados para intuir un extraño patrón: el de las personas de confianza del Papa, que frecuentan los titulares escandalosos, ya por declaraciones que se oponen a la doctrina moral asentada -como fue el caso del Cardenal Marx y sus ‘bendiciones a uniones gays’-, ya por turbios escándalos financieros -como el que afecta a la mano derecha de Francisco, el hondureño Cardenal Maradiaga-, ya a ‘affairs’ de orden sexual, como los que conciernen al Cardenal Coccopalmerio o al obispo chileno Juan Barros.

PUBLICIDAD

                Comprar aquí                 

Este último caso es paradigmático, y no solo porque Su Santidad impuso su promoción a Obispo de Osorno contra el parecer mayoritario del episcopado chileno y porque lo mantiene incluso después de conocerse las verosímiles denuncias de una de las víctimas del protector de Barros, el Padre Karadima, en su día hallado culpable de abusos a menores; sino, sobre todo, porque contradicen puntales del propio programa delineado públicamente por el Papa al inicio de su Pontificado, del que se cumplen en estos días cinco años.

¿Tiene sentido el empecinamiento con Barros después de la contundencia con que promulgó su política de ‘tolerancia cero’ con los abusos clericales que ensombrecieron los últimos años de Juan Pablo II? ¿O nombrar enviado papal y mantener en su círculo íntimo al más alto de los príncipes de la Iglesia implicados en el añejo escándalo americano, el Cardenal Mahony?

¿Tiene sentido iniciar su mandato bramando contra la corrupción propia (del Vaticano) y ajena y proclamar la inocencia de Maradiaga pese a los gravísimos indicios y testimonios sin siquiera esperar el resultado de una investigación?

¿O anunciar una ‘limpia’ de las finanzas del IOR, la tan poderosa como opaca banca de la Iglesia, para ponerla en manos de Monseñor Ricca y que todo siga como estaba?

Un caso similar, en este mismo sentido, es el nombramiento, el pasado diciembre, de Monseñor Gustavo Zanchetta como asesor de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), que maneja más de 5.000 propiedades del Vaticano y administra una cifra cercana a los 3.200 millones dólares. Su jefe es el cardenal Domenico Calcagno, que fuera acusado de malversación de fondos cuando era obispo de Savona y contra el que, se dice, tenía el cardenal Pell pruebas concluyentes que podían haberle llevado a prisión.

Zanchetta, argentino, tiene antecedentes igualmente cuestionables: abuso de poder y desmanes financieros en la diócesis de Quilmes, de cuyos colegios era vicario económico, hasta el punto de que sacerdotes y fieles de la diócesis montaron campañas y protestas para pedir a Francisco que no le elevara al episcopado, todo en vano.

La Iglesia se gloría en su capacidad de perdón y de acoger a la oveja perdida, pero, ¿es prudente o medianamente normal poner a dos personajes con estos antecedentes a cargo de semejante cantidad de dinero?

PUBLICIDAD

La lista se hace interminable. Basta recordar que, además de los citados, figuran en el círculo íntimo de Su Santidad el Cardenal Danneels, Obispo de la diócesis belga de Malines-Bruxelles, acusado de haber encubierto a un obispo pedófilo; o el Cardenal irlandés Murphy O’Connor, sobre quien se abrió una investigación, tras la denuncia de varios laicos, ante la Congregación para la Doctina de la Fe, por una más que cuestionable gestión de los casos de los abusos; o el Cardenal chileno Javier Errazuriz, activísimo protector de Barros contra viento y marea. Los tres, además de Mahony, cardenales electores en el último cónclave.

Según un reciente sondeo de la multinacional demoscópica Pew Research, a sus cinco años de Pontificado Francisco tiene una alta aceptación entre los católicos (en nuestro país, nueve de cada diez tiene una visión positiva del Pontífice) y aún mayor del resto del mundo o, al menos, de los que cuentan. Pero no puede decirse lo mismo de sus colaboradores más cercanos que, al fin y al cabo, los ha elegido él personalmente, llegando a crear una camarilla interna de nueve cardenales -el C9- que ocupa un lugar indeterminado y difuso en la estructura de poder de Roma.

Y llegado a este punto es insoslayable tomar en consideración la tesis que adelanta en su blog, Stilum Curiae, el veterano vaticanista Marco Tossati: que el Papa elige a sus más estrechos colaboradores, no a pesar de sus faltas pasadas, sino en parte precisamente por ellas. “El Pontífice presume de tener una memoria óptima, y de haberla tenido siempre”, concluye Tossati. “Sin duda en la gestión de gobierno las personas con un pasado presentan ventajas, gratitud como poco hacia un soberano tan magnánimo. Pero no siempre ofrecen garantías de ser adecuados para el cargo al que han sido llamados. La lealtad ciega y la competencia no son sinónimos”.

13 comentarios en “La preferencia de Francisco por colaboradores con “un pasado”
  1. Sr. Carlos Esteban: EL Papa Francisco ha enviado a un experto para estudiar el caso del Obispo de Osorno. Ud. debió por honor a la verdad al menos matizar sus afirmaciones tan contundes.

  2. No, Carlos, lo que ha dicho Paglia lo suscribe Francisco al 100% o si quieres al 200%. Alfie Evans, condenado a muerte por sentencia que cita a Francisco, va a morir con la bendición apostólica de su santidad, pues Francisco ni ha desautorizado a Paglia ni lo desautorizará. Eso lo puedes dar por seguro. Cuando quiere desautorizar, como a Sarah, lo hace de inmediato e imponiéndole además la carga de la publicación de la rectificación en los medios en que se recogieron sus declaraciones. Ya tenemos la píccola, o no tan píccola, eutanasia en la Iglesia, al calificar la alimentación, la hidratación y la oxigenación como encarnizamiento terapéutico. Tampoco nadie de la Academia Pontificia de la Vida ha rectificado a su presidente Paglia, a pesar de haber sido instados al respecto, como Jokin de Irala, profesor de la Universidad de Navarra y perseguido por el lobby gay hasta fechas recientes, en que parece haber sucumbido a la misericorditis, tan misericordiosa con los fuertes, no con Alfie.

  3. Excelente y muy realista análisis.
    Me parece que el índice de aceptación del pontificado está un poco inflado. Con sólo ver la poca asistencia a la plaza de San Pedro se puede deducir cómo se ha ido viniendo a menos.

  4. “Que el presidente de la Academia Pontificia por la Vida, el Arzobispo Vincenzo Paglia se decante por la muerte en el caso del niño Alfie Evans, en el curso de una entrevista concedida a Tempi, contra el criterio repetidamente expresado por Su Santidad el Papa Francisco, es ya bastante deprimente y desconcertante, como lo es su permanencia en el cargo después de las declaraciones, universalmente criticadas por expertos católicos en bioética.”
    ¿ Donde está el contraste entre Paglia y Francisco ? Yo no lo veo por ninguna parte. Por el contrario sí que se da entre los documentos últimos y el magisterio de la Iglesia .

  5. Si no son problemas técnicos y si Infovaticana empieza con la censura, la cual no quiero pensar que sea para congraciarse con el politburó de Santa Marta, la libertad de expresión se va a resentir, y van a bajar la calidad y cantidad de lectores y comentaristaa. Espero que sigan con la línea independiente y de amor a la Verdad que está comprobada que molesta a los usurpadores de la Iglesia Católica quienes con evidente hemiplejía moral, han accionado judicial-administrativamente contra Infovaticana,

  6. El caso Barros demuestra que el Santo Padre de San Gallen no tiene el equilibrio psíquico necesario para conducir la Iglesia Católica. Es el Jefe natural de la Iglesia Nuevo Paradigma que hace cinco años tiene secuestrada a la Iglesia de Cristo, la verdadera Católica.

  7. ¿Y donde queda su “preferencia” por la inmigración invasiva y desbordada sin respeto para la soberanía e identidad de los pueblos cristianos de Europa? ¿Su empeño en llamar “religión de paz” a la que esta detrás del 99% de atentados y crimenes en el momento actual?. Mas bien parece ceguera voluntaria y suicida, igual que la que tuvo cierta parte de la Iglesia ante los genocidas comunistas.
    Dudo que 9 de cada 10 españoles este a su favor. Mas bien pienso que en España cada día es mas INDIFERENTE y que les da de lado lo que haga o diga el “okupa” del Trono Papal. Conozco bien Francia y allí los católicos practicantes están cada vez mas INDIGNADOS con las ocurrencias de Bergoglio.
    Y me muerdo la lengua para no escribir lo que realmente pienso de este señor. Así que espero no ser censurado

  8. ¿Y donde queda su “preferencia” por la inmigración invasiva y desbordada sin respeto para la soberanía e identidad de los pueblos cristianos de Europa? ¿Su empeño en llamar “religión de paz” a la que esta detrás del 99% de atentados y crimenes en el momento actual?. Mas bien parece ceguera voluntaria y suicida, igual que la que tuvo cierta parte de la Iglesia ante los genocidas comunistas.
    Dudo que 9 de cada 10 españoles este a su favor. Mas bien pienso que en España cada día es mas INDIFERENTE y que les da de lado lo que haga o diga el “okupa” del Trono Papal. Conozco bien Francia y allí los católicos practicantes están cada vez mas INDIGNADOS con las ocurrencias de Bergoglio.
    Y me muerdo la lengua para no escribir lo que realmente pienso de este señor. PUES ME TEMO QUE S I HAY CENSURA.

  9. Ruego se reponga mi comentario sobre el caso Capozzi-Coccopamerio, que es un caso clamoroso, que demuestra el poder de la mafia gay vaticana y la falta total de arrestos pontificios para acabar con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Editar preferencias

Obligatorias

Cookies estrictamente necesarias para prestar un servicio o contenido solicitado por el usuario. Éstas se encargan de aspectos técnicos como identificar registros y gestionar preferencias de herramientas en el uso, interacción y localización del acceso a los contenidos.

gdpr, wordpress_test_cookie, trc_cookie_storage

Publicidad

Estas cookies obtienen información de la navegación del usuario para gestionar espacios publicitarios y ofrecer un contenido más relevante y de calidad para él a partir de sus gustos.

_ga, eid, uid, zdi, DSID, IDE, __gads, cto_lwid
_ga, eid, uid, zdi
IDE, DSID
jpxsession, 21541_180885, 21541_180886, jpxuuid, jpxumaster, OX_u, jpcleaner2
VP-DMP, pid, _gid, PHPSESSID, _ga
SERVERID
stpt, taboola_usg, t_vpub, t_gid, taboola_session_id, JSESSIONID, taboola_upci
AFFICHE_W, _xttrk
audience, cenv, user-0,
__cfduid, _uid, cpt
__qca, csfq, csync, d, dyncdn, iab, mc, pbw, pdomid, pid, sasd, sasd2, vs, TestIfCookie, TestifCookieP, Trk0

Estadísticas

Estas cookies recogen información relativa al uso de la página como la permanencia en página y los contenidos visitados por los lectores para medir su rendimiento y mejorar la navegación.

_ga, _gat_UA-64304533-1, _gid, usersync, anj, icu. uuid2
UID, UIDR
fr
NID, CONSENT, 1PJAR, NID

Funcionales

Las cookies funcionales dan al usuario información que enriquece la experiencia de navegación como, por ejemplo, almacena la IP del usuario al realizar un voto en un post.

__cfduid
__cfduid