PUBLICIDAD

“La renuncia de Benedicto XVI fue un acto heroico”

|

El actual Secretario General de la Secretaría para la Economía hace hincapié en que la decisión de Benedicto XVI de renunciar al ministerio petrino fue un acto heroico y de amor a la Iglesia, cuya grandeza se va comprendiendo cada vez más.

Mons. Alfred Xuereb, que desde 2007, durante 5 años y medio, fue segundo secretario de Benedicto XVI ha sido entrevistado para Vatican News, por Alessandro Gisotti.

El actual Secretario General de la Secretaría para la Economía hace hincapié en que la decisión de Benedicto XVI de renunciar al ministerio petrino fue un acto heroico y de amor a la Iglesia, cuya grandeza se va comprendiendo cada vez más.

«Son muchísimos los recuerdos que tengo del Papa Benedicto y no quiero olvidarlos para conservar viva la memoria de estos años, de ese periodo que viví con él…

¿Cuáles son los momentos más fuertes? Por su puesto los enlazados con su renuncia. Recuerdo muy bien, el 5 de febrero de 2013, cuando el Papa Benedicto me invitó a tomar asiento en su estudio privado y me anunció la gran decisión de su renuncia.

Pensé en pedirle que lo pensara un poco más, pero casi en seguida me detuve, porque estaba seguro de que había rezado largo tiempo. Aún más, justo en ese momento recordé un detalle. Durante un periodo bastante largo, cuando él, en la sacristía, antes de empezar a celebrar la Misa en la capilla privada, permanecía en oración durante tanto tiempo; y a pesar de las campanadas del reloj que marcaba la hora del comienzo de la Misa, él permanecía en recogimiento ante el Crucifijo que está en la sacristía. Yo estaba convencido de que rezaba por algo muy importante. Ese 5 de febrero, cuando escuché que el Papa Benedicto me comunicó su gran decisión, pensé: ‘¡Entonces, seguramente rezaba por esto!’.

Luego, por supuesto otro momento fuerte fue cuando anunció públicamente su renuncia durante ese Consistorio del 11 de febrero.

Lloré durante todo el tiempo y también en el almuerzo, él comprendió que yo estaba con una gran conmoción y le pregunté: ‘Santo Padre, ¿usted estaba tranquilo, sereno?’ Y él me respondió con decisión: ‘Sí’, porque ya lo había ponderado en la meditación y en la oración. ¡Él estaba sereno precisamente porque estaba seguro de haber sopesado bien la cosa en la paz y en la voluntad de Dios!

Luego, llegó el momento en que Mons. Xuereb se despidió de Benedicto XVI, con su bendición, para ser secretario del Papa Francisco:

«Un momento muy fuerte para mí fue el de la despedida, porque él me repitió: ‘Usted irá con el Papa nuevo’. Por lo que, cuando fue elegido el Papa Francisco, le escribió una carta reiterando su disponibilidad para dejarme libre en caso de que me necesitara.

Y, cuando llegó el día de dejar Castel Gandolfo para ir con el Papa Francisco – desde la Secretaría de Estado me dijeron: ‘Apúrate, prepara tus maletas, porque el Papa Francisco está abriendo la correspondencia solo’ – entré en el estudio del Papa Benedicto para anunciarle eso y le pedí, llorando, su bendición.

Él con mucha serenidad se levantó, yo me arrodillé, y me dio su bendición con la que me dejó ir».

Mons. Xuereb recuerda también el encuentro con Benedicto XVI, del pasado mes de octubre

PUBLICIDAD

«Me invitó él para el día de mi cumpleaños, para celebrar la Misa y luego desayunar, lo encontré con una mente muy activa, preguntaba tantas cosas… Con su mirada me decía: ‘¡Estoy muy contento de volverte a ver!’ ¡Recordaba muy bien también detalles sobre mi familia, mi madre, incluso los gatos de mi mamá! Claro que físicamente está muy frágil. Tiene casi 91 años y sin embargo mi mamá que tiene ‘sólo’ 82 años no está como él».

En estos cinco años, cómo se ha comprendido el gesto sorprendente de Benedicto XVI:

«Fue un gesto grandioso. Él comprendió, en especial, durante el vuelo a México que ya no podía hacer viajes largos. Ya se acercaba la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil y se dio cuenta de que ya no podía hacer todos esos esfuerzos… Cumplió un acto heroico, en mi opinión, porque pensó en primer lugar en la Iglesia, en su amor a la Iglesia, que era mucho más grande que el amor a sí mismo, a su ego. No le importó lo que algunas personas o ambientes podían decir sobre él, que quizá no tenía la valentía de seguir adelante… Él permaneció siempre sereno, una vez que comprendió que Dios le pedía este acto de gobierno, amando más a la Iglesia que a sí mismo».

En el año que fue secretario del Papa Francisco, Mons. Xuereb vio de cerca el aprecio mutuo que sienten ambos el uno por el otro:

«El Papa Francisco dio enseguida la definición justa: ‘Tenemos el privilegio de tener al ‘abuelo’ en casa’. Tenemos pues una memoria histórica viva a la cual podemos acudir. Estoy seguro de que el Papa Francisco lo hace. Luego, por supuesto, hablan también los gestos. Antes de que el Papa Francisco saliera ante el mundo, asomándose al balcón de la Basílica de San Pedro, él quiso llamar al Papa Benedicto para saludarlo. Nosotros estábamos en la sala de la televisión, donde el teléfono está siempre silenciado, por lo que no oíamos la llamada. Eso explica porqué se demoró el Papa Francisco en asomarse. Después, nos volvieron a llamar durante la cena y nos preguntaron que dónde habíamos estado… allí delante de la TV… nos dijeron que el Papa Francisco iba a volver a llamar después de cenar y así fue. Le pasé el teléfono a Benedicto y escuché que decía: ‘Santidad, desde este momento, prometo mi total obediencia y mi oración’. Son momentos que no puedo olvidar».

En estos años de servicio y oración, el don más grande que está ofreciendo a la Iglesia, como dijo el mismo Benedicto XVI, permaneciendo en el ‘recinto de Pedro’:

«Él quiso tomar esta decisión de vivir una vida retirada precisamente para poder prepararse al encuentro final con el Señor y mientras lo hace vive con profunda espiritualidad, ofreciendo oraciones y ofreciendo también la fragilidad de su condición de salud, la ofrece en favor de la Iglesia, por el Papa y por la Iglesia».

31 comentarios en ““La renuncia de Benedicto XVI fue un acto heroico”
  1. El criterio de la posibilidad de hacer viajes largos no me parece definitivo. Varios papas cumplieron bien su misión sin salir siquiera del Vaticano. Después del desastre que ha provocado Francisco, no se ve tan clara tal heroicidad. Si hubiera sido elegido uno que supiera cumplir el Ministeiro Petrino y no uno que ha provocado daños gravísimos para la unidad de la Iglesia, cuyo mantenimiento es uno de sus principales deberes, ¿quién sabe? Dios sabe sacar bien del mal, y ojalá lo haga con el Papa que siga para que ponga manos a la obra de arreglar el desaguisado porvocado por Francisco. Dios nos libre de una segunda versión de Francisco. SE ha dicho que Benedicto hubiera querido que fuera elegido el Cardenal Scola, que sin duda hubiera sido un buen papa. No pasa un día sin que salga alguna noticia nefsta del Vaticano. Basta ya!!!

  2. Siempre se han dado “renuncias heroicas” bajo PODEROSAS PRESIONES, las cuales, ante la disyuntiva de que al afectado no se le dejaba otra opción que renunciar, dicha renuncia, acabó convirtiéndose en “heroica renuncia”

  3. Las noticias diarias nefastas del Vaticano la da INFOVATICANA ( para eso existe ), …..
    Las buenas , las da Zenit , Aleteia , y varios otros …..

  4. Echenique, la renuncia de Benedicto no fue un acto heroico, acaso Cristo se bajo de la cruz? Por esa renuncia se entregó la Iglesia al Destructor, por eso estamos como estamos, si no hubiera renunciado Francisco no seria Papa, había que dejarle llegar conforme al Plan Maestro.

  5. Cuando le dijeron a Juan Pablo II, porque no te vas que babeas, tienes Parkinson, vas en sillita de ruedas. El contestó: Jesucristo, no se bajó de la Cruz, yo tampoco me voy.
    Y Benedicto XVI, no tiene Parkinson, no babea, ni va en sillita de ruedas…y renuncia.
    Y desde que renunció se han oido voces elogiando su heroicidad.
    ¿A quien le interesa esta versión de los hechos?
    A la masonería eclesiástica. Porque mientras pensemos que Benedicto XVI es un héroe y no un papa de carácter débil, no llegaremos a entender que fueron ellos los que le presionaron para que renunciara.
    Pero cuando se cumpla la profecía del profeta Daniel (a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda), entonces habrá un enfrentamiento entre dos papas. También es una profecía, pero del siglo XIX (Ana Catalina Enmerich), la cual se celebra hoy 9 de Febrero.
    Un saludo.

  6. El problema es que nadie quiere ver que benedicto xvi es tan modernista como el Papa Francisco. Pero uno conserva la moral catolica y otro no. La tradicion y el magisterio verdadero de la Iglesia no consisten solamente en conservar una moral. El modernismo sigue condedo en la enciclica pascendi de San Pio X, que sigue vigente, y de ella no se continua hermeneuticamente otro magisterio que es contrario de lo que condena. Benedicto no se ha retractado por ejemplo de decir que el cvii es la revolucion francesa de la iglesia ni el antisyllabus contra Pio IX. Como no se ha retractado, sigue siendo modernista.

  7. Heroico fueron los papas mártires, de San Pedro en adelante, eso es falta de confianza en la divina providencia, lo demás es chamuyo
    – San Agatón (678-681). Elegido en la mas extrema ancianidad, moría tranquilamente a la increíble edad de 107 años, después de haber aprobado el Concilio III de Constantinopla (VI de los ecuménicos), que venció definitivamente la herejía monotelista.
    – Celestino III (1191-1198). En la Navidad de 1197, sintiendo aproximarse su fin (pues contaba a la sazón 92 años), intentó abdicar con la condición de que el Sacro Colegio le eligiese sucesor en la persona del cardenal Juan de Santa Prisca, lo que fue naturalmente rechazado, expirando el Papa el 8 de enero siguiente.

  8. Ratzinger negó la historicidad del Evangelio de San Mateo, al señalar que no era cierto que en el juicio de Jesús “todo” el pueblo haya dicho que cayera sobre ellos su sangre, eso para validar que Dios no revocó el Primer Pacto con el pueblo judío. Quién considere a Ratzinger como conservador se engaña miserablemente, por ello los modernistas le alaban su renuncia, por dejar llegar a Francisco quién será quien pavimente el camino al nuevo paradigma.

  9. Que renunciara por amor a la Iglesia, pase (por cierto, tener que ir a las JMJ no ha sido nunca la función de un Papa, ni tener que viajar de un lado para otro en avión, en coche o hasta en parihuelas); pero… ¿acto heroico? ¡Por Dios, cuándo van a dejar de tomarnos el pelo?

  10. Ricardo “el fariseo” Blaine extasiado aplaudiendo con las orejas la “heroicidad” de una renuncia anunciada, porque mejor no te vas a Suecia con la obispa lesbiana casada con una presbítera, allí serías realmente feliz.

  11. El artículo, en el fondo , es un poco de propaganda a Pancho, que anda como el tujes, destrozando todo a su paso.
    Son este tipo de artículos , los que me disuaden de contribuir a infovaticana .

  12. Creo que no sé le puede juzgar al Papa emérito su renuncia. Si no sé encontraba con fuerzas para realizar con profundidad su Ministerio, no tiene nada de vergonzante el que deje pasó a otro Papa. Estoy segura cuanto rezó , medito, para recibir luz del Espíritu Santo. El hecho de ser Papá, no es exprimirse hasta las últimas consecuencias. El hecho de apartarse y dejar camino a savia nueva lo veo de una altura excepcional. Él sigue velando por el mundo con sus oraciones y sacrificios. Gracias Benedicto por su generosidad.

  13. Buenos días. Ustedes conocen al Espíritu Santo? Es importante que lo invoquen cada vez que vayan a hacer un comentario, porque se nota el sabor amargo de aquella hiel y vinagre, la misma que le dieron a probar a Jesús en lugar de agua para aplacar su sed física. Aplaquen su sed, invocando al Espíritu Santo.

  14. Lindo Cova alias el manfloro, porque no vas a Suecia y le haces compañía al fariseo Blaine, allá están sus compañeros del LGTB-PLUS que los recibirían con los brazos abiertos.

  15. Los comentarios que comparto a continuación (por razones de espacio no puedo hacerlo en uno sólo) corresponden a la carta que escribí con motivo del segundo aniversario de la renuncia de Benedicto XVI. Hoy, más que nunca, quiero transmitirle a nuestro Papa Benedicto cuánto amor le tenemos y cuánto valoramos lo que ha hecho y sigue haciendo por la Iglesia y la humanidad entera.

  16. Querido Papa Benedicto XVI
    Nunca pensé que un día estaría dirigiéndome a ti, aunque sea a través de estas líneas en un portal católico de internet. Lo hago porque es de justicia darte GRACIAS de todo corazón por tu servicio como pastor de almas en los tiempos más turbulentos que haya vivido la Iglesia, lo hago porque te quiero mucho y deseo que tu corazón pueda sentirlo.

  17. Hace casi 5 años viniste a visitarnos, viniste como peregrino a la Tierra de María. En aquellos días de tu visita me sentí movido a ir a verte, a no dejar escapar un momento tan especial que no se volvería a dar. Cuando quise ir, en el último momento, un querido amigo que me acompañaría me convenció de que no lo hiciéramos porque ya no podríamos entrar donde tú estarías con cerca de un millón y medio de fieles. Seguí por televisión tu visita, que colmó de bendiciones a mi país, tan necesitado de ellas.

  18. Nunca imaginé que poco tiempo después yo sería testigo de un acontecimiento como el de aquel 11 de Febrero de 2013. Aquel día empecé a ser consciente de que se había abierto una nueva fase en la historia de la humanidad. Tú, Santo Padre, Gloria del Olivo, viviste la Pasión de nuestro Señor en carne propia. Tú, Santo Padre, Gloria del Olivo, fuiste atacado, acusado y condenado a imitación de nuestro Señor Jesús. Contigo el mundo era hostil, contigo la Iglesia era golpeada sin piedad un día sí y otro también por los grandes medios de los señores del mundo, contigo se sucedían traiciones y sabotajes por parte de tus propios obispos y cardenales, contigo todo en la Iglesia era malo a ojos del mundo…

  19. Cómo ha cambiado todo Santo Padre. Ahora parece que el mundo ve a la Iglesia con otros ojos, ahora los medios de los señores del mundo no rezuman aquella hostilidad despiadada, e incluso la mayoría de la gente, católicos y no católicos, creyentes y no creyentes, alaba y aplaude a la Iglesia de hoy. Sí, Santo Padre, el mundo hoy aplaude a la Iglesia. Cúanto ha cambiado la situación, y cuánto sufrimiento, tan callado, llevas a tus espaldas. Somos millones los que vemos y te agradecemos inmensamente tu entrega y sufrimiento callados, somos millones los que estamos a tu lado, te queremos y rezamos por ti.

  20. Te necesitamos Santo Padre, necesitamos que permanezcas sosteniendo la Iglesia y el mundo en estos últimos tiempos mediante tu oración y tu presencia dentro de un Vaticano ocupado por la masonería satánica, porque con tu oración y tu presencia apaciguas la Mano de Dios ante tal grado de iniquidad.
    Muchas gracias, querido Benedicto XVI, por toda una vida al servicio del Señor, por tu fidelidad a Él y tu defensa de la fe, por todo el legado que nos dejas y por tu cuidado de las 1400 millones de almas a ti confiadas guiándolas conforme a la Palabra de nuestro Señor Jesucristo. Gracias por no doblar la rodilla ante los poderes satánicos que te rodean.

  21. Por favor pide a nuestro Señor y nuestra Señora que cuiden a Francisco e iluminen y guíen cada uno de sus pasos, para que pueda sortear esas inteligencias satánicas (a las que tú tanto estorbabas) que buscan alinear la Iglesia de Cristo con el Nuevo Orden Mundial satánico y diluir la fe verdadera en una religión mundial sin dogmas al servicio del anticristo. Por favor pide al Señor que le conceda a tu sucesor, junto al que transitamos el Apocalipsis, el discernimiento y sabiduría necesarios para ser Su instrumento fiel y que todo sea conforme a Su Voluntad, incluso aunque sea a través de las grandes catástrofes profetizadas por nuestra Madre del Cielo.

  22. Porque la promesa del triunfo de Su Inmaculado Corazón y de que las puertas del hades no prevalecerán se cumplirán de una forma o de otra y los perros del infierno volverán al abismo del que salieron. TODA LA GLORIA SEA A DIOS. AMÉN.
    Un abrazo Santo Padre, te quiero mucho. Para ti con todo cariño.
    https://youtu.be/QPfdkSp_8II

  23. ¿”Lefebvrista duro”? Le ruego no ofenda usted la memoria del arzobispo Marcel Lefebvre, ni el nombre de la obra sacerdotal que él fundó y continuan sus hijos, asociándolos con opiniones e insultos, en versión dura o blanda, que les son ajenos.
    Se trata en general de juanpablistas exasperados por Francisco. Muchos entre ellos, después de largos años de entusiasmo (¡Juan Pablo, segundo, te quiere todo el mundo!), han caído presa del celo amargo. Por falta de experiencia, seguramente. Puede que el tiempo les cure de ese mal terrible.

  24. Recuerda usted bien. Como Juana de Arco. Pero, a diferencia de ésta, su completa rehabilitación pública todavía no ha tenido lugar.
    Con el arzobispo Marcel Lefebvre fueron excomulgados el obispo brasileño Castro Mayer (que con él consagró a cuatro obispos aquel histórico día 30 de junio de 1988) y esos cuatro obispos consagrados (Williamson, Tissier de Mallerais, Galarreta y Fellay). La excomunión de estos cuatro últimos fue levantada por Benedicto XVI en 2009.
    Pero ninguno de esos hechos contradice mi observación: que son en general juanpablistas exasperados por Francisco, no feligreses de la Hermandad de San Pío X, quienes han caído hoy en el celo amargo, después de largos años de entusiasmo (¡Juan Pablo, segundo, te quiere todo el mundo!). Por falta de experiencia, seguramente. Puede que el tiempo les cure de ese mal terrible, repito.

  25. renunciar a DIOS¡! no es bueno! como tambien el sacramento del matrimonio indica hasta que la muerte los separe¡ que seria si el si de MARIA¡ fuera un no!? a ver quien saca provecho ? y con respecto a lo que habla una por alli sobre juan pablo ii fue un heroe! les digo que tambien no es bueno llevar autoridad para el provecho de la aberracion! HAGASE LA VOLUNTAD DE DIOS¡ AMEN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles