PUBLICIDAD

El cardenal Müller propone al Papa debatir sobre Amoris Laetitia

|

El prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe indica que el Papa Francisco podría designar a un grupo de cardenales que iniciaran una «disputa teológica» con «algunos destacados representantes» de los «dubia» y de la «corrección filial» sobre las «diferentes y a veces polémicas interpretaciones de algunas afirmaciones del capítulo VIII de Amoris Laetitia.»

Un grupo de cardenales nombrados por el Papa Francisco que inicie una «disputa teológica» con sus críticos. Esta es la propuesta del cardenal Gerhard Müller, prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe recogida en un artículo del vaticanista Edward Pentin.

En declaraciones a National Catholic Register, el cardenal Müller sostiene que esta iniciativa podría llevarse a cabo con «algunos destacados representantes» de los «dubia», así como de la «corrección filial» que se hizo pública el pasado domingo, y se centraría en las «diferentes y a veces polémicas interpretaciones de algunas afirmaciones del capítulo VIII de Amoris Laetitia».

El pasado 11 de agosto, fue enviada al Papa Francisco una carta firmada por 40 clérigos católicos y académicos laicos bajo el título ‘Correctio filialis de haeresibus propagatis’ (‘Una corrección filial con respecto a la propagación de herejías’). En la carta, los firmantes denuncian que en algunos pasajes de la exhortación apostólica Amoris laetitia «se insinúan o alientan posturas heréticas» que piden sean ahora condenadas por el Papa.

Al no recibir respuesta de Francisco, los autores del documento hicieron público su contenido el 24 de septiembre. Hasta el momento, el Vaticano no ha hecho declaraciones oficiales acerca de la citada corrección. Una respuesta que, por otra parte, tampoco se espera, tal y como señalaba uno de los firmantes, Joseph Shaw, a InfoVaticana, recalcando que no parece probable que se ésta se produzca de manera explícita o formal.

‘Debemos evitar un nuevo cisma’

Ante esta situación, en su conversación con el Register, el que fuera prefecto de Doctrina de la Fe hasta el pasado mes de junio asegura que la Iglesia tiene necesidad de «diálogo y confianza recíproca» más que de «polarización y polémicas». También subraya que el Papa «merece el pleno respeto por su persona y mandato divino» y sus «honestos críticos merecen una respuesta convincente».

Asimismo, Müller hace un llamamiento a evitar el cisma y la separación: «Debemos evitar un nuevo cisma y separaciones de la única Iglesia Católica, cuyo principio permanente y fundamento de su unidad y comunión en Jesucristo es el actual Papa, Francisco, y todos los obispos en plena comunión con él.»

‘El cardenal Burke no está detrás de la correctio filialis’

Tras la publicación de la «correctio filialis», el cardenal Raymond Leo Burke ha aclarado al Register que esta iniciativa se ha llevado a cabo «independientemente de las comunicaciones en curso» del cardenal Walter Brandmüller y de él mismo al Santo Padre con respecto a las dubia. 

También los autores de la carta publicada el pasado domingo han querido subrayar este punto y recalcar que no se trata de la «corrección» a la que ha hecho referencia en reiteradas ocasiones el cardenal Burke.

El profesor Joseph Shaw ha declarado que los promotores de la «correctio filialis» no involucraron «deliberadamente» a los cardenales de las «dubia» porque querían «una iniciativa independiente». «Queremos dejar absolutamente claro que el cardenal Burke no está detrás de esta iniciativa», ha aseverado en declaraciones recogidas por LifeSiteNews.

PUBLICIDAD

23 comentarios en “El cardenal Müller propone al Papa debatir sobre Amoris Laetitia
  1. El cisma ya está, delante de nuestros propios ojos; sólo hay que abrirlos. Estamos conviviendo, o más bien cohabitando, en la misma Iglesia Católica, católicos y protestantes. Los católicos estamos en nuestra casa. Son los protestantes los que tienen que marcharse con los suyos, pero no lo hacen ni lo harán porque quieren protestantizar la Iglesia y echarnos a los católicos, esos seres tan rígidos que no aceptamos ni el divorcio. Quieren morir matando. Hay que resistir con la Verdad. La Verdad está de nuestra parte, por lo que hay que seguir con las correcciones filiales y fraternales. Es un deber. El mismo Dios nos lo está pidiendo a gritos. ¿ Qué estáis haciendo con mi Santa Iglesia redentora ?

  2. El Prefecto Emérito tiene un insaciable afán de protagonismo. Debería abandonar el cardenalato para dedicarse a la oración y la ayuda al prójimo. Su función en el poder curial ha terminado. Parece que todavía no asimiló el hecho.

  3. Al igual quw mis jesuitas, el Padre Fortea y el Hernano Alejandro Bermúdez, entre otros, han desacreditado duramente a los firmantes de la Correctio por una supuesta falta de competencia teológica.

  4. Al igual que los jesuitas, el Padre Fortea y el Hermano Alejandro Bermúdez, entre otros, han desacreditado duramente a los firmantes de la Correctio por una supuesta falta de competencia teológica.

  5. Müller ha dicho «Amoris Laetitia es muy clara en su doctrina», siguiendo toda la enseñanza de Jesús sobre el matrimonio y toda la doctrina de la Iglesia en dos mil años de historia. Supongo que después de esa afirmación el debate que plantea será para defender la AL. Las expresiones se pueden ver en http://www.alfayomega.es

  6. Müller ha sido muy contradictorio respecto a la AL. Hizo multitud de observaciones en su proceso de redacción para salvar su ortodoxia, ninguna de las cuales se tuvo en cuenta. Luego, dicen que presionado por Francisco, quien le advirtió de no renovarle, dijo que AL era correcta al ser susceptible de interpretación conforme al magisterio anterior. No creo que actualmente, una vez despedido de muy malas maneras, al igual que sus dos mejores oficiales con anterioridad, mantenga esa tesis.

  7. En mi humilde opinión, ni los defensores de «Amoris Laetitia» ni sus críticos abordan correctamente el problema de los divorciados vueltos a casar, por lo que no hay forma de que se pongan de acuerdo. Tanto unos como otros parten del no reconocimiento de la validez de esos nuevos matrimonios, pese a que Jesucristo no abolió el divorcio ni el resto de la Ley judía (Mt 5,17-20); solo mandó no divorciarse: «Que el hombre no separe lo que Dios ha unido» (Mt 19,6; Mc10, 9; 1 Cor 7,10-11). De hecho dijo que quien se DIVORCIA de su mujer, excepto en los casos que se nombra en Mateo (5,32; 19,9), y se CASA (no amanceba) con otra, comete adulterio; también que lo comete quien se casa con la abandonada por el marido. Por lo tanto, ¡casados están! y no podemos empeñarnos, cuan nuevos fariseos, en que se divorcien de nuevo, o se abstengan de tener relaciones sexuales, incumpliendo así con sus compromisos conyugales, para poder reconciliarse con Dios. Hay pecados, como este, que no tienen vuelta atrás; ¿por qué no habría de bastar con que reconozcan que han pecado, se confiesen y cumplan la penitencia, como bastaría a quienes hubiesen asesinado a sus cónyuges?

  8. Con todo respeto no creo que asesinar al cónyuge pueda resolver el tema de los divorciados vueltos a casar. Si bien se presenta como una posible solución por favor no lo hagan. Ya bastante lío hay como para generar «nuevas opciones». Me sorprende el Cardenal con la propuesta del debate teológico entre Cardenales, que llama «disputa teológica». Qué objetivo tendría esa disputa y cómo se vincularía al PP con sus conclusiones. En orden de proponer propongo una disputa canónica sobre el nuevo proceso de nulidad matrimonial del CIC a partir de los términos fracaso matrimonial Can. 1675 nuevo texto. «El juez, antes de aceptar una causa, debe tener la certeza de que el matrimonio haya fracasado irreparablemente, de manera que sea imposible restablecer la convivencia conyugal» y «etc.» contenido en las reglas de procedimiento Art. 14 § 1. Entre las circunstancias que pueden permitir tratar la causa de nulidad del matrimonio a través del proceso más breve según los cánones 1683-1687, se cuentan por ejemplo: (se exponen varios casos) y finaliza incorporando un «etc».
    Pido que digan claramente qué diferencia hay entre ese procedimiento y el divorcio ?

  9. Si uno se casa es hasta que la muerte los separe. Si el matrimonio no funciona, separación y custodia compartida. Después vida monacal y de santidad como penitencia y dedicación plena a los hijos e intentar que el trauma de la separación sea lo más llevadero y civilizado posible. Lo de vivir con otra pareja como hermanos es una falacia, al igual que los curas homosexuales que comparten piso.

  10. La idea de Muller es necia primero porque la dubia fue presentada para que la responda quién corresponde y no para seguir dialogando, segundo porque todo el mundo sabe que una forma para que no se haga nada es nombrar una comisión para que discuta el tema con los cardenales de la dubia es propio del peronismo. De estar el que ocupa el sitio del pontífice detrás de la iniciativa de Muller de aceptarse la misma desprestigiaría a los cardenales ante los prudentes y entretendría a algunos católicos incautos mientras ganan tiempo para destruir el catolicismo y con él el mundo.

  11. Totalmente de acuerdo, estimado Alberto Ramón Althaus. Riccardo Cascioli, de la Nuova Bússola Quotidiana nos aporta unas consideraciones interesantísimas del abandono de Familia, con mayúscula, por parte de la jerarquía de la Iglesia. Los laicos les estamos dando más de una lección en estos tiempos de apostasía y dejadez.
    Se anche il cardinale dimentica il matrimonio
    EDITORIALI27-09-2017

    Bisogna farsene una ragione: la famiglia – quella vera, quella naturale fondata sul matrimonio tra un uomo e una donna e aperta ai figli – è stata abbandonata da tutti. Sulla Conferenza nazionale della famiglia, che si apre domani, riferiamo a parte: basti dire che si tratta di una farsa che sancisce il totale disinteresse della politica per la cellula fondamentale della società. Resta qualche parlamentare in ordine sparso a tenere la posizione, ma è chiaro che con la legge Cirinnà la famiglia – dal punto di vista dello Stato – è già il passato.
    Ma ormai anche gli uomini di Chiesa hanno rinunciato a difendere la famiglia. Non solo abbiamo ancora presente come la segreteria della CEI (Conferenza episcopale italiana) e la Santa Sede abbiano snobbato, anzi ostacolato, i Family Day; ma si continua a fare di tutto per smantellare la famiglia naturale, diluendola in formule sempre più vaghe per farci rientrare di tutto. Ormai non si contano più vescovi, teologi e intellettuali cattolici che fanno a gara a “valorizzare” le unioni omosessuali. Del resto è stato un cavallo di battaglia anche di Avvenire ai tempi del dibattito sulla legge Cirinnà: le unioni omosessuali incrementano quella solidarietà di cui la nostra società ha tanto bisogno, ci insegnava il direttore del quotidiano della CEI. Nella prassi pastorale poi, anche le convivenze sono diventate un valore.

    Se poi leggiamo la lunghissima intervista rilasciata ieri alla testata americana Crux da monsignor Vincenzo Paglia, presidente della Pontificia Accademia per la Vita e Gran cancelliere dell’Istituto Giovanni Paolo II, ora diventato “teologico” e ribattezzato “per le Scienze del Matrimonio e della Famiglia”, si capisce che anche per le coppie divorziate e risposate ormai non c’è più alcun problema. Tutto è famiglia, così niente più è famiglia. E monsignor Paglia ha anche la faccia tosta di attribuire a san Giovanni Paolo II l’inizio di questa rivoluzione, di cui papa Francesco sarebbe il miglior interprete.
    Vale allora la pena ricordare ancora una volta che la difesa e la promozione della famiglia naturale, secondo il progetto di Dio, era la preoccupazione più seria che san Giovanni Paolo II aveva, consapevole com’era che intorno alla famiglia si gioca la battaglia decisiva per l’umanità, una battaglia in cui sono impegnate le potenze celesti. E questione centrale è proprio la definizione di famiglia: per questo san Giovanni Paolo II urlava a gran voce contro il tentativo, nei documenti internazionali, di usare il termine “famiglie” invece di “famiglia”; per questo tanta importanza al matrimonio e alla generazione dei figli. La sua Teologia del Corpo, unita alle riflessioni sull’amore e la responsabilità, offriva poi una visione positiva e affascinante per aiutare le coppie a conformarsi a ciò cui Dio le chiama.
    Oggi tutto appare dimenticato, e si ripetono ormai dei rituali richiami alla famiglia con sempre minore convinzione e frequenza. In questo quadro anche il cenno alla famiglia e alla sua importanza per la società, contenuto nella Prolusione pronunciata lunedì dal cardinale Gualtiero Bassetti al Consiglio permanente della CEI, suona come un flebile sussurro, soffocato dalle parole sui migranti, la carità, il lavoro. Si noti peraltro che anche il cardinal Bassetti, nel definire la famiglia ha “dimenticato” il matrimonio: ormai bastano un uomo e una donna (chissà per quanto ancora) e magari dei figli. Altro che princìpi non negoziabili, in pochi anni è stato svenduto tutto, senza neanche negoziarlo.
    Bisogna dunque prendere atto della situazione: le famiglie sono rimaste sole. Non è motivo per disperarsi ma per diventare più coscienti anzitutto del compito a cui si è chiamati. E non è nella politica o nel sociale che ci si deve aspettare le risposte, sebbene questi siano importanti campi di impegno. Non è lì la nostra speranza. Ce lo aveva detto molto chiaramente san Giovanni Paolo II nella Familiaris Consortio: «Famiglia, diventa ciò che sei!». In che modo? «Nel disegno di Dio Creatore e Redentore la famiglia scopre non solo la sua “identità”, ciò che essa “è”, ma anche la sua “missione”, ciò che essa può e deve “fare”». «Risalire al “principio” del gesto creativo di Dio è allora una necessità per la famiglia», diceva ancora san Giovanni Paolo II. Preghiera, ricorso frequente ai sacramenti dell’Eucarestia e della Riconciliazione sono il fondamento di questo percorso. E poi, comunità di famiglie finalizzata alla missione, per «annunciare con gioia e convinzione la «buona novella» sulla famiglia». Solo da qui si può ricominciare.
    Riccardo Cascioli

  12. El tiempo de debatir y negociar….ya …pasó.

    En la corrección filial (léase formal) se pide (léase «se exige educadamente») a Francisco que se retracte de proposiciones heréticas, demostradas y documentadas en el documento.

    Francisco tiene que condenar los errores, y no crear «comisiones de estudio», que en política se articulan para apartar un tema y enterrarlo, para que se muera por sí solo.

    El tiempo de hablar sobre «galgos o podencos» ya pasó.

  13. RICARDITO BOBAINE
    Así que MULLER tiene un insaciable afán de protagonismo. ¿No lo estarás confundiendo con tu insaciable afán por la chorrada y la herejía?
    Es que eres torpe hasta cuando eres cínico. Pero que te crees que aquí somos todos tan indocumentados como tu.
    Las declaraciones que tu citas torticeramente se referían siempre a que se interpretase la AL conforme al Magisterio, es decir justo lo contrario de lo que afirma el Portavoz del Trucho. ¿De verdad piensas que con una manipulación tan burda vas a engañar a alguien que no sea tu compi la MARI AN?
    Aunque estes amancebado o seas de la Bujarra, no importa lo desesperao que estes, con la MARI pillas cacho seguro, esa es todavía mas boba que tu y le cuentas cualquier cosa y se la cree.

  14. Juanito, el Cardenal Muller afirmó hace algún tiempo que «Amoris Laetitia no contradice la enseñanza Católica sobre el matrimonio». También soy conservador y no apruebo la confusión pastoral y proliferación herética que se está produciendo, pero no sé por qué te empeñas en defender a Muller a ultranza. Tu único argumento parece ser la descalificación cutre, de bajo nivel académico y chabacana. Este cardenal no se ha atrevido a expresarse claramente contra la confusión pastoral derivada de la Amoris mientras ha estado en el cargo. Conclusión, parece que lo más importante era el cargo, antes que la verdad. Ha perdido gran crédito. Lo mejor es que guarde silencio ahora y se dedique a servir y orar. Espero que no respondas con ninguna nueva chabacanería sin contenido.

  15. Gracias por el material Echenique en realidad con la inmoralidad instalada como política de la jerarquía de la Iglesia la descomposición del mundo se acelera a pasos de gigantes hacia el nuevo orden antinatural e inhumano mundial propio de la ciudad de Satanás en la cumbre de su reinado sobre los hombres.

  16. Veo que mis opiniones alteran mucho a Juan Nadie y que una corte de cobardes aplaude la espuma que echa por la boca. Lamentable con o sin corrección. Valientes cobardes. Mando de nuevo saludos a su madre (la de Juan Nadie) y le recuerdo a Infovaticana que hay métodos para evitar que esto ocurra.
    Muchas gracias a los que sabeis qué es el respeto os gusten o no mis opiniones.
    Los calladitos y los jaleones… el coraje es una gran virtud pero que escasea . El miedo no es una excusa y menos para un… «católico»?? Un saludo

  17. Mariam: Te apoyo absolutamente. Hay un insultador patológico y luego siguen sus comparsas. He optado por el silencio. Es sorprendente que una web católico permite esas intervenciones tan limitadas como chabacanas.

  18. MÜLLER: Bueno, una cosa es el contenido de esta Dubia, preguntas legítimas al Papa. Y otra cosa es que esto se hizo público, y hubo una discusión pública y tensiones entre el Papa… el Papa y algunos cardenales que no es bueno en nuestro mundo de los medios de comunicación. Nuestros enemigos se alegran de que pase esto en la Iglesia… de ver en la Iglesia en cierta confusión. Como Prefecto dije que dogmáticamente y doctrinalmente Amoris Laetitia está muy bien. Los malentendidos de los dos lados son… tiene que ver con la visión ideológica de las cosas y los prejuicios. Y algunos entraron en el Sínodo con este planteamiento: “debemos luchar por nuestras ideas”. Y habían discutido demasiado… demasiado ideológicamente».
    Las palabras del Cardenal se pueden encontrar en INFOVATICANA. Esta el reportaje completo.

  19. Bermúdez es un connotado y antiguo miembro del Sodalicio de Vida Cristiana (SCV), la misma organización religiosa que hace poco tuvo que enfrentar a la opinión pública al cancelarse la causa de beatificación de su número dos, Germán Doig Klinge, fallecido hace diez años, debido a que fuera acusado al menos por tres personas «de inconductas sexuales reñidas con su condición de cristiano y de laico consagrado del Sodalicio».

    Germán Doig fue director de la editorial «Vida y Espiritualidad» (VE), del SCV, desde la cual coordinaba con Alejandro Bermúdez para promover todas las noticias relacionadas con el movimiento fundado por Luis Fernando Figari, quien renunció de manera sospechosa a su cargo poco antes del escándalo Doig. Todas las menciones a Doig en los sitios web del Sodalicio han sido removidas, incluido el portal de VE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles