PUBLICIDAD

Los comisariados florecen, preguntas sin respuesta al Papa Francisco, el caos reina en la reforma del Vaticano, el himno del 2025.

|
En Roma empieza a refrescar, el sol comienza a acariciar la vacía plaza de San Pedro. Todos intuimos que este invierno será más invierno que otros y el frío siempre ha sido un aliado en las guerras rusas. Occidente ha perdido la orientación porque su alma era el cristianismo al que debe su existencia y se encamina con decisión hacia el precipicio. Sabemos que siempre que llueve escampa y que después del invierno vendrá la primavera. Los tiempos conciliares nos prometieron eternas primaveras que, por ahora, no apuntan formas y, después de un convulso otoño,  nos encontramos en un eterno invierno. Ayer asistimos con gozo a la ordenación de los comisariados y perseguidos franciscanos de la Inmaculada, en Santa María la Mayor, un presbítero y diez diáconos, ordena Rilko. Este hecho no es una excepción, brotes verdes que presagian la primavera los tenemos, por mucho que quieran empeñarse en  ocultarlos, la vida se abre paso y por cada brote que se intenta aplastar nacerá un ramillete
Nos intentan vender una especie de era post-ideológica del Papa Francisco, radicalmente moderada, porque no se propone salirse con la suya contra los matones, sino endulzarlos. La diplomacia de la Santa Sede no funciona, siempre,  pero más ahora, en la época de Francesco y Parolin. Si se abre una herida profunda como el juicio del cardenal Zen, seguramente no será el Vaticano quien hará oír el sonido de los sables. No son tiempos de afirmar la propia verdad, sino de resolver problemas, iniciar procesos de reconciliación, construir y garantizar derechos.  Asumir la propia condición de oprimido agrava los problemas, aleja a las partes, reduce los derechos adquiridos.  Hoy son tiempos en los que hay que discernir y las cosas pueden ser buenas o malas depende del discernidor. El Papa Francisco se pretende presentar como el ‘gran discernidor’ sobre vidas y haciendas de los incapaces, las armas son demoniacas o un acto de amor depende de cómo se despierte el discernidor. La defensa es un derecho, una manifestación de amor, mientras que pensar en modernizar los arsenales o intimidar al enemigo es inmoral.

Se encuentra en Ucrania el cardenal Krajewski, que hoy es noticia porque estuvo involucrado en un tiroteo. No ejercito el acto de amor de usar las armas para defenderse y, según propia y angustiosa declaración: “Por primera vez en mi vida no sabía a dónde huir… porque no basta con correr, hay que saber adónde”.  Estaba junto a dos obispos, uno católico y otro protestante, y lo acompañaba un soldado, después de haber cargado su furgoneta con alimentos y haber «ido por donde no entra nadie más que los soldados» porque los golpes se hacen más densos».  En la segunda de las etapas “el grupo fue alcanzado por disparos y el cardenal, junto con los demás, tuvo que salvarse. Al final salió todo bien y se entregó toda la ayuda”.

En el consistorio hubo varias intervenciones de cardenales que presentaron dudas sobre el texto de la Constitución Apostólica, algunas la hemos visto publicadas ante la imposibilidad de ser escuchadas en las reuniones oficiales.  Hay varios cardenales que tienen más de 75 años, pero el Papa aún no ha decidido qué hacer y se siente el descontento en la Curia. Nos dicen que son continuas las protestas en forma de solicitudes de aclaración que llegan a Santa Marta porque la maraña de documentos mal redactados y sin reglamento no hay quién la entienda y solo hay uno que sepa discernir. Se crean nuevas reglas y, como de costumbre, el Papa Francisco nos las respeta. En teoría la norma entró en vigor el 5 de junio de 2022, pero no es posible tener departamentos sin personal, y sin presupuesto, mucha teoría, pero en la práctica no hay nada.

Parece que  los únicos que no se dan cuenta de lo bochornosa que es la situación son los periodistas externos, dentro se finge que no pasa nada y se olvidan las  preocupaciones de los cardenales durante el Consistorio.  Dentro del estado vaticano, nadie se atreve a escribir nada porque tiene miedo de perder su acreditación, guardando un silencio cómplice, quedan algunos, cada vez menos, que se siguen empeñando en dar una imagen poco realista de este pontificado.

En la última rueda de prensa de altura hemos visto cómo se han ‘olvidado’ preguntas importantes, como el sínodo alemán, al Papa Francisco.  La única periodista  que planteó una pregunta sensata y valiente, fue la periodista Elise Allen del diario Crux, que no tuvo miedo de preguntar al Papa Francisco sobre la historia del cardenal Zen y sobre todo la preocupante cuestión de la libertad religiosa en China, la respuesta alucinante: «Se necesita un siglo para entender a China, y no vivimos un siglo (se ríe el Pontífice)». “Para comprender hemos elegido el camino del diálogo, abiertos al diálogo. Hay una comisión bilateral vaticano-china que va bien, despacio, porque el paso chino es lento, tienen una eternidad para andar: es un pueblo de paciencia infinita”. El Papa Francisco escurre el tema y no responde:  “No tengo ganas de calificar a China de antidemocrático, porque es un país tan complejo… es cierto que hay cosas que nos parecen que no son democráticas, es cierto. El cardenal Zen irá a juicio en estos días, creo. Y dice lo que siente, y ves que ahí hay limitaciones”. El Papa Francisco acaba de terminar un viaje en el que firmó una Declaración que habla de libertad religiosa y condena la persecución por motivos religiosos, pero  guarda silencio cuando se dan graves violaciones. El Papa Francisco parece haber olvidado que no puede haber diálogo si no hay Verdad. Lo demás son  simplemente intereses políticos y económicos del momento. Y esta no es la tarea del Vicario de Cristo en la Tierra.

El sábado el Papa Francisco recibió a los participantes en la sesión plenaria de la Academia Pontificia de las Ciencias, quienes abordaron el ‘tema ‘Ciencia básica para el desarrollo humano, la paz y la salud planetaria’, que es ‘Una perspectiva que tenga en cuenta los temas clave que enfrenta la humanidad en este momento de la historia”: «me gusta interpretar esta elección hoy en el horizonte del amor y del cuidado de la casa común en la que Dios nos ha puesto a vivir… Entonces, en la base está esta actitud contemplativa; y, complementaria a ella, está la tarea de custodiar la creación”. «Los logros científicos de este siglo deben estar siempre guiados por las necesidades de la fraternidad, la justicia y la paz, ayudando a resolver los grandes desafíos que enfrenta la humanidad y su hábitat». «San Juan Pablo II dio gracias a Dios porque, por intercesión de María, el mundo se había salvado de la guerra atómica. Lamentablemente, debemos seguir orando por este peligro, que debería haberse evitado hace tiempo”.

El Papa Francisco ha suprimido la  Fundación Populorum Progressio,  establecida por  Juan Pablo II, para ayudar a «campesinos pobres y quería promover la reforma agraria, la justicia social y la paz en América Latina».  La suprime para crear el «Fondo Populorum Progressio», es decir, los fondos fundaciones intocables ya son tocables y nos tememos que no pasará mucho tiempo en que la veamos convertida en un mero nombre sin contenido. Muchos alertan de «El riesgo es que el Santo Padre cambie todo para no cambiar nada». De hecho, esto es lo que también le está sucediendo a la Curia romana. Cambian los nombres, cambian las fachadas,  pero en realidad todo queda como está.

El Vaticano está a la búsqueda de la banda sonora del Jubileo 2025, ya tenemos logo y vamos a por la música. El lema del Jubileo es ‘Peregrinos de la Esperanza’,  el himno debe poner música al texto propuesto por el Vaticano  en italiano, escrito por Pierangelo Sequeri, esto sin concurso. La fecha límite es el 25 de marzo de 2023 y no sabemos quién compondrá la comisión de jueces que  evaluará las propuestas, todo muy trasparente como de costumbre, nos tememos que el himno ya esté seleccionado, veremos qué amigo lo ha hecho.
«Si no fuisteis fieles en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará?».
Buena lectura.

PAPA FRANCESCO, L’UOMO DEL CAMBIAMENTO?

Il papa agli scienziati: scongiurate una guerra nucleare

Roma, il nuovo Bambino Gesù si sposta al Portuense: il progetto di un maxi-polo al Forlanini

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.