PUBLICIDAD

La soberbia y la humildad, entrevista a Zuppi, entrevista a Peter Seewald, Fiducia Supplicans: Hilarión y Sturla, el cisma sudamericano del Papa Francisco.

|

Fiesta de San Juan, el apóstol y evangelista, dentro de la octava de Navidad, en nuestra imagen de hoy, dando la comunión a la Virgen. En otros tiempos, días de turrón y villancicos, hoy, tiempo de confusión, días de máxima intensidad informativa. Algunas imágenes del Papa Francisco que circulan de la Orbi et Orbi son preocupantes y por eso no ha pasado desapercibida la petición en el ángelus de San Esteban: «Renuevo a todos mis mejores deseos de paz y de bien que trae la Navidad. Aprovecho esta oportunidad para agradecer a quienes me han enviado mensajes de saludo desde Europa y el mundo. Gracias sobre todo por vuestras oraciones. Seguid orando por el Papa, ¡eh! Es necesario». Nos sumergimos en la interesante información de hoy.

Empezamos con un duro comentario de José Arturo Quarracino: «Fiducia supplicans: del Cuerpo de Cristo a la Ramera de Babilonia».  «Con la última Declaración sobre las bendiciones homosexuales -promulgada el 18 de diciembre por el cada vez más ridículo prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, pero salida de la mente de Bergoglio- el pontífice argentino ha dejado de ser el apacentador de la grey de Cristo (Jn 21, 15-17), para convertirse, en el transcurso de muy pocos días, en sembrador de cizaña en el pueblo fiel de Dios, provocando una muy fuerte reacción y un repudio muy firme, por parte de gran parte de obispos de todo el mundo, en contra de su intención de normalizar y legalizar la homosexualidad en el seno de la comunidad cristiana».

«Tal como acostumbraba hacer en las entrevistas “informales” con Eugenio Scalfari, el pontífice argentino hace firmar a otros o pone en boca de terceros afirmaciones y conceptos que de ninguna manera él puede expresar directamente». «La Declaración pro parejas homosexuales no solo fue descalificado en el plano doctrinal y teológico, sino también en el plano estrictamente episcopal y pastoral, no solo por Obispos y sacerdotes en forma individual, sino por episcopados nacionales enteros».  «En su labor de bufón del Concejo para el Capitalismo Inclusivo, la baronesa Lynn Forester de Rotschild dixit, el pontífice argentino ha olvidado una antiquísima máxima de la praxis política, humanista y cristiana: no es la soberbia la que domina, sino la humildad la que gobierna”.

La entrevista a Zuppi sigue en los medios. Su padre fue director del Osservatore Romano , y era sobrino del cardenal Confalonieri que decía: “No quiero parientes en el Vaticano”.  La  Fiducia supplicans que autoriza las bendiciones de las parejas homosexuales: «El problema es pastoral. Puedes decir algunas cosas después de haberlos hecho sentir como en casa nuevamente. De este modo será posible aprender las reglas, hermosas, de una casa de la que uno se ha distanciado, que cree que no comprende y que no es comprendida». «La entrevista aborda todos los temas dramáticos que vive la Iglesia hoy y lo hace con un estilo de huecograbado donde el análisis y la complejidad se pierden en favor de lemas que capturan la empatía». «Temas candentes y debatidos, que realmente están destrozando el cuerpo episcopal, son descartados con gran sencillez como una guerra entre tradicionalistas e innovadores. Los obispos de todo el mundo están adoptando una postura contra ese documento, algo que no ocurría en la Iglesia desde hace algún tiempo. Pero para él no existen».

«El esquema mental que sigue Zuppi es el de los años 70, un esquema que le viene bien ahora que está en el poder en la Iglesia. Un esquema que ve a los tradicionalistas de un lado y a los progresistas del otro. De un lado el futuro radiante, del otro el pasado fangoso. Fin del análisis. Su pensamiento no puede salir de este círculo vicioso , en el que, sin embargo, está claro de qué lado está: del lado de quienes quieren revolucionar, a pesar de que a lo largo de su vida, dentro de esa «Iglesia que debe cambiar», ha estado más que bien y ha tenido una gran carrera».

Se acerca el primer aniversario de la muerte de Benedicto XVI, y tenemos entrevista a su biógrafo y amigo Peter Seewald. «Todos recordamos las cálidas palabras que pronunció el cardenal Ratzinger en el réquiem por Juan Pablo II. Palabras que tocaron el corazón, que hablaron de amor cristiano, de respeto. Pero nadie recuerda las palabras de Bergoglio en el réquiem por Benedicto XVI. Fueron frías como toda la ceremonia, que sólo pudo ser más bien breve para no rendir demasiado honor a su predecesor. Al menos esa fue mi impresión».  «Las diferencias entre Benedicto XVI y su sucesor han sido grandes desde el principio. En temperamento, cultura, intelecto y sobre todo en la dirección de los pontificados. (…) Benedicto confió en Francisco. Pero varias veces se sintió amargamente decepcionado». «Como podemos ver hoy, el Papa Francisco ha hecho muy poco para mantener la continuidad con sus predecesores, al contrario».  «Bergoglio no es europeo. Tiene poco conocimiento de la cultura de nuestro continente. Sobre todo, parece tener aversión a las tradiciones occidentalizadas de la Iglesia católica. Como sudamericano y jesuita, borró gran parte de lo que Ratzinger consideraba precioso y querido. La mayoría de las decisiones las tomaba de forma autocrática un pequeño círculo de seguidores». «La posterior purga de personal completa el cuadro. Muchas personas que apoyaban el rumbo y la doctrina católica de Ratzinger fueron «guillotinadas».

«La purga afectó principalmente al hombre cuyo linaje representa Gänswein, Benedicto XVI. Más recientemente, fue el obispo estadounidense Strickland, amigo de Benedicto y crítico de Bergoglio, quien fue destituido de su cargo con el pretexto de mala conducta financiera; una razón obviamente descabellada. Y cuando un partidario de Ratzinger como el cardenal Burke, de 75 años, es privado de su casa y de su salario de la noche a la mañana sin explicación alguna, es difícil reconocer la hermandad cristiana en todo esto».

«En su pequeño monasterio en el centro del Vaticano, el anciano Papa emérito actuó como la luz en la montaña». » El problema de Francisco en el pasado ha sido que no ha cumplido muchas de sus promesas, a veces diciendo «blanco» y otras «negro», haciendo declaraciones ambiguas, contradiciéndose repetidamente y provocando así una confusión considerable. En el caso de un documento como la Fiducia supplicans , que puede ser interpretado de muchas maneras diferentes, también está el hecho de que lo que se acaba de considerar correcto se declara repentinamente incorrecto sin mucho proceso de maduración de la decisión». «Un documento tan importante no fue discutido y aprobado, como era costumbre bajo Benedicto XVI, por la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue simplemente decretado autocráticamente».  «La afirmación de que una mayoría de obispos votó a favor de derogar el Summorum Pontificum de Benedicto  en una encuesta mundial no es cierta.  Lo que me parece particularmente vergonzoso es que el Papa emérito ni siquiera fue informado de este acto, sino que tuvo que enterarse por la prensa. Fue apuñalado en el corazón».

Los obispos de centro América y sud América no se caracterizan por su preocupación en temas intelectuales y son pocos los que han tomado posición clara sobre la Fiducia Supplicans, no pasan de un genérico: ‘estamos con el papa’. Hoy tenemos alguien que se desmarca y es, ni más ni menos, que el cardenal Daniel Sturla, que está sorprendido de que este tema “polémico” y que divide “aguas dentro de la iglesia” surgiera en Navidad. “Es claro que el sacerdote bendice a todas las personas. Yo he estado ahora en la cárcel y he bendecido a todos los que están allí. Si vienen personas a pedirme la bendición, siempre la doy. Otra cosa es bendecir a una pareja homosexual…”.  El texto de la Santa Sede “crea confusión” porque permite que se bendiga la pareja: “Lo que yo creo es que a las personas se las puede bendecir, pero a las parejas como tal, en cuanto parejas, no». «En la Iglesia Católica hay una jerarquía de documentos y  el nuevo texto no implica un pronunciamiento del papa con “valor dogmático”. “Hace dos años un documento de la Santa Sede dijo todo lo contrario, además. Hay que esperar un poco y que las aguas tomen el cauce adecuado”.

Hilarión es  metropolitano de Budapest y Hungría, ex presidente del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú, y tememos entrevista «siempre hemos considerado a la Iglesia Católica Romana como un faro del cristianismo tradicional». La Declaración de la Santa Sede ha puesto fin a las conversaciones entre católicos romanos y ortodoxos sobre la posibilidad de una reunión después del Gran Cisma de 1054: «Si somos realistas, ya no podemos esperar una futura unidad entre ortodoxos y católicos. Esas medidas, por supuesto, no nos acercan, pero crearán nuevas líneas de separación”.

Se cumple el plazo en el que el Cardenal Burke perderá su ‘plato cardenalicio’. La decisión fue anunciada formalmente por el Papa Francisco el mes pasado, durante una reunión con todos los jefes de ministerio. También tendrá que abandonar el apartamento de via Rusticucci, una  medida inusual y de carácter punitivo que ha levantado ampollas en el Sacro Colegio.

Y terminamos con un interesante artículo de Eric Sammons en Crisis Magazine . «Esta declaración del Vaticano es otra de una larga lista de acciones impactantes, pero lamentablemente nada sorprendentes, tomadas durante el papado de Francisco». «El principio rector de este documento es que es una enseñanza del Papa Francisco, y únicamente del Papa Francisco. De las 31 notas a pie de página encontradas al final del texto, 20 (65%) se refieren al Papa actual». «Si bien Fernández afirma que “la doctrina de la Iglesia en este punto se mantiene firme”, la realidad es que bendecir las relaciones románticas pecaminosas socava esa misma doctrina».

«El Papa Francisco me recuerda a esos populares pastores protestantes que se enamoran demasiado de su propia importancia. Con el tiempo, comienzan a creer que Dios los ha elegido a ellos –y sólo a ellos– para un papel especial al guiar al pueblo de Dios donde nadie lo había hecho antes. No pueden ser cuestionados, incluso cuando sus nuevas enseñanzas son claramente inconsistentes, con una simple lectura de las Escrituras o con cualquier comprensión básica del cristianismo». «Un Papa, en cambio, hace mejor su trabajo cuando «desaparece», cuando se deja guiar por la tradición y simplemente la señala. Debe ser como Juan el Bautista, que señala el camino hacia el Salvador».  “Evitad cualquier forma grave de escándalo y confusión entre los fieles”: esto, señoras y señores, es el colmo del engaño. Basta ver la respuesta a este documento para ver «todas las formas graves de escándalo y confusión entre los fieles». Este documento crea escándalo y confusión y, si soy sincero, creo que lo hace a propósito».

Ya en 2017, el sitio web Campari & De Maistre destacó la posibilidad de un cisma. Señaló que en Alemania no existe peligro de división, a pesar de todas las presiones que ya provienen de la Iglesia aquí. Más bien, el peligro había que buscarlo en América Latina , en la que una base territorial homogénea se estaba traduciendo en un discurso teológico potencialmente cismático. Hoy, ese razonamiento sobre el cisma de la Iglesia en América Latina parece dramáticamente relevante. La Declaración del Dicasterio para la Doctrina de la Fe está escrita con argumentos poco claros. Thomas Michelet: “Le falta precisión”. Nunca existe la palabra “conversión”; nunca hay, en el texto, una descripción de qué es el pecado. Al final no existe una idea de una vocación cristiana, según la cual se intenta vivir según unos criterios específicos llamados doctrina. La imprecisión del texto radica precisamente en la diferente mentalidad entre la teología clásica y la teología latinoamericana».

«El Papa Francisco no tiene sólo referentes culturales latinoamericanos, pero  parece que se ha sobreinterpretado en sus raíces intelectuales. Es un jesuita que nunca terminó su doctorado, que proviene de estudios técnicos, y que de todas maneras vivió una realidad complicada donde primaba la acción antes que la visión».  «Se impone una cosmovisión, mientras el Papa acusa de atraso a todos aquellos que se oponen a esta nueva cosmovisión, e incluso complica la vida a los tradicionalistas».  «No se trata de antipapismo, sino de una mala comprensión de una envidia particular, que se percibe cada vez que el Papa describe situaciones que no comparte». «Es un cisma que surge de una visión popular y populista, de la necesidad de responder a una sociedad que se formó sin una estructura filosófica, con una mentalidad neocolonial y, al mismo tiempo, colonizada. Es una revuelta de quienes se sentían esclavos y que ahora pueden tomar las decisiones. Sin embargo, no elevaron su nivel cultural ni aprendieron un nuevo idioma. Pidieron que las instituciones se acostumbren a su idioma».  «Hasta ahora, este cisma práctico sólo se ha experimentado en América Latina, pero ahora ha llegado al centro de la Iglesia». 

«…vio y creyó».

Buena lectura.

Fiducia Supplicans, una Bomba sulle Relazioni con le Chiese Ortodosse.

Uno scisma pragmatico in atto?

Tullio Rotondo, Fiducia Supplicans. Documento Scandaloso, le Ragioni del No.

Analisi della Dichiarazione Fiducia Supplicans

El arzobispo de Montevideo nombrado por el papa Francisco rechazó bendecir parejas homosexuales y criticó al Vaticano

Seewald: Francesco ha voluto cancellare l’eredità di Benedetto XVI

La benedizione delle coppie omosessuali è per l’Ortodossia un ostacolo insormontabile all’ecumenismo

«Io sò io…». Zuppi teme il confronto e risponde a slogan

Papa Francesco: «Continuate a pregare per me, c’è bisogno»

Magro Natale per il cardinale Burke, da dicembre senza Piatto Cardinalizio: il Papa lo ha punito per il dissenso alle riforme

Una Bugia Ripetuta 100 Volte non Diventa Verità. Superbonus…Lazzaretti.

Papa: i cristiani perseguitati non sono dei falliti, salvano il mondo

Fiducia Supplicans: dal Corpo di Cristo alla Pu**ana di Babilonia. Quarracino.

Comentarios
2 comentarios en “La soberbia y la humildad, entrevista a Zuppi, entrevista a Peter Seewald, Fiducia Supplicans: Hilarión y Sturla, el cisma sudamericano del Papa Francisco.
  1. Cierto, hay una revolución en marcha acelerada por la «marcha» de Benedicto XVI, y como toda buena revolución cuenta con revolucionarios que se creen en la posición de la verdad absoluta, total y completa y que no oyen nunca jamás a ningún tipo de opinión discrepante, ni siquiera se dignan a responder a las Dubias del año 2016 en relación a la herética absolución y comunión de los adúlteros en Amoris laetitia y el Rescripto de 5 de junio del 2017 que lo elevaba a magisterio auténtico.

    Después de esta segunda heresiarquía de Fiducia supplicans (¡Nunca jamás se puede bendecir al pecado!), vendra la tercera heresiarquía, no tanto en fe moral y disciplina sino en liturgia y eclesiología, un documento que podemos llamar «Liturgia et sacerdotes Populi Dei».

    Como consecuencia de la adoración y veneración al ídolo pagano incaico de la Pachamama, dentro de los jardines del Vaticano y durante la celebración del Sínodo de la amazonía en el 2019, por el Papa y diversos obispos y cardenales, y por efecto de la aprobación del proyecto de misa Azteca y Maya por la Conferencia Episcopal de México y su remisión al Vaticano para su definitiva aprobación, se impone la continuación de la revolución cismática y apostática.

    «Liturgia et sacerdotes Populi Dei» impondría sacerdotes laicos o chamanes como sacerdotes de comunidades concretas de origen «boni viri probati», ayudados por sus esposas denominadas diaconisas, usando para ello un rito litúrgico de la misa, del bautismo, de la confirmación y de otros sacramentos y sacramentales, que destruyan totalmente cualquier tipo de ligazón tanto con el Novus Ordo como con el Vetus Ordo litúrgico latino, y que contengan elementos inculturados del paganismo chamánico maya, azteca, inca o animista amazónico, como invocación a dioses, espíritus y fuerzas idolátricas y naturales.

    Incluso podría darse el caso de tener misas con elementos propios de creencias de santería, a la diosa orishá Yemanyá de las creencias veneradas en las falsas religiones Umbanda, Santería, Yoruba, Ifá y Candomblé.

    Amoris laetitia, Fiducia supplicans y esta hipotética «Liturgia et sacerdotes Populi Dei», serían la serie de la tríada revolucionaria de Bergoglio, fundamentada en la vieja teología modernista y progresista de la suprema Misericordia divina (sin verdad ni justicia), de la inclusión absoluta del todos todos todos sin importar su arrepentimiento a conversión o disposición, la moral de la circunstancias, la Fé y liturgia de la inculturación, el aggiornamento, la evolución adaptativa del mensaje de Cristo, junto con un ecumenismo sincretista de la unión de todas las religiones dentro del catolicismo.

    En el segundo paso representaría la ruptura de todos los frenos limitativos en que hoy se encuentra el desarrollo constreñido de la teología progresista y modernista de Bergoglio: bendición de cualquiera sea católico o no tenga arrepentimiento o no, el libre acceso de los sacramentos y sacramentales de manera universal, la reducción de la fe, la moral y liturgia a la libre autodeterminación de la persona, la plena libertad en la eclesiología (iglesia sinodal, federal, confederal, presbiterial, episcopal, asamblearia), y el uso del poder disciplinario para perseguir a cualquier católico ortodoxo y tradicional.

    Para ello cuenta con la absoluta cobardía o colaboración de los 5.000 obispos y los más de 200 cardenales de la Iglesia Católica, que juntos y por separado no llegan ni a la suela del zapato de Benedicto XVI en materia de posesión de la verdad única y defensa martirial de la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *