PUBLICIDAD

Guadalupe, el Papa Francisco y el Vaticano muy tocados por el proceso Becciu, los inmigrantes, los pobres perros, padre Georg en Italia, los obispos italianos no se aclaran, el ‘síndrome de Stendhal’.

|

La semana continúa con una marea de información en la que complicado moverse. Nos parece misión imposible presentar de forma razonable tantos y tan variados temas. Nos quedan en el tintero tantas cosas interesantes, pero somos limitados, el tiempo lo es, y debemos atender a lo inmediato sin olvidarnos de lo importante.  El 12 de diciembre se celebra la fiesta de la Virgen de Guadalupe,  la Emperatriz de las Américas. En 1531, Santa María de Guadalupe tuvo a bien aparecerse a San Juan Diego, un indígena chichimeca del centro de México.  Se llamó a sí misma, «La madre del verdadero Dios por quien se vive, Santa María de Guadalupe». Guadalupe, es la castellanización de un vocablo náhuatl que significa «la que aplasta la cabeza de la serpiente».  Esta advocación de la virgen es la más venerada en el mundo, su santuario es el templo católico que más fieles recibe cada año. Es patrona de México, América y Filipinas. «¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estas por ventura en mi regazo?» . Y después de lo importante, pasamos a lo efímero.

Sabemos que somos uno de los pocos medios que en el mundo hispano está dando la merecida cobertura al proceso Becciu. La sentencia solo será una forma de intentar convencernos de que la condena ya aplicada a todos los acusados, previamente al juicio y las pruebas o defensas, es lo justo. El Papa Francisco ha cambiado incluso las reglas del procedimiento,  sólo para este proceso y, por tanto, sólo en perjuicio de los acusados. El proceso Becciu, sea cual sea el resultado, complicado en todo caso, deja en muy mal lugar al Papa Francisco y al Vaticano.  El caso Aupetit y el llamado “juicio del siglo” son similares, porque ambos debilitaron la credibilidad de las personas involucradas y la credibilidad de la Iglesia misma. No queremos pensar que el Papa Francisco lo hizo a propósito. Sin embargo, la idea que tenemos es la de un razonamiento impulsivo, que no tiene en cuenta las posibles consecuencias de las elecciones. La justicia, en definitiva, no está impulsada por el deseo de hacer justicia, sino por la urgencia de resolver un problema. Todo el sistema judicial del Vaticano parece ahora enfermo. Lo que falta es una visión, un plan y el deseo de crear un sistema creíble y sólido a nivel internacional. El Papa Francisco  ha dado lugar  a un sistema profundamente local y personalista. Se trata de un paso atrás, cuyas consecuencias serán cuando menos complejas.

Cada sesión del juicio añadió tal o cual aspecto de un panorama general desolador: investigaciones secretas de las que los abogados defensores nunca supieron nada, una densa red de escándalos, irregularidades, descuidos, cifras de cuentas corrientes que emergían a cada momento, Sombras de corrupción, dudosas inversiones inmobiliarias, feroces conflictos entre las distintas instituciones del Estado del Vaticano . Y finalmente, casi simultáneamente, de fondo (pero en clara relación con lo que estaba sucediendo durante el juicio) un cambio decisivo en el tradicional equilibrio político dentro de la Santa Sede: la dramática pérdida de imagen, competencias y poder por parte de la Secretaría de Estado  y el Banco del Vaticano, el IOR. Los verdaderos actores aún permanecen en la más profunda sombra y en la que, cada vez es más claro, que era el propio Papa quien realmente movía los hilos .

El fiscal del Vaticano, aquí se llama promotor de justicia, no ha dejado títere con cabeza en su exposición. Sobre Ciferri y Chaouqui, el Fiscal explicó: «No nos opusimos a la audiencia, pero se nos acusó de no haber depositado parte de los chats: pero los abogados, en otros procesos, nunca se enfrentaron a una ‘omisión’ de material en el centro de investigación? Es algo normal. ¿Por qué no le preguntaron a Ciferri y Chaouqui cuál era el contenido de esos mensajes?». «Las pruebas más demoledoras sobre la responsabilidad de Becciu respecto al edificio de Londres provinieron de la defensa de Raffaele Mincione, proyectando todas las autorizaciones dadas por el entonces diputado a la inversión. Nunca antes había ocurrido: nunca la Secretaría de Estado había confiado todos sus activos a un solo inversor». Las defensas le responderán y la sentencia se conocerá el sábado.

El 13 de mayo de 2023, Francisco publicó una nueva ley fundamental del Estado de la Ciudad del Vaticano que comienza por atribuir al Papa «poderes soberanos» sobre este minúsculo Estado, y esto precisamente «en virtud del ‘munus petrino'». Nunca en el pasado, ni siquiera en los siglos del «papa rey», nadie se había atrevido a derivar un poder, siquiera temporal, del primado religioso conferido por Jesús a Pedro y a sus sucesores. De donde surge naturalmente la pregunta: ¿por qué Francisco fue más allá de este límite? ¿Y cuál es el límite, si lo hay, a la «plenitudo potestatis» de un Papa?

Estas preguntas cruciales han sido contestadas por Alberto Melloni, profesor de la Universidad de Módena y de Reggio Emilia y máximo exponente de esa «escuela de Bolonia» famosa por una relectura «progresista» del Concilio Vaticano II. En un ensayo publicado el 4 de diciembre en la revista » il Mulino «, Melloni define la tesis codificada por la nueva ley fundamental del Estado de la Ciudad del Vaticano como «al menos audaz», y afirma que el canonista que la escribió y la hizo firmar es papa es «imprudente». En virtud de esta ampliación,  la acusación y posible condena de Becciu no se formularían «en nombre del Papa como pastor de la Iglesia universal, sino en nombre del Jefe de Estado de la ciudad del Vaticano». Con el efecto de «eximir al pontífice de las consecuencias de un proceso del que, pase lo que pase, la Iglesia no saldrá más humilde, sino más humillada».

Melloni recuerda un precedente «entre 1557 y 1559 el Papa Pablo IV  investigó, arrestó y envió a juicio al cardenal Giovanni Morone, corrigiendo las normas en su contra, con métodos «inmorales» similares a los adoptados hoy».  «El poder del Papa tiene su límite insuperable en la «oboedientia fidei» y está «cercado» por la ley divina, tanto natural como revelada».  En consecuencia, «las exigencias que emanan del derecho natural divino no pueden ser comprimidas ni modificadas».  Es inaceptable que un Papa, en el ejercicio de sus poderes, «pisotee y pisotee los derechos relacionados con la dignidad de la persona humana: por ejemplo, el derecho a la vida, a la intimidad  o a la buena fama, pero también -para referirnos a un ámbito delicado, hoy bajo el foco de atención de la Iglesia- el derecho a la defensa en un proceso justo, la presunción de inocencia, la protección de los derechos adquiridos preexistentes, sin excluir el de no ser castigado por un delito prescrito».

En el Vaticano asistimos a «una superposición frenética, aluvial y caótica de leyes o preceptos dictados sin una técnica reguladora adecuada, cuyo rango y alcance jurídico parecen nebulosos». «Del mismo modo, las disposiciones deliberadamente aprobadas por el Papa se multiplican de tal manera que hacen imposible un recurso de apelación, incluso cuando dichas disposiciones son perjudiciales para los derechos».  “Más allá de los peligros para la herencia misma de la fe, es sobre todo la carne viva de las personas la que se ve afligida y desgarrada allí donde las reglas no son razonables, poniendo así en grave peligro la justicia que por derecho divino les corresponde, y a cuyo servicio se coloca la autoridad eclesiástica, incluida la primacial». Un buen gobierno, diríamos, aún está por llegar.

No nos deja el caso Burke, el silencio del cardenal lo engrandece y se presenta como un gesto de una  bajeza y mezquindad que petrifica. «Al parecer Bergoglio, que practica la suspensión del juicio en el caso de los homosexuales «que buscan a Dios» -el ahora famoso «¿ quién soy yo para juzgar ? » ”- no tiene reparos en acusar a Burke de no tener fe. Un juicio tajante que también reservó para otro ilustre estadounidense tachado de no cristiano , Donald Trump, porque no compartía sus políticas de contención de la inmigración». No olvidamos, imposible hacerlo,  las terribles palabras del Papa  cuando Burke estaba en cuidados intensivos por Covid.  No es la primera vez que en el contexto católico asistimos a distorsiones similares mal disfrazadas para «bien para la víctima».

El catolicismo romano que se muestra débil ante las incursiones doctrinales y espirituales de un pontífice que no oculta que detesta la herencia católica en su totalidad. Así como el propio catolicismo parece frágil, para horror de la verdad, frente a instancias culturales abiertamente anticristianas. El católico adulto dialoga ahora abiertamente con los fantasmas que pueblan su mente, o con figuras que Cristo, en su sabia mansedumbre, llamaría sobriamente «raza de víboras». El pontificado del Papa Francisco  se manifiesta como un síntoma terminal de esta cupio dissolvi que ronda en la Iglesia católica desde hace décadas. La incapacidad de llamar a las cosas por su nombre, buscando atajos como Caperucita Roja en el bosque, es el preámbulo del final. Esta especie de enturbiamiento de la fe y de la razón no sigue al Papa Francisco sino que lo precede y, a este ritmo, le sobrevivirá triunfantemente.

El Vaticano es tan grande como Lampedusa y tiene muchos espacios vacíos.  En medio de la tormenta mediática, que no cesa,  que involucra a la Iglesia por la financiación directa e indirecta de la ONG Mediterránea Saving Humans, el Papa Francisco no deja de hablar de los inmigrantes. En la audiencia concedida hoy a los prefectos de la República Italiana, Francisco recordó el deber de acoger, recordando a los representantes gubernamentales a nivel local que los inmigrantes «son rostros y no números». La reciente controversia sobre la financiación de una ONG por parte de la Iglesia no ha disuadido al Papa Francisco a hablar sobre la recepción. Las puertas del Vaticano siguen bien cerradas, del dicho al hecho, ya se sabe, Italia tiene que estar abierta a todo lo que venga y el Vaticano bien cerrado y dando lecciones, esta es la realidad y se la recuerdan cada vez más.

Otra de las obsesiones del Papa Francisco son los perros, pobres animales, a los que contrapone con los hijos. Puede haber afectos desordenados, todos recordamos a un benemérito cardenal, que sigue entre nosotros y sus amores por su amada perra que respondía, ya falleció, el nombre de ‘Diana’.  El problema de la disminución de la natalidad en Italia, según el Papa Francisco , se vería agravado por la tendencia de las parejas a querer «cachorros en lugar de niños». «Me preocupa el problema de la baja tasa de natalidad aquí en Italia. No tienen hijos».

La semana del Papa Francisco comenzó el encuentro con los empleados de la oficina del auditor general. “El Auditor General no depende jerárquicamente de otros órganos. Esto, sin embargo, lejos de significar arbitrariedad, implica la responsabilidad de una acción siempre bien pensada e inspirada en el principio supremo de la caridad. Es importante que el espíritu de corrección fraterna os guíe siempre, incluso cuando sea necesario denunciar prácticas contables y administrativas que no se ajusten a las normas y situaciones a corregir”. «Es bueno recordar, en espíritu sinodal, la importancia de la colaboración de vuestra Oficina con los demás dicasterios de la Curia y, en particular, con los organismos económicos, evitando «competencias» que fácilmente pueden convertirse en rivalidades, aunque sea a nivel personal». «Ciertamente quienes trabajan en la Santa Sede y en el Estado de la Ciudad del Vaticano lo hacen con fidelidad y honestidad, pero el atractivo de la corrupción es tan peligroso que es necesario estar muy atentos».  «Sin perjuicio de la necesidad de absoluta transparencia en cada actuación, los escándalos sirven más para llenar las páginas de los periódicos que corregir conductas en profundidad».

El padre Georg regresa a Italia el 31 de diciembre y sigue “ desempleado ”. Fue destituido como Jefe de la Prefectura de la Casa Pontificia en 2020: «Sigues siendo prefecto pero a partir de mañana no volverás a trabajar». Estará en Italia el 31 de diciembre pero aún no se ha sabido si habrá ceremonias oficiales.  Don Daniel Boscaglia , de 37 años, de Cologno al Serio, que recientemente ha sido responsable de una iglesia en el barrio obrero de Carnovali en Bérgamo,  lo invitó el día de la Epifanía. Don Boscaglia pasó cinco años en Roma como estudiante de Derecho Canónico. “Sabiendo que vendría a Italia porque el 31 de diciembre se cumplirá el primer aniversario de la muerte de Benedicto XVI,  le escribí para invitarlo, pero sin creer realmente que aceptaría. En cambio, aceptó de buena gana y me tomó por sorpresa. Además, será una fecha importante para él, porque la propia Epifanía marcará once años desde su ordenación episcopal ”.

Tras el éxito de las 106.000 firmas recogidas por «Un corazón que late», el periódico de los obispos abraza la propuesta de ley de iniciativa popular, en el mes de julio criticaba la campaña.  En un  editorial de Giuseppe Anzani del 20 de julio de 2023 el periódico de los obispos italianos rechazó la propuesta de ley de iniciativa popular Un corazón que late que propone la obligación del médico de dejar que la madre escuche los latidos del corazón del niño en su vientre y de que ella pueda verlo mediante ecografía.  Tras descubrir que esta iniciativa contaba con una avalancha de firmas. Francesco Ognibene, el viernes pasado, elogia el proyecto de ley titulado «»Un corazón que late», 106 mil firmas para cambiar el 194» . Un caso más de coherencia a la que nos tienen acostumbrados nuestros amados obispos, más vale tarde que nunca.

Tampoco se aclaran muchos nuestros amados obispos con el caso Mediterranea, los han pillado, hay que justificar lo hecho que tiene muy complicada justificación. «Hay que detener los flujos migratorios ilegales, son un fenómeno con efectos sociales y económicos devastadores e insostenibles. Todos deberían estar de acuerdo en que tolerar la emigración ilegal es inaceptable. En los primeros diez meses de 2023, más de 331.000 emigrantes ilegales entraron en Europa, a finales de año se superará el récord de 2022 de 332.000. El comunicado llega a afirmar que: «La Iglesia es la única institución que actualmente financia proyectos de desarrollo en países pobres o en situaciones particularmente difíciles, con continuidad y enormes recursos: alrededor de 80 millones de euros al año».  Las agencias de la ONU asignan miles de millones a este propósito cada año. Sólo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados supera los diez mil millones de dólares para este año. La Organización Mundial de la Salud para el bienio 2022-2023 destina 6.700  millones. El  Programa Mundial de Alimentos  11 mil millones para 2023.  La Fundación Bill y Melinda Gates destinó 8.300 millones de dólares a sus iniciativas humanitarias para 2023. Tampoco quedan muy bien con los corredores humanitarios, que para la CEI y la Comunidad de Sant’Egidio significan traer refugiados a Italia.

Y terminamos con noticias maravillosas,  impropias de los tiempos grises, tirando a negros, muy negros, que nos toca vivir. Ha muerto en Florencia la psiquiatra Graziella Magherini que estudió y describió el «síndrome de Stendhal». Consiste en identificar en numerosos turistas el estado de desconcierto con descompensación psíquica tras las visitas al patrimonio artístico florentino. Fue la primera en estudiar lo que ella misma llamó «síndrome de Stendhal», una maravillosa enfermedad que produce un estado  de éxtasis y de desconcierto que invade a algunas personas ante la grandeza de las obras maestras del arte. También la belleza puede ser excesiva, que pena que no lo sea más.

Uno de los lugares propensos al ‘síndrome de Stendhal’ es poder disfrutar de los tesoros que custodia el Vaticano es su biblioteca, la biblioteca apostólica, una de las bibliotecas más antiguas del mundo y que alberga, entre miles de joyas, el Codex Vaticanus, el manuscrito más antiguo conocido de la Biblia. Alberga tesoros literarios que datan de más de dos milenios y fue fundada oficialmente en 1475 por el Papa Sixto IV.  La colección fue creciendo constantemente, pasando de los 350 códices de la biblioteca de Aviñón a los 1.200 registrados a la muerte de Nicolás V. A medida que los libros crecían en número, surgió la necesidad de un espacio más grande. El Papa Sixto V emprendió entonces un ambicioso proyecto encargándole al arquitecto Domenico Fontana la construcción de un nuevo edificio, el resultado  fue el magnífico Salone Sistino .  Hasta la fecha contiene más de 80.000 manuscritos, 150.000 códices, 300.000 monedas y medallas y una vasta colección de obras de arte.

«…no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños».

Buena lectura.

 

Immigrazione, quante fandonie da parte della Cei

La sana incoerenza di Avvenire: ora “Un cuore che batte” va bene

Il Patriarcato è un po’ come la CO2. Un Problema Inesistente. Giovanni Lazzaretti.

Processo Becciu in Vaticano. È l’ora della sentenza. Ma traspare una crisi istituzionale

Papa Francesco: all’Ufficio del revisore generale, “non cedere alla tentazione di facili protagonismi e rivalità personali”

Padre Georg lascia la sperduta Foresta Nera e torna a sorpresa in Italia

«Italiani, abbracciate i migranti«. Bergoglio predica l’accoglienza

Peggio di un papa re. Uno storico e una canonista analizzano il malgoverno di Francesco

Papa: trasparenza e discrezione sulle finanze, gli scandali servono solo ai giornali

Papa Francesco: “In Italia cagnolini al posto dei figli, la denatalità mi preoccupa”

Papa Francesco: attenzione e professionalità ai bisogni delle persone

Il Vaticano e le crepe dell’accusa nel processo contro Becciu

Processo Londra, il Promotore di Giustizia in aula conferma le accuse contro Becciu: «È stato un giusto processo»

Papa Francesco: «Gli italiani hanno i cagnolini al posto dei figli»

“ITALIANI, ABBRACCIATE I MIGRANTI”, MA LUI LI CACCIA DAL VATICANO

Il Vaticano ospita una delle più antiche biblioteche al mondo: dentro c’è un vero tesoro

Vaticano: i verdetti del processo Becciu

Un cattivo papa, o un papa cattivo?

Caso 60SA. Un processo da decifrare

Comentarios
2 comentarios en “Guadalupe, el Papa Francisco y el Vaticano muy tocados por el proceso Becciu, los inmigrantes, los pobres perros, padre Georg en Italia, los obispos italianos no se aclaran, el ‘síndrome de Stendhal’.
  1. La Virgen de Guadalupe de México procede de la Virgen de Guadalupe de Cuenca, Extremadura (España), y ésta procede del río Guadalupejo o Guadalupe, afluente del Guadiana, agua de espejo, del árabe agua, Guada, y del latín lux y speculum, luz y espejo, lupejo.

    En 1280 la Virgen se aparece a don Gil y le da tres profecías, que la vaca que ha perdido y muerto resucitará, que su hijo que ha muerto también resucitará, y que le diga los clérigos que en ese lugar caben para hallar una talla de la Virgen que fue escondida durante la invasión árabe del 711 y que a su vez provenía de una reproducción del icono de la Virgen María hecho por San Lucas en el siglo I, la Lukas-Madonna.

    La Virgen de Guadalupe ostenta 2 títulos:

    1. Patrona de Extremadura (8 de septiembre, Día de Extremadura) y

    2. Patrona de la Hispanidad, tradicionalmente el 12 de octubre, Fiesta de la Hispanidad, coincidiendo con la Fiesta Nacional de España, que además también coincide con la fiesta de Pilar, causando confusiones del patronazgo.

    La Virgen de Guadalupe de Cuenca y México están enlazadas en la Reconquista y Conquista, fueron dos libertadoras de la cultura de la muerte, tanto de los sacrificios aztecas como de los diferentes yihadistas de fanáticos musulmanes: almohades, almorávides y benimerines.

  2. Lo de Bergoglio diciendo de que hemos de acoger con entusiasmo a la emigración da verdadera risa.

    Quien lo dice uno que está encerrado en el único estado del mundo que está rodeado por una muralla, que cuenta con la legislación emigratoria más restrictiva del mundo, que cuenta con el mejor índice de seguridad del mundo porque está lleno de guardias y policías, que cuenta con el índice de alfabetización, culturización y nivel socioeconómico más alto del mundo, y cuyos miembros en absoluto tienen que convivir en barrios y lugares conflictivos o zonas sin ley…

    Simplemente de carcajadas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *