PUBLICIDAD

El caso Casarini y el Papa Francisco, el Vaticano ejecuta a Burke, el clima casi ausente, despedida de Indi, predicciones futuras.

|

Primer domingo de Adviento y por segundo domingo consecutivo, el Papa Francisco deberá renunciar al Ángelus desde el palacio apostólico y conectarse, como hizo la semana pasada, desde la capilla de Santa Marta. Los médicos siguen aconsejándole reposo y prudencia. El primer acto público que se celebrará al aire libre debería ser el de la Inmaculada Concepción en Piazza di Spagna, todo sigue confirmado y sin cambios. El Papa Francisco sigue sin poder hablar, muy poco y nos lee el texto del angelus el amanuense que lo ha preparado. Situación estable, mejoría, por ahora, no se ve.

Seguimos con muchos artículos que no dan crédito a lo que está sucediendo con el padre sinodal Casarini. Tanto en el Vaticano como en la conferencia episcopal italiana, el omnipresente Zuppi desaparecido, guardan silencio, alguna vez lo romperán,  aunque sea obligados por un juez.  Luca Casarini es el jefe de la Open Arms, que arma el Mare Jonio, un remolcador que transporta inmigrantes y que ahora está siendo investigado por complicidad en la inmigración ilegal. La investigación revela  Open Arms fue financiada, pero directamente por el Papa Francisco y lo denunciado son actos delictivos.

La pregunta, sin respuesta, es cómo ha sido posible que obispos de tanto renombre puedan caer en semejante trampa. El Papa Francisco ha mimado a Casarini y sus chicos, audiencias, bendiciones, y trasferencias. Esto ha podido mover a conocidos carrieristas crecidos a la sombra del Papa Francisco a pensar que era la forma de ascender. No sabemos las razones, pero es muy claro que el pontificado  del Papa Francisco está en perfecta sintonía con la Open Society Foundations de George Soros y con la cúpula financiera-filantrópica que dirige la orquesta sobre el clima, la nueva religión verde y las relaciones con China en términos de control social. Estos obispos ‘embeciles’, Casarini dixit, solo son uno de los muchos peones de un plan. Henry Sire: “Bergoglio fue elegido por la “mafia” liberal, un grupo de obispos y cardenales progresistas que durante años actuaron para lograr precisamente este objetivo”, «para favorecer la formación de una Iglesia católica «mucho más moderna».  “Danneels había concedido la entrevista para promocionar su biografía autorizada y añadió que el grupo de San Gallo contaba con obispos y cardenales, “demasiados para enumerarlos”. Pero todos tenían el mismo objetivo común: la implementación de un programa “liberal/progresista” en oposición al Papa Benedicto y la orientación de un conservadurismo doctrinal moderado”.

Aquí aflora  la red italiana que conecta las posiciones del Vaticano de Bergoglio con la política italiana, que se centra en la Villa Nazaret de Roma. En 2015, Paul Badde, un escritor alemán y experto en temas vaticanos, afirma haber recibido información confiable “que tres días después del entierro del Papa Juan Pablo II, los cardenales Martini, Lehmann y Kasper de Alemania, Bačkis de Lituania, van Luyn de Holanda, Danneels de Bruselas y Murphy O’Connor de Londres «se reunieron en la llamada Villa Nazareth de Roma, casa del cardenal Silvestrini, que ya no era elegible. Discutieron en secreto una táctica para evitar la elección de Joseph Ratzinger». En el Colegio de Villa Nazaret se envía a estudiar a jóvenes que posteriormente velarán por los intereses del Vaticano en todo el mundo. Parolin, actual Secretario de Estado del Vaticano, era el director del Colegio. La trama se vuelve aún más interesante cuando miramos la política exterior del Vaticano de Bergoglio, con su tendencia pro china y antioccidental.

Las líneas seguidas por el Vaticano son cada vez más legibles y los vínculos entre la línea de Bergoglio y la del centro financiero y los autodenominados filántropos, Soros ante todo, son cada vez más evidentes. El asunto Casarini  provoca un desastre para la política exterior del Vaticano, que recientemente ha sido delegada en gran medida al cardenal Zuppi, que tiene una estrecha relación con la Comunidad de Sant’Egidio (pro-china) y afecta al Partido Demócrata hasta la médula, porque el cardenal Zuppi mantiene estrechas relaciones con Romano Prodi y con el ala católica del Partido Demócrata, cuya política en materia de inmigrantes está claramente inspirada en la del Vaticano. Tenemos la impresión de que esto no ha hecho más que empezar.  Salvini expresó su profunda preocupación por las revelaciones, calificándolas de «muy graves e incluso impactantes». Su partido, la Liga,  anunció que tomará todas las iniciativas necesarias, incluso en el Parlamento, para aclarar un asunto que parece muy grave y no puede pasar desapercibido.

Los chats interceptados revelan detalles inquietantes sobre los fondos de la Iglesia católica a la ONG mediterránea fundada por Luca Casarini. «Frases totalmente inventadas», dice sobre las interceptaciones que le meten en problemas, reveladas por Panorama y La Verità, que revelan el marco en el que se habría movido el activista y la ONG mediterránea, con su Mare Jonio, para rescatar a los inmigrantes. «Todo es totalmente falso», afirma Casarini. Casarini se describe como «receptor de 6.000 euros en concepto de emolumentos mensuales y admite que ‘esto le permitió pagar el alquiler de la casa y la separación sin tener que ir a trabajar a un bar». «Esperamos poder demostrar que todo es falso». «Lamento haber sido el instrumento de lo que es claramente un ataque al Papa Francisco».

La investigación de Panorama no es una sorpresa después de los últimos meses. Los líderes de la organización están bajo investigación por haber hecho negocios a costa de los propios inmigrantes. “Las escuchas telefónicas son bastante inquietantes,  se habla de alquileres de casas, de cenas con champán, veremos qué es cierto o no, pero independientemente del caso concreto, lo cierto es que estamos ante un sistema que ya no es sostenible». Los titulares de hoy son tremendos: «El dinero de la Iglesia a la pandilla de las ONG».  «El cura de la pandilla: el Papa financia el barco por el que se juzga a Salvini». «Francesco habría «pagado directamente» 2 millones al Open Arms, «sin pasar por Krajewskij». “Pronto la CEI estará en manos de Casarini”».

La otra noticia de hoy es que Papa Francisco ha decidido despojar al cardenal Raymond Leo Burke del  llamado plato  cardenalicio y del uso de un apartamento en Roma. Lo que se filtró interesadamente ya es una realidad. El propio Papa Francisco confiesa que no había «utilizado la palabra ‘enemigo’ ni el pronombre ‘mío'» para motivar la decisión.  «Simplemente anunciado el hecho en la reunión de jefes de ministerio, sin dar explicaciones específicas». Es una decisión tomada  ad personam contra un cardenal.  Burke fue signatario de la dubia de 2016 sobre Amoris Laetitia y hace unos meses de los del Sínodo: «La crítica debe hacerse pública, porque tiene que ver con el bien común en la Iglesia y en el mundo». Como ya estamos habituados,  la ‘condena’ no es fruto de un proceso judicial con posibilidad de defensa, el Papa Francisco ha discernido y nada más, sin posibilidad de apelación alguna. Agravantes de esta decisión arbitraria los tenemos todos, con muchos tintes de venganza  barriobajera y de mezquindad impropia de un papa tan misericordioso y dialogante. Lo más cruel es que se trata de un anciano de 75 años, al que se le retira arbitrariamente su pensión, o se le quita el ‘plato’, como se dicen en el Vaticano.

La decisión del Papa Francisco se produce con nocturnidad, mientras el cardenal Raymond Leo Burke se encontraba en Estados Unidos, donde pasa una parte sustancial del año en Wisconsin,  en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Se espera el regreso del cardenal a Roma a mediados de diciembre. Habiendo cumplido 75 años y habiendo perdido su único papel formal como patrón de la soberana de Malta, ha planeado pasar aún más tiempo en los Estados Unidos.  La supuesta oposición del cardenal estadounidense no es de carácter personal, sino que apunta a las orientaciones predominantes en los últimos once años sobre la moral, la liturgia, el derecho y el acceso a los sacramentos y que él no comparte. El castigo de Burke se produce poco después de la destitución del obispo  Strickland, de 65 años. Estas decisiones arbitrarias aumentan el descontento en el catolicismo, ya muy  crítico con el Papa Francisco, y polarizarán aún más las posiciones en la Iglesia. Dentro del Sacro Colegio,  crece el miedo a hablar y ejercer lo que el propio Francisco definió como «un derecho humano»,  decir y expresar críticas en público. Increíble que una disposición seria y ad hoc se quede sin «explicaciones específicas».

Dos cartas certificadas llegaron a la casa romana de Burke. Uno con un decreto pontificio que le comunicaba la revocación del sueldo cardenalicio  y la otra del APSA, la Administración  del Patrimonio de la Sede Apostólica: «el fin, el 30 de noviembre, del préstamo gratuito del apartamento».  En realidad, Burke nunca ha disfrutado de la fórmula de préstamo gratuito del apartamento en el que vive desde hace más de 14 años y siempre ha pagado un alquiler rebajado.   Los círculos de la Secretaría de Estado aconsejaron al Papa cierta prudencia, señalando que la parte de la Iglesia americana que ciertamente apoya a Burke no sólo era influyente, sino también muy rica y se encontraba entre los principales donantes del Óbolo de San Pedro. Las medidas ya se habían puesto en marcha y el cardenal objetivo, que se encuentra actualmente en Estados Unidos, sólo se enteró de ellas en las últimas horas y pidió a sus colaboradores romanos que abrieran la correspondencia comunicando el contenido.  Si el cardenal hubiera querido seguir siendo inquilino, habría sido posible pagando de su propio bolsillo una cantidad por metro cuadrado que habría supuesto un alquiler superior a los 10.000 euros mensuales. Burke prefirió guardar silencio, rechazando solicitudes de entrevistas y comentarios.

Ratzinger describió  «un proceso largo, pero cuando todos los problemas hayan pasado, un gran poder surgirá de una Iglesia más espiritual y simplificada». En ese momento los hombres descubrirán que viven en un mundo de «soledad indescriptible» y, habiendo perdido de vista a Dios, «sentirán el horror de su pobreza». Entonces, y sólo entonces, concluyó, verán «ese pequeño rebaño de creyentes como algo totalmente nuevo: lo descubrirán como una esperanza para ellos mismos, la respuesta que siempre habían buscado en secreto».

No necesitamos una Iglesia unida a las acciones políticas del momento, es completamente superflua y será destruida. Lo que quedará será la Iglesia de Jesucristo, la Iglesia que cree en el Dios que se hizo hombre y nos promete vida después de la muerte. El tipo de sacerdote que no es más que un trabajador social puede ser reemplazado por el psicoterapeuta y otros especialistas, pero el sacerdote que no es un especialista, que no se queda en las gradas viendo el partido, dando consejos oficiales, sino que se pone en nombre de Dios a disposición del hombre, que lo acompaña en sus dolores, en sus alegrías, en sus esperanzas y en sus temores, un sacerdote de este tipo será ciertamente necesario en el futuro.

Parece seguro que se avecinan tiempos muy difíciles para la Iglesia, su verdadera crisis acaba de comenzar. Al final quedará: no la Iglesia del culto político, que ya está muerta, sino la Iglesia de la fe.  La Iglesia católica sobrevivirá a pesar de los hombres y las mujeres, no necesariamente gracias a ellos».

«Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento».

Buena lectura.

Migranti, i soldi del Vaticano a OpenArms. La Lega: «Sconvolgente»

Suor Teresa Forcades, «Dio è queer». Parla la benedettina che si ribella a due millenni di preconcetti

Migranti, La Lega vuol indagare sui finanziamenti del Vaticano a Open Arms

Cop28: papa Francesco si scusa con Lula per mancato incontro

Cop28, Papa: «Fermare il delirio di onnipotenza, con denaro armi Fondo per eliminare la fame»

Massoneria vaticana: «Ho lavorato al fianco di mons. Gagnon». VIDEO

La Verità: «La domanda dei fedeli. Come han fatto i vertici cattolici a farsi inquinare?»

Migranti, Lega: gravi le notizie su finanziamenti Vaticano a Ong

La profezia di Ratzinger del 1969 sul futuro di una «Chiesa della Fede» e «quel piccolo gregge di credenti»

Stipendio a rischio per Burke? La verità sulla lettera (non ancora recapitata)

Finanziamenti del Vaticano alle ong: indagini in corso

Papa Francesco ha mandato via il cardinale Burke dal 1° dicembre. Stop allo stipendio da subito, l’Apsa concede affitto a più di 10 mila euro mese

Un Papa eretico? Cosa ne pensava san Roberto Bellarmino

IL VATICANO IN LINEA CON SOROS

Il Papa «sfratta» il cardinale dei dubia. Crescono paura e silenzio in Vaticano

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *