PUBLICIDAD

Los Santos también luchan

|

Esta mañana un profesor del colegio se encontró con un alumno un poco triste. El profesor le preguntó, ¿Que te pasa?, ayer me castigaron sin poder jugar con la play pero, ¿por que?, volvió a preguntar el profesor, porque me pusieron lentejas para comer y las odio así que las deje y me fui corriendo a mi habitación.

Entonces al profesor le vino a la memoria una anécdota de la vida de un Santo, San Josemaria, y que podía animar al chaval.

Mira en una ocasión, un gran santo, cuando era joven se encontró en la mesa que su madre le puso un plato que tampoco le gustaba y, ni corto ni perezoso, tiro el plato contra la pared manchando todo sin comerse lo que su madre le había puesto.

A mi me ha ayudado recordar el suceso porque veo que los santos, con sus defectos, luchan y por eso han sido…Santos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.