PUBLICIDAD

Pensando y repensando el Apocalipsis

|

No me había dado cuenta de que en la pintura del post de ayer, había en pleno centro una cruz con la estatua de un sacerdote católico. Qué precioso símbolo.
Os confieso que cuanto más reflexiono sobre el Apocalipsis más me tengo que hacer violencia para describirlo como algo cercano en una novela, en unos veinte años.
Es un conflicto entre la mente que me dice que el Apocalipsis es posible en cualquier época si se dan los signos (al fin y al cabo, escribo una novela) y mi mentalidad. No me preguntéis por qué, pero debo ser la persona más antiapocalíptica del mundo. Si ponerlo en el siglo XXII, en mi primera novela, ya me costó mucho; me parecía demasiado cerca. Ahora escribir, incluso como ficción, un apocalipsis más cercano me resulta un esfuerzo sobrehumano.
De una cosa estoy totalmente seguro, ahora mismo no hay ningún signo del Apocalipsis. Ni uno solo. Llevo días leyendo y leyendo ese libro final de la Biblia, meditando, reflexionando sobre él todo el tiempo, y eso está claro: ahora no hay ningún signo.
Mi única esperanza para mi novela es que Hitler sólo necesitó cinco años para transformar toda la sociedad. Llega a la cancillería el 2 de agosto de 1934 y la guerra mundial empieza el 1 de septiembre de 1939. Eso sí que me resulta increíble. ¡Cinco años! Sólo cinco años. Una sociedad se volvió irreconocible en tan poco tiempo. Si contamos la etapa previa a la llegada en la cancillería, tampoco el plazo se alarga mucho. Pues en 1928, sólo tenían 2,6% de los asientos del Reichstag.
De todas maneras, a pesar de mi mentalidad y sentimientos, reconozco que estamos al borde de una persecución generalizada. Una vez que empiece un país a enviar obispos ante los jueces, uno tras otro seguirán. Por otro lado, la apostasía será una realidad en Europa en pocos años. Todavía quedan muchos cristianos vivos, restos de una sociedad que fue enteramente cristiana. Pero son ancianos y, en pocos años, desaparecerán.

Sí, sin duda, estamos al borde de algo muy grande, apurando los últimos años.
Comentarios
2 comentarios en “Pensando y repensando el Apocalipsis
  1. Apocalipsis 13_ las dos bestias que relata este capítulo ya están actuando. Una de ellas gobierna la Iglesia y la está intentando desvirtuar modificando la doctrina eterna. La segunda bestia la conoceremos cuando Bergoglio se aparte del trono.
    Si no ves el revuelo que tenemos con Amoris Letitia es porque no te interesa.
    Bergoglio quiere provocar un Cisma, y la persecución que resulte del citado cisma será mucho peor que las actuales.
    Arzobispo Fulton Sheen: de la verdadera Iglesia surgirá la falsa iglesia del anticristo.

  2. Estimado Padre, no busques en el Apocalipsis la solución, está en Mateo, lo que te pido es que enseñes a afirmar la fe, para que ningún miembro de la Iglesia que sea llevado a los Tribunales civiles por razón de la Fe desista de la misma, las persecuciones siempre han existido y existirán contra el Pueblo de Dios porque Cristo molesta al enemigo eterno que tu conoces-como lo hizo Juan Bautista- y cómo no sabe el final cree que gana con la persecución y no es así y no ha sido ni será así.
    Mt 10.16.«Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. 17.Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; 18.y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. 19.Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento.
    20.Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros. 21.«Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. 22.Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. 23.«Cuando os persigan en una ciudad huid a otra, y si también en ésta os persiguen, marchaos a otra. Yo os aseguro: no acabaréis de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre.
    Let us pray…………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *