PUBLICIDAD

¿ La homosexualidad es pecado ?

|

image Dicen que la homosexualidad es tan antigua como la humanidad, no lo sabemos; lo que sí sabemos es que está extendida en las culturas y en los tiempos. La homosexualidad diríamos pues, antes de nada, que es la orientación sexual que manifiesta una atracción sexual y sentimental hacia personas del mismo sexo. No hay aún una respuesta clara y concreta a porqué algunas personas resultan ser homosexuales; hay teorías que apuntan cuestiones innatas, otras a herencias genéticas, otras a que es el resultado de experiencias – más o menos trágicas- vividas a lo largo de la existencia, a cuestiones de educación, de la relación con los padres, …, entre otras. Lo cierto es que nos encontramos ante una realidad que afecta al «ser existencial», a realidades muy profundas del complejo ser humano. En los tiempos actuales parece haber presiones desde instituciones o grupos, más o menos identificados, para extender la idea y la cultura de que la homosexualidad es una parte más, como otra cualquiera, de la existencia humana; no tanto mirando al corazón cuanto manifestando de forma estridente un hecho que, en sí, no es natural, en lo que a la propia ley natural de la complementariedad se refiere. Sin embargo, hay series televisivas, cine, tertulias del corazón, programas de entretenimiento, etcétera en los que generalmente se presenta la homosexualidad como una pieza más del engranaje humano, dando a priori dicha realidad como normal. Igualmente hay una idea, fundamentalmente extendida por los grupos de comunicación contrarios e incluso beligerantes con la Iglesia, de que esta condena a los homosexuales, los desprecia, e incluso excluye de la comunión católica a las personas que experimentan la referida atracción sexual hacia personas del mismo sexo. No vamos a caer aquí en el viejo tópico de que la Iglesia está en contra de los homosexuales. Acudamos en este punto a una reflexión serena y, desde mi punto de vista, simple: ¿Condena la Iglesia la heterosexualidad? La respuesta es obvia, no. ¿Condena la Iglesia la homosexualidad? La respuesta también es obvia, no. Volvamos al título de este artículo: ¿Es pecado la homosexualidad? La respuesta es no. Como tampoco es pecado la heterosexualidad. Estamos situados aún en el plano de los sentimientos. Recordemos las palabras exactas de Francisco el 29 de julio de 2013 expresadas a los periodistas en el avión de regreso del viaje a Brasil con ocasión de la JMJ Rio2013: «… Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quien soy yo para juzgarlo? El Catecismo de la Iglesia católica lo explica de forma muy linda esto. Dice que no se debe marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esa tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer lobby.» Francisco está haciendo una clara referencia a la persona, a sus sentimientos, a su voluntad, a su búsqueda. No hace referencia alguna a actos sexuales. Se centra en la humanidad de las personas homosexuales. Las acoge como las acoge la Iglesia: «… Deben ser acogidas con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta…» (Catecismo de la Iglesia Católica 2358) Cosa distinta, y ahí creo que radica la confusión, es identificar la persona homosexual con las prácticas homosexuales. Si bien la Iglesia considera objetivamente desordenada esta inclinación, expresa con claridad su deseo de acogida, de delicadeza, y de lucha por que no sean injustamente discriminados. Pero eso no implica aprobar las prácticas homosexuales, como tampoco las heterosexuales, aunque estas últimas no entren en conflicto con la ley natural. «Los actos homosexuales son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual a la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso». (Catecismo de la Iglesia católica 2357) Para la doctrina de la Iglesia todo acto sexual debe estar orientado al amor de los esposos(matrimonio) y a la generación de la prole(hijos). Ambas realidades son imposibles por sí mismas desde la moral cristiana y desde la ley natural para las personas homosexuales. Por eso una persona homosexual -como una heterosexual- está llamada a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana. (Catecismo de la Iglesia católica 2359) Concluimos pues diciendo que la homosexualidad no es pecado; los actos homosexuales, sí. Antonio Manuel Álvarez Becerra

Comentarios
0 comentarios en “¿ La homosexualidad es pecado ?
  1. pienso q la iglesia catolica no es quien para juzgar a la homosexual y menos q si puede o no tomar los sacramentos, o es q se le olvida todos los sacerdotes que abusan de los niños

  2. Hola creo que los homosexuales son personas seres humanos con una desviación de lo natural pero la pregunta es porque ??para un heterosexual amar a una chica/o está bien para un homosexual amar a una persona del mismo sexo está bien …hay viene lo que está mal o bien para quien ve su forma de amar como mejor le parezca me parece bien ahora la Iglesia que dice??no es natural no aprueba ya en las escrituras dice que es una abominación para Dios …el pecado no es si mismo la homosexualidad el pecado es desobedecer a Dios y hacer lo que a uno le da la gana.Si Dios es tan bueno que deja a los seres humanos la libertad y es precisamente ahy donde los seres pueden optar por ser homosexual o heterosexual el amor es amor tal vez los homosexuales sientan de verdad amor pero en su libertad ellos optan desobedecer a Dios…Porque a ellos les conviene seguir siendo homosexuales ya que la perversión y están distorsionando el amor y el verdadero vinculo de las personas porque no hay en las especies animales macho macho o hembra hembra a parte está el castigo de sodoma y gomorra sólo que a ellos les importa un comino la salvación mucho más importante es seguir con sus conductas homosexuales la vida eterna la esperanza en la Iglesia para ellos ha desaparecido

  3. Dicen lo que creen que es verdad. Y en el dicho original se dice «los niños y borrachos dicen la verdad». Los locos no. Los locos están locos.

    Y si me he tomado la libertad de faltarle al respeto es porque vd. ha calumniado sobre un colectivo al que pertenezco, tachando a los homosexuales de tener un «trastorno mental» y de ser anormales.

    El respeto es bidireccional, Andrea.

  4. Signore es usted un impresentable .Con ese lenguage soez, no deberian permitirle escribir aqui. Contestando a porqué no se deben admitir a homoxesuales al sacerdocio, creo que es precisamente por esa atracción que tienen por los del mismo sexo.Seria como meter una zorra en un gallinero.Mas tarde o temprano habrian roces o posible atraccion por algun compañero. Se sentirian incomodos con personas con esa inclinacion al lado.A parte que por lo que he visto
    tienen tendencias mas promiscuas que los heterosexuales.Creo que es un bien para ellos que no se les admita al sacerdocio
    Muy dificil mantener la virtud entre tantos hombrrs

  5. Aoiga, ,ES CATóLICA? Si es afirmativa la respuesta, Catecismo y papa Bergoglio. ..si no, no se llame católica. El Catecismo es del 82, de la polaca…e incluso dice que no se de ben marginar. ¿Quiere que la diga obispos y vicarios de pastoral que se follan a yogurines? Si quiere…en unas horas , hasta cuelgo vídeo. Vea el video del Anuntio vobis , sí , el del cardenal francés. ..pluma por delante, por detrás, por el medio…Hasta Boca Chocho se acuesta con tíos, y es pepero. SI QUIERE NOMBRES. ..EN DOS HORAS…bueno…en Roma: Roma veduta, fede perduta. ¿Se acuerda de un tal Palenzuela…?Pues eso…Con Dios.

  6. hay algunos que lo son por pervertidos y otros por trastornos mentales o de la personalidad,que Dios lo juzgue,repito. Pero en cualquiera de los casos no podrían ser sacerdotes como no podrían ser sacerdotes aquellos que no sean varones idóneos por cualquier razón que sea.

  7. No, si dudas no tengo, Andrea. Estoy de acuerdo con la doctrina eclesial. Sé que no puede ser ordenado un homosexual. Lo dice bien clarito el documento al respecto sobre ello. Pero lanzo la pregunta al aire porque parece un contrasentido doctrinal con lo dicho en el artículo. Aquí pongo el documento:

    http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccatheduc/documents/rc_con_ccatheduc_doc_20051104_istruzione_sp.html

    Ya no me queda claro qué dices qué es la homosexualidad: si perversión, desviación o trastorno. No puede ser todo a la vez. Si como dices ahora, Andrea, es un trastorno mental (el catecismo no se atreve a decirlo así, sino que afirma que «su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado») puede entenderse que se puede minimizar la culpa moral, ¿no? Y habrá casos que anulen esa culpa moral si el comportamiento se ve alterado irresistiblemente. Así ocurre con todos los trastornos mentales que afectan al comportamiento, ¿no?

    En resumen. Que si es perversión es pecado, pero si es trastorno la culpa moral está amortiguada. Pero sea lo que sea me acojo al catecismo: debemos acoger con respeto, compasión y delicadeza. Se debe evitar respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta (catecismo, nº 2358). Sé de buena tinta que algunos lo pasan muy, pero que muy mal. Oro por ellos.

  8. no confundo nada!! Pero en definitiva contestando a tu duda de por qué no puede un homosexual ser cura es simple y llanamente porque tiene un trastorno mental,no es normal que a un hombre le atraiga otro hombre,es insano y se necesita para ser sacerdote una persona mentalmente sana.

  9. Sin entrar en lo que dice Andrea, que parece no haber leído el final del artículo y confunde pensamiento con sentimiento, quiero decir que estoy de acuerdo con el artículo, pero parece no estarlo del todo la doctrina eclesial.

    Pondré un ejemplo claro: si no es pecado la homosexualidad, y por ello se deriva que un homosexual puede ser santo, digno hijo de la Iglesia, etc, ¿por qué no puede recibir el sacramento del orden? Es una contradicción entonces afirmar que puede ser santo, pero no puede recibir este sacramento o consagrarse a DIos como religioso. Si la vocación es don de Dios, ¿cómo oponerse a ello? ¿No puede tener vocación a la vida consagrada un homosexual? ¿Es que le pedimos cuentas a Dios de a quién le envía la vocación?

    Es más: el Catecismo parece rendirse a la teoría del lobby gay de que la homosexualidad no puede ser reconducida, sanada, curada o como queramos llamarla. No apunta de ninguna manera a la posibilidad del cambio. Simplemente le dice al homosexual que ha de vivir en castidad. Parece esto contradecir lo publicado aquí en esta web hace unos días sobre Cohen.

  10. bien explicado???? es un desastre el artículo!!!! Eufemísticamente llama ´´el plano de los sentimientos» a la tendencia homosexual,lo cual no sería pecado. Y dónde quedó aquello de : «…porque he pecado mucho de pensamiento,palabra ,obra y omisión». Pueden ser muchas las causas de tendencia homosexual,Dios las juzgue. Pero no somos animalitos que no tenemos voluntad para combatir una desviación. El grave problema de la homosexualidad es que no se puede tratar como un pecado común porque es contranatura,es un PERVERSIÓN,que aceptada voluntariamente,aleja de Dios,por eso dice San Pablo: los sodomitas NO entraran al Reino de los cielos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.