Los franciscanos dejan Santo Toribio de Liébana

|

Una de las fugas sonadas.

https://www.eldiariomontanes.es/region/liebana/franciscanos-anuncian-intencion-dejar-santo-toribio-termine-20240428073801-nt.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.eldiariomontanes.es%2Fregion%2Fliebana%2Ffranciscanos-anuncian-intencion-dejar-santo-toribio-termine-20240428073801-nt.html

<

José Ahumada

Santander

Domingo, 28 de abril 2024

«Lo tenemos que dejar porque no llegamos y es una gran pena. Hace años que no entra nadie en nuestra provincia, los hermanos van muriendo cada año y cada vez son menos y más mayores. Lo hemos intentado, pero no hemos podido». Con estas palabras y un profundo pesar anunciaba Joxe Mari Arregi, la máxima autoridad de la provincia franciscana de Arantzazu –que abarca, además de Cantabria, el País Vasco, Navarra y Valladolid–, la marcha de la orden del monasterio de Santo Toribio de Liébana. La avanzada edad de los religiosos y la falta de sustitutos, problemas comunes a la Iglesia en toda España, son las razones que los franciscanos han presentado al obispo de Santander, Arturo Ros, para tomar tal determinación.

«Liébana es muy nuestro, hemos gozado mucho aquí y es un lugar maravilloso, donde hemos desarrollado muchos cursos de formación, pero ha llegado un momento en que nos es imposible seguir», explicó el ministro provincial franciscano. «Cuando nos hicimos cargo del monasterio, en 1961, éramos más de 600, y ahora hay apenas 86, con una media de edad de 78 años. Este año, además de Liébana, probablemente tengamos que cerrar otras dos o tres fraternidades».

Las claves
  • Recambio El Obispado está obligado a encontrar antes de fin de año una alternativa que se haga cargo del monasterio

  • Proyectos Los cambios en la organización podrían aprovecharse para hacer crecer el santuario

La noticia de la marcha de la orden que se ha ocupado durante las últimas décadas de la custodia del Lignum Crucis supone un tremendo sobresalto para toda Liébana, pero también para el Obispado de Santander, al que pertenece el monasterio, y que se ve obligado ahora a buscar una alternativa a la presencia franciscana. Hay que tener en cuenta que el santuario atesora una reliquia única, el pedazo más grande de la cruz de Cristo que se conserva en todo el mundo, y que es el cuarto Lugar Santo Jubilar de la Cristiandad, desde la Edad Media, junto con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela. Sólo hace falta recordar que hace poco más de dos semanas tuvo lugar la clausura de la Puerta del Perdón, que ponía punto final al Jubileo Lebaniego, que ha atraído a miles de visitantes, turistas y peregrinos, hasta allí durante todo un año.

«No queríamos retrasar más la decisión y comunicarlo y obligar a buscar una solución a la Diócesis con el próximo Año Jubilar a las puertas»

Joxe Mari Arregi

Provincial de los franciscanos

En estos momentos son tres los religiosos que atienden el monasterio, después de que el superior sufriera un accidente del que sigue recuperándose. Han sido ellos cuatro, ayudados puntualmente por otros hermanos de la provincia franciscana, quienes han llevado el peso de toda la actividad religiosa del Año Santo, atendiendo a los peregrinos, oficiando misas y participando en otros actos litúrgicos. «Durante el Año Jubilar todos los días ha habido mucha gente –reconocía Arregi–, más turistas que otros años, aunque menos peregrinos; pero vengan cincuenta o quinientos, hay que atenderlos igual, y ha sido necesario hacer un esfuerzo muy grande que ha salido bien». Lo que plantea el provincial es que, si la edad de los franciscanos de Santo Toribio ronda hoy los 75 o 76 años, el próximo Año Jubilar, que se celebra en 2028, tendrán 80 y serán demasiado mayores para hacer frente a tal carga de trabajo. «No podrían hacerlo, y nosotros tampoco podríamos proporcionar la ayuda precisa: hasta ahora otros hermanos iban periódicamente a pasar allí un mes, quince días, pero para ese año ya no nos será posible».

Ésa es otra de las razones que les han movido a comunicar al obispo de Santander su idea de marcharse. «No queríamos retrasar más la decisión y comunicarlo y obligar a buscar una solución a la Diócesis con el próximo Año Jubilar a las puertas».

«Se trata de una pérdida muy grande que produce mucha tristeza. Los franciscanos son muy respetados en toda Liébana por su labor»

avier Gómez

Alcalde de Potes

Según Arregi, al obispo le afectó mucho la noticia, y se trata de una de las grandes cuestiones que habrá de resolver durante los próximos meses, y a la que debe enfrentarse cuando aún está tomando contacto con la Diócesis tras su nombramiento. «Supongo que tendrá que buscar una alternativa, pero no sé cuál será», añadió. El provincial franciscano dijo también que en su conversación con Arturo Ros le habló de su intención de permanecer en el monasterio hasta la Navidad. «No queremos dejar aquello sin nada, y permaneceremos allí hasta que se encuentre otra congregación o un grupo que se haga cargo, pero podemos seguir más o menos hasta fin de año, hasta que alguien pueda suplirnos».

Proyectos para el monasterio

El nuevo obispo de Santander, que accedió al cargo con el Año Jubilar ya en marcha, es consciente de la importancia del santuario lebaniego y, tras conocerlo, se confesó «impresionado» por el lugar, por su historia y por la reliquia. «Veo mucho presente y futuro», afirmó, antes de comprometerse a preparar cuanto antes el próximo Año Jubilar, para cuya organización ya ha empezado a hablar con el Gobierno regional. «No hay que esperar al próximo Año Santo para hablar de Liébana. Es una joya. Y no sólo por el hecho contable. Es más por el valor que implica la reliquia, la peregrinación, Liébana… Tenemos que trabajar más, todos unidos, conseguir que se implique Cantabria en general. Yo, por mi parte, ya tengo asumido que debo ponerme a trabajar enseguida», dijo.

Hay quien apunta a que la necesidad de realizar cambios para organizar el trabajo en Santo Toribio podría aprovecharse para desarrollar un proyecto más ambicioso en el monasterio, sacando más partido a sus instalaciones para acoger peregrinos y ofrecer otros servicios y hacerlo crecer como santuario en la línea del vecino de Covadonga.

Hasta ese momento, a la espera de que se aclare su futuro, los lebaniegos se muestran preocupados por la marcha de los franciscanos. Como manifestó Javier Gómez, alcalde de Potes, sorprendido por la noticia, «se trata de una pérdida muy grande que produce mucha tristeza. Los franciscanos son muy respetados en toda Liébana por la labor que han hecho, con ellos perdemos un pilar muy importante».

Lo de la vida religiosa en España es una liquidación por derribo. Desaparece. Y parece no importarle a nadie. Ni hay ningún responsable de ello.

 

Comentarios
5 comentarios en “Los franciscanos dejan Santo Toribio de Liébana
  1. CREO QUE HAN HECHO UNA GRAN LABOR, Y ES JUSTO RECONOCERLO.
    Visite el Santuario hace décadas, al que todo el valle tiene una gran fe, y estaba todo muy bien cuidado.
    Desgraciadamente, la falta de vocaciones, tanto de sacerdotes como de frailes y monjas, es pública y notoria.
    En Teruel también estaban los franciscanos, haciendo una gran labor social, llevando una parroquia, cuidando a enfermos terminales en los hospitales, etc., y hace años anunciaron que tendrían que irse, pues ya solo quedaban cuatro, y de avanzada edad…
    Al día de hoy, desconozco si siguen en Teruel o no, pero asistí a varias Misas en su parroquia, y me encantaron, por la austeridad espartana del rito, la seriedad y la devoción,tanto de ellos como de los felígreses, e incluso de este indigno pecador.

  2. Decisión incomprensible. La provincia de Aránzazu está en trámites para fusionarse con la de la Inmaculada y se esperaba que la fusión se completara en 2027. Si entre todos no tienen frailes suficientes para mantener abierto Santo Toribio de Liébana, la situación de la orden en España es realmente lamentable. Aún así la decisión de irse de un lugar de tanta significación como Santo Toribio de Liébana, uno de los lugares santos de la cristiandad católica, no lo olvidemos, mientras permanecen en otros lugares no tan relevantes para el catolicismo sigue siendo incomprensible salvo que se sigan criterios meramente mundanos y se prioricen los conventos vascos por el mero hecho de ser donde se localiza el núcleo central de la provincia de Aránzazu y por ser vasco el provincial de los franciscanos de dicha provincia, el Padre Arregi.

    1. Totalmente de acuerdo.
      Primero los conventos «euskaldunes».
      Y es triste decirlo, pero para ellos prima el «Rh euskaldún» que decía Arzallus sobre la Fe…

    2. Terminarán siendo una sola provincia, porque si en Aránzazu y la Inmaculada son pocos, en la de Santiago se contarán con los dedos de una mano.

  3. Al parecer, hay franciscanos mejicanos dispuestos a venir a España, pero los superiores de aquí no quieren, quizá porque aquellos acostumbran a vestir de hábito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *