PUBLICIDAD

El Instituto del Verbo Encarnado, el Pueyo de Barbastro…

|

Ver las imágenes de origen

Jorge López Teulón nos ofrece en Religión en Libertad cinco breves vídeos realizados por el IVE con motivo de los diez años de su llegada como  comunidad monástica al Pueyo de Barbastro.

La aparición de la Virgen el martirio de la comunidad benedictina, la realidad actual como monasterio de la rama contemplativa del Instituto del Verbo Encarnado quedan perfectamente reflejados en unas imágenes cuya visión os recomiendo.

Apenas llegados a España y están a su cargo, con excelentes resultados, los monasterios de Valvanera y del Pueyo.

Que el Señor le siga bendiciendo y a la Iglesia española con su presencia en estos días tristes de abandono de monasterios. Ellos, los reabren. Los resucitan. Que la Virgen, Pueyo y Valvanera, les siga sonriendo con esos sus ojos misericordiosos.

https://www.religionenlibertad.com/blog/340758637/El-IVE-el-Pueyo-y-las-Jornadas-Martiriales.html

 

9 comentarios en “El Instituto del Verbo Encarnado, el Pueyo de Barbastro…
    1. No entiendo hacia dónde apunta su comentario. Sostiene tal vez que hay algún mérito por parte de Mons Taussig? Sabe acaso los «peros» y contras que les ha puesto dicho Monseñor infinidad de veces a los del IVE? Desde el día 1 de su obispado, cuando sostuvo que como no confiaba en su formación, les tomaría él mismo examen a los Diaconos…

  1. O Sacrum Convivium
    Oh Sagrado Banquete!

    Fray Linus Martz OP
    15 de Octubre de 2020

    Panis vivus: Un ensayo sobre la eucaristía

    El presente ensayo de “panis vivus,” pretende transmitir, en términos inequívocos, que la Eucaristía es real y verdaderamente el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.
    Se trata de nuestra respuesta comunitaria a la encuesta del Pew Research Center de 2019, que informó que tan sólo una tercera parte de los católicos de los Estados Unidos creen en la Presencia Real del Señor en la Eucaristía.
    Oh Sagrado Banquete, en el que Cristo se convierte en nuestro alimento, se celebra el memorial de Su Pasión, el alma se llena de gracia y se nos da la prenda de la gloria futura.

    Si la Eucaristía es “la fuente y la cumbre de la vida cristiana” ( CCC 1324 ), es muy importante saber cómo se debe pensar y orar al respecto.
    Las oraciones repetidas, como el Padre Nuestro, nos enseñan a orar (cf. Lucas 11, 1 ) mediante la repetición de palabras, gestos y posturas que nos son familiares.
    Por esta razón los Frailes de nuestra Provincia recitamos de rodillas la antífona citada, varias veces al día ante el Santísimo Sacramento.
    ¿Qué nos enseñan estas palabras de Santo Tomás de Aquino?

    -Oh sagrado banquete: El banquete es una imagen común, que evoca la Fiesta de Bodas referida en el Apocalipsis, cap. 19.
    En la Misa antes de la comunión el sacerdote dice: «Bienaventurados los llamados a esta Cena del Cordero.» Sin embargo, dadas las circunstancias actuales, podríamos resistirnos a tanta apertura.
    Parece que hablar demasiado de una comida entre amigos podría reducir el altar del sacrificio a una mesa común, el Sacramento a un símbolo y la realidad sobrenatural a una comunión o círculo cerrado de asistentes.
    Dado que la encuesta del año pasado proyectó que sólo una tercera parte de los católicos estadounidenses cree en la transubstanciación, necesitamos urgentemente una enseñanza eucarística clara. ¿No hemos escuchado ya lo suficiente sobre banquetes y mesas?

    Primero: El Oh Sagrado Banquete parece diseñado para enseñar; es un minicredo, una proclamación de la fe eucarística. En cuatro pasos, aclara qué (o Quién) es este Sagrado Banquete:

    Cristo se convierte en nuestro alimento. Santo Tomás de Aquino escribe: “El efecto de este sacramento [entiéndase aquí la gracia], debe considerarse, ante todo y principalmente, a partir de lo que contiene, que es Cristo.” ( ST III q.79 a.1 ).
    Sólo la doctrina de la transubstanciación explica el sermón de Cristo en Cafarnaúm ( Juan 6, 22-59 ) y Sus palabras categóricas e imperativas: “Tomad, comed: Esto es Mi Cuerpo.”( Mateo 26, 26 ).
    Se celebra el memorial de Su Pasión. La Misa es una re-presentación, de modo incruento, del Único Sacrificio del Calvario, cuando la misma “Sangre de la Nueva Alianza” fue “derramada” por nuestros pecados. ( Mateo 26: 27-28 ).
    El alma se llena de gracia. Por medio de los sacramentos, el Espíritu Santo nos hace “partícipes de la naturaleza divina,” ( 2 Petri 1, 3-4 ), incluso en esta vida.
    Pero la prenda de la gloria futura ya se nos ha dado: Mientras esperamos «la gloria que ha de revelarse…» ( Rom 8, 18 ). Poseemos en este más acá un anticipo del Cielo.

    Notablemente, el O Sacrum Convivium pone sus cuatro verbos en tiempo presente: A través de los signos eficaces y únicos instituidos por Cristo, el pasado, el presente y el futuro se ensamblan ahora, significando y realizando nuestra santificación ( ST III q. 60 a. 3 ). Ciertamente hay toda una teología en esta única oración.

    Por último, el lenguaje del “banquete sagrado” no es solo un cliché.
    Aristóteles escribió que la amistad humana requiere comer juntos cierta cantidad de sal, es decir, el tiempo y la familiaridad alrededor de una mesa compartida. (Ética a Nicómaco VIII.3 ).
    Pero cuando la Iglesia habla de la Cena del Cordero, se refiere principalmente a nuestra comunión con Dios, que es la base insoslayable de nuestra comunión como creyentes.

    Esta idea, es decir, la amistad divina, le pareció al Filósofo algo carente de sentido, una estupidez. Pensaba que existía tal desigualdad entre los dioses y los hombres, que es imposible hablar de amistad, y algo temerario pretenderlo y esperarlo.” ( Ética VIII.7 ).
    Y es cierto: Dios y los seres humanos no son iguales. Pero, Jesús nos ha revelado una nueva vocación: “Ya no os llamo siervos… a vosotros os llamaré amigos.” (Juan 15,15).
    Una caridad de tal calibre, que nos brinda la “amistad del hombre con Dios,” ( ST II-II q.23 a.1), cumple todos los requisitos para la verdadera comunión en el único Cuerpo de Cristo.

    Debido a que el don eucarístico de la amistad divina es la fuente de nuestra amistad humana en la vida religiosa, quienes hemos emitido los sagrados votos, debemos dirigirnos a Nuestro Señor a lo largo de la jornada, y al rezar el O sacrum convivium, sentirnos amigos Suyos. En el mundo actual, un uso más generalizado de esta devoción, podría “enseñar a los creyentes a orar.»
    Sería un recordatorio constante del Convivium, la vida compartida entre Dios y el hombre, un Dios Que Se nos da en este Sagrado Banquete.

  2. Pues en Argentina, los obispos no los quieren ni ver…lo que demuestra la «calidad» de los obispos argentinos….no sólo Taussig es el «malo» de la película, más bien me parece una víctima «útil».
    Por algo, rápidamente sustituyeron a Mons Aguer, y «renunciaron» a Mons. Martínez

      1. Los trinitarios y mercedarios no paran de hablar de «otras cautividades», y digo yo: ¿No sigue habiendo cristianos perseguidos? ¿No son cautivos los cristianos en prisión a causa de su religión? Bienvenido el Verbo Encarnado que eso sí es estar con los pies en la tierra, encarnados y dando la cara en los sitios más difíciles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *