Infovaticana
‘Que los co­ra­zo­nes fríos pue­dan re­sur­gir de las ce­ni­zas, por el fue­go de la Ca­ri­dad’
Cartas Pastorales

‘Que los co­ra­zo­nes fríos pue­dan re­sur­gir de las ce­ni­zas, por el fue­go de la Ca­ri­dad’

Cartas pastorales de nuestros obispos
14 febrero, 2018

Que­ri­dos fie­les dio­ce­sa­nos: El pró­xi­mo miér­co­les día 14 co­mien­za el tiem­po san­to de la Cua­res­ma con la im­po­si­ción de la ce­ni­za. La ce­ni­za ha­bla de ca­du­ci­dad, de lo pe­re­ce­de­ro, y es tam­bién signo de la po­si­bi­li­dad de re­sur­gir. La ce­ni­za nos lla­ma asi­mis­mo a la hu­mil­dad, a la aus­te­ri­dad. Sim­bo­li­za el ár­bol que­ma­do, pues fue precisamen­te en un ár­bol -el ár­bol de la cruz- don­de Je­su­cris­to fue cru­ci­fi­ca­do. El ár­bol de la cruz es el ár­bol de la vida que an­ti­ci­pa tam­bién la Pas­cua. Es ne­ce­sa­rio abrir­se a la gra­cia de Dios vi­vien­do in­ten­sa­men­te los ele­men­tos que nos ofre­ce este tiem­po, es­pe­cial­men­te a tra­vés la li­tur­gia, y que el fue­go pas­cual de la ca­ri­dad ca­lien­te los corazo­nes fríos para que pue­dan re­sur­gir de sus ce­ni­zas.

Hemos de pro­cu­rar vi­vir lo me­jor po­si­ble la re­no­va­ción bau­tis­mal que este tiem­po nos ofre­ce. No di­ga­mos que nos sor­pren­de “otra cua­res­ma más”, sino sal­ga­mos animo­sos al en­cuen­tro de Cris­to y de los her­ma­nos va­lo­ran­do este tiem­po como un ver­da­de­ro re­ga­lo que nos ofre­ce Dios como una gra­cia es­pe­cial. La Cua­res­ma es un ejerci­cio es­pi­ri­tual, un es­fuer­zo per­so­nal que te­ne­mos que ha­cer los cris­tia­nos para pre­pa­rar­nos a vi­vir la Pas­cua de la Re­su­rrec­ción de Cris­to en toda su fuer­za y ple­ni­tud. En ella se nos ofre­ce una oca­sión pro­vi­den­cial para pro­fun­di­zar en el sen­ti­do y el va­lor de ser cris­tia­nos, es­ti­mu­lán­do­nos a des­cu­brir de nue­vo la mi­se­ri­cor­dia de Dios para que tam­bién no­so­tros lle­gue­mos a ser más mi­se­ri­cor­dio­sos con nues­tros her­ma­nos.

Os in­vi­to, por tan­to, a in­ten­si­fi­car lo más po­si­ble la par­ti­ci­pa­ción en la vida pa­rro­quial y de cada co­mu­ni­dad para que la gra­cia de Dios lle­gue a to­dos, a los más cer­ca­nos y a los ale­ja­dos. He­mos de fo­men­tar el en­cuen­tro con el Se­ñor y la iden­ti­fi­ca­ción en los mis­te­rios de la re­den­ción para lo cual po­de­mos par­ti­ci­par en re­ti­ros, ejer­ci­cios espiritua­les, char­las cua­res­ma­les, y, so­bre todo, en la li­tur­gia dia­ria y do­mi­ni­cal, que sea ver­da­de­ra­men­te ex­pre­si­va de nues­tra re­la­ción con Dios. Quien viva es­tas se­ma­nas como tiem­po de con­ver­sión y de se­gui­mien­to más in­ten­so con Cris­to cre­ce­rá en su tes­ti­mo­nio y com­pro­mi­so cris­tiano.

Des­de hace mu­cho tiem­po el Papa ofre­ce un Men­sa­je para la Cua­res­ma. Esta vez nos ad­vier­te de los fal­sos pro­fe­tas que apa­gan el amor de Dios en no­so­tros. Esto provo­ca co­mu­ni­da­des en­ve­ne­na­das por el egoís­mo, el pe­si­mis­mo, la crí­ti­ca y la ten­ta­ción de ais­lar­se. Por ello nos in­vi­ta a la con­ver­sión y a la cohe­ren­cia de la vida cris­tia­na para con­tra­rres­tar este en­fria­mien­to de la ca­ri­dad, apro­ve­chan­do los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de la cua­res­ma: ayuno, li­mos­na y ora­ción. Esta re­fle­xión y pro­pues­ta ha de marcar los ges­tos y el tes­ti­mo­nio de la Igle­sia uni­ver­sal.

El San­to Pa­dre anun­cia en su Men­sa­je: “Una oca­sión pro­pi­cia será la ini­cia­ti­va «24 ho­ras para el Se­ñor», que este año nos in­vi­ta nue­va­men­te a ce­le­brar el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción en un con­tex­to de ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca. En el 2018 ten­drá lu­gar el vier­nes 9 y el sá­ba­do 10 de mar­zo, ins­pi­rán­do­se en las pa­la­bras del Sal­mo 130,4: «De ti pro­ce­de el per­dón». Con­fío, como en años an­te­rio­res, que las pa­rro­quias se or­ga­ni­cen para su­mar­se a esta jor­na­da.

Os acon­se­jo vi­va­men­te par­ti­ci­par en las Con­fe­ren­cias Cua­res­ma­les, char­las que sue­len ofre­cer­se en las pa­rro­quias para pro­fun­di­zar en la fe, ha­cien­do el es­fuer­zo de vol­ver a los fun­da­men­tos de nues­tra vida bau­tis­mal y pro­cu­rar la con­ver­sión del co­ra­zón. He pe­di­do a los sa­cer­do­tes pro­fun­di­zar este año en las no­tas de mi car­ta pas­to­ral al co­mien­zo del Año Ju­bi­lar para ha­cer la re­no­va­ción de fe que es­pe­ra­mos.

Os in­vi­to de nue­vo a abun­dar más en el sa­cra­men­to de la re­con­ci­lia­ción, tan re­co­men­da­do en este tiem­po como me­dio para la con­ver­sión. La Cua­res­ma es tiem­po de re­co­no­cer nues­tros pe­ca­dos. Sa­be­mos de so­bra que so­mos pe­ca­do­res. Ni ha­ce­mos todo el bien que de­be­ría­mos ha­cer ni vi­vi­mos como Dios quie­re, sino que  el egoís­mo, la co­mo­di­dad, el re­sen­ti­mien­to, el fal­so res­pe­to a la opi­nión de los de­más, nos so­me­ten y nos lle­van al mal. Ne­ce­si­ta­mos re­co­no­cer nues­tro pe­ca­do y pe­dir per­dón a Dios tratan­do de cum­plir sus man­da­mien­tos y sus ex­pec­ta­ti­vas so­bre no­so­tros. Par­ti­ci­pad en las ce­le­bra­cio­nes co­mu­ni­ta­rias de la pe­ni­ten­cia que sue­len ofre­cer­se es­tos días, pero acer­caos tam­bién al con­fe­sio­na­rio con más fre­cuen­cia bus­can­do la gra­cia y el con­se­jo per­so­nal pro­pio del sa­cra­men­to, más apro­ve­cha­do si se hace con so­sie­go y de­seo de re­no­va­ción in­te­rior.

El pro­gre­so en el ca­mino cua­res­mal, que es una ver­da­de­ra pe­re­gri­na­ción in­te­rior, vie­ne mar­ca­do por la li­tur­gia dia­ria y, so­bre todo, do­mi­ni­cal. Ne­ce­si­ta­mos orar, leer a dia­rio el evan­ge­lio. La par­ti­ci­pa­ción en la San­ta Misa, en las ce­le­bra­cio­nes de la Pa­la­bra de Dios y en los ejer­ci­cios de pie­dad, es­pe­cial­men­te el Vía Cru­cis, nos llevan a una iden­ti­fi­ca­ción in­te­rior con los sen­ti­mien­tos de Cris­to que no po­de­mos des­pre­ciar. Ne­ce­si­ta­mos la ayu­da de Dios, que es ilu­mi­na­ción in­te­rior, cla­ri­vi­den­cia, forta­le­za, con­fian­za, mo­ti­va­cio­nes, li­ber­tad ver­da­de­ra y amor efi­caz. De aquí sur­ge el arre­pen­ti­mien­to, la in­vo­ca­ción, el cam­bio de vida, la re­nun­cia al mal y el cre­ci­mien­to en las bue­nas obras. Así se­re­mos me­jo­res, más ver­da­de­ros, más jus­tos, más ge­ne­ro­sos, más cum­pli­do­res de nues­tros de­be­res, más de­di­ca­dos a las co­sas de Dios y de la Igle­sia, más aten­tos al bien de los de­más, bus­can­do lo per­fec­to en lo que ha­ce­mos ha­bi­tual­men­te.

El papa Fran­cis­co nos ha con­vo­ca­do a una Jor­na­da de Ora­ción y Ayuno por la Paz en el mun­do el pró­xi­mo vier­nes 23 de fe­bre­ro. Esta jor­na­da de oración es­ta­rá de­di­ca­da de for­ma es­pe­cial a pe­dir el cese de las gue­rras, la vio­len­cia y otro tipo de ame­na­zas, par­ti­cu­lar­men­te la vio­len­cia en la Repú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y en Su­dán del Sur, se­gún ex­pli­có el Papa tras el rezo del Ánge­lus do­mi­ni­cal al con­vo­car­lo. Fran­cis­co ha he­cho un lla­ma­mien­to para que el mun­do “es­cu­che este gri­to” y para que cada per­so­na “en su pro­pia con­cien­cia, ante Dios, nos pre­gun­te­mos ‘¿qué pue­do ha­cer yo por la paz?”. Que la ora­ción comu­ni­ta­ria y en pri­va­do nos una en co­mu­nión con el San­to Pa­dre y la Igle­sia uni­ver­sal oran­te, que in­ter­ce­de ante Dios.

Jun­to a la ora­ción está la li­mos­na, el ejer­ci­cio más pro­pio de la Cua­res­ma, como ex­pre­sión de pe­ni­ten­cia y de amor al pró­ji­mo. Re­pre­sen­ta una ma­ne­ra con­cre­ta de ayudar a los ne­ce­si­ta­dos y, al mis­mo tiem­po, un ejer­ci­cio as­cé­ti­co para li­be­rar­se del ape­go a los bie­nes te­rre­na­les. No so­mos pro­pie­ta­rios de los bie­nes que po­see­mos, sino ad­mi­nis­tra­do­res: por tan­to, no de­be­mos con­si­de­rar­los una pro­pie­dad ex­clu­si­va, sino me­dios a tra­vés de los cua­les el Se­ñor nos lla­ma, a cada uno de no­so­tros, a ser un instru­men­to de su pro­vi­den­cia ha­cia el pró­ji­mo. So­co­rrer a los ne­ce­si­ta­dos es un de­ber de jus­ti­cia aun an­tes que un acto de ca­ri­dad. La li­mos­na evan­gé­li­ca no es sim­ple filan­tro­pía: es más bien una ex­pre­sión con­cre­ta de la ca­ri­dad, la vir­tud teo­lo­gal que exi­ge la con­ver­sión in­te­rior al amor de Dios y de los her­ma­nos, a imi­ta­ción de Jesucristo, que mu­rien­do en la cruz se en­tre­gó a sí mis­mo por no­so­tros. Cada vez que por amor de Dios com­par­ti­mos nues­tros bie­nes con el pró­ji­mo ne­ce­si­ta­do experimen­ta­mos que la ple­ni­tud de vida vie­ne del amor y lo re­cu­pe­ra­mos todo como ben­di­ción en for­ma de paz, de sa­tis­fac­ción in­te­rior y de ale­gría. El Pa­dre ce­les­tial recom­pen­sa nues­tras li­mos­nas con su ale­gría. Res­trin­gid, pues, los gas­tos no ne­ce­sa­rios para vi­vir la ca­ri­dad y la mi­se­ri­cor­dia, con jus­ti­cia y ge­ne­ro­si­dad: li­mos­nas de dine­ro, de tiem­po, de afec­to y re­con­ci­lia­ción, de ayu­da de­sin­te­re­sa­da a quien de ver­dad la ne­ce­si­te. Dad más di­ne­ro en la Igle­sia, dád­se­lo a los po­bres, di­rec­ta­men­te o por me­dio de Cá­ri­tas. Ya sa­béis, el Se­ñor quie­re que de­mos a quien no nos pue­de de­vol­ver nada, que la mano iz­quier­da no sepa lo que da­mos con la de­re­cha, que de­vol­va­mos bien por mal y ten­ga­mos un co­ra­zón bueno y gran­de como el de nues­tro Pa­dre ce­les­tial. Vi­si­tad a los en­fer­mos y so­co­rred a cual­quier ne­ce­si­ta­do de ayu­da o con­se­jo.

Ayu­nar es bueno para el bie­nes­tar fí­si­co, pero para los cre­yen­tes es, en pri­mer lu­gar, una “te­ra­pia” para cu­rar todo lo que les im­pi­de con­for­mar­se a la vo­lun­tad de Dios. Esta an­ti­gua prác­ti­ca pe­ni­ten­cial pue­de ayu­dar­nos a mor­ti­fi­car nues­tro egoís­mo y a abrir el co­ra­zón al amor de Dios y del pró­ji­mo, pri­mer y prin­ci­pal man­da­mien­to de la nue­va ley y com­pen­dio de todo el Evan­ge­lio. El ayuno es una gran ayu­da para evi­tar el pe­ca­do y todo lo que in­du­ce a él. El ver­da­de­ro ayuno, nos ha di­cho el Se­ñor, con­sis­te más bien en cum­plir la vo­lun­tad del Pa­dre ce­les­tial, que “ve en lo se­cre­to y te re­com­pen­sa­rá”.  El ayuno nos ayu­da a to­mar con­cien­cia de la si­tua­ción en la que vi­ven muchos de nues­tros her­ma­nos. Al es­co­ger li­bre­men­te pri­var­nos de algo para ayu­dar a los de­más, de­mos­tra­mos con­cre­ta­men­te que el pró­ji­mo que pasa di­fi­cul­ta­des no nos es ex­tra­ño. Con el ayuno y la ora­ción le per­mi­ti­mos que ven­ga a sa­ciar el ham­bre más pro­fun­da que ex­pe­ri­men­ta­mos en lo ín­ti­mo de nues­tro co­ra­zón: el ham­bre y la sed de Dios.

La Cua­res­ma es el tiem­po pri­vi­le­gia­do de la pe­re­gri­na­ción in­te­rior ha­cia Aquél que es la fuen­te de la mi­se­ri­cor­dia. Es una pe­re­gri­na­ción en la que Él mis­mo nos acompa­ña a tra­vés del de­sier­to de nues­tra po­bre­za. Po­de­mos apren­der de Cris­to a ha­cer de nues­tra vida un don to­tal. Imi­tán­do­lo es­ta­re­mos dis­pues­tos a dar, no tan­to algo de lo que po­see­mos, sino a dar­nos a no­so­tros mis­mos. La res­pues­ta que el Se­ñor desea ar­dien­te­men­te de no­so­tros es ante todo que acep­te­mos su amor y nos de­je­mos atraer por él. Es la re­no­va­ción in­te­rior que pre­ten­de tam­bién la pe­re­gri­na­ción a la Ca­te­dral en el Año Ju­bi­lar. Apro­ve­che­mos in­di­vi­dual­men­te y como co­mu­ni­dad este gran opor­tu­ni­dad.

Per­ma­ne­cer con Ma­ría y Juan, el dis­cí­pu­lo pre­di­lec­to jun­to a Aquel que en la cruz con­su­ma el sa­cri­fi­cio de su vida por toda la hu­ma­ni­dad, nos ayu­da a apren­der las lec­cio­nes de Cua­res­ma. Ma­ría, Ma­dre y Es­cla­va fiel del Se­ñor, nos en­se­ña sua­ve­men­te a los cre­yen­tes a pro­se­guir la “ba­ta­lla es­pi­ri­tual” de la Cua­res­ma. La Vir­gen Ma­ría, “Cau­sa de nues­tra ale­gría”, nos sos­ten­drá en el es­fuer­zo por li­be­rar nues­tro co­ra­zón de la es­cla­vi­tud del pe­ca­do para en­trar en el gozo de Cris­to re­su­ci­ta­do, renacidos en Dios.

Que cada fa­mi­lia y co­mu­ni­dad cris­tia­na se apli­que a la Cua­res­ma para ale­jar todo lo que dis­trae el es­pí­ri­tu y para in­ten­si­fi­car lo que ali­men­ta el alma y la abre al amor de Dios y del pró­ji­mo. Con­tad con mi ora­ción y cer­ca­nía para ca­mi­nar como Igle­sia en co­mu­nión.

+ Ra­fael Zor­no­za,

Obis­po de Cá­diz y Ceu­ta

Cartas pastorales de nuestros obispos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *