Se cumplen 50 años de la «profecía» de Pablo VI: «Por alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios»

Pablo VI El Papa san Pablo VI desde el balcón de San Pedro
|

El 29 de junio de 1972, el Papa Pablo VI celebraba su décimo aniversario de toma de posesión como «Cabeza» de la Iglesia Católica.

Montini celebraba la Misa del comienzo de su décimo año de pontificado. Durante su homilía predicada en la festividad de San Pedro y San Pablo, quiso centrar su discurso en hablar sobre la Iglesia.

«El sacerdocio significa la capacidad de adorar a Dios, de comunicarse con él, de ofrecerle algo digno en su honor, de hablarle, de buscarle siempre en una nueva profundidad, en un nuevo descubrimiento, en un nuevo amor. Este impulso de la humanidad hacia Dios, nunca suficientemente realizado, ni suficientemente conocido, es el sacerdocio de quienes se insertan en el único Sacerdote, que es Cristo, tras la inauguración del Nuevo Testamento. Quienes son cristianos están, por tanto, dotados de esta cualidad, de esta prerrogativa de poder hablar al Señor en términos verdaderos, como de hijo a padre», dijo el Pontífice.

Pablo VI añadió que «los fieles, que son llamados a la filiación de Dios, a participar del Cuerpo Místico de Cristo, deben ejercitar este diálogo, esta conversación, esta conversación con Dios en la religión, en el culto litúrgico, en el culto privado, y extender el sentido de sacralidad también a las acciones profanas».

El Papa italiano afirmó que «estamos invitados a dar al pueblo cristiano, que se llama Iglesia, un sentido verdaderamente sagrado. Y sentimos que debemos contener la ola de blasfemia, de desacralización, de secularización que asciende y quiere confundir y abrumar el sentido religioso en el secreto del corazón, en la vida privada o incluso en las afirmaciones de la vida exterior».

«Hemos perdido, señala Pablo VI, el hábito religioso, y muchas otras manifestaciones externas de la vida religiosa», lamentaba Pablo VI. Una realidad que en estos tiempos ha ido a más. También es de justicia reconocer que algo de aire fresco empieza a correr, especialmente entre las vocaciones sacerdotales y religiosas más jóvenes. Son, en general, los jóvenes quienes están volviendo a vestir con hábitos, sotanas y cleryman.

La Iglesia de los años 70

En plena época del postconcilio, refiriéndose a la situación de la Iglesia de 1972, fue cuando Pablo VI afirmó que tenía la sensación de que «por alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios».

«Hay duda, incertidumbre, problemas, inquietud, insatisfacción, confrontación. Ya no confiamos en la Iglesia; confiamos en el primer profeta profano que viene a hablarnos de algún periódico o de algún movimiento social para perseguirlo y preguntarle si tiene la fórmula de la verdadera vida», añadió el Santo Padre.

Además, Montini subrayó que «la duda entró en nuestras conciencias, y entró por ventanas que en cambio debían abrirse a la luz. De la ciencia, que está hecha para darnos verdades que no se aparten de Dios sino que nos hagan buscarlo aún más y celebrarlo con mayor intensidad, ha venido en cambio la crítica, ha venido la duda».

De igual modo, dijo el Papa italiano que en esos momentos «se celebra el progreso para luego poder derribarlo con las revoluciones más extrañas y radicales, para negar todo lo logrado, para volver a lo primitivo después de haber exaltado tanto el progreso del mundo moderno». Bien nos recuerda esta afirmación, cincuenta años más tarde, a situaciones que vivimos en estos momentos en donde se busca prohibir, restringir y limitar muchos avances tecnológicos.

Traduciendo la frase anterior de Pablo VI podría hacerse el símil con los coches. Un invento celebrado por todos, que ahora revoluciones extrañas (ultraecologismo) pretenden eliminar por ser instrumentos contaminantes y por tanto contrarrevolucionarios, para volver de nuevo al punto de partida.

Pablo VI también confesó que en ese momento «el estado de incertidumbre reina también en la Iglesia. Se creía que después del Concilio vendría un día soleado para la historia de la Iglesia. En cambio, ha llegado un día de nubes, de tormentas, de oscuridad, de investigación, de incertidumbre».

El «humo de Satanás» en nuestros días

En el año 2015 con motivo del Sínodo de la familia el arzobispo de Astaná, Tomash Peta, advirtió a los demás padres sinodales de que ese «humo de Satanás» que trataba de meterse en el Sínodo lo hacía a través de la propuesta de que los divorciados vueltos a casar comulguen, la defensa de la cohabitación e incluso de la homosexualidad.

Con la fase diocesana recién terminada del Sínodo de la sinodalidad, muchos podrán pensar que ese humo más que colarse ha impregnado los muros vaticanos.

Por el momento, las diócesis de todo el mundo van cerrando sus síntesis y propuestas, muchas de ellas a cada cual más protestante y herética.

La propuesta de diaconado y sacerdocio femenino, la aceptación de las parejas homosexuales, el cambio y revisión del catecismo para adaptarlo en materia de moral sexual o la banalización de la liturgia y lo sagrado no son solo «propuestas de base».

Por desgracia, quienes deberían ser garantes y defensores del depósito de la fe y confirmar al pueblo de Dios en ella, en no pocas ocasiones son los causantes de grandes controversias y confusiones entre los fieles.

Sin ir más lejos, todas las propuestas citadas anteriormente, son defendidas y apoyadas por gran parte de la jerarquía de la Iglesia alemana, entre ellos, el cardenal Marx. De ahí que pensar que el humo de Satanás haya impregnado a miembros de la Curia romana resulta bastante verosímil. Al fin y al cabo, estamos hablando de posibles candidatos a ser Papa y que contradicen la doctrina católica.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
66 comentarios en “Se cumplen 50 años de la «profecía» de Pablo VI: «Por alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios»
  1. Como bien escribe el comentarista» Ese humo ha impregnado los muros vaticanos.» La misma jerarquía se ha contaminado. Así pasó con Pablo VI, un papa errático que firmó decretos conciliares que contenían algunas afirmaciones contrarias a la doctrina, que, en contra del buen criterio de la mayoría del episcopado, aprobó la comunión en la mano, que promovió la degradación del arte religioso, que hostigó al Caudillo en España (a pesar de ser preclaro defensor de la Iglesia), etc.

    1. Y así está pasando en nuestros días, en los que ese humo, en el Vaticano no deja ver la luz, y por ello Francisco incurre en graves errores doctrinales, cambia contenidos del Catecismo, contradice a sus predecesores, persigue a los sacerdotes y asociaciones fieles, calla ante el aborto y la ideología de género, promueve ideologías del mundo, es autoritario, no dialoga con los cardenales que no son de su línea, hace ritos pachamámicos, felicita a los líderes más inícuos y reprueba a los mejores, fomenta la invasión musulmana, promueve el gobierno supranacional y la obediencia a la ONU, coopera con la Agenda 2030, colabora con el gran reinicio económico, etc.

    2. Además, él es el máximo responsable de la reforma litúrgica, hecha por uno o dos judíos y algunos protestantes.
      Pío XII lo alejó de sí a Pablo VI.

    3. Es un error grave llamar profecía a ese comentario de Paulo VI, salvo que lo diga en el sentido de la profecía de Caifas. Es decir, que el es tambíen uno de los principales responsables del desastre de la Iglesia.
      Aparte de los errores que usted expone de Paulo VI, para mi hay uno trascendental y central a partir del cual se desprenden los demas.
      Paulo VI y Casarolli, pensaban que el comunismo de la URSS, iba a triunfar indefectiblemente en el mundo, y decidieron adelantarse al acontecimiento, haciendose perdonar el ser catolicos y por supuesto renunciando a ejercer el verdadero papel de IGLESIA, exactamente al contrario de lo que hizo Juan Pablo II.
      Es un error gravísimo, porque aunque estuviesen convencidos del triunfo material de la URSS, por la propaganda de entonces, ellos tenían que seguir la agenda de Dios sin concesiones, porque Dios no pierde ni batallas ni la guerra. Y aunque el mundo se vuelva loco, la Iglesia siempre tiene que ser la misma y luz del mundo.

  2. ¿Humo de satanás? Llamaradas del infierno.
    Los descendientes de Lutero quieren superarlo . Éstos nuevos pirómanos quieren no sólo dividir a la Iglesia como lo hizo él, quieren acabar con Ella.

  3. Esta fue la típica expresión del psicópata hacia su pareja, una de cal y otra de arena para seguir volviendo loca a la víctima y seguir destruyendola y volviéndola loca. Pablo vi fue el peor papá de la historia, el mayor destructor de la Iglesia en todos los órdenes, a España tb le hizo todo el mal q pudo. Los hechos cantan. Esta frase fue el típico engaño del psicópata y prueba de ello es que siguio haciendo males a la Iglesia

  4. ¿Profecía? Profecía dicen. Yo siempre he pensado que viniendo de él (de Paulo VI) no era ninguna profesía, era un canto de victoria, alardeo y vanagloria

    Como prueba de ello: no cambió nada, siguió recto y firme su camino al despeñadero, cosa que uno no hace cuando sospecha que algo no está bien, se detiene y corrige el rumbo. En cambio Montini, un homosexual secreto a voces, nada, siguió firme en su traición a Cristo y la demolición a la Iglesia que le fue confiada, hasta el final de sus días nunca se retractó (publicamente).

    Aunque algo de profético sí que tuvo, pues lo dijo sólo 2 años y medio después de la ordenación de JMBergoglio, ese humo, ahora tiene nombro y apellido.
    «Tengo la sensación de que en algún lugar se acaba de ordenar el humo de satanás en el templo de Dios», tiene sentido.

      1. Es escandaloso, puede usted buscar en internet información al respecto.
        Mantenía (según se dice) encuentros con el actar Paolo Carlini, incluso se afirma que eligió el nombre «Pablo» por su amante. Fue un escándalo completo de ida y vuelta

        1. Si se prohíbe casarse a los clérigos, el estado clerical se convierte en una vía de escape para los homosexuales. Una vez más, nos lamentamos de los problemas que hemos creado nosotros mismos.

          1. Teoría refutada hace siglos, plasta: en el protestantismo (luteranismo, anglicanismo, etc.) los que fingen ser sacerdotes se pueden casar y el problema es mayor que en la Iglesia católica. Su problema obsesivo (el de usted) no se cura casando curas.

  5. Pablo VI abrió la grieta para que entrara el humo de Satanás.
    En mi opinión, en la lista de Papas y a n t i p a p a s, Pablo VI es el segundo peor de la Historia después de Francisco.

    1. Ciertamente, ha habido papas nefastos en la historia de la Iglesia, pero la diferencia de los antiguos papas malos, o incluso espantosos, con los actuales papas conciliares es que los malvados de antaño lo eran en sus costumbres personales, en sus pecados como personas si se prefiere. Los papas conviliares no son pecaminosos en el aspecto personal, al menos que se sepa, sino que atacan la doctrina de siempre y fomentan todo tipo de desviaciones, normalmente por omisión, a la par que arremten rauda y prestamente contra cualquiera que intente mantener la doctrina, liturgia y tradición bimilenaria de la Iglesia. Y aunque ss Juan Pablo II y ss Benedicto XVI lucharon contra el comunismo infiltrado en la Iglesia (los que se hacen llamar Teología de la Liberación) y redujeron algo los ataques contra la Tradición, defendieron a ultranza el camino de perdición iniciado en el Concilio Catastrófico.En fin, «el humo de Satanás» entró en la Iglesia y ahí sigue, aumentando por momentos.

  6. En un discurso similar al del «humo de Satanás», Pablo VI dice: Tal vez hemos sido demasiado débiles e imprudentes». ¿Quién, nosotros o Nos? Si algo caracteriza a Montini es una aparente, o no tan aparente, bipolaridad. Hoy dice una cosa y mañana la contraria. Hoy aparece, eufórico, diciendo que jamás se ha vivido la fe y brillado la concordia y la caridad en la Iglesia como ahora, y al día siguiente sale llorando diciendo que la barca se hunde. ¡Sufrió mucho!, dicen sus defensores. Tal vez sería más correcto decir: «se sufrió así mismo». Si analizamos fríamente su personalidad, dejando de lado consideraciones espirituales, podría decirse que el cargo le vino grande.

    1. «No le obedecen», decían sus defensores para justificar sus desvaríos. Quizá cayó de lleno en el mal proceder de gobernante del que advertía Don Quijote a Sancho Panza: «No hagas muchas pragmáticas, y si las hicieres, procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen; y las leyes que atemorizan y no se ejecutan, vienen a ser como la viga, rey de las ranas, que al principio las espantó, y con el tiempo la menospreciaron y se subieron sobre ella». En resumen, cada vez parece más claro que el humo no entró por ninguna grieta, entró por las puertas y él era el guardián de las llaves. Otra cosa es que, desde hace tiempo, el servicio de portería en la Iglesia se ha subcontratado a terceros.

  7. La verdad es que he dudado comentar nada porque los comentarios ya presentes tienen un gran nivel. Pero creo que sería útil subrayar esta frase sobre este Papa Pablo VI al que lo sensato sería haber despedido con un piadoso silencio en vez de «canonizarle» con todas las evidencias en contrario de la existencia de virtud heroica alguna: «¿Profecía? Profecía dicen. Yo siempre he pensado que viniendo de él (de Paulo VI) no era ninguna profecía, era un canto de victoria, alardeo y vanagloria. Cómo prueba de ello: no cambió nada, siguió recto y firme su camino al despeñadero, cosa que uno no hace cuando sospecha que algo no está bien, se detiene y corrige el rumbo» (Shub-Niggurath)

    1. Nosotros no sabemos, si en sus últimos días, se arrepintió, ojalá haya sido así. Pero no puede estar en los altares, por el daño que a la Iglesia le causó.

      A partir de la década de los sesenta, la Iglesia está llena de enigmas y misterios, que hasta la época del Papa Pío XII, no existían.

      1. “A partir de la década de los sesenta, la Iglesia está llena de enigmas y misterios, que hasta la época del Papa Pío XII, no existían”. Esta frase resume el despiste generalizado de esta página web. Para enigmas y misterios, todos los disparates en los que cayó la Iglesia a partir del siglo V. No sé ni por dónde empezar: desde que llamasen “Padres de la Iglesia” a unos filósofos desquiciados que insultaron a la mujer y condenaron el matrimonio (que yo sepa un sacramento) como “vivir como el ganado y comportarse como cerdos”, hasta quemar herejes y emprender guerras asesinas.

        1. «…todos los disparates en los que cayó la Iglesia a partir del siglo V»

          ¿Otra vez la misma canción? Está usted obsesionado con su historia-ficción. Si no sabe historia, no le gusta esta página y ni siquiera es católico… ¿qué hace aquí? Eso sí que es un misterio. Y como le he dicho siempre: a quemar herejes y emprender guerras asesinas nadie como los protestantes o, más recientemente, los ateos (nadie les ha podido superar).

  8. Era el noveno aniversario, ya que san Pablo VI fue elegido papa el 21 de junio de 1963. La ceremonia a la que aluden se llamaba coronación, no toma de posesión. San Pablo VI fue el último papa coronado, el 30 de junio de 1963. En el aniversario de la coronación se celebraba el «Día del Papa», pero en este caso, dada la proximidad con la solemnidad de hoy, se trasladó al 29.

    1. Fue el último papa coronado, porque él mismo regaló la corona. Joya que expolió a la Iglesia y decidió por todos.
      Regaló también el estandarte de la Batalla de Lepanto.
      Y Francisco, siguiendo la tradición, regaló parte de los restos de San Pedro a la Iglesia Ortodoxa.

      Todos decidiendo como si fuese suyo lo que es de Dios y de Su Iglesia.

      1. Menos mal que no llegó a buen puerto la propuesta que le hizo Francisco a Israel, de cambiar la sinagoga de Santa María de la Blanca, en Toledo, por El Cenáculo que nos quitó Israel por la cara. Igual hubiera acabado algún obispo de pienso para las carpas del Tajo, como el supuesto Papa Clemente, del Palmar de Troya, estuvo a punto de ir al río en Alba de Tormes.

  9. Yo no le llamaría «profecía», porque estaba constatando algo que ya ocurría y por desgracia sigue sucediendo. Pero el humo de Satanás no se cuela sólo por babor de la barca de Pedro: También lo hace por estribor.

    1. Ni durante el pontificado de Pablo VI, ni actualmente, hay nadie a estribor manejando la «barca de Pedro». Así que, difícilmente se puede colar ningún humo por ahí, además de ser falso que alguna vez se haya colado por dicho flanco. Esa es la falsa justificación de los zurdos para disculpar sus desvaríos y el hecho de llevar la barca a pique (lo cual no se creen ni ellos mismos).

  10. Lo que me incomoda son estos comentarios, incluido el suyo, sobre san Pablo VI y su nada fácil pontificado. Pero no tiene importancia: Omnia in bonum.

    1. El pontificado de Pablo VI (a quien, contra toda probabilidad, Francisco ha hecho bueno) no fue más difícil que otros: simplemente se le fue de las manos y pensó que una vez sacada podía volver a meter la pasta de dientes en el tubo. Y claro: no pudo. «Previó» que sus erradas decisiones traerían una ‘primavera’ que jamás llegó, cumpliéndose en cambio todas las profecías de aquellos que le previnieron (esos ‘profetas de calamidades’ de los que habló Juan XXIII, que acabaron teniendo razón).

        1. Claro que es evidente que siguió desparramándose posteriormente (y sigue haciéndolo, cada vez a mayor velocidad), pero no es falso que intentara volver a meter la pasta en el tubo cuando vio los resultados de lo que no sólo permitió, sino que quiso y propició: lo intentó con la «nota doctrinal» de la «Lumen gentium», por ejemplo, o con las correcciones al nuevo misal ‘novus ordo’ (que paliaron ‘algo’ los disparates, si no herejías, de la versión original), o con su «Credo del Pueblo de Dios» (totalmente ortodoxo), o con la «Humanae vitae» en el terreno moral.

          1. El misterio es por qué permitió la bugniniada del Novus Ordo cuando sólo dos años antes, en 1965, había promulgado un nuevo misal, en que todavía se reconocía la misa tradicional, que ni dio tiempo a distribuir.

          2. te he respondido pero otra vez la censura de esta inclita web q un dia dejare de hace comentarios. te resumo
            delator a los comunistas de santos sacerdotes infiltrados
            muy probablemente ma son
            denuinciado como so dom ita para unos cuantos personajes famosos del espectaculo
            admirador del padre del comunismo useño Saul Alinsky, que consagro su libro a Satanas, se conocian, y este ultimo predijo que si fuese papa las bebidas estarian con ellos. fue elegido por la iglesia profunda para ser papa en los 50s, lo mismo q Bergoglio, ambos cumplieron sus cometidos.
            apreto cuanto pudo el tubo dentrifico. Sufrio con lo de Aldo moro, pero se lo busco, los servicios sec useños usaron a las brigadas rojas para hacerlo, lo mismo q para carrero blanco, el precio de su filocomunismo

          3. «había promulgado un nuevo misal, en que todavía se reconocía la misa tradicional, que ni dio tiempo a distribuir».
            Tenía todos los rasgos psicológicos de un bipolar. Cuentan que, hasta su última Misa, siguió manteniendo los dedos pulgar e índice unidos desde la consagración hasta la purificación posterior al reparto de la Sagrada Comunión. El mismo que había autorizado la comunión en la mano. Por no hablar de cómo se puso a los pies de los caballos con la Encíclica Humanae Vitae.

          4. Javcus: «en 1965, había promulgado un nuevo misal, en que todavía se reconocía la misa tradicional»

            Doy fe de ello: poseo un «Ordinario de la Misa» de mi abuela con la misa normativa de 1965 y es lo más parecido a lo decretado en la Constitución Apostólica «Sacrosanctum Concilium» sobre la Sagrada Liturgia. La Misa de siempre era totalmente reconocible, incluyendo toda su estructura, partes y el uso del latín. Nada que ver con el «novus ordo» creado «ex nihilo» en 1969 por orden de Pablo VI, totalmente contrario a lo decretado por el CVII. El «novus ordo» no sólo no es la «misa del Concilio Vaticano II», en la que se usó el Misal de San Pío V en su última edición de 1962, sino que tampoco es la que su documento sobre Liturgia estipulaba y que los padres conciliares votaron y firmaron.

          5. A veces pienso si es verdad lo que se afirma en ciertos medios tradicionalistas: que a Pablo VI le dieron el cambiazo por un actor tras la Humanæ Vitæ (1968), con pruebas fotográficas (pocas, era otra época) y algunos testimonios, y que lo tenían prisionero y lelo. Explicaría muchas cosas.

  11. La coronación era una reminiscencia de la Edad Media, un anacronismo que un día u otro desaparecería. La triple corona simbolizaba el poder del Papa sobre los tres continentes entonces conocidos. Hace mucho que se conocen cinco.
    La tiara de la coronación de san Pablo VI, mucho más sencilla que la de su predecesor, fue un regalo de los milaneses, sus antiguos diocesanos. Podía hacer con ella lo que quisiera. En el Vaticano quedan varias tiaras. Encima del altar instalado en la plaza de san Pedro para la última coronación de un papa, había unas cuantas.

    1. «La coronación era una reminiscencia de la Edad Media, un anacronismo que un día u otro desaparecería»

      La coronación no simbolizaba lo que usted dice: era algo simbólico que expresaba algo que seguía siendo cierto en época de Pablo VI, a saber, la soberanía papal sobre los Estados Pontificios (hoy reducidos al Estado de la Ciudad del Vaticano, donde el Papa sigue siendo el soberano; la supremacía sobre el poder temporal (Dios está por encima de las cosas temporales); y la autoridad moral sobre la humanidad (puesta en entredicho con Francisco). Y es tan «medieval» que a día de hoy se sigue realizando en países tan «medievales» como Reino Unido.

      1. Además: Pablo VI no abolió la coronación; simplemente los Papas posteriores renunciaron a ser coronados. Y, por cierto: la tiara con la que se coronó a su predecesor (Juan XXIII), fue la misma tiara usada por San Pío X, por lo que su coronación salió gratis en ese aspecto, frente a la de Pablo VI, que se hizo nueva y fea, pero no «pobre»: es una de las más pesadas, realizada con cuatro kilos y medio de plata maziza (4,5 kg) y aguamarinas (que forman el centro de cada flor de lis). Y claro que se la regalaron: como a todos los Papas. ¿O cree usted que la pagaban ellos mismos con su dinero de bolsillo? Aunque podía haber renunciado a dicho regalo y usado una anterior, para que lo que costó se diera a los pobres, no lo hizo: su tiara, como su pontificado, tenía que romper con lo anterior y distinguirse. Y vaya si lo logró.

        1. Es horrorosa. Parecía un cruce entre una bomba atómica a lo “Fat Man” y los rayos de la androide de la película Metrópolis. Y con ese peso, más que un regalo debía de ser una tortura: igual lo hicieron aposta los de la diócesis de Milán como venganza, jaja.

    2. Y el Evangelio entonces es una reminiscencia de la Edad Antigua.
      Por eso los papas conciliares se atreven a cambiarlo diciendo que la Antigua Alianza sigue vigente aunque la biblia diga que fue abolida por Cristo.
      La entrega de la corona equivale al destronamiento y la claudicación.
      Cómo Judas recaudando para repartir a los pobres, Pablo VI vendió la Tiara igualmente con el pretexto de los pobres.

      1. ¿Se puede saber por qué motivo los sucesores de Pablo VI no se han vuelto a poner sus respectivas Tiaras?
        ¿Pablo VI vendió la suya o vendió la Tiara en general?
        Pablo VI hizo el Juramento antimodernista el día de su ordenación, juró no cambiar nada y juró la misa tradicional. ¿Santo de qué?

  12. Pues está todo comentado y bien comentado. Sólo me uno a lo dicho que de «profecía», nada. Que el humo entró por obra de su mandato (hay que leer y releer el libro de De Mattei, «Vaticano II») y que, salvando su intención de conciencia, su obrar fue nefasto, desde luego no canonizable. Tambíen de acuerdo con que sus sucesores no hicieron por cortar lo mal hecho, sólo rectificaron alguna cosa sin ir al mal de raiz.
    Y muy a propósito la cita de Cervantes que alguien escribe por ahí. Ahí empezaron los polvos que trajeron estos lodos, lodazales de error y negrura. Hoy , celebración de San Pedro y San Pablo, columnas de la Iglesia, sólo queda elevar oraciones a Dios para que, por su intercesión, cese esta gangrena que se ha apoderando del Cuerpo Místico de la Iglesia.

  13. ¿Humo?¿humo dice? ¡un incendio por los cuatro costados, con gasolina derramada por los propios bomberos! A nosotros nos han legado un edificio carbonizado, sin techo ni paredes, donde sólo buscando bien ves el plano de lo que fue.

  14. Lo que juró Pablo VI el día de su coronación:
    «Yo prometo
    No cambiar nada de la Tradición recibida, y en nada de ella —tal como la he hallado guardada antes que yo por mis predecesores gratos a Dios— inmiscuirme, ni alterarla, ni permitirle innovación alguna.

    Juro, al contrario, con afecto ardiente, como su estudiante y sucesor fiel de verdad, salvaguardar reverentemente el bien transmitido, con toda mi fuerza y máximo esfuerzo. Juro expurgar todo lo que está en contradicción con el orden canónico, si apareciere tal, guardar los Sagrados Cánones y Decretos de nuestros Papas como si fueran la ordenanza divina del Cielo, porque estoy consciente de Ti, cuyo lugar tomo por la Gracia de Dios, cuyo Vicariazgo poseo con Tu sostén, sujeto a severísima rendición de cuentas ante Tu Divino Tribunal acerca de todo lo que confesare…

    1. … Juro a Dios Todopoderoso y Jesucristo Salvador que mantendré todo lo que ha sido revelado por Cristo y Sus Sucesores y todo lo que los primeros concilios y mis predecesores han definido y declarado…

      1. … Mantendré, sin sacrificio de la misma, la disciplina y el rito de la Iglesia.
        Pondré fuera de la Iglesia a quienquiera que osare ir contra este juramento, ya sea algún otro, o yo mismo, y si yo emprendiere actuar en cosa alguna de sentido contrario, o permitiere que así se ejecutare Tú no serás misericordioso conmigo en el terrible Día de la Justicia Divina…

        1. En consecuencia, sin exclusión, sometemos a severísima excomunión a quienquiera —ya sea Nos, u otro— que osare emprender novedad alguna en contradicción con la constituida Tradición evangélica y la pureza de la Fe Ortodoxa y Religión Cristiana, o procurare cambiar cosa alguna con esfuerzos opuestos, o conviniere con aquellos que emprendieren tal blasfema aventura.»
          (Liber Diurnus Romanorum Pontif.)

          1. El humo de satanás se coló por la grieta de su propio Juramento papal traicionado.
            Dejen de decir tonterías y dejen de insultar a Dios diciendo que para colmo es santo.

    1. Lo he repetido muchas veces: canonizar sólo implica declarar que el nuevo «santo» ya goza de la visión beatífica (como tantos fieles que no son canonizados) y que se permite su culto. Nada más. Una canonización no «canoniza» cada obra, palabra o escrito del nuevo santo. Y en el caso de un Papa, no canoniza su pontificado: el pontífice pudo haber cometido errores o dicho auténticos disparates y la canonización no convierte un pontificado catastrófico (y el de Pablo VI lo fue) en uno estupendo. Y aplicando lo de «Roma locuta», ¿qué pasa cuando Roma ya ha hablado, incluso de forma definitiva e inderogable, y Francisco no sólo dice o hace lo contrario, sino que pretende que todo el mundo acate su parecer, simplemente porque lo suyo es lo bueno y sus predecesores se equivocaron?

  15. No por una «Grieta»… Entra y Sale por la Puerta Ancha: «Reparación» «Reparación» «Reparación»… Por haber convertido la dizque Iglesia Católica Romana en una Secta que selecciona homosexuales para los puestos importantes, por la Idolatría cometida en el Sínodo de la Amazonia y por la Entronización de la Pachamama en el Vaticano… con las Consecuencias de las Pandemias Actuales: La Pobreza; el Hambre, las Enfermedades y las Guerras.
    Quedan Atados y Amordazados Hasta que Reparen Públicamente.
    Click: https://www.youtube.com/watch?v=1Y1qb8ynFco

  16. Mientras el diablo ande suelto siempre habrá luchas, herejías y cismas. Siendo aún Cardenal el Papa Juan Pablo II dijo en el congreso eucarístico en Filadelfia: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Ante la lucha final entre la iglesia y la anti-iglesia; entre evangelio y anti-evangelio… pero ahora hemos llegado al final de esta batalla que muy pocos realmente perciben en el mundo actual y que los hace incapaces de discernir los signos de los tiempos y entender lo que está pasando en el mundo de hoy en sus más profundas causas ontológicas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden.” En efecto, en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirando, no verán. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, han cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos y no oír con los oídos, ni comprender con el corazón.

  17. «El humo de Satanàs» no deja de ser una expresiòn simbòlica para referirse al mal que siempre -y no solo en el momento al que se refiere el papa- ha estado y sigue estando presente en la Iglesia. La corrupciòn del dinero y el abuso de poder me parece que son los signos claros de ese mal Y el clericalismo no es sino una derivaciòn de ese abuso de poder que ha desconfigurado casi por completo el sentido de la labor pastoral que no es otra cosa que servicio. El terrible escàndalo del abuso de menores es otro signo claro de esa presencia del mal.

    1. A ver si deja de soltar herejías y no contradice usted a Cristo Nuestro Señor, la doctrina de la Iglesia y el magisterio de todos los Papas, incluyendo Francisco, que en muchas ocasiones ha explicado que SATANÁS o el DIABLO es un ser personal, no un «símbolo del mal». Y deje de atacar a Francisco diciedo que lo que hace es un signo claro de Satanás (sus abusos de poder y clericalismo pueden ser pecados, pero no le convierten en el diablo). Y aunque no venga a cuento, claro que el abuso de menores es un escándalo. Y el abuso de mayores también (que no son todos menores de edad). ¿Qué opina usted de los abusos sexuales del ya convicto Zanchetta y de su encubrimiento por parte de Francisco, que le mantuvo protegido en el hotel de 5 estrellas «Santa Marta» del Vaticano durante más de un año, haciendo obstrucción a la justicia negándose a mandar a la justicia argentina la documentación que le requería?

  18. El humo del infierno se metió en la Iglesia en el siglo V, cuando los cristianos pasaron de perseguidos a perseguidores e introdujeron los 4 pilares del mundo greco-romano: 1. Poder absoluto del Emperador, 2. Esclavitud, 3. Derecho de propiedad absoluto y 4. Odio al sexo. Como esto era propio de una sociedad clasista y esclavista, solo podía propagarse por la fuerza contra los de dentro (Inquisición) y contra los de fuera (guerras de religión). El humo del infierno se metió en la Iglesia en el siglo V, cuando los cristianos pasaron de perseguidos a perseguidores e introdujeron los 4 pilares del mundo greco-romano: 1. Poder absoluto del Emperador, 2. Esclavitud, 3. Derecho de propiedad absoluto y 4. Odio al sexo. Como esto era propio de una sociedad clasista y esclavista, solo podía propagarse por la fuerza contra los de dentro (Inquisición) y contra los de fuera (guerras de religión).

    1. Zzzzzzzzz. Qué pedazo de bodrio de historia-ficción, repetido ‘ad nauseam’ (usted no se cansa, no importa que la Historia le contradiga) Y a ver si atina el tiro: para esclavismo el de protestantes y los ateos, lo mismo que las guerras de religión e inquisiciones (pregúntele a Calvino), o contra ella: los ateos de la URSS, los rojos en España, en Méjico, etc. Tres sugerencias, que le vendrán mejor que trollear: abandone su ideología criminal zurda, vaya a un especialista a que le trate su obsesión sexual, y conviértase a la fe católica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles