El obispo de Tenerife declara ante la Fiscalía por sus palabras sobre la homosexualidad

Bernardo Álvarez
|

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez compareció ayer ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. Álvarez está siendo investigado por unas declaraciones de hace unas semanas en las que se refirió a la práctica homosexual como un pecado mortal.

Debido al revuelo generado por sus palabras y la campaña de los medios de comunicación contra el obispo al que rápidamente tacharon de homófobo, el prelado emitió un comunicado retractándose de sus palabras. Hecho que de poco le ha servido ya que la Fiscalía canaria decidió abrir una investigación para esclarecer si sus palabras son motivo de odio y discriminación.

Los hechos se remontan a mediados del pasado mes de enero. En una entrevista, Bernardo Álvarez aseguró que «la Iglesia tiene unos principios con lo que son las cuestiones morales, ahí está el catecismo de la Iglesia Católica. Las personas son siempre dignas de todo respeto, pero sus comportamientos son discutibles. Se dice que todas las ideas son respetables… no, todas las ideas son discutibles», afirmo el obispo de Tenerife.

El periodista le pregunta a Bernardo Álvarez «si la homosexualidad es un pecado mortal hoy en día», a lo que el obispo responde que «depende de la persona y las circunstancias». El prelado, explica que para que una cosa sea pecado mortal hace falta que «la persona sea consciente de que es pecado, que lo haga libremente y que no esté condicionado por nada. Que tenga conciencia de que está mal y a pesar de saberlo lo hace libremente sin ser condicionado por nadie», sentenció el prelado.

Estas palabras son las que han sido motivo por el cual, Álvarez tuvo que declarar ayer durante casi una hora ante la Fiscalía.

El obispo de Canarias sale en su defensa

Por otro lado, en la rueda de prensa de presentación de Cristóbal Déniz como nuevo obispo auxiliar, José Mazuelos afirmó que «no tiene dudas de que don Bernardo tenga odio a nadie ni suscite el odio a nadie, eso lo tengo clarísimo y pongo mi mano en el fuego». Además Mazuelos aprovechó para incidir en la idea de la libertad de expresión y criticó el interés de algunos de intentar judicializar todo para así estar en los medios.

Mazuelos también afirmó que no siguió muy de cerca el tema ya que justo les pilló en Roma en la visita Ad Limina y que le gustaría leer todo lo relacionado con pausa para leerlo con calma. «Ahora se vuelve a sacar el tema porque viene la denuncia», lamenta Mazuelos quien también ha querido aprovechar para recordar que 2toda persona humana tiene la misma dignidad independientemente de su condición.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
24 comentarios en “El obispo de Tenerife declara ante la Fiscalía por sus palabras sobre la homosexualidad
  1. Mucho ánimo, Señor OBISPO
    Todo pasará y será solo una anécdota que contar.
    Y está usted ganándose el cielo y sosteniendo a la Iglesia de Cristo.
    Su recompensa será grande en el Cielo!!!

    1. Es como el juicio a Santo Tomás Moro magistralmente relatado en la película de 1966 Un Hombre para la Eternidad.

      El poder civil intentando inmiscuirse en la libertad de conciencia del individuo y poniéndose en el lugar de Dios. La Historia probó quién fue el Santo y quien el Pecador impenitente, quien venció a ojos del Cielo y quién fracasó.

    1. No es opinión, es una Verdad revelada por Dios.
      A Dios le repugna el acto homosexual, y es El quien manda.
      Si dice que aborrece ese acto y quien lo haga se condena y va al inf-ire-no eterno… no será mejor avisar a quien sigue ese camino del peligro que corre??

      1. Yo si te veo por la autopista a 200 por hora, te avisaría de que te puedes matar y matar a otros.
        Deben juzgarme como indeseable quienes gusten de correr ??

    2. No. Se necesita un permiso democrático previo referendum. Lo mismo que para otraso cosas como echar pan a los patos y rascarse los cojones

    3. A ver Fulgencio, hay que procurar no juzgar de mdo negativo a las personas en concreto, pero las conductas que degradan al ser humano u ofenden aDios, , uno tiene la libertad y el derecho (y en ocasiones el deber) de manifestar su disconformidad por contariar la dignidad humana. Una cosa es juzgar a la persona, y otra a las conductas. Además, es inevitable que en el lenguaje coloquial, con frecuencia tengamos que juzgar los aspectos positivos o negativos de muchas cuestiones, en el ámbito familiar, profesional, social, etc. El juicio, la constatación l, la afirmación o la negación es esencial en el lenguaje humano. De no ser así, no nos podríamos comunicar.

  2. Hay que ayudar a los pobres homosexuales practicantes a que salgan de ese vicio de la sodomía que les destruye en esta vida y les condena en la otra.
    Por muchas amenazas, c´arceles, autoridades, papeleos, programas, series, propaganda, esa es la verdad y nunca saldrán de su enorme crisis interior y no encontrarán la paz si no salen de ese vicio nefando. Y la mayoría de ellos lo sabe. Recemos por ellos.

  3. Como Chamberlein negociando con Hitler, el señor obispo al retractarse con el mundo cayó en deshonor y no evitó la guerra.
    Que Dios le ayude porque estamos en plena.persecución.

  4. Cada vez que veo una barbaridad como ésta, creo que el antiCristo mayor,,ya está aquí físicamente.
    Sólo falta que haga su aparición.
    Se le viene el mundo encima al obispo por llamar pecado al pecado. Si no fuera algo trágico sería de lo más ridículo.
    Ya no se debe decir puerta a la puerta, ni mesa a la mesa, porque se va la jauría directo a la garganta.
    Quieren hacer con él un escarmiento y amedrentar al que ose decir la verdad.
    Se han adueñado del mundo, DEL MUNDO, pero no de las conciencias. La Verdad vino a la tierra y tenemos que proclamarla.
    El Señor Obispo claro dice que se respeta a una persona homosexual, lo que dice que es pecado, es la práctica. Ellos lo saben, pero se hacen.
    Dios Nuestro Señor estará de su parte, ya que lucha por su gloria.

  5. La actitud miserable de la Fiscalía atenta, de manera flagrante, contra el derecho fundamental a las libertades ideológica, religiosa y de expresión del Obispo. Pero, como la Fiscalía está en manos de quien está, pues…

  6. Tal vez la fiscal y el Tribunal quieren discutir qué es el pecado y lo mismo se ven con competencia para decidir primero si existe Dios y si puede ser ofendido o no, o si Dios, en caso de existir, pudiera tener alguna competencia para expresar su voluntad.

  7. Francisco, que llamó por teléfono para felicitar
    a los obispos de EEUU que apoyaron el BLM, podría hacer lo mismo con el obispo de Tenerife, pero no lo hará, y ya sabemos por qué. Francisco aplaude a quien no debiera, y abandona a quien debiera defender.

  8. Decía San Juan Crisóstomo: “Rodeado de perseguidores, amenazado y condenado a un destierro, me encuentro en medio de las aguas amenazadoras; pero no temo quedar sumergido, porque estoy firme sobre una sólida piedra.”

    1. Es encomiable que el obispo de Tenerife en un primer momento dio testimonio de Cristo al rechazar el pecado de la homosexualidad, pero en cambio después se amilanó ante la presión mediática y se retractó. Esperemos que ahora, ante la inicua Fiscalía, se mantenga firme como soldado de Cristo, y dé público testimonio de la verdad moral.

  9. Eso de echar pan a los patos implica ponerse en una actitud de superioridad frente a otras especies vivientes y al final configura un verdadero delito de odio que podríamos llamar «patofobia». O capaz que no, claro.

    1. 😁,, Así es José, el mundo está patas pa’rriba. Hasta los patos servirían de pretexto para atacar al ser humano.
      Y a éso le llaman -Órden- 😄

  10. Es que si decir lo que una religión considera pecado es delito habría que hacer coincidir los Mandamientos con el Derecho Penal, de tal manera que solo fuera pecado lo que la ley considera punible. El mundo está lleno de adúlteros que, si se consideran ofendidos porque la Iglesia diga que eso es pecado, ya tenemos la adulterofobia en marcha.

  11. Unos por malos-los que acusan a un obispo que sigue la doctrina católica-, otros por ser grupos organizados por la Revolución (LGTB), y el seguidismo del fiscal…
    así comienzan a acorralar a la Santa Iglesia.
    Ya interrumpieron la Santa Misa en Granada, ahora no se puede decir la doctrina católica en voz alta. Mañana tampoco en voz baja.
    Todo es cuestión de TIEMPO.
    La clave está en rezar mucho pidiendo FORTALEZA, y NO CALLARSE, NI CEDER a las presiones y calumnias.

  12. La dictadura globalista judeomasónica y la dictadura de los gobiernos prohíben que uno pueda expresar lo que piensa o cree sobre la homosexualidad. Pero ellos pueden tergiversar la historia y mentir constantemente, sin que la fiscalía les acuse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles