Una multinacional se disculpa tras impedir que un obispo bendijera una obra social

Henkel obispo bendición
|

Este «incidente» muestra claramente que en la Europa actual los católicos tienen que luchar mucho para mantener su identidad religiosa y la presencia de la Iglesia en la esfera pública.

(La Nuova Bussola Quotidiana/Wlodzimierz Redzioch)- Wroclaw, 20 de enero: se abre una lavandería para los pobres, dirigida por los hijos espirituales de San Alberto. El obispo Kiciński quiere bendecirlo, pero los representantes de Henkel, el patrocinador, se lo impiden. Los católicos han respondido… como católicos, y la multinacional se ha disculpado. Un «incidente» que nos recuerda que debemos luchar para defender nuestra identidad.

No todo el mundo sabe que en el dormitorio de Juan Pablo II en el Palacio Apostólico sólo había un cuadro: «Ecce Homo» del pintor polaco Adam Chmielowski. El Papa Wojtyla quedó fascinado por la figura de Chmielowski, al que proclamó santo en 1989.

Adam, nacido en una familia aristocrática polaca, participó en la insurrección contra la Rusia zarista que ocupaba Polonia en 1863. Por desgracia, en una de las batallas fue gravemente herido y hecho prisionero; le amputaron una pierna. Gracias a la ayuda de familiares y amigos, consiguió escapar de la cárcel y se refugió en Francia. En París asistió a la Escuela de Bellas Artes, continuó sus estudios en Múnich y también en Varsovia. Se convirtió en un pintor bastante conocido y apreciado, pero su alma inquieta nunca dejó de buscar el sentido de la vida y de su obra artística. Impresionado por la miseria de los mendigos, trató de ayudarlos, pero fue rechazado por ellos. Se convenció de que sólo haciéndose pobre se podría servir a Dios en los pobres. Ingresa en la Compañía de Jesús como hermano lego, pero a los pocos meses cae en una profunda crisis espiritual que roza la locura.

Una vez recuperado, regresó a Cracovia, donde le impresionó la trágica situación de los dormitorios públicos donde se refugian los más pobres. Consiguió obtener de las autoridades municipales la gestión de estos lugares y se dedicó por completo a ayudar a los más miserables. Recorría la ciudad vestido con un hábito y una campana, buscando donativos para apoyar su trabajo. Un grupo de jóvenes le siguió en esta labor extrema hacia los más necesitados. En 1887 se convirtió en el Hermano Alberto y al año siguiente hizo sus votos como terciario franciscano y fundó la congregación de los Hermanos de la Tercera Orden de San Francisco, Siervos de los Pobres. En 1891 fundó la congregación de las Hermanas Albertinas.

En el año de su muerte, 1916, había 21 casas religiosas con 40 frailes y 120 monjas que dirigían cocinas populares, albergues para los pobres, jardines de infancia, orfanatos y hogares para ancianos y enfermos incurables en toda Polonia.

En Cracovia, Karol Wojtyla se formó también en la espiritualidad típicamente franciscana de este santo que renunció a todo y se hizo pobre para servir a los pobres, porque en el rostro de cada persona veía el rostro de Cristo. La espiritualidad franciscana del Hermano Alberto anima a muchas personas y en Polonia hay organizaciones católicas que hacen referencia al carisma de San Alberto, entre ellas la Compañía de Ayuda de Alberto Chmielowski (Towarzystwo Pomocy im. Alberta Chmielowskiego). Es una organización benéfica católica independiente que trabaja desde 1981 para ayudar a los sin techo y a los pobres en el espíritu de su santo patrón. Cuenta con 2.300 miembros organizados en 64 círculos: cada círculo gestiona un albergue y una cocina para los sin techo y los pobres.

A principios de este año, el Círculo de la Ciudad de Wroclaw estaba preparando la apertura de una lavandería social abierta a los más necesitados. El obispo auxiliar de la ciudad, monseñor Jacek Kiciński, que es el asistente eclesiástico de esta organización benéfica, también fue invitado a la inauguración de la lavandería, que se encuentra en los locales gestionados por el Círculo. Cabe mencionar que la lavandería fue equipada gracias al patrocinio de la gran empresa química alemana Henkel, especializada en productos para el hogar, como los detergentes. Sus representantes estuvieron presentes en la ceremonia de apertura el 20 de enero. Se iban a pronunciar discursos y entre los oradores iba a estar el obispo Kiciński, que más tarde bendeciría la nueva lavandería. Lamentablemente, para consternación de los organizadores, los empleados de Henkel les informaron que no aceptarían que el obispo bendijera las instalaciones: el monseñor sólo podría hablar al final de la ceremonia.

Los representantes de Henkel explicaron que su decisión era consecuencia de la política de la empresa de ser neutral en la esfera ideológica (neutralnosc swiatopogladowa). En esta situación tan desagradable, el obispo Kiciński abandonó la ceremonia porque consideraba que el papel principal del asistente espiritual en una ceremonia de este tipo era el acto litúrgico de la bendición y no el discurso. Para Henkel, la iniciativa fue probablemente puro marketing que no tuvo en cuenta el hecho de que la obra benéfica de la lavandería está estrechamente vinculada a la Iglesia católica y los voluntarios que la atienden están motivados por una visión cristiana del hombre y de la vida.

No es de extrañar, pues, que al día siguiente la junta directiva de la filial de Wroclaw de la Sociedad de Ayuda de Albert Chmielowski decidiera devolver a los donantes los fondos recibidos para la nueva lavandería, con el fin de preservar la identidad católica en el funcionamiento de la asociación.

Este episodio puede parecer marginal, pero no lo es, porque muestra bien lo que está ocurriendo en Europa. Recientemente, el Papa Francisco advirtió del peligro de colonización ideológica en nuestro continente. Porque, «esto podría llevar a la división de los países y al fracaso de la Unión Europea. La Unión Europea debe respetar a cada país tal y como está estructurado en su interior. La variedad de países, y no querer estandarizar». Francisco también advierte del peligro de «ser vehículos de colonización ideológica». Pero, por desgracia, las instituciones de la UE y, como vemos, las multinacionales, siguen siendo vehículos de esa colonización. Y a menudo lo hacen con el pretexto de la neutralidad ideológica, que en la práctica significa la discriminación del cristianismo, la negación de las identidades religiosas de las sociedades y la eliminación de la Iglesia de la vida pública. Muchos se han preguntado por qué Henkel, que se niega a que un obispo bendiga las obras de caridad católicas en nombre de la neutralidad ideológica, promueve al mismo tiempo organizaciones LGBT y su ideología en su canal de YouTube.

El obispo Kiciński ha recibido una carta del presidente del consejo de administración de Henkel Polonia, en la que se lee: «Lamentamos mucho que debido a un malentendido organizativo (…) el obispo finalmente no haya participado en esta ceremonia». En la carta, el presidente afirma que la situación que se ha producido no estaba en las intenciones de Henkel Polonia, y espera una cooperación fructífera en beneficio de los necesitados en el futuro.

¿Así que bien está lo que bien acaba? Sí, pero este «incidente» muestra claramente que en la Europa actual los católicos tienen que luchar mucho para mantener su identidad religiosa y la presencia de la Iglesia en la esfera pública.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “Una multinacional se disculpa tras impedir que un obispo bendijera una obra social
    1. Eso padre es un poco difícil, porque Henkel es una multinacional que comercializa los productos de limpieza en el mundo. Curiosamente Holanda que es un país muy pequeño distribuye por el mundo productos de alimentación y de tipo doméstico, además de Unilever y otros más. Ese es su gran negocio.

    2. Es lo que hay que hacer. Además, torres mas grandes han caido. Que colaboren no les da derecho a dirigir, faltaría mas, que tendrá que ver.

  1. Qué curioso,, los gays quieren bendición, y ésa empresa no.
    Unos para molestar y otros, para lo mismo. Molestar a los católicos. Además, sólo se oyen desavenencias en la Iglesia, está ya con una fama , que le sacan la vuelta.

  2. Qué episodio más lamentable. Y qué hipócrita esta empresa que pretende coartar unos derechos legítimos y defender otros más sospechosos, ¿ Dónde queda su supuesta neutralidad ideológica? ¡¡Cuanto engaño e injusticia hay en el mundo de hoy!!

  3. Me hace gracia que el articulista invoque a Bergoglio como un baluarte contra la colonización ideológica. Debe vivir en otro mundo. Reir por no llorar

  4. «Los católicos tienen que luchar mucho…»
    Los católicos siempre han tenido que luchar para cristianizar el mundo, sobre todo España, desde los Reyes Católicos. Por eso la masonería nos odia y desea nuestra la destrucción de España, para lo cual Soros y compañía pusieron a Sánchez en el poder, ayudado por el masón de Rajoy.
    Nuestro destino, dentro de pocos meses, un año, será el mismo que los cristianos en el siglo I, la persecución, el martirio y las catacumbas

  5. No entiendo el titular de este artículo. Lo que dijo en su carta el presidente de Henkel-Polonia no puede considerase una disculpa, pues dijo:
    «Lamentamos mucho que debido a un malentendido organizativo (…) el obispo finalmente no haya participado en esta ceremonia» y «que la situación que se ha producido no estaba en las intenciones de Henkel Polonia».
    Eso es como decir que lamentan que el obispo no esté de acuerdo con la política de Henkel lo cual no equivale a disculparse por no haberle permitido bendecir la instalación.

    1. Hay otra cosa que no entiendo: ¿desde cuándo un patrocinador trata a una sociedad patrocinada como si fuera una mera filial? Ellos sabían dónde colocaban el dinero, y la responsabilidad de la organización es de la sociedad y sus estatutos, que son públicos. Han hecho bien en devolverles el dinero; yo habría añadido además un corte de mangas.

      1. Pero ¿no hay un «programa» en esas ceremonias dónde todos se ponen de acuerdo? De buenas a primeras se saltaron el programa? Es una falla de la organización eclesial no garantizar su prerogativas

    1. Se ha confundido de ficha al sacarla del ‘kit del buen troll’ y ha transcrito algo que no pega aquí ni con cola, donde se está hablando de una empresa de productos de limpieza. Salvo que usted considere que es «blasfemia» decir que no se compren sus productos, claro. ¿En serio no hay trolls un poco más espabilados? Últimamente tienen un nivel deplorable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles