Zen analiza el modelo comunista chino: «¿Qué podemos hacer en esta situación?»

cardenal Zen comunismo China
|

(Observatorio Internacional Cardenal Van Thuan)- Con motivo del 90º cumpleaños del cardenal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, en su honor y como acto de gratitud hacia él, publicamos íntegramente su artículo escrito para nuestro 13º Informe sobre la Doctrina Social de la Iglesia en el Mundo, titulado «El modelo chino: el capital-socialismo de control social»:

Hay dos documentos de las Autoridades Centrales del Partido Comunista Chino que pueden ayudarnos a entender la actual política religiosa del gobierno chino: el Documento 19 de 1982 y el Documento 9 de 2013. Para los amigos de China que no tienen la oportunidad de examinar estos documentos, intentaré, a partir de ellos, resumir la política religiosa actual en China.

El Documento 19 del 1982

El documento 19 de 1982 se presenta como «La visión básica de la cuestión religiosa durante el periodo socialista en nuestro país». En él se explica que la religión tiene su origen en la sensación de miedo e impotencia de los pueblos primitivos ante los fenómenos aterradores de la naturaleza. Cuando la sociedad evoluciona y la clase dominante oprime al impotente proletariado, la religión es el opio que utiliza para mantenerlo sometido. Con el advenimiento de la sociedad socialista la religión debería desaparecer, eliminándose la causa de su existencia. Pero la construcción de una civilización socialista no se hace en un día, sino que encuentra muchos obstáculos: la persistente superstición popular, las catástrofes naturales, los errores humanos y la situación internacional. La religión desaparecerá naturalmente con el progreso del socialismo y el comunismo. Sin embargo, pensar en eliminarla mediante decretos administrativos u otros medios coercitivos no es la visión básica del marxismo. Han sido largos años de control de la sociedad por los señores feudales, la clase capitalista, las fuerzas coloniales e imperialistas a su vez controladas por las iglesias católica y protestante. Después de 1949 hubo un gran cambio y una gran reforma, las contradicciones de la cuestión religiosa son ahora primariamente contradicciones entre el pueblo. Pero la cuestión religiosa seguirá siendo un asunto de masas, a menudo relacionado con la cuestión étnica y con factores internacionales. No podemos ignorar la complejidad del problema. Debemos tener en cuenta todos los objetivos a alcanzar: la estabilidad y la unidad étnica de la nación; el establecimiento de buenas relaciones internacionales y, al mismo tiempo, la resistencia a la infiltración de fuerzas extranjeras hostiles; la construcción de la civilización socialista con sus valores materiales y espirituales. Lenin nos exhorta a «estar preparados», a pensar bien las cosas; asustarse por la complejidad de la cuestión o ignorar la complejidad y ponerse a trabajar sería igualmente erróneo.

Antes de que la religión desaparezca de forma natural, la base de la política debe ser el respeto y la protección de la libertad religiosa. Todo ciudadano tiene la libertad de creer y también la libertad de no creer, de creer en esta religión o en otra. Los comunistas somos ateos y debemos propagar incansablemente el ateísmo, pero será infructuoso y perjudicial utilizar la mera coacción cuando se trate de cuestiones ideológicas y espirituales, incluida la religión. La diferencia entre las masas de creyentes y no creyentes es relativamente secundaria, es un error convertirla en una cuestión primordial hasta el punto de provocar discriminación y opresión, quizá incluso provocando el efecto contrario del fanatismo religioso. Esto es contrario al objetivo del marxismo leninismo; significaría olvidar que el papel básico del partido es unir a creyentes y no creyentes para que juntos construyamos un estado socialista moderno y poderoso.

Por supuesto, el énfasis en la libertad de creer debe garantizar también la libertad de no creer. La libertad de creencia no sólo no impide sino que reforzará la labor del Partido en la difusión de la educación científica y la lucha contra la superstición. Un punto a destacar es que la fe religiosa es un asunto privado, la elección de cada ciudadano. La religión no debe inmiscuirse en los asuntos administrativos o judiciales del Estado, ni siquiera en las escuelas o la educación pública. Está prohibido obligar a nadie, especialmente a los menores de dieciocho años, a ser miembro de una religión y a participar en una actividad religiosa concreta. No debe permitirse que la religión se utilice como pretexto para oponerse al liderazgo del partido o para destruir la unidad nacional.

El Partido ateo debe guiar a las religiones, a través de las organizaciones religiosas patrióticas (en el caso de los católicos son la Asociación Patriótica Católica China, la Comisión de Asuntos Religiosos Católicos Chinos y la Conferencia Episcopal Católica China) con las que garantizar la normalidad de las acciones de los creyentes. Cualquier actividad criminal y antirrevolucionaria bajo la apariencia de religión debe ser resueltamente reprimida y castigada con severidad. El gobierno tiene la tarea de educar a la gente para que entienda que, al acabar con las actividades delictivas, el gobierno salvaguarda la verdadera religión.

Todo esto se basa en la doctrina científica del marxismo leninismo y el pensamiento del camarada Mao Zedong.

La libertad religiosa no es un expediente temporal, sino una estrategia decisiva para lograr la unificación del pueblo y construir un Estado socialista poderoso y modernizado. Este trabajo no durará una generación, ni siquiera dos o tres, sino un largo período de la historia antes de la realización de una civilización avanzada compuesta de valores materiales y espirituales [durante mucho tiempo se acostumbraba a calificar el presente como «período inicial del socialismo»].

Como puede verse fácilmente, este documento, promulgado en 1982, representa la posición de Deng Xiaoping, entonces ya una figura decisiva en el gobierno tras los desastrosos años de la Revolución Cultural. Es claramente una nueva dirección pragmática: la reconstrucción económica y la apertura al mundo internacional. Pero este documento también reconfirma claramente todas las restricciones a la libertad religiosa, a veces incluso de forma enfática. ¿Cómo debe entenderse esta aparente contradicción? ¿Fue un intento de Deng Xiaoping de evitar ser criticado como «revisionista», o son las precauciones sinceramente presentes en la mente de cualquier comunista genuino? A favor de la primera hipótesis está el hecho de que el Partido Comunista no se atrevió a acabar con la referencia y el prestigio de Mao Zedong, a pesar de su grave responsabilidad en los daños causados por la Revolución Cultural. Sin embargo, tras los acontecimientos de la Plaza de Tiananmen, creo que la segunda interpretación se acerca más a la realidad.

Así que podemos tomar este Documento como fundamentalmente fiel a la visión comunista de la realidad de la religión: un hecho que debe ser tolerado en vista a la victoria final del comunismo, pero que debe ser mantenido bajo estricto control y sumisión.

El Documento 9 del 2013

El documento 9 de 2013 representa la línea de Xi Jinping, el actual líder supremo de la República Popular China. Todo el mundo puede ver que hay una gran diferencia aquí con la línea de Deng Xiaoping de 1982. Es un retorno a las ideas y políticas de Mao Zedong. No hacen falta largas citas, la introducción y los subtítulos de los párrafos son bastante elocuentes (los acontecimientos que siguieron a la publicación de este Documento son aún más elocuentes).

Introducción: Bajo el liderazgo de Xi Jinping hemos hecho grandes progresos y ahora tenemos una gran confianza, la base ideológica de la «lucha» se está solidificando continuamente. Ya hemos logrado un gran progreso económico para que el pueblo mire al futuro con confianza, ahora nuestro objetivo debe ser una gran campaña doctrinal para que todos comprendan y participen en la construcción del socialismo con características chinas y el gran sueño chino. Debemos unificar el pensamiento, consolidar el progreso de una atmósfera positiva y fortalecer el espíritu.

Si bien constatamos la situación positiva, no podemos ignorar que todavía hay una lucha intensa, los siguientes temas y desafíos merecen atención.

(1) La democracia constitucional occidental. Con las ideas de «separación de poderes, sistema multipartidista, elecciones generales, poder judicial independiente, ejército nacional, etc.» se pretende desacreditar a la dirección del Partido, abolir la democracia popular y sustituirla por el sistema político de Occidente.

(2) Para debilitar los fundamentos teóricos de la dirección del Partido se exaltan los llamados valores universales como «la libertad, la democracia, los derechos humanos universales y eternos».

(3) Promoción de la «sociedad civil» para desmantelar la base social del gobierno del Partido. Las fuerzas enemigas han utilizado este concepto de derecho absoluto del pueblo contra nosotros, ahora nuestro propio pueblo está utilizando la misma arma para rechazar el control del Partido. Especialmente a nivel local reclaman un derecho absoluto a la libertad de acción de todo tipo de asociaciones para liberarse del control del gobierno.

(4) Promoción del neoliberalismo. Muchas naciones, encabezadas por Estados Unidos, quieren imponer su modelo económico de privatización absoluta, de fe ciega en el libre mercado, de globalización que margina a las naciones individuales. Vemos las desastrosas consecuencias de esta teoría en América Latina, la Unión Soviética y Europa del Este. Ha llevado a sus defensores a una crisis propia de la que aún no se han librado. Quieren cambiar la infraestructura básica de nuestra economía diciendo que es ineficaz, que perturba la economía de mercado y que, por tanto, debilita el control del gobierno sobre la economía nacional.

(5) Promueven la idea occidental del periodismo desafiando nuestro principio de que los medios de comunicación y el sistema de prensa deben estar sujetos a la disciplina del Partido. Hacen de los medios de comunicación «el cuarto poder», abogan por la libertad absoluta de transmitir información, quieren suprimir nuestros departamentos de propaganda. Evidentemente, su intención es oponerse a la dirección del Partido en los medios de comunicación y así infiltrarse en el terreno de nuestra ideología.

(6) Promueven el nihilismo histórico tratando de distorsionar la historia del Partido Comunista Chino y de la Nueva China. Niegan la inevitabilidad histórica de la Revolución, diciendo que fue un error y el comienzo de otros errores. Destacan a los líderes del Partido, negando los méritos de Mao Zedong, exagerando la brecha entre el período anterior a la reforma y la apertura y el período posterior, todo para negar al Partido la legitimidad para gobernar.

(7) Cuestionan la reforma y la apertura y niegan que el socialismo con características chinas sea verdaderamente socialista. Algunos dicen que la reforma y la apertura aún no se han logrado realmente, otros dicen que han ido demasiado lejos. Las discusiones y la confusión originadas en el extranjero, que ahora se extienden por toda China, suponen un obstáculo para una acción unificada y sostenida en favor de una reforma y un progreso reales.

Exigen la liberación de los llamados presos políticos, quieren que revoquemos el veredicto sobre Tiananmen. También con la participación de las embajadas y consulados y de las ONG que operan en China, a través de los medios de prensa y documentación.

Ante todos estos desafíos de las fuerzas antichinas de Occidente, las autoridades de todos los niveles, y especialmente quienes las lideran, deben prestar especial atención a la esfera ideológica y cumplir con su papel de liderazgo.

Este reciente Documento, que vemos muy traducido en hechos (nos interesan especialmente los puntos 2, 3 y 5) no favorece ciertamente la libertad religiosa. El único criterio de verdad es el Partido Comunista, el único titular del derecho y del poder sigue siendo el Partido Comunista. Últimamente, no podemos dejar de ver incluso la sombra de la Revolución Cultural.

¿Qué podemos hacer en esta situación? ¿Diálogar? ¿Mantenernos en silencio? ¿Convertirnos en loros? Que el Señor nos ilumine y nos dé fuerza.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “Zen analiza el modelo comunista chino: «¿Qué podemos hacer en esta situación?»
  1. Tiene gracia. El socialismo y el comunismo hace tiempo que desaparecieron en China, para pasarse al capitalismo de Estado, dirigido por un Partido pseudo comunista. Por el contrario, la religión católica ahí sigue, a pesar de los denodados esfuerzos, en especial de Bergoglio, para acabar con ella. Cuando la religión, la relación del hombre con Dios, se vive de verdad, atrae, como atrae la Verdad, el Bien y la Belleza, Dios.

  2. Resulta que el PCC ha destruido la cultura tradicional china que tiene muchos valores que convenía salvar. «Marxismo-Leninismo chino» es una contradicción. Además, solo gracias a las inversiones de EEUU y otros países occidentales China ha podido alcanzar el desarrollo economico. Sin el capitalismo de estado estarían ahora al nivel de Corea del Norte.
    Resulta que los oligarcas y sus títeres que gobienran los países occidentales están aplicando el modelo chino de tiranía. La democracias, derechos humanos y demás conceptos similares los han echado al tacho de la basura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles