PUBLICIDAD

Año 2050: ¿Una España sin Síndrome de Down?

|

En nuestro país tan solo quedan 35.000 personas con Síndrome de Down frente a las 300.000 que había en torno a los años 70. Esta es la información recogida por el diario El Confidencial en un artículo en el que señala que el año pasado tendrían que haber nacido 571 Downs, sin embargo hace años que en España no se alcanzan estas cifras.

Tal y como recoge este diario, en 2012 nacieron 306 personas, 304 en 2013, 286 en 2014 y 269 en 2015. Debido a este continuo descenso, los estudios apuntan que para 2050 no nacerá ningún niño Down en España. 

Agustín Matía, director de Down España , señala que «la sociedad española, al tiempo que tiene muy buena imagen de las personas con Down, desprecia la discapacidad. Con el descenso de la natalidad, los hijos son la cosa más importante que se tiene en la sociedad, un tesoro que hay que cuidar al máximo. Las parejas quieren que su hijo sea ideal, se imaginan el mejor de los futuros, y un niño con discapacidad no entra en estos planes”. «Es una gran contradicción: empatizamos con los niños discapacitados, incluso nos emocionamos con ellos, pero personalmente no estamos dispuestos a tenerlos», lamenta.

En declaraciones a El Confidencial, el profesor Jaime Villarroig, de la Universidad CEU que ha estudiado el caso del apocalipsis Down habla de «eugenesia». «Sí, podemos hablar de eugenesia encubierta. No se quiere mencionar el concepto porque recuerda al nazismo, pero la eugenesia es una práctica mucho más amplia de lo que parece, que comenzó en el siglo XIX y que se ha llevado a cabo abiertamente en países como Estados Unidos y la zona norte de Europa. Hay medidas eugenésicas blandas, como limitar el matrimonio entre las personas con discapacidad, pero en este caso estamos hablando de eugenesia dura: la eliminación de individuos humanos antes de nacer».

Matía, desde la fundación Down España, defiende que «la implantación del test genético irá diezmando la población de niños que nacen con discapacidades, pero no solo de los Down, sino también otros con fibrosis quística o cualquier otro problema genético. A esos niños se les descartará desde el principio».

En esto coincide con elprofesor Villaroig, que subraya que “si nada lo revierte, nos encaminamos hacia la desaparición total de personas con síndrome de Down. Siempre habrá personas que quieran a sus hijos sean como sean y vengan como vengan, pero serán casos testimoniales. Temo el día en que nuestros hijos nos puedan decir: ‘En el fondo no nos queréis por ser como somos, sino porque nacimos sanos”.

8 comentarios en “Año 2050: ¿Una España sin Síndrome de Down?
  1. El próximo día 30 se hará la consagración/renovación de España al Sagrado Corazón. España a punto de romperse y ya estan consumadas tragedias como la presente noticia. A nuestros hijos los esclavizan desde el colegio a lo peor. Si la Conferencia Episcopal continúa en silencio, para mí han terminado.

  2. Tienen que seguir estudiando como curar el dawn,quizas dentro del vientre materno se pueda curar el down con un cambio genético,desde luego sera un logro de la humanidad cuando se cure el down

  3. La falta de comentarios puede ser indicativa de que este es un tema que nos resulta difícil.
    Estamos en contra del aborto provocado, porque el niño que viene es un ser humano que hay que respetar en todos los ciclos de su vida, desde la concepción hasta el último respiro. Y si tiene síndrome de Down, también.

  4. Con la verdad, el Prof. Villaroig noquea de modo fulminante: ¡ «En el fondo no nos queréis por ser como somos, sino porque nacimos sanos» !

  5. Son almas que bajan al mundo para ayudar a otros, ellos por su parte tienen el regreso asegurado.
    Solo Dios sabe el plan de vida que alrededor de un niñito así ocurre.
    Ellos deben ser la tabla de salvación de muchas almas.
    Es claro que es una cruz para los padres, pero es la cruz la que nos trae
    la redención, Cristo se abrazó a ella.

    1. Totalmente de acuerdo con usted. Si queremos cambiar el plan de Dios para cada uno de nosotros, como puede ser tener un hijo con síndrome de Down o con alguna discapacidad ,o practicar la eutanasia a personas con enfermedades incurables o con discapacidades, estamos atándole las manos a Dios y a la vida y nos arrepentiremos, porque a través de estas situaciones el Señor nos está enviando un regalo, no una desgracia. Depende de que lo sepamos ver. Ojalá y nos demos cuenta antes de que sea demasiado tarde y nos convirtamos en un régimen nazi .

      1. Lo más triste de todo que ni en las iglesias se ven apenas. Y eso que la maternidad se retrasa cada vez más, por lógica habria quizás un numero mayor de niños con sindrome de down que hace 50 años

        1. Me parece una aberración, lo que están haciendo. No tienen perdón de Díos; definitivamente no estoy de acuerdo yo volvería a tener a mi hija mil veces antes de abortarla. Es mi ángel la adoro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles