PUBLICIDAD

Un sacerdote español, imputado por el escándalo de los abusos en Chile

|

En medio del huracán informativo que están suponiendo los abusos sexuales en la Iglesia de Chile, sale a la luz un nuevo sacerdote imputado: el marianista José Lázaro Lara Burgos, de nacionalidad española.

A pesar de los esfuerzos que se están llevando a cabo para salir adelante, parece ser que la Iglesia Católica de Chile sigue sin levantar cabeza. Después de que todos los obispos presentaran sus renuncias al Papa Francisco, sale a la luz un nuevo caso de denuncia de abusos sexuales.

Perteneciente a la congregación marianista

Se trata de un sacerdote de nacionalidad española, perteneciente a la congregación marianista. Según informa la agencia EFE, fue imputado de forma oficial por una comisión de abusos sexuales contra un menor de edad en un colegio de Santiago de Chile, tal y como señalan las fuentes judiciales a la agencia de noticias.

Los hechos se habrían producido en el instituto Miguel León Prado, ubicado en la comuna de San Miguel, durante los años 2007 y 2009. El menor, antiguo alumno del centro, estaba cursando quinto de primaria cuando José Lázaro Lara Burgos, encargado de realizar talleres religiosos, presuntamente abuso de él. El religioso, mientras tanto, estuvo hasta el año pasado en su cargo como profesor.

Prohibición de salir de Chile

Esta mañana el juzgado nº 11 de la capital de país formalizó la imputación y acordó con la defensa de Lara las medidas cautelares de prohibición de salir del país y de acercarse a la víctima. No hubo oposición de nadie y el imputado pudo salir por su propio pie del tribunal.

Parece ser que los abusos comenzaron cuando la víctima tenía tan sólo seis años de edad. El fiscal del caso, Guillermo Adasme, comentó al término de la audiencia judicial que la investigación “se lleva realizando desde hace más de un mes”. La rigurosidad con la que se está ejecutando la investigación “da cuenta de la importancia que tiene para el Ministerio Público esclarecer los hechos”, señaló Raúl Guzmán, jefe de la Fiscalía Metropolitana Sur, que está trabajando con Adasme.

Un plazo de investigación de 180 días

“Nosotros vamos a analizar la información que se recabe, producto de las diligencias de la investigación y vamos a recibir todas aquellas denuncias que cumplan con los requisitos y estándares legales para llevar adelante una investigación”, concluyó diciendo Guzmán. En la audiencia también se estableció un plazo de investigación de 180 días.

Hace unas semanas el Papa aceptó la renuncia de dos sacerdotes chilenos. Además, el Vaticano ha recibido este año a varias víctimas de abusos, a las que Francisco atendió en primera persona y les pidió perdón en su nombre y el de la institución que lidera.  Cabe destacar que meses atrás, su Santidad ya había aceptado otras tres renuncias, entre ellas la de Juan Barros, el polémico obispo de Osorno acusado de encubrir a Karadima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles