PUBLICIDAD

El Papa aparta a otros dos obispos chilenos

Ya son cinco en total
|

El Papa Francisco, como informa la Oficina de Prensa de la Santa Sede, ha aceptado hoy la renuncia de dos obispos chilenos, la del obispo de la diócesis de Rancagua, Alejandro Goić Karmelić, y la del obispo de la diócesis de Talca, Horacio del Carmen Valenzuela Abarca.

Francisco ha aceptado hoy las renuncias de otros dos prelados chilenos. Fue el 11 de junio, cuando el Santo Padre aceptó la renuncia de tres obispos chilenos tras los escándalos levantados en Chile con motivo del encubrimiento de abusos sexuales por parte de algunos eclesiásticos. Hoy ha tocado el turno de otros dos, el de la diócesis de Rancagua y el de la de Talca.

Tras la renuncia en bloque de todo el episcopado chileno la decisión estaba en manos del Papa, que el 11 de junio movió ficha aceptando la renuncia de tres de ellos, siendo Juan Barros el que más ruido mediático había hecho, también al que más defendió el pontífice argentino contra viento y marea, a pesar de las acusaciones que había contra él.

Todo cambió en el viaje que realizó el Papa al país andino a principios de este año, cuando tuvo que matizar sus palabras -que hirieron a las víctimas- en las que negaba la existencia de ‘pruebas’ contra el prelado por él nombrado en 2015, cambiando la palabra en la rueda de prensa que dio en el avión de vuelta del viaje por ‘evidencias’.

Tras el viaje, después del revuelo mediático que supuso el caso ‘Barros’, el Papa envió a Chile a monseñor Scicluna, arzobispo maltés, para llevar a cabo una investigación y tomar las declaraciones de las víctimas que acusaban a Juan Barros del encubrimiento de abusos por parte del sacerdote Fernando Karadima.

Tras las investigaciones, el Papa llamó a Roma a todos los obispos chilenos, donde estuvieron reuniéndose con el pontífice a principios de mayo, tras lo cual, con un hecho insólito en la historia de la Iglesia, presentaron su renuncia al Papa todos ellos sin excepción.

Un mes después el Papa aceptó la renuncia de tres de ellos, nombrando tres administradores apostólicos que se harían cargo de las tres diócesis en el periodo de sede vacante en el que a partir de entonces se encontraban. Éstas eran la diócesis de Osorno, que encabezaba Juan Barros; la de Puerto Mott, liderada por Cristián Caro Cordero; y la de Valparaíso, dirigida por Gonzalo Duarte García De Cortázar.

Hoy, 17 días después, se unen a esta lista los obispos de las diócesis de Rancagua y Talca, Alejandro Goić Karmelić y Horacio del Carmen Valenzuela Abarca respectivamente, cuya renuncia ha sido aceptada hoy por el Pontífice argentino.

Alejandro Goic debió hacer frente a denuncias de conductas impropias y presuntos abusos sexuales cometidos por sacerdotes de su diócesis. El hasta esta mañana obispo de Rancagua era uno de los prelados que había presentado la renuncia a Francisco por haber cumplido el máximo de edad permitido. Después de destaparse los abusos, agradeció a los medios de comunicación la investigación de los mismos, como contamos en este artículo.

El caso del obispo de Talca es diferente, ya que Valenzuela había sido formado por el antiguo párroco de El Bosque, el sacerdote Fernando Karadima. Siendo un caso comparable al de Barros, sin embargo se considera de menor trascendencia.

El Papa ha designado Administrador Apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la diócesis de Rancagua Luis Fernando Ramos Pérez, hasta ahora obispo auxiliar de Santiago de Chile. También ha nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Talca a un obispo auxiliar de la capital chilena, en este caso a Galo Fernández Villaseca.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles