Infovaticana
El filósofo Josef Seifert responde a la nueva interpretación del padre Chiodi de la Humanae Vitae
a3

El filósofo Josef Seifert responde a la nueva interpretación del padre Chiodi de la Humanae Vitae

INFOVATICANA
11 enero, 2018

‘La posición de Chiodi constituye una defensa inequívoca de la ética consecuencialista y proporcionalista que atacó la Humanae Vitae’, asegura en comentarios publicados por OnePeterFive. 

El portal OnePeterFive ha publicado algunos comentarios del filósofo austriaco Josef Seifert a las declaraciones sobre la anticoncepción de Maurizio Chiodi, nuevo miembro de la Pontificia Academia para la Vida: 

El profesor sacerdote Maurizio Chiodi pronunció el pasado 14 de diciembre de 2017, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, un discurso titulado: «Reinterpretar la Humanae Vitae (1968) a la luz de Amoris Laetitia (2016)». Es un nuevo miembro de la Pontificia Academia para la Vida, fundada por el Papa Juan Pablo II con el fin de explicar y defender las verdades enseñadas por la Iglesia sobre la vida humana en Humanae Vitae y otros documentos. Sin embargo, Chiodi no sólo rechaza abiertamente la enseñanza moral fundamental de la Iglesia sobre la anticoncepción, admirablemente presentada en Humanae Vitae, a saber: que existe un maravilloso y profundo vínculo entre el acto amoroso conyugal y la procreación, por lo que cualquier acción anticonceptiva que separe el significado unitivo del procreador en el acto conyugal es intrínsecamente malo en cualquier situación. Más allá de negar esta enseñanza, Chiodi afirma que la anticoncepción es incluso obligatoria bajo determinadas circunstancias. En su opinión, una progenitorialidad responsable puede obligar a un matrimonio a usar métodos anticonceptivos artificiales.

Esto sugiere por parte del padre Chiodi una posible respuesta a dos de los famosos cinco dubia de los cuatro cardenales. La respuesta implícita de Chiodi podría ser formulada así: «Desde luego, no hay acciones humanas que sean intrínsecamente malas bajo cualquier circunstancia».

Chiodi se refiere a la exhortación apostólica del Papa Francisco sobre la familia, Amoris Laetitia, como un nuevo modelo y paradigma de la teología moral que elimina la noción (expresada de manera solemne y magisterial en Humanae VitaeFamiliaris Consortio y Veritatis Splendor) que la anticoncepción es un acto humano intrínsecamente malo en cualquier lugar y en cualquier momento. Chiodi añade, en una contradicción radical y directa con la enseñanza del Magisterio de la Iglesia en Humanae Vitae, que hay «circunstancias —y hago referencia a Amoris Laetitia, capítulo 8— que, precisamente en aras de la responsabilidad, requieren la anticoncepción». Cuando «los métodos naturales son imposibles o no factibles, se necesita encontrar otras formas de responsabilidad», ha argumentado padre Chiodi.

La posición de Chiodi constituye una defensa inequívoca de la ética consecuencialista y proporcionalista que atacó la Humanae Vitae desde el primer día de su publicación, no sólo mostrándose en desacuerdo con su enseñanza en relación a la anticoncepción como algo intrínsecamente malo, sino declarando que no existen en absoluto actos que sean intrínsecamente malos; y que cualquier acción humana está determinada en su carácter moral sólo por la proporción entre sus efectos buenos y sus efectos malos. Esta opinión fue clara e inequívocamente refutada y rechazada por Veritatis Splendor.

Chiodi también propone unas posiciones filosóficas y éticas generales que son profundamente erróneas y totalmente destructivas, no sólo en lo que atañe a la enseñanza moral de la Iglesia católica, sino también a la esencia de la moralidad y, de hecho, de cualquier verdad y del enseñamiento de cualquier Iglesia, a saber: 1) un relativismo histórico; 2) una teoría de la verdad consensuada; 3) la ética de la situación.

1- Diciendo que las normas de la ley natural «conservan lo bueno e instruyen en el camino del bien, pero son históricas», Chiodi niega la verdad y la validez eterna de las normas que nos dicen que la anticoncepción y muchos otros actos son intrínsecamente malos, de un modo que no está relacionado con, o depende de, las opiniones históricamente cambiantes, como si la Humanae Vitae pudiera haber sido verdad en 1968, pero ya no lo es en 2018.

2- Además, Chiodi, aunque no lo declara abiertamente, sugiere de manera muy clara que el hecho que un gran porcentaje de matrimonios católicos utilice la anticoncepción y no acepte las normas, justifica el silencio sobre éstas, o incluso demuestra que estas normas ya no son válidas, como si el consenso de la mayoría determinara la verdad. Con el mismo derecho, podría declarar que estaríamos justificados si ya no habláramos del primer mandamiento, amar a Dios sobre todas las cosas, o incluso que esta norma ya no es válida porque la mayoría de los católicos no la cumplen, o que el mandamiento que prohíbe dar falso testimonio contra el prójimo ya no es válido porque la mayoría de las personas mienten y calumnian a otros.

3- Declarando que hay algunas «circunstancias —y hago referencia a Amoris Laetitia, capítulo 8— que, precisamente en aras de la responsabilidad, requieren la anticoncepción», Chiodi está de hecho negando directamente la inmoralidad intrínseca en la enseñanza magisterial de Pablo VI y sus predecesores y sucesores, por lo que, según él, lo que sería moralmente bueno o malo en la transmisión de la vida humana dependería totalmente de las situaciones concretas. Al ampliar los límites de dicha ética de la anticoncepción puramente teleológica o consecuencialista, Chiodi sugiere que, en general, no existen actos intrínsecamente malos y que la cualidad moral de una acción humana no puede estar determinada universalmente «por una regla general», sino que depende de la proporción entre las consecuencias buenas y malas de las acciones humanas en las situaciones concretas. Entendida de este modo generalizado, la ética de la situación que defiende el padre Chiodi niega también la inmoralidad intrínseca del aborto y la eutanasia, y muchas otras acciones enumeradas en Veritatis Splendor con actos que son moralmente erróneos bajo cualquier circunstancia y en todas las situaciones. Es importante observar que esta opinión no tiene nada que ver con la falta de conciencia, la falta de conocimiento ético o la imputabilidad personal invocada tan a menudo por Rocco Buttiglione en el debate actual. No, Chiodi afirma que es un «deber [totalmente objetivo] usar anticonceptivos» en algunas situaciones.

Por consiguiente, la conferencia del padre Chiodi contiene, además de su abierto rechazo a la enseñanza de la Iglesia respecto a la anticoncepción en la Humanae Vitae, desastrosos errores filosóficos generales que habían sido rechazados de manera magisterial y firme por el Papa Juan Pablo II en Veritatis Splendor. Sólo queda esperar que el Papa Francisco, el arzobispo Paglia y la mayoría de los miembros de la Pontificia Academia para la Vida le pidan al padre Chiodi que revoque estos graves errores o que presente inmediatamente su dimisión como miembro de tan ilustre Academia, cuyo fundador y padre espiritual, el Papa Juan Pablo II, de manera inequívoca y firme luchó, precisamente, contra estos mismos errores que ahora propone el padre Chiodi, condenándolos de manera definitiva.

Además, San Juan Pablo II fundó la Pontificia Academia para la Vida precisamente para explicar y defender estas verdades que Chiodi niega. (Como miembro ordinario durante mucho tiempo de la Pontificia Academia para la Vida antes de la reforma introducida por el Papa Francisco en 2016, que tuve que jurar que nunca negaría estas verdades, sólo puedo sentir una profunda tristeza por esta traición a la Academia, muy querida por Juan Pablo II, si puntos de vista como los de Chiodi no son retractados por él, por la Academia o por el Papa Francisco).

La verdad ética y la mentira de este proporcionalismo no sólo son cuestiones que atañen a la fe católica, sino que también son reconocidas por la razón humana. Fueron defendidas con fuerza por los grandes filósofos paganos Sócrates, Platón y Cicerón, y son actualmente defendidas por miembros de otras religiones, algunos de los cuales son miembros de la nueva Academia Juan Pablo II para la Vida Humana y la Familia que continúa, sin ambigüedades, su servicio en aras de las grandes verdades y objetivos fundacionales de la Pontificia Academia para la Vida.

(Artículo publicado originalmente en OnePeterFive. Traducción de Helena Faccia Serrano para InfoVaticana)

INFOVATICANA


11 COMMENTS ON THIS POST To “El filósofo Josef Seifert responde a la nueva interpretación del padre Chiodi de la Humanae Vitae”

  1. Fred dice:

    Si alguien espera que desde el Vaticano pidan al P. Chiodi que rectifique o que dimita de la Pontificia Academia de la Vida, ya puede esperar sentados. Esta allí precisamente para esto, para derogar la Humanae Vitae.

  2. Beatriz dice:

    Fred: Coincido, lamentablemente, 100% con tu comentario.

  3. Echenique dice:

    Estimo que otros miembros insignes de la Academia Pontificia, que aceptan el magisterio perenne de la Iglesia, como el profesor Jokin de Irala, de la Universidad de Navarra, no estaría de más que pidieran la destitución de quien no pinta nada en una Academia pro vida y no antinatalista. Sugiero a Infovaticana entreviste al profesor de Irala, con quien tuve el gusto de colaborar en Acción Familiar. Es además un estudioso de los métodos de diagnóstico de la fertilidad, que posibilitan la concepción o dilatarla en conciencia, en buena conciencia, si hay motivos serios para ello, como enseña la Humanas Vitae, la Familiaris Consortio y la Donum Vitae.

  4. Echenique dice:

    ¿ No se dan cuenta que la ruptura de los aspectos unitivo y procreador del acto conyugal lleva inexorablemente a la banalización de la sexualidad y consiguiente admisión de las relaciones no matrimoniales, incluidas las gay ? Claro que se dan cuenta. Es lo que quieren. Estoy convencido de que Francisco ha lanzado a Chiodi al estrellato de la anticoncepción como lanzó a Kasper al estrellato de la comunión sacrílega. No es una teología de rodillas, es una teología de cloacas. Pedir a Francisco que destituya a Chiodi es pedir peras al olmo. Francisco sólo destituye a los ortodoxos, a quienes persigue con especial saña, previa descalificación como rígidos, el insulto más habitual de este desastroso pontificado pisoteados de la doctrina, los dogmas y la moral.

  5. Ángel dice:

    ¿Para cuándo la excomunión de Seifert…?

  6. José Luís dice:

    Una vez más, muchos recitan ideas que la Iglesia viene sustentando desde hace siglos, pero que se han revelado irreales. Sabido es que la Iglesia ha tenido manía persecutoria en todo lo relativo a la sexualidad. Como ejemplo, el sexto mandamiento, Éx. “no cometerás adulterio” lo ha tergiversado dos veces: primero en el catecismo Ripalda que se enseñaba en el cole, “no fornicar”, no nos explicaban lo que era (les daba verguenza hablar de ello), ahora “No cometer actos impuros”, tampoco lo explican, aunque han martirizado a los adolescentes durante siglos, calificando de pecado mortal la masturbación, de la que Jesús ni habla. Con esta óptica no es de extrañar que tengan una idea peyorativa de la sexualidad, justificándola solo si se abre a la vida. Cuando una pareja se ama, y llega con el tiempo a una intimidad grande, desean unirse totalmente en cuerpo y alma sin pensar necesariamente en la procreación. ESTO ES LO REAL, ¡aceptenlo! El acto sexual es fuertemente unitivo y necesario.

  7. Urbel dice:

    Llama la atención que, de un lado y de otro, se ponga el foco sobre Humanae vitae y las enseñanzas de Juan Pablo II, unos para defenderlas y otros para ponerlas al día, esto es, aniquilarlas.
    Como si el magisterio sobre la contracepción hubiese comenzado con Humanae vitae. Se tiende a olvidar por completo Casti connubii (1930) de Pío XI, que contiene al respecto en sustancia la misma condena irreformable, pero con mayor claridad y rotundidad que las enseñanzas posconciliares.
    Claro está que Pío XI es en esto un aliado incómodo en la resistencia juanpablista contra Francisco. Porque si Juan Pablo II pudo apartarse con sus actos y enseñanzas ecumenistas y panreligiosas del magisterio piano contra ese movimiento (encíclica Mortalis animos), o con sus actos y enseñanzas favorables a la neutralidad religiosa del Estado apartarse igualmente del magisterio piano sobre el reinado social de Cristo (encíclicas Ubi arcano y Quas primas) ¿por qué no podría Francisco hacer lo mismo?

  8. Echenique dice:

    Hay que ver los equilibrismos, demagogias y sofismas de este pontificado para transformar el pecado en virtud. ¡ Se les ve el pelo de la dehesa a la primera !

  9. María dice:

    Ahora que sabemos que la píldora es perjudicial -ver estudio sobre 2 millones de danesas, o indemnizaciones de Bayer en EE.UU.-, que el DIU es abortivo, que la los preservativos se puden romper y son la causa de las epidemias de SIDA o papiloma, que la desvinculación entre sexo y procreación ha cosificado a la mujer mientras, viene este individuo a recomendarlos y a decir tonterías como que los métodos naturales pueden ser “imposibles o no factibles” (????) cuando la realidad es que que no tienen contraindicaciones, pueden ser 100% efectivos y sin perjudicar el carácter unitivo.

    Anda yaaaa!!!

  10. Echenique dice:

    Acertadísima María, como siempre. Os traigo un artículo magnífico. http://lanuovabq.it/it/se-si-tocca-humanae-vitae-crolla-la-dottrina-sociale

  11. quintacolumnistashunter dice:

    Dame la manita pepeluí que no es pecado. Impresionante tu comentario. Qué altura intelectual. Qué prolija tu evocación de fuentes doctrinales. Vamos ni las Campos.