PUBLICIDAD

Rico Pavés condena un artículo del sacerdote Pablo D´Ors ‘lleno de errores doctrinales’

|

agenda-urbana-pablodors-Carmen-Ballve El sacerdote y escritor español, ahora consultor del Consejo Pontificio de la Cultura, señaló en la revista Vida Nueva que es absurda la reserva eucarística en el Sagrario y que los comportamientos en la celebración eucarística son ‘fundamentalmente mágicos, no religiosos’.  «Los sacramentos de la Iglesia ya no significan casi nada para la inmensa mayoría de quienes aún participan en ellos», comienza el artículo de Pablo D’ Ors. Para este sacerdote, los sacramentos ya no significan nada, ya no son signos, y por tanto son más bien «juegos de magia». En un artículo publicado en la revista Vida Nueva titulado «¿Habrá en la Iglesia alguien que se atreva?« , D’Ors se atreve a señalar que «los ritos cristianos» se han convertido en «pura magia» y que los «comportamientos de sacerdotes y laicos durante la celebración eucarística» son «fundamentalmente mágicos, no religiosos». Para sostener su teoría de que la reverencia y el respeto a la Eucaristía son «comportamientos mágicos y no religiosos», D’ Ors comenta: «¿Te imaginas a los apóstoles arrodillándose ante el pan o a Jesús recogiendo las miguitas del plato?«. Además, el sacerdote sostiene que las misas de ahora le recuerdan «al teatro del absurdo de Beckett», porque la gente no entiende lo que allí se celebra y critica la doctrina del ex opere operato que «postula que el sacramento es eficaz con independencia de la comprensión de quien lo recibe». D’Ors es un sacerdote que no cree en la presencia real de Cristo en la Eucaristía y se burla de la veneración al Santísimo Sacramento y de la reserva eucarística: «Y eso de reservar la eucaristía en un sagrario, ¿a qué viene?». Para este sacerdote, consultor en la Santa Sede, Cristo no está en el sagrario más que en cualquier otra parte y es absurdo empeñarse en «meterle en una caja».  Monseñor Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe, ha publicado por su parte otro artículo en el que condena un texto que considera repleto de «errores doctrinales» con «consecuencias dramáticas para la vida cristiana». Asimismo, el obispo auxiliar de Getafe manifiesta su preocupación por el hecho de que el autor de estos errores sea consultor del Consejo Pontificio de la Cultura. Para Rico Pavés, la confusión doctrinal de D’ Ors estriba en un problema de fe.  «¿Por qué no menciona ni una sola vez la palabra fe ni el verbo creer? ¿Piensa que los sacramentos se pueden entender sin fe?«, se lamenta en su artículo el prelado. Además, acusa a D’Ors de actuar como si no conociera la enseñanza de la Iglesia respecto a la presencia permanente de Cristo en la Eucaristía y el culto debido al Sacramento, y de difundir los mismos errores doctrinales sobre la Eucaristía que fueron corregidos en su momento por el papa Pablo VI. A continuación, el artículo de Monseñor Rico Pavés en respuesta al publicado por Pablo D’ Ors: Dios hecho pequeño Siendo seminarista visité en cierta ocasión la Capilla Real de Granada junto a un compañero del seminario. Mientras mirábamos algunas piezas del museo, una turista extranjera nos preguntó qué era aquello que señalaba. El objeto era un espejo de Isabel la Católica, convertido en custodia para exponer el Santísimo Sacramento. Con palabras sencillas intentamos explicarle que ahí se colocaba el Cuerpo del Señor. Después de escucharnos, dijo: «¡Qué Dios tan pequeño!»; se dio media vuelta y nos dejó. Pasados los años, en muchas ocasiones he traído a la memoria esta vivencia. Unas veces para intentar ilustrar el misterio inefable de la salvación y la «locura inigualable» del amor de Dios por los hombres. No faltaba algo de verdad a aquella turista: el Hijo de Dios, que siendo rico se hizo pobre, llevó el amor hasta el extremo y nos dejó el memorial de su Pascua haciéndose pequeño en la Eucaristía. Otras veces lo he recordado para agradecer a Dios el don inmerecido de la fe, por la cual puedo confesar lo que los ojos no ven. Sin fe, los sacramentos no se entienden, como bien se lee en los escritos atribuidos a Dionisio el Areopagita: «Si una persona que no cree entrara en nuestras celebraciones y viera lo que hacemos, se reiría a carcajadas. Lo cual no nos debe sorprender, pues como dice el profeta Isaías: si no creéis, no entenderéis». Ahora he vuelto a recordar aquel episodio al leer con tristeza y preocupación el artículo de Pablo d’Ors, titulado ‘¿Habrá en la Iglesia alguien que se atreva?’. Tristeza, al encontrar en tan poco espacio un elenco tan abultado de errores doctrinales cuyas consecuencias son dramáticas para la vida cristiana. Preocupación, al advertir que quien firma el artículo es escritor y sacerdote, y, desde no hace mucho, consultor del Consejo Pontificio de la Cultura. Sin ofrecer más prueba que su propia percepción, el autor afirma de forma apodíctica que «los sacramentos de la Iglesia ya no significan casi nada para la mayoría de quienes aún participan en ellos»; sostiene que «muchos de los comportamientos de sacerdotes y laicos durante la celebración eucarística son fundamentalmente mágicos, no religiosos»; y, como argumento, pregunta al lector si puede imaginar «a los apóstoles arrodillándose ante el pan o a Jesús recogiendo las miguitas del plato» (sic); culpa a la doctrina del ex opere operato de haber desvinculado del sujeto el signo, degenerándolo y cosificándolo; explica la Eucaristía a partir del pan como «símbolo de Dios», cuyo significado es «partir y repartir el pan conscientemente», de lo cual deduce que la reserva eucarística en el sagrario carece de sentido, y considera prueba de nuestra mentalidad mágica el pensar que Dios esté más en el sagrario que fuera de él. Propone el autor «explicarlo todo como si nunca se hubiera explicado», y presentar los sacramentos «como símbolos y ritos de valor universal, aptos para todos, cristianos o no», mostrando el cristianismo «como religión y humanismo inclusivo, no excluyente ni exclusivo». Pero, se pregunta al fin, ¿habrá alguien en la Iglesia que se atreva a aplicar esa solución? Enorme pesar Encontrar en tan pocas líneas tantos dislates produce un enorme pesar. ¿Conoce el autor lo que la Iglesia católica entiende por sacramento? ¿Ignora la diferencia con los ritos mágicos? ¿Sabe que el carácter sagrado de los sacramentos no estriba primariamente en el significado que nosotros les damos, sino en haber nacido de la voluntad salvífica de Cristo para comunicarnos su Vida? ¿Por qué no menciona ni una sola vez la palabra fe ni el verbo creer? ¿Piensa que los sacramentos se pueden entender sin fe? ¿Acaso desconoce la enseñanza de la Iglesia sobre la presencia permanente de Cristo en la Eucaristía, sobre la reserva eucarística y el culto debido a este Sacramento de Amor fuera de la Santa Misa? ¿Cómo es posible que, a punto de cumplirse 50 años de la encíclica Mysterium fidei (3.9.1965), se sigan hoy en día difundiendo las mismas propuestas deficientes a propósito de la Eucaristía y de los sacramentos, que ya fueron rechazadas por el papa Pablo VI? En los tiempos que corren, quizá sea este el único atrevimiento necesario: creer con la Iglesia, creer en el seno de la Iglesia. + José Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe.    

0 comentarios en “Rico Pavés condena un artículo del sacerdote Pablo D´Ors ‘lleno de errores doctrinales’
  1. ¿Qué está pasando con el Consejo Pontificio de la Cultura?
    Hace poco, la prensa católica mostraba un video del Cardenal Ravasi participando en un culto idolátrico a la Pachamama (madre tierra).

  2. Vida Nueva es una revista católica.
    El compromiso editorial de los fundadores fue definido por el segundo director de Vida Nueva (1968-76), José Luis Martín Descalzo, de feliz memoria:
    …………..
    “El grupo PPC era conciliar y tradicional antes del Concilio, y es tradicional y conciliar después de él. Cree en la necesidad de renovar la Iglesia, pero está seguro de que esa renovación solo puede venir por un verdadero regreso a las raíces evangélicas”.
    …….
    El equipo actual, -que dirige JOSE BELTRAN, laico comprometido con la familia calasancia, pertenece al Equipo de Pastoral del Colegio Divina Pastora de Getafe, miembro de la Delegación Diocesana de Misiones de la diócesis madrileña
    y colaborador de Cristianos Sin Fronteras
    tiene a JOSE LORENZO, como Redactor Jefe, y cuenta entre sus colaboradores
    al Cardenal Ravasi, al jesuita paparazzi Director de la Civiltà Católica-
    ha tomado una deriva distinta que busca responder al reto de la nueva evangelización propuesta por el Papa Francisco.
    Hay que mantener lectores con artículos de impacto.
    Y ahí está Pablo D’Ors.
    Un gran error editorial y una responsabilidad del Director. Porque se trata
    de utilizar la revista para «encontrar en tan poco espacio un elenco tan abultado de errores doctrinales cuyas consecuencias son dramáticas para la vida cristiana»,
    como afirma el Obispo Rico Pavés.

    Los de VIDA NUEVA deberían entender que es inmoral comprar lectores vendiendo errores, aunque las arcas de la casa no esten rebosantes.
    ………………………….
    Por cierto, también en Vida Nueva Leonardo Boff se tiró un buen farol,
    inocuo, aunque desenfocado.
    Lo que importa es la ecología, no es la Iglesia.
    Y parece que el papa jesuita le ha hecho caso.
    Lean su respuesta en la entrevista de Vida Nueva
    …..
    «¿Qué espera de la próxima encíclica del Papa en la que abordará el tema de la ecología? R.- Yo espero mucho; espero que sea una encíclica útil. En una carta que le escribí, le decía que hoy lo importante no es la Iglesia, sino el planeta Tierra y cómo la Iglesia puede ayudar a salvar las condiciones para la vida de la humanidad. Mediante una conocida mía y amiga de él, Clelia Luro, el Papa me pidió material. En dos oportunidades, yo le envié algunos materiales míos y otros documentos. –
    ……………
    See more at: http://www.vidanueva.es/2015/04/10/leonardo-boff-francisco-me-pidio-material-para-su-enciclica-sobre-ecologia-teologo-brasileno/#sthash.rQjEf8r4.dpuf

  3. La situación de este sacerdote es exactamente la misma que la de los Apóstoles durante la Última Cena. Ellos ni creían, ni entendían las palabras de Jesús, sólo asentían. No se recuerda ninguna interpelación más que aquella referida al traidor. Un traidor señalado pero no ajusticiado (todos debían recordar las palabras dirigidas a Pedro poco tiempo antes). Y no hay fe si antes no hay duda.
    .
    Es en Pentecostés con la efusión del Espíritu Santo cuando empiezan a creer y a entender. De ahí que la Liturgia Eucarística se desarrolle de acuerdo con lo que vieron en el Cenáculo y lo que, posteriormente, comprendieron en el mismo lugar reunidos en torno a María. El Colegio apostólico, la Iglesia primigenia, no se reúne en torno a Pedro, quien había dejado bastante que desear, sino que lo hace bajo el amparo de la Siempre Fiel Inmaculada Virgen María sin menoscabo de la potestad de Pedro.
    .
    ¿Se imagina, ahora, por qué los sucesores de los Apóstoles cuidan hasta el más mínimo detalle del sacramento Magno? Las ideas se tienen, la realidad es y en la fe se está, siendo esta última el fundamento de todo conocimiento. Se puede transmitir una idea, se puede hacer ver una realidad que si no hay una predisposición a creer de nada sirve. ¿Acaso el niño no se alimenta del cuerpo de su madre para subsistir? Pues algo similar ocurre cuando comulgamos el Cuerpo de Cristo.
    .
    En la Iglesia ni hay ritos mágicos, ni ilusionismo, ni juego de ningún tipo. Eso deberá buscarlo en otra parte y no le faltará todo un elenco de pseudo-religiones donde sí los hallará.

  4. No preocuparse.
    Dentro de 75 años en los seminarios se leerán textos de Rico Pavés, que habrá sido hasta cardenal.
    Ya veremos quien lee a D’Ors.
    Venga, a otra cosa.

  5. Con preocupación leo lo que se expone en el artículo. Quiero pensar que no hay mala intención ni desconocimiento por parte del Sr. D’Ors sino que trata cuestiones que por serias es preciso hacerlo con mucho cuidado. Es cierto que nuestras celebraciones dejan a veces mucho que desear tanto por parte del pueblo como por parte de los celebrantes. Es necesario ir a las fuentes, a lo esencial. Orar como El nos enseñó. Partir y compartir. Amar y perdonar. El que esté libre de pecado… y no veamos la paja en el ojo ajeno…
    Soy adorarador nocturno y miembro activo de entidades católicas de ayuda al necesitado. Volviendo a las fuentes para una mejor comprensión y seguimiento del mensaje evangélico.

  6. No entiendo como Infovaticana, desarrolla un artículo como este que es un escándalo. Como negar lo mas sustancial de nuestra fe, la Eucaristía, la transubstanciacion del pan y del vino. Por favor alquien me quiere explicar?

  7. Es de suponer que este sacerdote será inmediatamente reconvenido por la Congregación para la Doctrina de la Fe e inmediatamente cesado en su cargo.

  8. Menos mal que hay algún obispo en la Iglesia que se atreve a condenar esas herejías. Todos los santos han creído en la Eucaristía. Algunos como san Alfonso María de Ligorio o la beata Ana Catalina Emmerick podían distinguir una hostia consagrada de la que no lo estaba. Otros han pasado muchos años sin comer ni beber más que la comunión, como san Nicolás de Flue o santa Catalina de Siena. En el siglo XX hay constancia de dos casos sorprendentes como Marta Robin (50 años) y Teresa Neumann (35 años). Dijo santo Tomás de Aquino: “No te preguntes, si está o no Cristo en la Eucaristía, sino acoge con fe las palabras del Señor; porque El, que es la Verdad, no miente, y El dijo: Esto es mi Cuerpo” (ST 3,75,1).

  9. Ole, ole, y ole por Monseñor Rico Pavés. Ole, ole, y ole!

    ¿Acaso los lectores creen que esta defensa de la Eucaristía es superflua, y que todo el mundo entiende que lo dicho por este sacerdote, confundido -por ser generoso-, no hace daño?

    ¿Acaso creen los lectores que este arranque de celo Eucarístico de Monseñor Rico Pavés no deberá repetirse, desgraciadamente, muy en breve? ¿No debiera estar siendo tónica general entre los católicos de buena fe? ¿No hay, acaso, necesidad? La hay, y mucha!

    Por desgracia (que no para sorpresa del católico comprometido), hay mucha confusión en la Iglesia, y los católicos estamos obligados a conocer, amar y hacer amar a La Eucaristía, Sacramento de los Sacramentos, y razón de ser de nuestro existir.

    Defended la Eucaristía comienza por hacer ver al pueblo de Dios qué es, que parece haberlo olvidado.

    Un 10 y un olé, de los largos, a Monseñor Rico Pavés.

    ¿Cundirá el ejemplo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles