PUBLICIDAD

Se filtra Laudato Si’, la encíclica del Papa sobre ecología

|

INFOVATICANA les ofrece la Encíclica Laudato Si’ tres dias antes de su publicación oficial por el Vaticano. 

Sandro Magister, colaborador de INFOVATICANA ha tenido acceso a Laudato Sii, la Encíclica del Papa sobre ecología, tres días antes de su publicación oficial, y ha decidido hacerla pública, lo que le ha costado la acreditación a la Sala Stampa.

Esta misma mañana la sala de prensa de la Santa Sede daba unas indicaciones sobre de qué manera se haría público el documento. Todo tipo de cautelas que incluían acreditaciones al Aula del Sínodo para evitar filtraciones antes de las 12 de la mañana. Sin embargo, nada de esto ha sido suficiente para evitar que Sandro Magister publique el texto en su blog personal.

La encíclica, de 246 puntos y firmada el domingo de pentecostés, da comienzo con el cántico de las criaturas de San Francisco de Asís, para a continuación lamentar el daño que con nuestros pecados hacemos en la “hermana agua, hermana tierra”.

En la introducción, Francisco hace un repaso a las palabras de sus predecesores, desde Pablo VI hasta Benedicto XVI, sobre el cuidado de la naturaleza. Decía este último que “el libro de la naturaleza es uno e indivisible” y que “el daño a la naturaleza está estrechamente unido a la cultura que modela la convivencia humana”. A continuación, prosigue su introducción Francisco citando textos de líderes no católicos que también lamentan el daño a la creación por parte del hombre, como el caso del Patriarca Bartolomé. La introducción termina con la cita de S. Francisco de Asís, para el Papa “el ejemplo por excelencia del cuidado de lo débil”, que nos invita a “reconocer en la naturaleza un libro espléndido en el que Dios nos habla de su belleza”. El capítulo primero de la encíclica se titula “Lo que está ocurriendo en nuestra casa”, y en él analiza Francisco “los cambios climáticos”, que afectan especialmente a los países subdesarrollados, la cuestión del agua, la pérdida de biodiversidad, el deterioro de la calidad de vida y las desigualdades planetarias, concluyendo con la diversidad de opiniones al respecto. En este sentido, señala el Papa en el punto 61 que “sobre muchas cuestiones la Iglesia no tiene una voz definitiva, sino que debe promover debates científicos honestos”, aunque sostiene que “basta mirar la realidad con sinceridad para ver que existe un grave deterioro de nuestra casa común”. El segundo capítulo se titula “El Evangelio de la Creación”, y versa sobre la luz de la fe y la sabiduría del relato bíblico, alrededor del destino universal de los bienes. Para el Papa “creyentes y no creyentes estamos hoy de acuerdo en que la tierra es una heredad común cuyos frutos deben ir en beneficio de todos”. Recuerda el Papa que si bien la Iglesia reconoce un derecho a la propiedad, sobre éste “pesa una hipoteca social, porque los bienes sirven para el fin que Dios les ha dado”. En ese sentido, el medio ambiente es “un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos”. El Papa dedica el tercer capítulo de Laudato Sii a analizar “la raíz humana de la crisis ecológica”, por la “globalización del paradigma tecnocrático”. Denuncia el Papa que “la inmensa crecida tecnológica no ha estado acompañada de un desarrollo del ser humano en lo que respecta a la responsabilidad, los valores y la conciencia”. El cuarto capítulo trata de construir una ecología integral, diferenciando entre ecología ambiental, económica, social, cultural y de la vida cotidiana, remarcando en todo caso la justicia con las generaciones venideras y el principio del Bien común: “El Bien común presupone el respeto de la persona humana como tal, con derechos fundamentales e inalienables ordenados a su desarrollo integral.” El quinto capítulo propone algunas líneas de orientación y acción, en los que propone el diálogo entre política, economía y el dialogo entre fe y ciencia. En ese punto (170) critica el Papa que el sistema de cuotas de emisión establecido por Kyoto tiene el peligro de imponer a los países pobres condiciones similares a las de los países ricos, penalizando así a los países más desfavorecidos. Máxime cuando esos derechos de emisión son objeto de negociación en mercados secundarios, generando una especulación que no colabora con la reducción de la contaminación. Asegura el Papa, en ese sentido, que para los países pobres la prioridad política debe ser la erradicación de la miseria y el desarrollo de sus habitantes, mientras que la reducción de contaminaciones debe ser siempre promovida con el apoyo de los países ricos. El sexto capítulo y último de la encíclica, titulado “Educación y espiritualidad ecológica”, propone apuntar hacia otro estilo de vida, educando en la alianza entre la humanidad y el ambiente.

En los puntos 15 y 16 de la encíclica, últimos de la introducción, el Papa resume lo que es su intención y la estructura del documento:

15. “Espero que esta encíclica, que se suma a la doctrina social de la Iglesia, nos ayude a reconocer la magnitud, la urgencia y la belleza del reto al que nos enfrentamos. En primer lugar, voy a hacer un breve recorrido por diversos aspectos de la crisis ecológica actual con el fin de tomar los mejores frutos de la investigación científica ya está disponible. A partir de esta visión general, me ocuparé de algunos de los argumentos que nacen de la tradición judeo-cristiana, con el fin de dar mayor coherencia a nuestro compromiso con el medio ambiente. Después voy a tratar de llegar a las raíces de situación actual, con el fin de no  entender solamente los síntomas, sino también las causas profundas. Así podremos proponer una ecología que, en sus diversas dimensiones, integran el lugar específico que el ser humano ocupa en este mundo y sus relaciones con el mundo que le rodea. A la luz de tales reflexiones quisiera dar un paso al frente en algunas lineas de diálogo y de acción que involucran a cada uno de nosotros o a la política internacional. Por último, ya que estoy convencido de que cualquier cambio necesita de motivaciones y de un viaje educativo, voy a proponer algunas líneas de desarrollo humano inspirado en el tesoro de la experiencia espiritual cristiana.”

16. Cada capítulo, aunque tiene su propio tema y una metodología específica, toma a su vez, desde una nueva perspectiva, los temas importantes tratados en los capítulos anteriores. Esto se refiere especialmente a algunos pilares que atraviesan toda la Encíclica. Por ejemplo: la relación íntima entre los pobres y la fragilidad del planeta; la creencia de que todo en el mundo está estrechamente relacionado; la crítica del nuevo paradigma y las formas de poder que surgen de la tecnología; una invitación a buscar otras formas de entender la economía y el progreso; el valor intrínseco de toda criatura; el sentido humano de la ecología; la necesidad de debates sinceros y honestos; la grave responsabilidad de la política local e internacional; la cultura del descarte y la propuesta de un nuevo estilo de vida. Estos temas no están cerrados o abandonados, sino que constantemente se toman y son enriquecidos.

Puede leer la encíclica  Laudato sii aquí.

49 comentarios en “Se filtra Laudato Si’, la encíclica del Papa sobre ecología
  1. Queridos míos. Se que no me lo vais a publicar, pero lo vais a leer y…en el fondo de vuestro corazón dirés ¡cuánta razón tiene!
    Era de temer…, digo despues de leer esta mini intrucción vuestra.
    En el imaginario simbólico del pueblo cristiano la Iglesia -la casa común- va a quedar como “segunda residencia”.
    ¡Para que ir a misa los domingos.. mejor vamos a cantarle a la madre tierra…
    Os imaginais a los párrocos de los pueblos haciendo catequesis sobre el cambio climático y el calentamiento global…. y a los misioneros de Africa….
    Esto es pólvora para los agitadores, más leña al “quiero lío”…
    “La Iglesia debe promover debates obre esto” ¿¿¿¿??????
    Bueno, como el humor es sano, os confieso que me voy a relajar con Animal planet, NatGeo y los reportajes de la 2, que me encantan…

    Santo cielo… qué desatino!

  2. Al final no me queda nada claro si es el Sol el que gira alrededor de la Tierra, o si es esta la que gira alrededor del Sol. Será relativo.

  3. Si tuvierais un mínimo de conciencia periodística, no sólo no publicaríais esta nota, sino que dejaríais de tener a ese señor como periodista, o al menos como “uno de los vaticanistas más prestigiosos”. Es deplorable lo que estáis haciendo.

  4. 1..Falta de ética profesional. ¿Es esto noticia?
    2. NO ES EL TEXTO FINAL.
    3. Esto parece a una web de exclusivas del corazon.
    Esta es la ultima vez que entro en esta web. Prefiero el Lecturas y el Hola

  5. Vaya, vaya, cuan escrupulosos estos señores. Tener este texto y no publicarlo es lo que sería una falta de respeto a los lectores. Y si alguien que tiene obligación no es capaz de mantener fuera de la vista un documento así hasta el momento oportuno, el problema es suyo y de quien lo ha puesto ahí. El periodismo no es jugar a la sorpresa de la fiesta de cumpleaños.

  6. Cuanta virgen ofendida porque un periodista ha logrado un texto un par de días antes de que se haga público. Una monstruosidad sin precedentes, que les den las sales, que algunos no soportan tanta rudeza…

    Por mi parte, me parece el último de los temas a los que habría que estar dedicando el tiempo, con la que está cayendo.

  7. ES LAMENTABLE QUE ALGUNOS QUE SE DICEN SER PERIODISTAS ROMPAN LAS REGLAS A LAS QUE ESTAN SUJETOS. LA SANTA SEDE HABIA PUESTO EL TEXTO BAJO EMBARGO Y EL TAL SANDRO MAGISTER LO HA VIOLADO SIN MAS. PREFIERO LEERLO CUANDO LOS VERDADEROS PERIODISTAS LO DIFUNDAN DE ACUERDO A LA LEY. Y ESTOS SE DICEN SER CATOLICOS. POBRES!!

  8. Este texto ha atado al alcance de muchos periodistas decentes. Que no todo vale en la iglesia hombre. Que esto no es sálvame. Que lo de magister con el papa ya clama al cielo. Ya esta bien.

  9. No entiendo por qué tanto tiempo entre la rueda de prensa y la publicación oficial. Son ganas de que suceda lo sucedido. Debería publicarse a las pocas horas de la rueda de prensa. No saben en el Vaticano que a los periodistas les puede su deseo de ser primeros en publicar algo para dar la exclusiva?

  10. Periodistas como éste, carece de ética y profesionalidad. El papa no es de su agrado. Yo voy a leerlo la enciclica en comunidad pero cuando salga, puesto que no es cualquier libro colgado sin sentido sino que toca lo central de la vida que está en juego en el planeta.

  11. Pues este señor será muy prestigioso pero creo que el Vaticano ha tomado medidas en su contra. En concreto, parece que le han expulsado de la Sala de Prensa y le han retirado su acreditación.

  12. A algunos en el Vaticano la jugada no les ha terminado de salir, casi nadie ha difundido nada y su hombre en la prensa es ahora un proscrito desprestigiado. Si ya cazaran al topo, sería la risa.

  13. el que dice amar a Dios y no ama la creacion es un mentiroso, en cuanto al autor de la pagina esta bien que nos muestre la introduccion pero no el documento completo, porque a mi parecer viola ciertos derechos de publicacion, como abre boca y para incentivar a la lectura de la enciclica esta muy bien publicar solo la introduccion, las homilias de los sacerdotes en la misa, las predicaciones en los retiros, convivencias, charlas en las escuelas deben ir impregnadas de estas lineas de accion para salvar el planeta, no puedo, no debo y no me lo permito hablar de Dios sin mostras las maravillas de su creacion, seria como dice la Palabra una campana rota que emite sonidos desagradables.

  14. Ni el empecinamiento, ni la obstinación, ni la autosuficiencia son algo sano para el cristiano. Recomiendo a la dirección de Infovaticana un poco de autocrítica y humildad. Si la Santa Sede ha dado vía a Sandro Magister por su mala conducta profesional y traicionando, nada más y nada menos que la confianza del Vicario de Cristo. NO SE ENTIENDE que esta noticia aún no haya sido retirada de este portal digital supuestamente dedicado a servir a la Iglesia Católica.

  15. Que brutos que eres Caracol, Andrea y todos los que piensan con el dedo gordo del pié. Sois contradictorios consigo mismo. Acaso los cristianos no decimos que es Dios, todo cuanto existe en la faz de La Tierra? Que todo lo creado está hecho a su imagen y semejanza? … entonces sáquense la mascara y digan que son contrarios del Papa Francisco y listo. No busquen excusas estúpidas. Igual, me importa un comino vuestras opiniones mal intencionadas. ¡VIVA EL SANTO PADRE FRANCISCO!

  16. Por favor, ¿Por qué se intranquilizan tanto? En unos días sale la encíclica oficial y todos la vamos a poder leer, ¿Por qué tanto problema? Esté mal o no lo que hayan hecho, como cristianos no debemos juzgarlo. Si no quieren leerlo no lo lean y esperen.

  17. Yo si quiero informar algo que si es indignante, y es el hecho de que los documentos vaticanos, hoy, se publiquen en exclusiva. Trabajo para una editora católica, no recuerdo cual fue, pero de los documentos “alegraos” o “escrutad”, uno de ellos se publico en lengua española, en exclusiva para San Pablo.

  18. Una alegría me ha dado la frase n.º 7, por la que consta que la encíclica está dirigida «a todas las personas de buena voluntad», con independencia de la fe. Así queda claro que el documento no tiene valor magisterial alguno. Aunque su autor sea el Papa, no está enseñando a los fieles con autoridad de maestro y pastor. Su perorata se dirige a los no creyentes: intenta persuadirles con argumentos científicos (de autoridad humana) o conmoverles con su inspirada retórica sentimental. Pues muy bien: eso enmarca el documento en el género y estilo apologético, no en el magisterial.

    Papachulo

  19. Me pregunto si no respetar el deseo del Vaticano de mantener la reserva es un buen acto de periodismo. A quien beneficia romper los códigos de la ética y vulnerar el deseo papal de dar a conocer la Encíclica en determinado momento? En qué beneficia a la sociedad ese adelanto de unas horas? La estrella es la noticia, no el periodista. El periodista no debe creerse la estrella de la noticia, ni buscar un Pulitzer. Su misión es informar pero dentro de la ética y el decoro. Esa falsa lucha por ser el primero transforma al periodista no en un comunicador social sino en un competidor entre pares que no interesa a la sociedad.
    Rodolfo Lobo Molas – Periodista y Escritor. – Argentina

  20. alabemos a Dios por haber inspirado esta Encíclica al Santo Padre y aprovechemos sus enseñanzas. No discutamos cuestiones secundarias que solas se curarán.

  21. Bueno, nada, sobre el “delito” que se cometió publicando esto, que no es nada, “antes de tiempo” ni siquiera vale la pena hablar. Con respecto a que la Iglesia se haga tanto eco de la “ecología” que ya me he dado cuenta que es un gran timo de los tiempos modernos, que llena de culpa a muchos, de indiferencia a otros tantos y de dinero a unos pocos, que como siempre, son los que lucran con estas cosas, la verdad es que no estoy muy de acuerdo. Cualquier católico con un mínimo de sentido sabe que el mundo, que es la maravillosa obra de Dios, debe ser cuidado. De ahí a hacer una encíclica con el tema, para “creyentes y no creyentes”, me parece demasiado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles