El canónigo asesinado en Valencia habría mantenido un encuentro sexual con un discapacitado los días previos al crimen

Alfonso López Benito, canónigo emérito de la catedral de Valencia Alfonso López Benito, canónigo emérito de la catedral de Valencia asesinado esta semana
|

Medios locales de Valencia como Las Provincias o Levante-emv están destripando todo lo que rodea al caso del canónigo emérito de la catedral de Valencia que fue asesinado la semana pasada.

La policía nacional sigue investigando el asesinato del sacerdote Alfonso López Benito, cuyo presunto asesino se encuentra en prisión provisional sin fianza.

La investigación ha destapado un nuevo acontecimiento sospechoso a la par que escandaloso. Al parecer, un joven pasó las horas previas a la muerte con el sacerdote y a quien este habría pagado para que viniese desde una ciudad a casi 700 kilómetros de Valencia a pasar unos días con él en su casa, donde mantuvieron relaciones sexuales.

Se trata de un joven de 34 años, que tiene reconocido un grado de discapacidad intelectual del 43%, con el que contactó Alfonso López hace seis meses, tras abordarlo cuando merodeaba por la estación de autobuses. Según los testimonios ante la Policía de varios allegados al sacerdote, esa era su forma de captar a los hombres que después llevaba a casa y con los que, afirman, mantenía encuentros sexuales; el perfil habitual de personas vulnerables y/o en situación de precariedad económica.

Este hombre viajó a Valencia donde fue recogido por el sacerdote, que estaba acompañado de de nacionalidad rumana, que le acompañaba en momentos de cierto riesgo o le ayudaba en determinadas cuestiones, y que varias personas afirman haber visto muy asiduamente en compañía de Alfonso, tanto dentro como fuera de su casa.

En la noche del sábado, el hombre relata que «cuando él ya estaba metido en la cama, apareció Alfonso, que no le ofreció dinero a cambio de relaciones sexuales, pero sí se le insinuó sexualmente», tras lo cual se produjo entre ellos lo que describe como «un pequeño encuentro sexual» sin entrar en más detalles.

Por su parte, el arzobispado de Valencia ha rechazado finalmente ejercer de acusación popular. La archidiócesis de Valencia tampoco ha confirmado ni desmentido si estaban al tanto de esta «doble vida» del canónigo octogenario.

La policía detiene a un prostituto como presunto asesino del canónigo de la catedral de Valencia

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
33 comentarios en “El canónigo asesinado en Valencia habría mantenido un encuentro sexual con un discapacitado los días previos al crimen
  1. ¿Os vais a fiar de lo que vociferen dos panfletos del sistema como son el diario Levante-EMV y Las Provincias. El doctor en teologia López Benito, con 81 años, no tenía antecedentes penales y es muy dificil que alguien con esa edad se convierta en delincuente. Por cierto, su hermano de 76 años, culto e irónico, fue monaguillo en la boda de mis padres.

  2. Y la culpa de este interminable bochorno –celosa y largamente encubierto por quienes tienen el juramento sagrado de velar– es del celibato, según el arzobispo Scicluna y demás bucaneros del resort pirata «Primavera de Francisco»…

  3. Lo curioso que se informa es que sus compañeros sacerdotes informaron que no quiso vivir con ellos y pidió ir a un piso particular. El Arzobispado de Valencia se retiró como acusación particular. Que el Señor juzgue sus actos.

    1. La archidiócesis de Valencia ha sacado un comunicado desmintiendo esa afirmación: no se han «retirado» como acusación particular, sino que el juez les ha impedido ejercerla por reservarla únicamente a los familiares; y la archidiócesis ha dicho expresamente que no le consta que las afirmaciones vertidas en los medios contra la víctima sean ciertas, además de que la única víctima del único delito comprobable (el asesinato y el robo: el cadáver es prueba suficiente, y han pillado al acusado la tarjeta al cura) es el canónigo asesinado.

    1. Otra vez el viejuno rollo de Maciel, que nada tiene que ver con este asesinato: Maciel era heterosexual, jamás fue acusado de delito alguno, ni fue juzgado, ni condenado, ni abusó de nadie, pese a vivir en concubinato (eso es un pecado, no un delito). Lo de nombrar a Maciel cuando alguien quiere sacar a pasear el fantasma de los presuntos «abusos» clericales, me recuerda lo que suelen hacer esas mismas personas cuando citan a Galileo como ejemplo de lo «mala» que era la Iglesia, que lo «quemó en la hoguera»: en realidad, Galileo era católico, murió de viejo en su cama, asistido por un sacerdote que le administró los sacramentos, y su proceso se debió, no a defender el modelo heliocéntrico (enunciado por el sacerdote católico Nicolás Copérnico, a quien nadie condenó jamás y cuyo cuerpo yace en una tumba de su catedral), ni a los disparates que decía para justificarlo, sino por engañar al tribunal al que prometió dejar de enseñarlos.

    1. Sí que están boyantes las cuentas de la archidiócesis de Valencia, que dan para que un simple canónigo tenga chófer. ¿Ha grabado también algún vídeo sexual mientras conducía, para demostrarlo? Por otra parte, esto suena como cuando se comete una violación y algunos intentan justificarlo echando la culpa a la víctima: «algo habría hecho» o «iría provocando». ¿En serio? Aquí la víctima es el asesinado. La mera insinuación de «se lo merecía» (aunque fueran ciertas todas estas acusaciones postmortem, que primero hay que demostrar), es incalificable, por decir lo menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles