La Iglesia en la tormenta de la Revolución sexual

Abuso sexual Iglesia
|

InfoVaticana les ofrece algunos de los mejores extractos de los libros de la editorial Homo Legens. Puede comprar todos los libros en www.homolegens.com

Hoy les ofrecemos este extracto del libro El abuso sexual en la Iglesia católica de Gabriele Kuby. En una época que levanta tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias, Gabriele Kuby se adentra en este ensayo en los orígenes profundos de la crisis de los abusos sexuales que padece la Iglesia: la revolución sexual, la contaminación de la sana doctrina, la generalización de la homosexualidad en el clero… Y lo hace con plena conciencia de que eso le granjeará vituperios y enemistades, de que habrá quienes traten de confinarla en el ostracismo. Sin embargo, entre la comodidad de la mentira aceptada y el riesgo de la verdad, esta conocida autora alemana se decanta por lo segundo.

La Iglesia en la tormenta de la Revolución sexual

La Iglesia católica no es una fortaleza que puede levantar el puente levadizo cuando es atacada. Es una sociedad de pecadores bautizados que, mientras todavía van a la iglesia y creen en el credo que profesan, se esfuerzan por alcanzar la salvación eterna y saben que necesitan el perdón de sus pecados para que se les pueda conceder la redención de Jesucristo a través de la cruz. Pero, ¿de cuántos del 10 por ciento actual de los que van a iglesia es esto verdad?

La ruptura de la revolución sexual de 1968 tuvo lugar poco después del Concilio Vaticano II (1962-1965), que fue percibido por muchos como un relajamiento de la enseñanza y práctica católica vinculante; algo que sea o no justificado no puede ser discutido aquí. En cualquier caso, el viento fresco a través de la ventana abierta del «aggiornamento» («actualización») trajo las semillas de la revolución sexual a la Iglesia, la cual echó raíces con una velocidad sorprendente y puso de manifiesto brotes en la enseñanza y en la práctica.

Con su encíclica Humanae vitae, publicada en el fatídico año de 1968, el papa san Pablo VI trató de martillear en las clavijas para mantener unida la nave de la Iglesia. ¡Pero en vano! A pesar de su imploración a los obispos, muchos no lo siguieron, sino que hubo una rebelión abierta contra el magisterio y una resistencia global de los medios de comunicación y las instituciones laicas. La revuelta de obispos y teólogos se dirigió especialmente contra los artículos 11 y 12, en los que se afirma que «cualquier acto matrimonial debe quedar abierto a la transmisión de la vida… que el hombre no puede romper por propia iniciativa…» Pero la rebelión de los obispos en muchos países asumió exactamente esta iniciativa estando de acuerdo con la autoridad del magisterio y luego permitiendo que las parejas casadas usaran la anticoncepción en relación con su propia «conciencia subjetiva».

Antes de que se secara la tinta de la encíclica, el sacerdote americano y teólogo moralista Charles E. Curran ya había enviado un escrito de protesta a Roma para la que pudo obtener 87 firmas de teólogos, y, posteriormente, 300. Una vez que la conexión entre la sexualidad y la reproducción se abandona teórica y prácticamente, la puerta está abierta para la justificación de cualquier tipo de comportamiento sexual. Enseguida, Curran se convirtió en uno de los pioneros de la justificación moral teológica de la práctica homosexual. Urgió al magisterio de la Iglesia católica para que reconociera las relaciones entre personas del mismo sexo como un bien moral.

Con el tiempo esta visión se hizo dominante en la enseñanza de la teología moral en muchas facultades teológicas. El Kosnik Report, que en la década de los ‘70 se convirtió en la obra estándar en los seminarios americanos, justificó, en teología moral, la masturbación, la cohabitación (vida común sin matrimonio), el divorcio y la homosexualidad.

Esto fue posible cuando la validez de las normas morales absolutas fue abandonada y, por lo tanto, la opinión argumentaba que no hay «comportamientos intrínsecamente malos» y que pueden ser justificados por las intenciones y circunstancias, una posición teológica moral condenada como «teoría del proporcionalismo» por el papa san Juan Pablo II en su encíclica Veritatis Splendor (artículos 79 y 80) en 1993.

La encíclica llegó demasiado tarde. En 20 años, la puerta estaba abierta en los seminarios y entre el clero para la justificación teológica moral de la práctica homosexual.

Juan Pablo II hizo todo lo posible para iluminar la belleza de la sexualidad, el matrimonio y la familia en el plan de Dios en muchos documentos magisteriales y su profunda Teología del cuerpo, pero en vano. El resplandor de la verdad ya no tenía poder para romper las estructuras de pecado dentro de la Iglesia. Se habían establecido tan firmemente que podrían impedir sistemáticamente la transmisión de la enseñanza papal en las facultades de teología, seminarios, clases de la religión y parroquias. La proclamación de la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad ha sido un completo fracaso desde la década de los ‘70.

Los pecados sexuales podían proliferar, estaban justificados teológicamente, declarados en el confesionario como inexistentes (en la medida en que la gente incluso lo usaba todavía), y eran tolerados y silenciados en los seminarios: no podría ser de otra manera, ahora que la enseñanza católica vinculante, el depositum fidei, ha sido sacudido así. La crisis global del abuso es la punta visible del iceberg del pecado sexual, que ahora, gracias a Dios, sale a la luz.

***

Este fragmento ha sido extraído del libro El abuso sexual en la Iglesia católica (2019) de Gabriele Kuby, publicado por Bibliotheca Homo Legens.

Este título y muchos más pueden adquirirse a un precio especial como parte de las ventajas exclusivas del Club del Libro, un servicio de suscripción por el que podrá conseguir hasta veinticuatro libros del catálogo de Bibliotheca Homo Legens —valorados hasta en 500 euros— al año, sin gastos de envío. Puede encontrar más información en https://homolegens.com/club-del-libro/.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles