El obispo Schneider celebra la Misa Tradicional en un pabellón de deportes ante la gran afluencia de fieles

Obispo Schneider Misa pabellón
|

Hace unas horas, InfoVaticana publicada que el obispo Schneider había sido obligado a celebrar la Misa Tradicional en un pabellón en Londres a causa del motu proprio Traditionis custodes.

Pero esa información era errónea, por lo que procedemos a contar la realidad. La Misa no fue celebrada en Londres sino en la diócesis de Northampton. Por otro lado, el obispo Schneider no fue obligado a celebrar la Misa Tradicional en ese pabellón.

El obispo diocesano había permitido la celebración de la Misa en la Iglesia parroquial, pero esta era pequeña. Fue tal la afluencia de fieles que quisieron asistir que se desbordó en más del doble el aforo de la iglesia por lo que el párroco decidió transferir la Misa de lugar y que tuviese lugar en el gimnasio deportivo de la escuela católica para que pudiesen asistir todos los fieles.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
21 comentarios en “El obispo Schneider celebra la Misa Tradicional en un pabellón de deportes ante la gran afluencia de fieles
  1. Bueno eso no es una condena es un servicio pastoral. Muchas veces debemos celebrar en lugares deportivos o en salas comunales para llevar la Santisima Eucaristía a comunidades alejadas,

      1. Para ti es bueno todo lo que rebaje a Dios y bien que jaleas los saldos. Esperemos que cuando le toque a tu salvación no caiga en temporada alta…

    1. Bergoglio, si le pones un tótem amazónico, un par de idolillos fálicos y frailes y monjas haciendo el indio, te preside la ceremonia nada menos que en los jardines vaticanos. Siempre es una opción a considerar…

  2. «…nueva Iglesia sinodal.»

    No es una nueva Iglesia, sino que la Iglesia una, santa, católica y apostólica es misionera y sinodal. Estamos ahondando en la comprensión de la sinodalidad para mejor realizar la misionalidad y asimismo potenciar la catolicidad.

    La expresión de «Iglesia en salida» apunta a la salida de la Iglesia en el sentido de salir de sí misma para ir al encuentro del otro en un movimiento totalmente evangelístico. Lo podemos compara a una persona sedentaria y bastante pesada que sale para moverse y ejercitarse y así va perdiendo grasa y ganando músculo. Así con la Iglesia, tenemos que ir ganando músculo en el ejercicio de salir a anunciar el Evangelio practicándolo, pero sin proselitismo como hacen ciertas sectas, sino comportándonos como Evangelios vivos!

    Celebrar la Misa en un pabellón no es ninguna condena, como bien dijo «un sacerdote» en su comentario.

      1. «la Iglesia una, santa, católica y apostólica es misionera y sinodal»

        ¿Misionera? ¡Si el proselitismo es pecado! Menos mal que usted no pertenece ni siquiera a la «iglesia en salida», que si no, le indicaban la salida ante tamaña osadía.

        Como es «sinodal» porque muy de tarde en tarde hay sínodos (nada que ver con el invento de Francisco), con mayor motivo es «novenal», pues se realizan muchas más novenas, y con más frecuencia. Si quiere puede emplearlo ya, aunque si prefiere esperar a que se le ocurra meter el comodín en todos los discursos a Francisco, allá usted. Y recuerde que «el tiempo es superior al espacio» (sobre todo ahora, que sobra tanto espacio en las audiencias de Francisco), por lo que la nueva «iglesia en salida» también es «espacial». Recapitulemos: la nueva «iglesia en salida» es sinodal, novenal y espacial. ¿Y qué significa «evangelístico»?

        «anunciar el Evangelio practicándolo, pero sin proselitismo»

        ¡Toma oxímoron!

        1. Sí, anunciar el Evangelio practicándolo, pero sin proselitismo, y sin ocultar la segunda parte de la frase (no seas tramposo, hermano), es decir «sin proselitismo como hacen ciertas sectas». Si quieres ir a predicar de puerta en puerta con la Biblia en la mano como hacen los Testigos de Jehová, pues adelante, no es pecado. Pero ese no es el método por el cual pretendemos irradiar la luz del Evangelio de Cristo.

          1. «Sí, anunciar el Evangelio practicándolo, pero sin proselitismo»

            ¡Toma oxímoron de nuevo!

            «y sin ocultar la segunda parte de la frase (no seas tramposo, hermano), es decir «sin proselitismo como hacen ciertas sectas»»

            La definición de proselitismo no incluye el sujeto que lo realiza, que es lo convierte en malo, no el hecho de hacerlo.

            Le pongo un ejemplo adaptado a su nivel: beber un vaso de vino en las comidas no sólo no es malo, sino que los médicos, especialmente los cardiólogos, lo recomiendan. Sin embargo, que los niños de cinco años beban un vaso de vino en las comidas es malo. Pues, con el proselitismo pasa igual: hacer prosélitos (palabra explícitamente utilizada en las Sagradas Escrituras) de la fe verdadera es un mandato de Cristo, y, por tanto, bueno. Que las sectas hagan proselitismo es malo, no por la tarea de hacerlo, sino por alejar de la religión verdadera para que ingresen en dicha secta, cuyas creencias son falsas.

          2. Anunciar el Evangelio es más que predicar la teoría de una doctrina. Hay que encarnar el Evangelio, vivirlo, practicarlo, ‘así como Jesus hizo, también tenemos que hacer nosotros’. Dejar que brille la luz es más que proclamar palabras. Por eso tu docta palabrería no me convence de nada ni me ilusiona.

            Insisto, si quieres ir a hacer proselitismo, pero sin salir a ninguna parte porque la «Iglesia en salida» no es lo tuyo, adelante. De hecho, parece que ya lo estás haciendo, ese tuyo intento de proselitismo cibernético barato lleno de palabras, palabritas y palabrotas. Ánimo.

          3. «Anunciar el Evangelio es más que predicar la teoría de una doctrina»

            Así que, hacer proselitismo (que es una orden dada por Cristo a sus apóstoles, no algo opcional), es más que hacer proselitismo, ¿verdad? Es evidente que es usted marxista:

            «La parte contratante de la 1ª parte será considerada como la parte contratante de la 1ª parte»

            (Groucho Marx)

            «Por eso tu docta palabrería no me convence de nada ni me ilusiona»

            ¿Y a quién le importa? Con corregir sus errores para que no engañe a otros, es suficiente.

            «ese tuyo intento de proselitismo cibernético barato lleno de palabras, palabritas y palabrotas. Ánimo»

            Pero troll: cuide su dislexia y esas expresiones que le delatan. Y también déjese de bromas: que usted hable de «proselitismo barato lleno de palabras, palabritas y palabrotas», con las cursis y soporíferas deposiciones con las que nos castiga, llenas de faltas y palabros inventados, y que no se cree ni usted, es de guasa.

          4. Al troll Agios, un poco de las Escrituras para ver si su estulticia merma un poco: » la fe viene por el OIR, y el OIR por la PALABRA DE DIOS» (Romanos 10:17). ¿Entiendes estulto troll? La fe viene del OIR, de la PREDICACIÓN, del ANUNCIO de la Palabra de Dios. Y eso lo dice la misma PALABRA DE DIOS. De modo tal que si tú quieres ponerte en contra de ella, pues adelante, es tu alma la que se perderá. Pero deja de escandalizar con tus necedades y de comentar como si fueras un doctor de la Iglesia cuando desconoces lo elemental de la fe católica.

  3. Una gran noticia. Coincidí en Madrid con monseñor, en un pasillo del hotel en donde impartió una impresionante conferencia. De tú a tú, parece muy poca cosa, pero es subir al estrado y te hallas ante un gigante. La santa católica y ecológica Iglesia actual es a la Iglesia de siempre lo que la misa romana y ecológica es a la misa de siempre. La persona ávida de Dios, de que le hablen del Altísimo, de su salvación eterna, se encuentra que de lo que le hablan es de ecología, migracionismo y de abrirse a «nuevas formas de amor» por la puerta de atrás y, lógicamente, se va, a fin de cuentas, eso mismo se lo pueden contar en cualquier otra parte. El éxito de la tradición católica, siempre con fieles en aumento, se debe a que da lo que la gente busca: ninguna idea de las que andan dispersas por el mundo, sólo Dios. Monseñor Schneider hoy llena polideportivos y, mañana, a falta de templos, los tradicionalistas llenaremos estadios, a la vez que un par de sodomitas se «casan» en un templo vacío.

  4. Si la Iglesia Católica en masa volviese al Vetus Ordo, en una primera fase los lobos saldrían en estampida. Y al mismo tiempo los que quedasen se beneficiarían de una milagrosa re-conversión a la doctrina y Tradición católicas. Millones de personas volverían a Casa y muchas otras llegarían nuevas. Sería un florecimiento espectacular del catolicismo en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles