Señor, ¿a dónde iremos?

|

Sólo tú tienes palabras de vida eterna. Nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.

(Jn 6, 68-69)

UNA CATÓLICA PERPLEJA

13 enero 2024

Me pareció importante comenzar esta especie de columna de opinión trazando una presentación de mi trayectoria como católica, que es lo que he pretendido en las tres entregas anteriores, porque estoy muy de acuerdo con lo que nos decía siempre un profesor universitario: que, ante la pretendida “neutralidad” u “objetividad” desde la que con la mejor voluntad estuviéramos dispuestos a abordar cualquier asunto, siempre estamos condicionados; así que lo más honesto es comenzar apuntando desde dónde uno habla. En mi caso, una mujer conversa, seglar, más cerca de los cuarenta que de los treinta años. Intento formarme, pero de manera no sistemática (aparte de los nefastos estudios en el ISCREB), así que de antemano pido disculpas porque, habiendo personas mucho más cualificadas para analizar y explicar las distintas situaciones que encontramos en la Iglesia, yo tan sólo pretendo aportar mi visión, que intento que se funde sólidamente sobre la sana doctrina, pero en la que hay errores, imprecisiones, lagunas de formación, ingenuidades unas veces y otras, pasión desmedida de converso. Y les agradezco a todos quienes invierten algo de su tiempo en leer estos textos y en aportar comentarios que entablan diálogos fructíferos.

¿Cuál es la cuestión? Creo que la resume bien la respuesta que dio un apologeta católico, después de impartir una charla, en USA, a una pregunta de una persona del público sobre si, en el supuesto de que pudiera demostrarse que no era verdad lo que decía la Iglesia Católica, dejaría de creer. Él respondió que, en el caso de que se demostrara que el catolicismo no era la verdad absoluta, siempre válida, eterna, inmutable, dejaría de creer. Porque ésa es la cuestión: la verdad. Sobre el hombre, sobre Dios, sobre el sentido de la vida.

En nuestras relaciones cotidianas, en televisión, en el tipo de literatura que se publica, es fácil constatar lo confundidas y perdidas que están las personas, abrazando las causas más irracionales y contrarias a la ley natural. Joseph Ratzinger explicaba en unos sermones cuaresmales en la catedral de Múnich en 1981, donde era Arzobispo, recogidos en el libro Creación y Pecado, que “la humanidad sufre una honda desorientación respecto del sentido de las cosas y de la propia existencia del hombre, a través de la ignorancia o el olvido de la profunda verdad del mundo creado de ser un don amoroso hecho al hombre por Dios creador, en el que se contiene una enseñanza sobre el Amor y la sabiduría creadora (…). La profunda desesperación de la humanidad de hoy”. Y realizaba una interesantísima observación: “y permanece al tiempo una silenciosa convicción de la necesidad de una alternativa; y quizás se dé también, más de lo que pensamos, una silenciosa esperanza de que un cristianismo renovado pudiera ser dicha alternativa”. No estoy muy segura de que, cuarenta años después, exista una “silenciosa esperanza de un cristianismo renovado”, pues nos encontramos no sólo ante la hostilidad sino, sobre todo, ante la indiferencia respecto de la existencia de Dios. Pero sí es incontestable que la única alternativa al mundo que cambia es la Iglesia Católica, por la Verdad de que es portadora y anunciadora. 

Recientemente, Aldobrando Vals, en una magnífica reseña en la revista Cristiandad se refería a las observaciones de Robert Lazu Kmita en The European Conservative sobre unas reflexiones de la pensadora judía Hannah Arendt al respecto de la desaparición de la autoridad. En la reseña podemos leer frases tales como que “la autoridad, según Hannah Arendt, está necesariamente relacionada con otros dos valores cardinales: la religión y la tradición, “trinidad” que representa la herencia recibida por la Iglesia Católica de tradición romana (…). Hasta ahora – continúa – sólo una institución con auténtica autoridad ha logrado sobrevivir a los embates de la era moderna, la Iglesia Católica (…); sin el restablecimiento de las convicciones inmutables, eternas y reveladas de la tradición cristiana en el alma de los ciudadanos de hoy” no puede hacerse frente a la decadencia de la civilización occidental (Cristiandad, año LXXX – núm. 1107. Octubre 2023).

Así pues, la Iglesia Católica debería ser la firme, la única alternativa a las modas culturales cambiantes, algunas de ellas aberrantes; estandarte de la verdad del hombre y de Dios. Pero, en su estado actual, y ya desde hace décadas, ¿lo es? Javier Barraycoa comienza el prólogo a De Roma a Berlín (vol I). La protestantización de la Iglesia Católica, del P. Gabriel Calvo Zarraute, diciendo: “Escribía Max Weber, en su clásico La ética protestante y el espíritu del capitalismo (1905), que el mundo protestante se había transformado tanto (…). Por el contrario, afirmaba, cualquier católico de principios del siglo XX fácilmente se identificaría en los ritos, moral y costumbres de los católicos de hace cuatro siglos. Esta premisa, ya en siglo XXI, queda puesta en duda, al menos en su exterioridad formal” (https://homolegens.com/libro/de-roma-a-berlin/). A este respecto, imaginemos las diversas situaciones en que puede encontrarse una persona que llega un día a un templo católico, sin saber qué busca, pero en búsqueda. Sin duda, en este ejercicio de imaginación nos quedará un fresco muy reduccionista, fruto de experiencias personales en mis viajes laborales a ciudades españolas y de diversos países europeos e iberoamericanos, en los que, siempre que me es posible, asisto a Misa. Si esta persona en búsqueda entra en un templo cuando se celebra Misa, puede encontrarse en una parroquia neoconservadora urbana, con una Misa celebrada sobria y dignamente, con asistencia numerosa de personas de diversas edades (situación típica de zonas bienestantes); o puede encontrarse una capilla del Santísimo medio a oscuras, con cuatro ancianas, donde celebra un sacerdote con la prisa propia de que se hubiera desatado un incendio o, no sé si es peor, un sacerdote graciosillo y creativo.

En todas estas situaciones Cristo se hace presente en la celebración válida de una Misa. Así que, digamos, esta persona, en cualquiera de estas realidades, comienza a interesarse por la “vida” de la parroquia, para participar. Puede encontrarse desde un templo cerrado al margen de las horas de Misa, sin confesiones y sin más actividad que la catequesis infantil, puede encontrarse parroquias en las que un grupo clericalizado de fieles controla todo y no es precisamente muy acogedor; o puede encontrarse con una vibrante parroquia donde se realizan retiros de Emaús y Effetá; abarcando variedad de situaciones, desde la soledad absoluta al emotivismo y sentimentalismo exaltados de cierto tipo de retiros y grupos. Por una parte, “nada más” que la Misa en algunas parroquias, muchas veces mal celebrada; por otra, tanta actividad que uno es incapaz de ver que la Misa es la “fuente y cima de la vida cristiana”. Y existen gran variedad de posibilidades y personas que perseveran en la fe gracias a situaciones y personas que encuentran en las parroquias; buenos sacerdotes, seglares que ayudan… Pero también es cierto que muchas otras personas desertan, porque no han podido ver el tesoro escondido por el que vale la pena venderlo y dejarlo todo, en el único lugar que podía mostrárselo, la Iglesia Católica. 

Y produce mucha tristeza y perplejidad observar la confusión en una Iglesia que parece correr tras el mundo no para convertirlo y salvar ánimas, sino para hacerse simpática o, como mínimo, acomodaticia; para no provocar, no molestar, no censurar; y que, en los peores casos, pareciera estar lista hasta para llevar de la mano al infierno a algunos pobres incautos que creen que en la Iglesia sólo van a encontrar la verdad que ésta debiera proclamar y no son conscientes de las acciones del Maligno por medio de personas dentro de la Iglesia. Por eso decía Joseph Ratzinger en su conferencia “¿Por qué permanezco en la Iglesia?”, que existe un dolor en muchas personas, que esperan de la Iglesia la esperanza que sólo ella puede dar. Porque uno espera recibir de la Iglesia la enseñanza para alcanzar la santidad y la estabilidad de la verdad. La roca. Pero a menudo encuentra rebajas, concesiones, falsificaciones. Y así no atrae a los de fuera, como es el mandato del Señor (Mt 28, 19), no es la realidad humana y sobrenatural contracultural que debiera ser, y confunde a los de dentro quienes, desorientados, nos preguntamos “¿a dónde iremos?”, si sólo Cristo tiene palabras de vida eterna y ésta es Su Iglesia. No podemos ir a otro sitio. La Iglesia Católica es el lugar. Pero multitud de personas en la Iglesia hoy han sustituido las palabras de vida eterna de Jesucristo por palabras de las modas del mundo. Inestables, variables y, para escándalo de todos, contrarias en algunos casos a la Tradición, la Escritura y el Magisterio bimilenario. 

El Arzobispo de Split France Franić, en la segunda sesión del Concilio Vaticano II, en 1963, se preguntaba “cómo podemos combatir como buenos soldados de Cristo si, además de la caridad y de otras virtudes, no cultivamos también en nosotros, en nuestros sacerdotes y en nuestros fieles la virtud de la resistencia ante el mundo maligno y ateo” (citado por Roberto de Mattei, https://homolegens.com/libro/el-concilio-vaticano-ii/, p. 260).

Ante esta situación, la respuesta es la misma: “Sólo tú tienes palabras de vida eterna”. Y la Iglesia nos ofrece a todos la sana doctrina, la fe y la moral, un patrimonio seguro y fiel de dos mil años en el que podemos confiar. Pero estemos vigilantes. No nos dejemos confundir por el espíritu del mundo en la Iglesia. Busquemos buenos pastores, buenas parroquias, leamos documentos de hace años, décadas, siglos: Magisterio (encíclicas, cartas), antiguos catecismos, devocionarios y misalitos que explican de manera bien clara los fundamentos de la fe y la vida cristiana; incluso traducciones de la Biblia del siglo XIX o principios del XX, aunque nos cueste un poco, porque las traducciones son más fieles al sentido original. Tenemos dos mil años de enseñanza. Y tenemos, gracias a Dios, y sé que muchos no estarán de acuerdo, la Misa celebrada por el vetus ordo, el ritus romanus, en palabras de Klaus Gamber, tesoro de siglos de culto y de fe. Me gustaría en próximas entregas comparar, de manera no sistemática y mucho menos exhaustiva, aspectos del vetus y el novus ordo que condicionan nuestra fe y nuestra vida cristiana desde perspectivas muy diversas. Recuerdo la primera vez que asistí a una Misa en la que la comunión se tomaba en un comulgatorio (o baranda comulgatoria) a lo ancho del presbiterio. Era en la parroquia San Matías en Berlín. Misa celebrada por el novus ordo. Los fieles, silenciosos, recogidos, arrodillados, esperando suplicantes el Cuerpo de Cristo sin el cual no tenemos vida. Fue un recordatorio tal de la grandeza de la Eucaristía que me hizo pensar mucho sobre lo que significaba comulgar para mí. 

Sufrimos, pero tenemos esperanza, porque Cristo nos prometió que “las puertas del infierno no prevalecerán” contra Su Iglesia (Mt 16, 18).

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “Señor, ¿a dónde iremos?
  1. Querida hermana en la Fé, comparto en parte con vos, el tema de la perplejidad, me encanta la palabra «asombro» y creo que se relaciona, en alguna medida, con la palabra «perplejo». Creo que el que pierde la capacidad de asombro, no se sorprende con «nada»y deja de escandalizarse, nada le parece grave o importante.
    Cristo, en su infinito amor y sabia pedagogia, nos advirtió de las cosas graves que iban a suceder en su Iglesia, con lo cual, sin perder la capacidad de reacción, tenemos una especie de santa y serena mirada sobre la realidad del momento.
    Por otro lado, nuestras propias miserias personales, nos moderan, no el juicio de la situación, sino en el de las personas, y nos moderan, haciendo que suframos por Cristo y su Iglesia y no porque se estén contradiciendo nuestras ideas o porque estén triunfando los que nos caen como el cuerno. Creo que nuestra Iglesia, es ésta, con Francisco a la cabeza y creo que es la verdadera, porque es la que está infiltrada. si no fuera la verdadera,

  2. perdón, se me trabó, sigo por acá. Si no es la Iglesia verdadera, no la atacarían. Creo que ante las cosas que están pasando, debemos permanecer firmes y no irnos atrás de ciertos personajes que aprovechan éstas situaciones. Cristo, permitió que el primer Papa, no fuera una «luz», en todos los sentidos de la palabra, pero también puso a un Pablo¡
    Es importante entender, que de Cristo para abajo, somos todos defectuosos, con lo cuál, más que a las personas, debemos aferrarnos a «LA VERDAD» y la verdad, tiene una particularidad, que se deja encontrar» íntegramente», cuando la buscamos con sinceridad total.
    Que Dios limite el mal que quieren hacer los enemigos de Cristo, ya sean de una corriente o de la otra. Cristo quiere que seamos UNO.

  3. Maravillosa la frase evangélica: solo Cristo tiene palabras de vida eterna. Para que queremos inventar lo que no es de Cristo, lo que va a ser aniquilado al final de los tiempos. Toda la Verdad rebelada la explicó Él en la tierra y está recogida en los Santos Evangelios. Que manía le entró a los prelados engreídos de soberbia para cambiar las palabras de Cristo por las del mundo en el mismo Concilio, por qué no se mordieron la lengua. Que bufonada dantesca han creado las nuevas generaciones de prelados vaticanos, qué áspid le picó al Papa para convertirlo en un charlatán de feria, al que todos los modernistas aplauden a rabiar, incluidas las máximas jerarquías de renegados. A qué nivel de cobardía se ha llegado a caer tan bajo. Como puede haber un prelado español que no sea necio profundo, que siga apoyando al mayor de los herejes de la historia de la iglesia, la que nos ha llevado ya al cisma. Carlismo Rebelde.

  4. La Santa Misa, centro de toda la espiritualidad de los católicos, es lo más sagrado para todos los qe tenemos fe y esperanza de un mundo mejor, que nos lleva indefectiblemente a la caridad, virtud por excelencia y con ella, ver en todos nuestros semejantes, el Rostro de Cristo. Repasemos el Credo todos los días para fortalecer nuestra fe y si estamos con Cristo, ¿quién contra nosotros?. Ánimo, que Dios no se ha muerto y hay que abandonarnos en sus Manos, porque Él sabe más que nosotros. Saludos afectuosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles